logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Más de 500 víctimas por asesinos seriales en Colombia

Por Katia Corena Gonzalez

 

Los asesinos seriales son personas que atentan contra la vida de las personas sin parar, como si de una droga se tratara. Las medidas penales para las personas inimputables como lo son los asesinos seriales, han sido debatibles. 

 

El castigo, puede ser uno de los destinos principales para estos personajes, pero no podemos olvidar que son personas con déficits graves en su salud mental y deben sí o sí ser tratados. ¿Por qué no brindar la cadena perpetua pero como centro de rehabilitación?

 

Antes de entrar más a fondo en el tema primero es importante hacer un pequeño recorrido de los asesinos en serie que más aterrorizaron a Colombia.

 

Esteban Cruz Niño, profesor de la Escuela de Ciencias Humanas de la Universidad del Rosario, antropólogo e historiador, excavó más a fondo hasta dónde llega la crueldad humana en su libro “Los monstruos en Colombia sí existen”. En el mismo se plasman diferentes casos que han ocurrido en Colombia desde los 40 's hasta el siglo XXI.

 

FOTO 1 Más de 500 víctimas por asesinos seriales en Colombia

 

Existen cinco asesinos seriales que han dejado un gran impacto en el país ya que es grande la cantidad de muertes, torturas y abusos sexuales que causaron. Por ejemplo, Pedro Alonso López conocido como el “Monstruo de los Andes”, mató y violó a más de 300 mujeres.

 

Daniel Camargo Barbosa conocido como el “Sádico del Charquito”,  asesinó en Colombia, Brasil y Ecuador. Luis Alfredo Garavito conocido como La bestia, asesinó y violó a más de 300 niños. Nepomuceno Matallana conocido como el “Doctor mata”, paralizó al país en los años 40, ya que estafó y asesinó a más de 20 personas.

 

Y por último está Manuel Octavio Bermúdez, conocido como el “Monstruo de los cañaduzales”, quien asesinó a más de 20 niños. En Colombia tenemos una gran cifra de víctimas por asesinos en serie; son más de 500 víctimas por los cinco personajes mencionados anteriormente.

 

Esta problemática no solo se basa en los asesinos en sí, también se basa en la manera en cómo las autoridades lo manejan y la manera en cómo se está manejando la salud mental o las enfermedades psicológicas. 

 

El gobierno se ha concentrado mucho más en capturar y perseguir a grupos que incluso están al margen de la ley que en individuos que están elaborando este tipo de actividades en cifras gigantescas. 

 

Los asesinos en serie con frecuencia se sienten inadaptables o inútiles, muchas veces debido a la humillación, el abuso y mal apego que tuvieron en la infancia junto con experiencias traumáticas, que con el paso del tiempo los llevan a tener un mundo de pensamientos y fantasías en sus mentes.

 

Muchos de estos personajes tienen algún trastorno de personalidad, alto grado de planeación y control, e incluso existe una mayor activación del sistema límbico.

 

El Monstruo de los Andes, fue víctima del maltrato constante de su madre ya que era golpeado y torturado por hacer cosas que los niños comúnmente hacen.  Él a los 21 años, pisó la cárcel por primera vez en 1969, tras haber robado carros. Allí fue abusado sexualmente por tres reclusos en muchas ocasiones, a los que después asesinó. 

 

E incluso, una investigación realizada por el departamento de Psicología de la Universidad del Rosario, señala que los maltratos recibidos por su madre y los abusos sexuales que recibió en la cárcel, pudieron desencadenar en Pedro Alonso una repulsión hacia las mujeres junto con el placer sexual de violentarlas.

 

El Sádico del Charquito, vivió una infancia violenta psicològicamente gracias a su madre, ya que el sueño de ella siempre fue tener una hija, de tal manera que ella lo empieza a vestir como una niña e incluso haciéndolo presentar con un nombre femenino. Este es el comienzo de la construcción del odio hacia la mujer por parte de Daniel Camargo.

FOTO 2 Más de 500 víctimas por asesinos seriales en Colombia

 

Para el año 1960 Daniel se casa y tres años después, él encuentra a su esposa con otra persona; este hecho hizo que se revivieran mucho más los traumas de infancia.

 

La bestia, vivió una infancia violenta tanto psicológica como físicamente por parte de su padre sufriendo toda clase de torturas como quemaduras con velas, cortes con navajas de afeitar, golpes con palos, etc. Pero esto no fue lo único, Garavito a los 13 años, también fue víctima de abuso sexual por un amigo de la familia.

 

Estos hechos hicieron que Garavito desarrollara una personalidad agresiva, psicótica, paranoica y con una atracción sexual fuerte hacia los niños.

 

La historia del Doctor mata, está llena de misterios. Matallana es hijo de dos padres desconocidos quienes lo abandonaron a los pocos días de nacido en un paraje de Caldas (Boyacá), donde lo encontró una niña de 10 años cuya familia de la misma lo adoptó. 

 

Se sabe que fue criado por una mujer la cual él rechazaba y le pedía constantemente que se alejara y no lo tratara como su hijo.  A sus 29 años comenzó a trabajar como secretario en la Alcaldía de Caldas (Boyacá), alcanzando un conocimiento de leyes y códigos que tiempo después le sirvieron para actuar como el abogado más fraudulento.

 

Y por último, está el Monstruo de los cañaduzales, quien con menos de cinco años fue abandonado por su madre terminando en los cuidados de una familia cercana. 

 

Su infancia estuvo llena de abusos por parte de esa familia, tan así, que su madre adoptiva lo lanzó desde un balcón, bajo los efectos del alcohol, causando que quedara cojo de por vida. 

 

Tiempo después, Manuel es enviado a Pradera, en el Valle, a una nueva familia a través de una tía política. Con esta familia él termina de criarse por una pareja humilde con problemas de alcoholismo, además de sufrir otros diversos maltratos. 

 

FOTO 3 Más de 500 víctimas por asesinos seriales en Colombia

 

Cabe resaltar que Manuel Octavio es un imitador, ya que por identificarse con la vida de Garavito y hacer un gran rastreo de su vida y sus crímenes, quiso actuar de la misma manera descubriendo que eso también le daba placer.

 

Claramente se evidencia que la razón fundamental por la que este tipo de personas actúan así, son por traumas causados en su infancia. Por no haber tenido los procesos o terapias psicológicas adecuadas en el momento, se crearon en su conciencia cierta mentalidad que para ellos es normal ya que crecieron en un ambiente específico.

 

La personalidad se construye desde el nacimiento, en donde la construcción del mismo depende de las experiencias y aprendizajes que el ser humano vive. 

 

En el caso de los asesinos en serie, en la mayoría de casos siempre se ha visto afectada por diferentes experiencias que vivieron durante su infancia como abuso sexual, violencia intrafamiliar, dificultad al relacionarse con su familia de origen, problemas de alcohol y depresión.

 

Estas personas, debido a sus actos los cuales los mismos no cargan con arrepentimientos ni remordimientos, carecen de moral, lo que hace que sigan repitiendo cada vez más ciertas conductas como si se tratara de alguna droga que les genera placer.

 

En Colombia debe existir una política penitenciaria que apunte a generar programas que ayuden a la persona privada de la libertad a construir un nuevo proyecto de su vida. 

 

Hay que aclarar que esto NO quiere decir que se les de máxima libertad, de hecho, el representante a la Cámara, Efraín Torres Monsalvo, afirma que la única solución es la aprobación de la cadena perpetua.

 

“Estas personas depravadas, sádicos y violadores, deben terminar el resto de sus días en la cárcel, necesitan estar apartados de la sociedad (…) “ dice Torres.

 

“Si en junio del próximo año no aprobamos este proyecto, nos tocará salir a las calles a recoger firmas para que a través de referendo, podamos decirle al Congreso de la República que necesitamos tener una ley para poder implementar esta medida” afirma Torres.

