logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Un caso real de tricotilomanía.

Por: Andrea Mayerly Rodríguez Muñoz

 

La tricotilomanía es un término aún bastante desconocido para muchos y muy poco abordado, es preciso aclarar que es más conocido como un trastorno que lleva a arrancarse compulsivamente pelos de diferentes partes del cuerpo.

Un caso real de tricotilomanía

Angela (reservamos su verdadero nombre) de 22 años de edad, diagnosticada con dicho trastorno, nos hablará de su caso. 

A quien agradezco por brindarme su tiempo para esta entrevista.

                                                                      

Andrea Rodríguez: ¿Cómo descubres que sufres de tricotilomanía?

Escucha en el siguiente audio, la respuesta de Angela para esta pregunta.

A.R: ¿Cómo ha sido el proceso de recuperación, de control para este trastorno?

Angela: No es fácil, no ha sido fácil, por supuesto muchos lo tildan de algo ridículo, sin fundamento,

¡pero no!

Esto existe y es real. 

Una vez voy al último psicólogo que mencione, ya tengo un diagnóstico y ya sé que sufro de tricotilomanía sedentaria, precisamente porque soy muy ansiosa, muy hiperactiva y tiendo a estresarme con rapidez.

Entonces, empiezo con terapias de inversión del hábito, esto es, como su nombre lo dice, invertir ese hábito por otro, en mi caso lo que me funciono fue invertirlo usando una pelota de goma para que cada vez que sintiera esta necesidad de halar y arrancar mi pelo, pues lo invirtiera y apretara esta pelota.

Digamos, a grandes rasgos, eso es lo que me ayudó muchísimo e incluso hasta hace aproximadamente un año, dije ya estoy bien, esto se me fue. (se ríe)

A.R: ¿Qué sucede después de aproximadamente un año?

Angela: A bueno también tengo que confesar, que ocasionalmente sentía mucha necesidad de arrancar un que otro cabello, pero como ya había recuperado mi cabellera después de muchos tratamientos, me controle demasiado, y como ya lo dije, una vez pensé estar liberada, empiezo esporádicamente a arrancar pelitos de mis pestañas.

Un caso real de tricotilomanía.2

Fíjate que en lo que he investigado y lo que sé, hay varias personas que llegan a arrancar pelos de sus axilas y hasta de sus partes íntimas.

En mi caso solo tengo como esa necesidad, pero con el cabello y ahora las pestañas.

Entonces empiezo a arrancar pelos de mis pestañas y olvido totalmente la inversión de hábito. Y pues recaigo ahora con mis pestañas.

¡Eso fue tenaz! 

Verme sin pestañas, además soy pestañona y verme sin mis pestañas no, me baja el ánimo y claro la autoestima.

Eso es lo que ha venido sucediendo como dije hace aproximadamente un año.

 

A.R: ¿Qué estás haciendo para controlar ese impulso actualmente?, ¿crees que este trastorno tiene cura?

Angela: Mira, una cosa es estar diagnosticada y otra muy diferente sospechar, claro.Un caso real de tricotilomanía.3

Pero por diferentes momentos de mi vida he tenido algunas crisis de depresión y ansiedad, lo que conlleva a que por decirlo así, me desahogue arrancando mis pestañas, me han dicho que esa es la razón de porque las arranco.

Estoy juiciosa incorporando la inversión del hábito y autocontrolándome. Es una lucha conmigo misma.

Pero de vez en cuando siento la necesidad y tengo que arrancar uno o dos pelitos como para descansar.

En mi caso, particularmente creo que llegará un momento en el que ya ese trastorno no vaya más conmigo, pero no me atrevo a asegurar que tenga cura, porque realmente siento que los estudios sobre este caso no son tan potentes y la cura está en manos de cada uno.

A.R: ¿Qué piensa tu familia ahora, después de no haberle dado importancia?

Angela: Claro ya me tomaron más en serio, (ríe nuevamente).

Se preocuparon y digamos que me han apoyado, pero más allá de cualquier cosa quedaron sorprendidos, como ¡uy no pensé que pudiera existir este trastorno, increíble!, entonces ya ven este tema con otros ojos.

Por otro lado, nos dimos cuenta que en internet hay un mundo de información respecto a esto, pero que en la vida real falta mucha sobre este caso, pocas personas saben que esto existe.

A.R: Por último, ¿Qué quisieras agregar, que quisieras decirles  a las personas que están leyendo este artículo?

Angela: Les digo que cuiden su salud mental, mucha gente piensa que un psicólogo es para “locos”, o personas con trastornos mentales graves.

¡No es así!

La salud mental es tan importante como el corazón, los pulmones, el organismo y es esencial también cuidar de ella.

Otro punto importante en el que quiero enfatizar es que no juzguen.

Muchas veces me juzgaron por padecer este trastorno sin saber todo lo que hay detrás, es posible que alguien muy cercano lo padezca y no lo sepas, entonces es importante estar atentos, esto no es fácil. 

Como también es importante dar a conocer sobre este tema y crear conciencia. 

 

Si te interesa este tema, te invito a leer los siguientes artículos:

* Tricotilomanía, un problema real.

* Tricotilomanía en pandemia.

* Salud mental y la importancia de cuidarla.

Salud mental como símbolo de bienestar.

* Tricotilomanía y sus facetas: infografía.

OPINIÓN

ACTUALIDAD

Un caso real de tricotilomanía.

Por: Andrea Mayerly Rodríguez Muñoz

 

La tricotilomanía es un término aún bastante desconocido para muchos y muy poco abordado, es preciso aclarar que es más conocido como un trastorno que lleva a arrancarse compulsivamente pelos de diferentes partes del cuerpo.

Un caso real de tricotilomanía

Angela (reservamos su verdadero nombre) de 22 años de edad, diagnosticada con dicho trastorno, nos hablará de su caso. 

A quien agradezco por brindarme su tiempo para esta entrevista.

                                                                      

Andrea Rodríguez: ¿Cómo descubres que sufres de tricotilomanía?

Escucha en el siguiente audio, la respuesta de Angela para esta pregunta.

A.R: ¿Cómo ha sido el proceso de recuperación, de control para este trastorno?

Angela: No es fácil, no ha sido fácil, por supuesto muchos lo tildan de algo ridículo, sin fundamento,

¡pero no!

Esto existe y es real. 

Una vez voy al último psicólogo que mencione, ya tengo un diagnóstico y ya sé que sufro de tricotilomanía sedentaria, precisamente porque soy muy ansiosa, muy hiperactiva y tiendo a estresarme con rapidez.

Entonces, empiezo con terapias de inversión del hábito, esto es, como su nombre lo dice, invertir ese hábito por otro, en mi caso lo que me funciono fue invertirlo usando una pelota de goma para que cada vez que sintiera esta necesidad de halar y arrancar mi pelo, pues lo invirtiera y apretara esta pelota.

Digamos, a grandes rasgos, eso es lo que me ayudó muchísimo e incluso hasta hace aproximadamente un año, dije ya estoy bien, esto se me fue. (se ríe)

A.R: ¿Qué sucede después de aproximadamente un año?

Angela: A bueno también tengo que confesar, que ocasionalmente sentía mucha necesidad de arrancar un que otro cabello, pero como ya había recuperado mi cabellera después de muchos tratamientos, me controle demasiado, y como ya lo dije, una vez pensé estar liberada, empiezo esporádicamente a arrancar pelitos de mis pestañas.

Un caso real de tricotilomanía.2

Fíjate que en lo que he investigado y lo que sé, hay varias personas que llegan a arrancar pelos de sus axilas y hasta de sus partes íntimas.

En mi caso solo tengo como esa necesidad, pero con el cabello y ahora las pestañas.

Entonces empiezo a arrancar pelos de mis pestañas y olvido totalmente la inversión de hábito. Y pues recaigo ahora con mis pestañas.

¡Eso fue tenaz! 

Verme sin pestañas, además soy pestañona y verme sin mis pestañas no, me baja el ánimo y claro la autoestima.

Eso es lo que ha venido sucediendo como dije hace aproximadamente un año.

 

A.R: ¿Qué estás haciendo para controlar ese impulso actualmente?, ¿crees que este trastorno tiene cura?

Angela: Mira, una cosa es estar diagnosticada y otra muy diferente sospechar, claro.Un caso real de tricotilomanía.3

Pero por diferentes momentos de mi vida he tenido algunas crisis de depresión y ansiedad, lo que conlleva a que por decirlo así, me desahogue arrancando mis pestañas, me han dicho que esa es la razón de porque las arranco.

Estoy juiciosa incorporando la inversión del hábito y autocontrolándome. Es una lucha conmigo misma.

Pero de vez en cuando siento la necesidad y tengo que arrancar uno o dos pelitos como para descansar.

En mi caso, particularmente creo que llegará un momento en el que ya ese trastorno no vaya más conmigo, pero no me atrevo a asegurar que tenga cura, porque realmente siento que los estudios sobre este caso no son tan potentes y la cura está en manos de cada uno.

A.R: ¿Qué piensa tu familia ahora, después de no haberle dado importancia?

Angela: Claro ya me tomaron más en serio, (ríe nuevamente).

Se preocuparon y digamos que me han apoyado, pero más allá de cualquier cosa quedaron sorprendidos, como ¡uy no pensé que pudiera existir este trastorno, increíble!, entonces ya ven este tema con otros ojos.

Por otro lado, nos dimos cuenta que en internet hay un mundo de información respecto a esto, pero que en la vida real falta mucha sobre este caso, pocas personas saben que esto existe.

A.R: Por último, ¿Qué quisieras agregar, que quisieras decirles  a las personas que están leyendo este artículo?

Angela: Les digo que cuiden su salud mental, mucha gente piensa que un psicólogo es para “locos”, o personas con trastornos mentales graves.

¡No es así!

La salud mental es tan importante como el corazón, los pulmones, el organismo y es esencial también cuidar de ella.

Otro punto importante en el que quiero enfatizar es que no juzguen.

Muchas veces me juzgaron por padecer este trastorno sin saber todo lo que hay detrás, es posible que alguien muy cercano lo padezca y no lo sepas, entonces es importante estar atentos, esto no es fácil. 

Como también es importante dar a conocer sobre este tema y crear conciencia. 

 

Si te interesa este tema, te invito a leer los siguientes artículos:

* Tricotilomanía, un problema real.

* Tricotilomanía en pandemia.

* Salud mental y la importancia de cuidarla.

Salud mental como símbolo de bienestar.

* Tricotilomanía y sus facetas: infografía.

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia