logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

La realidad de los filtros: ¿diversión o idealización?

 Por: Camila Velásquez Duque

 Los filtros, un camino silencioso a la inseguridad y la depresión.

El pasado martes 15 de abril, la creadora de contenido Mariam Obregón publicó un video hablando sobre las inseguridades que se crean a través de las redes sociales y enfatizó en cómo los filtros alimentan de una manera silenciosa las inseguridades y que estas pueden llevar a la depresión.

En el video la creadora de contenido se muestra en ropa interior y sin maquillaje, haciendo referencia a que ningún cuerpo es perfecto y hace una invitación a dejar de idealizar el físico con base en lo que se ve en redes sociales.

La realidad de los filtros diversión o idealización jpg1

El video tiene más de 5 millones de reproducciones y generó una campaña mediática en la que algunas personas decidieron subir una foto a sus historias o perfil de Instagram mostrando sus inseguridades y sintiéndose orgullosos de ellas.

“La celulitis, las estrías, las manchas en la piel, las cicatrices me parecen completamente natural, pero lo que no veo natural son los filtros, distorsionan la realidad, nos agrandan labios, hacen nuestra cara más delgada y hasta nos hacen rinoplastia, esto genera una gran inseguridad” aseguró Mariam

Agregó que “hay personas que hoy en día no pueden publicar una foto sin un filtro”.

La creadora de contenido también expuso que los creadores de contenido y las herramientas de las plataformas deberían promover más campañas que cultiven el amor propio y dejar de dar tanta importancia a los estereotipos y al hecho de aparentar ser “perfectos”.

La realidad de los filtros diversión o idealización jpg3

En una entrevista con la psicóloga española Laura Garrido Valdivieso a la revista ELLE donde hablan sobre los filtros y las inseguridades que estos generan, Laura aseguró:

“Los medios de comunicación y aplicaciones móviles de este tipo, pueden ejercer una influencia muy negativa al lanzar una serie de estereotipos inalcanzables y alejados de lo natural, un cultivo para el desarrollo de alteraciones de la imagen corporal.”

Desde el momento de idealización de rasgos físicos que no son reales, se inicia una inseguridad, que luego se convierte en trastorno y puede llevar a una depresión por baja autoestima. 

El 55% de los cirujanos plásticos estadounidenses reconocen el aumento del número de pacientes que acuden a su consulta porque quieren parecerse más al reflejo de sus filtros.

En 2019 la revista médica JAMA, publicó un estudio alertando de este fenómeno. En él, los investigadores explican que los clientes ya no acuden a la cirugía para parecerse más a sus famosos de referencia, sino que reclaman acercarse más a su propia imagen captada a través de un filtro y que esto lo hacen para encajar en los estereotipos.

La autoestima y los filtros:

Los filtros crean un ‘yo real’ y un ‘yo retocado’ los retoques en las fotos afectan nuestra autoestima cuando nos damos cuenta que la versión de la foto no es lo que somos en la vida real; algunos científicos aseguran que esto puede provocar trastorno dismórfico corporal. 

El trastorno dismórfico corporal, es un trastorno mental caracterizado por la preocupación obsesiva por un defecto percibido en las características físicas, y este va más allá de una inseguridad o de la falta de confianza; debe tener atención psicológica.

¿Quiénes son psicológicamente más vulnerables?

La psicóloga y profesora de la Universitat Ramon Llull, Úrsula Eleonore Oberst, dice "El problema es que transmiten la idea de que para verte bien tienes que ajustar tu rostro a lo que ves reflejado en la pantalla".

La psicóloga asegura que la presión social para encajar en estos estereotipos de belleza irreales puede resultar peligrosa para colectivos psicológicamente vulnerables como es el caso de los adolescentes.

"No es sano que en una edad en la que estás forjando tu identidad las redes sociales te expongan a un estándar ficticio. Porque, aunque sepas que puede haber retoques, es un problema que estas distorsiones pasen a formar parte de tu visión de la realidad" argumentó Úrsula

Esta obsesión por encajar en los estándares de belleza puede convertirse en un trastorno, como el caso de las personas diagnosticadas con dismorfia Snapchat. Las revistas médicas han bautizado así este fenómeno en referencia a la primera red social que lanzó estos filtros digitales. 

La realidad de los filtros diversión o idealización jpg2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 El manual de clasificación internacional de enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS) define este tipo de afectaciones como una preocupación persistente por unos defectos físicos o imperfecciones que producen un permanente malestar en el sujeto y estos puede detonar en casos graves de depresión.

La psicóloga Laura Garrido expone que, si bien este tipo de herramientas puede contribuir a una distorsión de la propia imagen y del autoconcepto, es su mal uso lo que lo convierte en un instrumento adictivo.

Realizando un uso responsable, desde la madurez y la comprensión de lo que la herramienta es en sí, no debería producir un impacto grave físico ni psicológico en los consumidores. 

Video Mariam Obregón: 

 

También te podrían interesar éstas historias:

- Mi peor versión- Fabiola Duque

- La depresión y yo- Emileth Cerra 

- Las etiquetas de la depresión: prejuicios en la mirada

- Todos deberíamos ir a terapia

- Esto no es una moda, la depresión existe

OPINIÓN

ACTUALIDAD

La realidad de los filtros: ¿diversión o idealización?

 Por: Camila Velásquez Duque

 Los filtros, un camino silencioso a la inseguridad y la depresión.

El pasado martes 15 de abril, la creadora de contenido Mariam Obregón publicó un video hablando sobre las inseguridades que se crean a través de las redes sociales y enfatizó en cómo los filtros alimentan de una manera silenciosa las inseguridades y que estas pueden llevar a la depresión.

En el video la creadora de contenido se muestra en ropa interior y sin maquillaje, haciendo referencia a que ningún cuerpo es perfecto y hace una invitación a dejar de idealizar el físico con base en lo que se ve en redes sociales.

La realidad de los filtros diversión o idealización jpg1

El video tiene más de 5 millones de reproducciones y generó una campaña mediática en la que algunas personas decidieron subir una foto a sus historias o perfil de Instagram mostrando sus inseguridades y sintiéndose orgullosos de ellas.

“La celulitis, las estrías, las manchas en la piel, las cicatrices me parecen completamente natural, pero lo que no veo natural son los filtros, distorsionan la realidad, nos agrandan labios, hacen nuestra cara más delgada y hasta nos hacen rinoplastia, esto genera una gran inseguridad” aseguró Mariam

Agregó que “hay personas que hoy en día no pueden publicar una foto sin un filtro”.

La creadora de contenido también expuso que los creadores de contenido y las herramientas de las plataformas deberían promover más campañas que cultiven el amor propio y dejar de dar tanta importancia a los estereotipos y al hecho de aparentar ser “perfectos”.

La realidad de los filtros diversión o idealización jpg3

En una entrevista con la psicóloga española Laura Garrido Valdivieso a la revista ELLE donde hablan sobre los filtros y las inseguridades que estos generan, Laura aseguró:

“Los medios de comunicación y aplicaciones móviles de este tipo, pueden ejercer una influencia muy negativa al lanzar una serie de estereotipos inalcanzables y alejados de lo natural, un cultivo para el desarrollo de alteraciones de la imagen corporal.”

Desde el momento de idealización de rasgos físicos que no son reales, se inicia una inseguridad, que luego se convierte en trastorno y puede llevar a una depresión por baja autoestima. 

El 55% de los cirujanos plásticos estadounidenses reconocen el aumento del número de pacientes que acuden a su consulta porque quieren parecerse más al reflejo de sus filtros.

En 2019 la revista médica JAMA, publicó un estudio alertando de este fenómeno. En él, los investigadores explican que los clientes ya no acuden a la cirugía para parecerse más a sus famosos de referencia, sino que reclaman acercarse más a su propia imagen captada a través de un filtro y que esto lo hacen para encajar en los estereotipos.

La autoestima y los filtros:

Los filtros crean un ‘yo real’ y un ‘yo retocado’ los retoques en las fotos afectan nuestra autoestima cuando nos damos cuenta que la versión de la foto no es lo que somos en la vida real; algunos científicos aseguran que esto puede provocar trastorno dismórfico corporal. 

El trastorno dismórfico corporal, es un trastorno mental caracterizado por la preocupación obsesiva por un defecto percibido en las características físicas, y este va más allá de una inseguridad o de la falta de confianza; debe tener atención psicológica.

¿Quiénes son psicológicamente más vulnerables?

La psicóloga y profesora de la Universitat Ramon Llull, Úrsula Eleonore Oberst, dice "El problema es que transmiten la idea de que para verte bien tienes que ajustar tu rostro a lo que ves reflejado en la pantalla".

La psicóloga asegura que la presión social para encajar en estos estereotipos de belleza irreales puede resultar peligrosa para colectivos psicológicamente vulnerables como es el caso de los adolescentes.

"No es sano que en una edad en la que estás forjando tu identidad las redes sociales te expongan a un estándar ficticio. Porque, aunque sepas que puede haber retoques, es un problema que estas distorsiones pasen a formar parte de tu visión de la realidad" argumentó Úrsula

Esta obsesión por encajar en los estándares de belleza puede convertirse en un trastorno, como el caso de las personas diagnosticadas con dismorfia Snapchat. Las revistas médicas han bautizado así este fenómeno en referencia a la primera red social que lanzó estos filtros digitales. 

La realidad de los filtros diversión o idealización jpg2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 El manual de clasificación internacional de enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS) define este tipo de afectaciones como una preocupación persistente por unos defectos físicos o imperfecciones que producen un permanente malestar en el sujeto y estos puede detonar en casos graves de depresión.

La psicóloga Laura Garrido expone que, si bien este tipo de herramientas puede contribuir a una distorsión de la propia imagen y del autoconcepto, es su mal uso lo que lo convierte en un instrumento adictivo.

Realizando un uso responsable, desde la madurez y la comprensión de lo que la herramienta es en sí, no debería producir un impacto grave físico ni psicológico en los consumidores. 

Video Mariam Obregón: 

 

También te podrían interesar éstas historias:

- Mi peor versión- Fabiola Duque

- La depresión y yo- Emileth Cerra 

- Las etiquetas de la depresión: prejuicios en la mirada

- Todos deberíamos ir a terapia

- Esto no es una moda, la depresión existe

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia