logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

El Pueblito Viejo, la Cuna de la Historia

franjatato

Por: Alexandra Mendez Vargas

Facatativá, o Cercado Fuerte al Final de la Llanura como lo nombraron nuestros antepasados, es un municipio ubicado en la sabana de Bogotá que alberga muchas memorias. Allí encontramos diversos ambientes muy hermosos, pero sin duda alguna, uno de los más importantes tanto histórica, como culturalmente es el que hoy conocemos como Pueblo Viejo (Tocatativá).Ubicado en la parte alta del cerro Manjui, con una vista espectacular hacia todo el municipio y gran parte de la sabana de occidente, se puede encontrar esta hermosa vereda rodeada de caminos de piedra y casas con un aspecto muy antiguo y colonial, con un toque misterioso por su arquitectura. Es por esto que decidí buscar acerca de su historia y deambular por sus calles, para conocerla un poco más a fondo.

Al hacer la caminata por este pintoresco espacio, me encontré con Juan Serrano, un habitante joven del sector, quien me contó la importancia que tiene la vereda para el municipio, refiriéndose a que “Es uno de los mejores lugares para visitar en Facatativá porque la experiencia que se tiene al pasear por sus viejas calles, es toda una travesía mística,  llena de colores”.De igual forma, mencionó que “Es un espacio perfecto para el turismo, las caminatas ecológicas son una de las actividades que allí se pueden realizar, aunque no es muy frecuente ver personas desconocidas transitando por aquí, ya que es una tierra que se ha dejado un poco de lado quedando para muchos en el olvido”. El pueblito viejo la cuna de la historia 7

Juanchito, como todos lo conocen en la zona, también me contó parte de la historia que todos sus habitantes conocen desde pequeños, sin darse cuenta de que con cada palabra que salía de su boca era evidente el inmenso amor y la gratitud que le tiene a la vereda que lo vio nacer y crecer.Al subir por la montaña, quienes han visitado el lugar, saben que aquella casa vieja construida con adobe pintado de color rosado pálido, techo de barro remendado con plástico y portones de madera color café, es el emblema de la vereda.

Allí Doña Rosario, dueña actual de la casa nos contó que dicha rancha empolvada, fue visitada por Simón Bolívar quien cruzó su ruta por esos caminos empedrados hacia Santa Fe de Bogotá, acompañado por sus soldados que se sentaron en esa esquina a tomar chicha de maíz para recargar energía.Luego de hacer el recorrido, fue pertinente buscar más información por lo que pregunté al representante de la Fundación Los Hijos de Manjui, quien me explicó que “existen registros históricos que comprueban que este lugar es cuna de los ancestros muiscas que habitaron la región, allí se instaló y permaneció uno de los cacicazgos más grandes, debido a las condiciones pantanosas y húmedas de las partes bajas de lo que hoy es el municipio de Facatativá”.

Como prueba de esto, ha habido múltiples hallazgos de diferentes elementos propios de la cultura, elaborados a mano en materiales como barro y cerámica, los cuales podemos observar en el centro del municipio.Por otra parte, según archivos encontrados en el la casa de la cultura de Facatativá, su valor histórico radica principalmente en que antiguamente era fundamental para el comercio del país, puesto que atraviesa el antiguo camino hacia el municipio de Anolaima, el cual en su época era uno de los más transitados por los negociantes, comerciantes y mercaderes, quienes venían a la zona a distribuir sus productos a toda la sabana de occidente.Además, son múltiples los testimonios que aguarda este lugar, algunos muy misteriosos, tristes y dolorosos, otros muy alegres y de no creer, uno de los sitios que posee gran cantidad de mitos es el cerro de las cruces, una de las partes más altas de pueblo viejo, ubicado aproximadamente a 3000 metros sobre el nivel del mar.

Cuentan los abuelos, que en dicho sector cuando la niebla se torna más espesa, es obligatorio construir una cruz con cualquier material y enterrarla para no perderse por esos confusos senderos.Se dice también, que fue el lugar que dio cabida a muchas batallas en la época de la colonia, mientras que otros habitantes recuerdan dicho sitio como un antiguo cementerio muisca, por lo que al cruzar, algunos se persignan para no ser espantados o a manera de respeto.Del mismo modo, este espacio tiene una gran importancia biológica ya que en aquel lugar podemos encontrar una amplia diversidad de especies, entre ellas, aves de múltiples colores, que disfrutan de las fuentes hídricas existentes, pero también se  considera uno de los pulmones de la ciudad por su amplio espacio de bosques nativos que aún se conservan.

El pueblito viejo la cuna de la historia 8

Durante el recorrido, pude observar que todos sus habitantes tienen algo muy característico, su vestimenta es muy similar, conservan aquella esencia campesina con alpargatas, poncho y sombrero y una sonrisa un tanto cansada, causada por el trabajo de toda una vida. Los niños son escasos, la mayoría de las personas son adultas y trabajan la tierra, no conocen de la tecnología, pareciera que se hubieran quedado en otra época.Aquellos rostros ancianos que han transitado dichos caminos por décadas, observan a lo lejos un pequeño conjunto de ranchos que con amor llaman hogar, el paisaje que los vio crecer y fue testigo de tantas anécdotas que los enorgullece, y llena de sentimiento de identidad al ver pasar los años y construir aquellas memorias que siempre llevarán en sus corazones.

TERRITORIO 

ACTUALIDAD

El Pueblito Viejo, la Cuna de la Historia

franjatato

Por: Alexandra Mendez Vargas

Facatativá, o Cercado Fuerte al Final de la Llanura como lo nombraron nuestros antepasados, es un municipio ubicado en la sabana de Bogotá que alberga muchas memorias. Allí encontramos diversos ambientes muy hermosos, pero sin duda alguna, uno de los más importantes tanto histórica, como culturalmente es el que hoy conocemos como Pueblo Viejo (Tocatativá).Ubicado en la parte alta del cerro Manjui, con una vista espectacular hacia todo el municipio y gran parte de la sabana de occidente, se puede encontrar esta hermosa vereda rodeada de caminos de piedra y casas con un aspecto muy antiguo y colonial, con un toque misterioso por su arquitectura. Es por esto que decidí buscar acerca de su historia y deambular por sus calles, para conocerla un poco más a fondo.

Al hacer la caminata por este pintoresco espacio, me encontré con Juan Serrano, un habitante joven del sector, quien me contó la importancia que tiene la vereda para el municipio, refiriéndose a que “Es uno de los mejores lugares para visitar en Facatativá porque la experiencia que se tiene al pasear por sus viejas calles, es toda una travesía mística,  llena de colores”.De igual forma, mencionó que “Es un espacio perfecto para el turismo, las caminatas ecológicas son una de las actividades que allí se pueden realizar, aunque no es muy frecuente ver personas desconocidas transitando por aquí, ya que es una tierra que se ha dejado un poco de lado quedando para muchos en el olvido”. El pueblito viejo la cuna de la historia 7

Juanchito, como todos lo conocen en la zona, también me contó parte de la historia que todos sus habitantes conocen desde pequeños, sin darse cuenta de que con cada palabra que salía de su boca era evidente el inmenso amor y la gratitud que le tiene a la vereda que lo vio nacer y crecer.Al subir por la montaña, quienes han visitado el lugar, saben que aquella casa vieja construida con adobe pintado de color rosado pálido, techo de barro remendado con plástico y portones de madera color café, es el emblema de la vereda.

Allí Doña Rosario, dueña actual de la casa nos contó que dicha rancha empolvada, fue visitada por Simón Bolívar quien cruzó su ruta por esos caminos empedrados hacia Santa Fe de Bogotá, acompañado por sus soldados que se sentaron en esa esquina a tomar chicha de maíz para recargar energía.Luego de hacer el recorrido, fue pertinente buscar más información por lo que pregunté al representante de la Fundación Los Hijos de Manjui, quien me explicó que “existen registros históricos que comprueban que este lugar es cuna de los ancestros muiscas que habitaron la región, allí se instaló y permaneció uno de los cacicazgos más grandes, debido a las condiciones pantanosas y húmedas de las partes bajas de lo que hoy es el municipio de Facatativá”.

Como prueba de esto, ha habido múltiples hallazgos de diferentes elementos propios de la cultura, elaborados a mano en materiales como barro y cerámica, los cuales podemos observar en el centro del municipio.Por otra parte, según archivos encontrados en el la casa de la cultura de Facatativá, su valor histórico radica principalmente en que antiguamente era fundamental para el comercio del país, puesto que atraviesa el antiguo camino hacia el municipio de Anolaima, el cual en su época era uno de los más transitados por los negociantes, comerciantes y mercaderes, quienes venían a la zona a distribuir sus productos a toda la sabana de occidente.Además, son múltiples los testimonios que aguarda este lugar, algunos muy misteriosos, tristes y dolorosos, otros muy alegres y de no creer, uno de los sitios que posee gran cantidad de mitos es el cerro de las cruces, una de las partes más altas de pueblo viejo, ubicado aproximadamente a 3000 metros sobre el nivel del mar.

Cuentan los abuelos, que en dicho sector cuando la niebla se torna más espesa, es obligatorio construir una cruz con cualquier material y enterrarla para no perderse por esos confusos senderos.Se dice también, que fue el lugar que dio cabida a muchas batallas en la época de la colonia, mientras que otros habitantes recuerdan dicho sitio como un antiguo cementerio muisca, por lo que al cruzar, algunos se persignan para no ser espantados o a manera de respeto.Del mismo modo, este espacio tiene una gran importancia biológica ya que en aquel lugar podemos encontrar una amplia diversidad de especies, entre ellas, aves de múltiples colores, que disfrutan de las fuentes hídricas existentes, pero también se  considera uno de los pulmones de la ciudad por su amplio espacio de bosques nativos que aún se conservan.

El pueblito viejo la cuna de la historia 8

Durante el recorrido, pude observar que todos sus habitantes tienen algo muy característico, su vestimenta es muy similar, conservan aquella esencia campesina con alpargatas, poncho y sombrero y una sonrisa un tanto cansada, causada por el trabajo de toda una vida. Los niños son escasos, la mayoría de las personas son adultas y trabajan la tierra, no conocen de la tecnología, pareciera que se hubieran quedado en otra época.Aquellos rostros ancianos que han transitado dichos caminos por décadas, observan a lo lejos un pequeño conjunto de ranchos que con amor llaman hogar, el paisaje que los vio crecer y fue testigo de tantas anécdotas que los enorgullece, y llena de sentimiento de identidad al ver pasar los años y construir aquellas memorias que siempre llevarán en sus corazones.

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia