LogoACN

logo ucentral

               

Comida, transporte y cigarrillos

Una reciente encuesta hecha por estudiantes de Comunicación Social y Periodismo, de la Universidad Central de Bogotá, a estudiantes de esta misma institución, arrojó que los gastos en los que estos más dinero invierten son: alimentación, transporte y cigarrillos. Muchos de los alumnos hacen verdaderos malabares para llegar a fin de mes, pero ¿cuáles son sus prioridades a la hora de gastar plata?

 

Por Tatiana Castiblanco

 

ACN

 

Conseguir plata es complicado y, para muchos, gastarla no. Por eso muchos de los alumnos de esta universidad deben hacer muchos cálculos para que, a final de mes, no estén en números rojos. Son muy pocos los que invierten altos porcentajes de dinero en materiales como fotocopias, impresiones, libros, etc., y aunque divertirse está entre sus actividades más comunes, tampoco es significativo el gasto en rumba y compra de licor. O eso dice la mayoría.

 

Ivonne del Castillo Calderón, propietaria de una de las concesiones de la cafetería de la sede norte, explica que el mayor consumo lo hacen los estudiantes de la jornada nocturna porque muchos de ellos trabajan y tienen mayores recursos económicos para comprar alimentos. Sin embargo, no por eso deja de vender en la jornada diurna, la única diferencia que encuentra entre los consumidores de cada jornada es que los que estudian en la noche pueden venir más cansados de sus actividades diarias, algunos sin almorzar, y justifica por esto la razón de que su carta se venda más rápido en la noche que en el día, afirmando repetidamente que, al final del día, todo lo de su carta se ha vendido, sin importar la jornada.

 

“A los chicos les gusta comprar aquí porque todo es muy barato. Pueden almorzar o comer con diez mil pesos y quedan bien. En cambio, si salen a almorzar a cualquier restaurante de la zona, les sale mucho más caro”, explica Ivonne. Entre los alimentos preferidos por los estudiantes, en la sección de Ivonne, están el baguette, los nachos y la mazorca, los cuales, acompañados de una bebida, pueden tener un valor promedio de $8.000 a $8.500 pesos.

 

ACN

 

 

Entre las variables que más gastos representan para los estudiantes está el costoso, pero muy necesario, transporte. Las encuestas demuestran que mensualmente son más de $100.000 lo que los estudiantes deben invertir únicamente para transportarse a la sede universitaria, y este gasto limita, en muchas ocasiones, que algunas personas hagan otro tipo de compra o consumo, ya que no cuentan con suficiente dinero para suplir todas las necesidades que tienen.

 

“Los estudiantes no sacan fotocopias, sobre todo, cuando son paquetes grandes. Prefieren sacar dos o tres hojas nada más”, afirma María Leonor Rojas Pardo, a quien todos conocen como “Doña Leo” y quien tiene hace más de 14 años un variado negocio que ofrece al público (en su mayoría estudiantes de la sede norte de la Universidad Central) acceso a internet, impresiones en diferentes tipos de materiales y tamaños, múltiples elementos de papelería, alimentos para picar, bebidas, venta de minutos a celular y muchas otras cosas que son de gran utilidad para todos los que entran al negocio. Afirma también que su venta más constante es de cigarrillos, y que aunque es más alto el consumo en estudiantes de la jornada diurna, los de la nocturna también tienen una gran participación en la compra de tabaco.

 

Otros de los productos que son de consumo constante, según nos cuenta doña Leo, son las gaseosas, paquetes en todas sus variedades y chicles. Aclara que solo los estudiantes de primer y segundo semestre compran los paquetes de fotocopias completos cuando son muy grandes, y que su venta es constante, sea quincena o no.

 

ACN

 

Ninguno de los dos negocios con más venta y clientela (Ivonne en la cafetería y Doña Leo frente a la Universidad) manejan venta por crédito, porque afirman que aunque su venta es muy alta, prefieren manejar correctamente las finanzas y evitar contratiempos con alguno de sus clientes. Claro está, también, que no tienen ningún problema en vender algún producto si al estudiante le faltan $100 o $200 pesos. Un dato importante que se pudo evidenciar en la encuesta es que el 47% de la comunidad encuestada destina al menos un mínimo porcentaje de sus ingresos para el ahorro, aunque el 53% considera insuficiente el dinero con el que cuentan para suplir todos los gastos que se generan a raíz de la actividad universitaria.

 

Aunque el consumo de licor frente a la sede norte de la Universidad es evidente, y con mayor visibilidad los días jueves y viernes, en realidad la inversión económica de los estudiantes no es tan alta. Según Yuli Vásquez Sua, estudiante de Publicidad, ellos pueden adquirir estos productos con pequeños valores que oscilan entre $15.000 y $20.000 pesos, y con esto les es suficiente para pasar un rato agradable entre compañeros.