 

Lastimosamente, hay pocas probabilidades de que la política penitenciaria mencionada anteriormente, sea aplicada en Colombia, ya que el mismo tratamiento penitenciario se les está aplicando a todo los reclusos.

 

Pero aún así, a varios se les ha rebajado la condena por “buen comportamiento” o por confesar información que ayude con las investigaciones. Es por eso que la solución es, que implementen cadena perpetua ya que está comprobado que muchos asesinos seriales vuelven a recaer en los mismos actos.

 

También la Corte Constitucional abordó funciones como curación, tutela y rehabilitación. En la curación se busca sanar a la persona y restablecer su juicio; se investiga sobre su condición mental. 

 

En la tutela, que mediante el sometimiento del individuo a un establecimiento donde no pueda hacer daño, se influye en la protección de la sociedad. Y, finalmente, en la rehabilitación, se establecen los mecanismos para que el individuo pueda adaptarse a su medio social.

 

El Código Penitenciario y Carcelario (Ley 65 de 1993) afirma que las personas privadas de la libertad deben recibir una una atención psicosocial conforme a su caso, es decir, se debe tener una individualización de cada caso, proponiendo programas que ayuden a la rehabilitación y resocialización.

 

El fin de los proyectos y programas propuestos por el INPEC es que la persona pueda ser parte de la sociedad de nuevo, que logre generar nuevas estructuras de aprendizaje. Pero aún así, en Colombia se aplica el mismo tratamiento penitenciario  a todos los reclusos.

 

Entonces, retomando la idea de la cadena perpetua, no solo sería un centro de castigo por los errores que cometió, también sería un centro de rehabilitación, ¿qué quiere decir? que la cárcel sea un sitio donde estos personajes puedan reconstruirse, pero es cuestión de un proceso largo, un proceso el cual puede llegar a parecer algo utópico.

 

A continuación, una de las 10 frases dichas por asesinos en serie:

 

OPINIÓN

ACTUALIDAD

Más de 500 víctimas por asesinos seriales en Colombia

Por Katia Corena Gonzalez

 

Los asesinos seriales son personas que atentan contra la vida de las personas sin parar, como si de una droga se tratara. Las medidas penales para las personas inimputables como lo son los asesinos seriales, han sido debatibles. 

 

El castigo, puede ser uno de los destinos principales para estos personajes, pero no podemos olvidar que son personas con déficits graves en su salud mental y deben sí o sí ser tratados. ¿Por qué no brindar la cadena perpetua pero como centro de rehabilitación?

 

Antes de entrar más a fondo en el tema primero es importante hacer un pequeño recorrido de los asesinos en serie que más aterrorizaron a Colombia.

 

Esteban Cruz Niño, profesor de la Escuela de Ciencias Humanas de la Universidad del Rosario, antropólogo e historiador, excavó más a fondo hasta dónde llega la crueldad humana en su libro “Los monstruos en Colombia sí existen”. En el mismo se plasman diferentes casos que han ocurrido en Colombia desde los 40 's hasta el siglo XXI.

 

FOTO 1 Más de 500 víctimas por asesinos seriales en Colombia

 

Existen cinco asesinos seriales que han dejado un gran impacto en el país ya que es grande la cantidad de muertes, torturas y abusos sexuales que causaron. Por ejemplo, Pedro Alonso López conocido como el “Monstruo de los Andes”, mató y violó a más de 300 mujeres.

 

Daniel Camargo Barbosa conocido como el “Sádico del Charquito”,  asesinó en Colombia, Brasil y Ecuador. Luis Alfredo Garavito conocido como La bestia, asesinó y violó a más de 300 niños. Nepomuceno Matallana conocido como el “Doctor mata”, paralizó al país en los años 40, ya que estafó y asesinó a más de 20 personas.

 

Y por último está Manuel Octavio Bermúdez, conocido como el “Monstruo de los cañaduzales”, quien asesinó a más de 20 niños. En Colombia tenemos una gran cifra de víctimas por asesinos en serie; son más de 500 víctimas por los cinco personajes mencionados anteriormente.

 

Esta problemática no solo se basa en los asesinos en sí, también se basa en la manera en cómo las autoridades lo manejan y la manera en cómo se está manejando la salud mental o las enfermedades psicológicas. 

 

El gobierno se ha concentrado mucho más en capturar y perseguir a grupos que incluso están al margen de la ley que en individuos que están elaborando este tipo de actividades en cifras gigantescas. 

 

Los asesinos en serie con frecuencia se sienten inadaptables o inútiles, muchas veces debido a la humillación, el abuso y mal apego que tuvieron en la infancia junto con experiencias traumáticas, que con el paso del tiempo los llevan a tener un mundo de pensamientos y fantasías en sus mentes.

 

Muchos de estos personajes tienen algún trastorno de personalidad, alto grado de planeación y control, e incluso existe una mayor activación del sistema límbico.

 

El Monstruo de los Andes, fue víctima del maltrato constante de su madre ya que era golpeado y torturado por hacer cosas que los niños comúnmente hacen.  Él a los 21 años, pisó la cárcel por primera vez en 1969, tras haber robado carros. Allí fue abusado sexualmente por tres reclusos en muchas ocasiones, a los que después asesinó. 

 

E incluso, una investigación realizada por el departamento de Psicología de la Universidad del Rosario, señala que los maltratos recibidos por su madre y los abusos sexuales que recibió en la cárcel, pudieron desencadenar en Pedro Alonso una repulsión hacia las mujeres junto con el placer sexual de violentarlas.

 

El Sádico del Charquito, vivió una infancia violenta psicològicamente gracias a su madre, ya que el sueño de ella siempre fue tener una hija, de tal manera que ella lo empieza a vestir como una niña e incluso haciéndolo presentar con un nombre femenino. Este es el comienzo de la construcción del odio hacia la mujer por parte de Daniel Camargo.

FOTO 2 Más de 500 víctimas por asesinos seriales en Colombia

 

Para el año 1960 Daniel se casa y tres años después, él encuentra a su esposa con otra persona; este hecho hizo que se revivieran mucho más los traumas de infancia.

 

La bestia, vivió una infancia violenta tanto psicológica como físicamente por parte de su padre sufriendo toda clase de torturas como quemaduras con velas, cortes con navajas de afeitar, golpes con palos, etc. Pero esto no fue lo único, Garavito a los 13 años, también fue víctima de abuso sexual por un amigo de la familia.

 

Estos hechos hicieron que Garavito desarrollara una personalidad agresiva, psicótica, paranoica y con una atracción sexual fuerte hacia los niños.

 

La historia del Doctor mata, está llena de misterios. Matallana es hijo de dos padres desconocidos quienes lo abandonaron a los pocos días de nacido en un paraje de Caldas (Boyacá), donde lo encontró una niña de 10 años cuya familia de la misma lo adoptó. 

 

Se sabe que fue criado por una mujer la cual él rechazaba y le pedía constantemente que se alejara y no lo tratara como su hijo.  A sus 29 años comenzó a trabajar como secretario en la Alcaldía de Caldas (Boyacá), alcanzando un conocimiento de leyes y códigos que tiempo después le sirvieron para actuar como el abogado más fraudulento.

 

Y por último, está el Monstruo de los cañaduzales, quien con menos de cinco años fue abandonado por su madre terminando en los cuidados de una familia cercana. 

 

Su infancia estuvo llena de abusos por parte de esa familia, tan así, que su madre adoptiva lo lanzó desde un balcón, bajo los efectos del alcohol, causando que quedara cojo de por vida. 

 

Tiempo después, Manuel es enviado a Pradera, en el Valle, a una nueva familia a través de una tía política. Con esta familia él termina de criarse por una pareja humilde con problemas de alcoholismo, además de sufrir otros diversos maltratos. 

 

FOTO 3 Más de 500 víctimas por asesinos seriales en Colombia

 

Cabe resaltar que Manuel Octavio es un imitador, ya que por identificarse con la vida de Garavito y hacer un gran rastreo de su vida y sus crímenes, quiso actuar de la misma manera descubriendo que eso también le daba placer.

 

Claramente se evidencia que la razón fundamental por la que este tipo de personas actúan así, son por traumas causados en su infancia. Por no haber tenido los procesos o terapias psicológicas adecuadas en el momento, se crearon en su conciencia cierta mentalidad que para ellos es normal ya que crecieron en un ambiente específico.

 

La personalidad se construye desde el nacimiento, en donde la construcción del mismo depende de las experiencias y aprendizajes que el ser humano vive. 

 

En el caso de los asesinos en serie, en la mayoría de casos siempre se ha visto afectada por diferentes experiencias que vivieron durante su infancia como abuso sexual, violencia intrafamiliar, dificultad al relacionarse con su familia de origen, problemas de alcohol y depresión.

 

Estas personas, debido a sus actos los cuales los mismos no cargan con arrepentimientos ni remordimientos, carecen de moral, lo que hace que sigan repitiendo cada vez más ciertas conductas como si se tratara de alguna droga que les genera placer.

 

En Colombia debe existir una política penitenciaria que apunte a generar programas que ayuden a la persona privada de la libertad a construir un nuevo proyecto de su vida. 

 

Hay que aclarar que esto NO quiere decir que se les de máxima libertad, de hecho, el representante a la Cámara, Efraín Torres Monsalvo, afirma que la única solución es la aprobación de la cadena perpetua.

 

“Estas personas depravadas, sádicos y violadores, deben terminar el resto de sus días en la cárcel, necesitan estar apartados de la sociedad (…) “ dice Torres.

 

“Si en junio del próximo año no aprobamos este proyecto, nos tocará salir a las calles a recoger firmas para que a través de referendo, podamos decirle al Congreso de la República que necesitamos tener una ley para poder implementar esta medida” afirma Torres.

 

Lastimosamente, hay pocas probabilidades de que la política penitenciaria mencionada anteriormente, sea aplicada en Colombia, ya que el mismo tratamiento penitenciario se les está aplicando a todo los reclusos.

 

Pero aún así, a varios se les ha rebajado la condena por “buen comportamiento” o por confesar información que ayude con las investigaciones. Es por eso que la solución es, que implementen cadena perpetua ya que está comprobado que muchos asesinos seriales vuelven a recaer en los mismos actos.

 

También la Corte Constitucional abordó funciones como curación, tutela y rehabilitación. En la curación se busca sanar a la persona y restablecer su juicio; se investiga sobre su condición mental. 

 

En la tutela, que mediante el sometimiento del individuo a un establecimiento donde no pueda hacer daño, se influye en la protección de la sociedad. Y, finalmente, en la rehabilitación, se establecen los mecanismos para que el individuo pueda adaptarse a su medio social.

 

El Código Penitenciario y Carcelario (Ley 65 de 1993) afirma que las personas privadas de la libertad deben recibir una una atención psicosocial conforme a su caso, es decir, se debe tener una individualización de cada caso, proponiendo programas que ayuden a la rehabilitación y resocialización.

 

El fin de los proyectos y programas propuestos por el INPEC es que la persona pueda ser parte de la sociedad de nuevo, que logre generar nuevas estructuras de aprendizaje. Pero aún así, en Colombia se aplica el mismo tratamiento penitenciario  a todos los reclusos.

 

Entonces, retomando la idea de la cadena perpetua, no solo sería un centro de castigo por los errores que cometió, también sería un centro de rehabilitación, ¿qué quiere decir? que la cárcel sea un sitio donde estos personajes puedan reconstruirse, pero es cuestión de un proceso largo, un proceso el cual puede llegar a parecer algo utópico.

 

A continuación, una de las 10 frases dichas por asesinos en serie:

 

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia