logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

¡La Minga, unida, jamás será vencida!

 

Minga Marrano de Barro 

Por: Yenny Salomón Robayo

Los pueblos indígenas colombianos han sido masacrados por personas que se hacen llamar cultas y educadas, por gente que ha utilizado la palabra indio como método de insulto. Hoy, después de más de quinientos años, se creen Cristóbal Colón, los siguen matando, explotan sus tierras, los callan a la fuerza, los tratan como perros. La Minga que recorrió media Colombia significa lo que hace una comunidad unida, que piensa en colectivo; que se niega a ser olvidada por un Estado ingrato que promete con todas las de la ley una estabilidad momentánea, pero que luego de unos meses cuando se le reclama dice “¿De qué me hablas viejo?”. Este pueblo le habla sobre lo que quiere, el respeto a la vida y el reconocimiento de las poblaciones indígenas, porque según la organización Nacional Indígena de Colombia hay ciento dos pueblos y ustedes solo reconocen ochenta y siete.

¡Que siga la Minga, carajo! Que no se dejen ganar por unos gobernantes “indios” que quieren hacer fracking y que no hacen nada para que se acabe la guerra con el ELN, que han pasado por alto los acuerdos de La Habana; que no quieren una reforma agraria integral y que no dan garantías a la protesta social. ¿Quién se preocupa por este pueblo? ¿Quién los pone en primera plana? El año pasado asesinaron más de 32 líderes indígenas, nadie dijo nada, de los 1.396 acuerdos que se hicieron con el expresidente Juan Manuel Santos (y que tenía que continuar Duque) se incumplen hasta el día de un 95%; pero tranquilos, no todo es malo, Colombia pudo empatar el partido contra Chile, nuestro paisano Falcao García hizo de las suyas en los últimos minutos, y como dice la canción de Silva y Villalba “Ay, qué orgulloso, me siento de haber nacido en mi patria…”.

Cabe señalar que el gobierno tiene las puertas abiertas para seguir las conversaciones, ah, pero eso sí, comen y matan del muerto, que esa tal Minga es más una movilización política y proclaman que han hecho un grandísimo esfuerzo por cumplir todo lo pactado; estas declaraciones salen en los mismos canales y a la misma hora; sin embargo, no olviden ver Betty la fea y citando a Don Hermes recuerden, ¡el diablo es puerco! Irónico ¿no?

La Minga camina contra el fracking, por su territorio, por la vida, por la paz, por el trabajo, algo que tienen constitucionalmente como colombianos y no crean; no son solo una manada de personas adultas, no señor, el poderío juvenil se toma las calles, eso lo demuestra José Gallego, delegado estudiantil a la Comisión de derechos humanos de la Minga, quien dice que los estudiantes se sienten orgullosos de ser indígenas, campesinos y negros y que por eso creen en el valor de la vida, exigiendo que se garantice una matrícula cero para el 2021 y no un ministro de defensa que apoye a la muerte.

La vida no se negocia ni se compra, el territorio y la dignidad de un pueblo menos ¿Què de incoherente tienen estas premisas? A pie, nuestros compatriotas marchan para ser escuchados por el presidente que se supone debería estar en la capital, pero, mis queridos amigos; esta ciudad se ha visto en llamas y él tampoco ha estado, seguiremos avanzando con ustedes ya que como dice alguien por ahí “El pueblo es superior a sus dirigentes”.

Definitivamente Colombia es el país de los ministerios, el de Defensa no defiende al pueblo y el del Interior se le olvida los pequeñitos acuerdos hechos entre el gobierno nacional y los pueblos indígenas, según esta institución; reciben con sorpresa el anuncio de una supuesta logística para recibir a la minga en Bogotá por parte del Gobierno, creo que se le olvidó que anclado al derecho de la protesta, están todos los protocolos de seguridad y sanidad, solo eso no más. Lo último que queda por decir es ¡cuídense mis queridos indígenas! Aquí en la capital hay dos virus, el menos letal, lo pueden prevenir con tapabocas y gel antibacterial y el otro que es más grave: es el del abuso de la fuerza pública y el desprecio del gobierno, que a pesar de las promesas que les han hecho y de las masacres que han sufrido los toman como un cero a la izquierda; cuídense por favor, porque en la ciudad se pueden encontrar sujetos que solo piensan en sí mismos, que no han comprendido la frase que reza por ahí “el pueblo, unido, jamás será vencido”.

El Estado tiene la extraña tendencia de olvidarse de aquellos que han aprendido a amar en la pobreza, a los que han aprendido a vivir en la violencia, a los que nunca pierden la esperanza a pesar de más de cincuenta años de violencia, a los grandes pueblos indígenas, a nuestras raíces.

 

Ilustración: Minga (detalle), por Marrano de Barro.

Referencias:

OPINIÓN

ACTUALIDAD

¡La Minga, unida, jamás será vencida!

 

Minga Marrano de Barro 

Por: Yenny Salomón Robayo

Los pueblos indígenas colombianos han sido masacrados por personas que se hacen llamar cultas y educadas, por gente que ha utilizado la palabra indio como método de insulto. Hoy, después de más de quinientos años, se creen Cristóbal Colón, los siguen matando, explotan sus tierras, los callan a la fuerza, los tratan como perros. La Minga que recorrió media Colombia significa lo que hace una comunidad unida, que piensa en colectivo; que se niega a ser olvidada por un Estado ingrato que promete con todas las de la ley una estabilidad momentánea, pero que luego de unos meses cuando se le reclama dice “¿De qué me hablas viejo?”. Este pueblo le habla sobre lo que quiere, el respeto a la vida y el reconocimiento de las poblaciones indígenas, porque según la organización Nacional Indígena de Colombia hay ciento dos pueblos y ustedes solo reconocen ochenta y siete.

¡Que siga la Minga, carajo! Que no se dejen ganar por unos gobernantes “indios” que quieren hacer fracking y que no hacen nada para que se acabe la guerra con el ELN, que han pasado por alto los acuerdos de La Habana; que no quieren una reforma agraria integral y que no dan garantías a la protesta social. ¿Quién se preocupa por este pueblo? ¿Quién los pone en primera plana? El año pasado asesinaron más de 32 líderes indígenas, nadie dijo nada, de los 1.396 acuerdos que se hicieron con el expresidente Juan Manuel Santos (y que tenía que continuar Duque) se incumplen hasta el día de un 95%; pero tranquilos, no todo es malo, Colombia pudo empatar el partido contra Chile, nuestro paisano Falcao García hizo de las suyas en los últimos minutos, y como dice la canción de Silva y Villalba “Ay, qué orgulloso, me siento de haber nacido en mi patria…”.

Cabe señalar que el gobierno tiene las puertas abiertas para seguir las conversaciones, ah, pero eso sí, comen y matan del muerto, que esa tal Minga es más una movilización política y proclaman que han hecho un grandísimo esfuerzo por cumplir todo lo pactado; estas declaraciones salen en los mismos canales y a la misma hora; sin embargo, no olviden ver Betty la fea y citando a Don Hermes recuerden, ¡el diablo es puerco! Irónico ¿no?

La Minga camina contra el fracking, por su territorio, por la vida, por la paz, por el trabajo, algo que tienen constitucionalmente como colombianos y no crean; no son solo una manada de personas adultas, no señor, el poderío juvenil se toma las calles, eso lo demuestra José Gallego, delegado estudiantil a la Comisión de derechos humanos de la Minga, quien dice que los estudiantes se sienten orgullosos de ser indígenas, campesinos y negros y que por eso creen en el valor de la vida, exigiendo que se garantice una matrícula cero para el 2021 y no un ministro de defensa que apoye a la muerte.

La vida no se negocia ni se compra, el territorio y la dignidad de un pueblo menos ¿Què de incoherente tienen estas premisas? A pie, nuestros compatriotas marchan para ser escuchados por el presidente que se supone debería estar en la capital, pero, mis queridos amigos; esta ciudad se ha visto en llamas y él tampoco ha estado, seguiremos avanzando con ustedes ya que como dice alguien por ahí “El pueblo es superior a sus dirigentes”.

Definitivamente Colombia es el país de los ministerios, el de Defensa no defiende al pueblo y el del Interior se le olvida los pequeñitos acuerdos hechos entre el gobierno nacional y los pueblos indígenas, según esta institución; reciben con sorpresa el anuncio de una supuesta logística para recibir a la minga en Bogotá por parte del Gobierno, creo que se le olvidó que anclado al derecho de la protesta, están todos los protocolos de seguridad y sanidad, solo eso no más. Lo último que queda por decir es ¡cuídense mis queridos indígenas! Aquí en la capital hay dos virus, el menos letal, lo pueden prevenir con tapabocas y gel antibacterial y el otro que es más grave: es el del abuso de la fuerza pública y el desprecio del gobierno, que a pesar de las promesas que les han hecho y de las masacres que han sufrido los toman como un cero a la izquierda; cuídense por favor, porque en la ciudad se pueden encontrar sujetos que solo piensan en sí mismos, que no han comprendido la frase que reza por ahí “el pueblo, unido, jamás será vencido”.

El Estado tiene la extraña tendencia de olvidarse de aquellos que han aprendido a amar en la pobreza, a los que han aprendido a vivir en la violencia, a los que nunca pierden la esperanza a pesar de más de cincuenta años de violencia, a los grandes pueblos indígenas, a nuestras raíces.

 

Ilustración: Minga (detalle), por Marrano de Barro.

Referencias:

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia