logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

El Hoyo: necesidad y avaricia

 

El hoyo

Por: Paula Camila Portilla Torres

Lo que más me ha llamado la atención y me ha parecido muy interesante en este encierro es ver películas, por supuesto no es fácil encontrar un buen filme que permita discutir sobre un tema o simplemente que sea intrigante. Sin embargo, pude encontrar una película en Netflix, que en ese entonces estaba en tendencia dentro de la lista de las diez películas más vistas en Colombia.  

Decidí verla gracias a una amiga que me dijo que le había sorprendido bastante. Al inicio me pareció repugnante; no obstante, no me quise indisponer y seguí observando. Debo aclarar que las películas violentas no me gustan, soy más de los temas que me llenan de nostalgia o miedo, pero recomendaré esta película porque da pie para pensar y hablar sobre lo que está ocurriendo en estos momentos alrededor del mundo. Y no, no me refiero al tema del coronavirus, ya es un cliché hablar sobre ese asunto en particular.

Me tomé el atrevimiento de analizarla enfocándome hacia el futuro: siento que, así como viven los prisioneros que aparecían en la película, de la misma manera terminará la humanidad; y aunque estoy especulando, el hecho de tener que vivir en una agonía constante cada mes no es nada fácil, si bien estoy segura de algo, es que todo es incierto en esta trama. Cada que pasaba un mes los cambiaban de celda, las cuales estaban organizadas de forma vertical, es decir que cada cuarto, por decirlo así, lo compartían dos personas que lo único que esperaban era despertar en un nivel más alto, para poder disfrutar de los manjares y no terminar muriéndose de hambre.

¿Por qué digo que la película refleja el futuro? En la película ocurre que no importa la celda en la que estén los demás solo en la que tú estás, es decir que debo aparecer en un nivel alto para poder comer, si estoy en la celda número uno yo soy privilegiado y puedo alimentarme muy bien, pero los que están debajo de mi piso ¿qué comen? Perdón la expresión, pero comen mierda y sobras que dejan los demás.

Es lo que está sucediendo y nos negamos a verlo, así tengas la casa llena de comida no interesa si los demás no tienen, lo importante es que lograste comprar cosas innecesarias con el fin de abastecerte. Un ejemplo muy evidente fue que ahora en esta crisis salí a comprar mercado e iba específicamente por unos huevos, y desafortunadamente no logré encontrar ni un solo lugar donde los vendieran, pero en días anteriores si veía a la gente salir con 6 o 7 cajas de forma exagerada. No comparto esa manera de actuar, me fui para la casa sin huevos y pensando en que varias personas deben tener surtido su mercado sin notar que otras cuantas se quedaron sin el alimento.  

Muchos de los que han llegado a este punto del texto ya sabrán de qué película estoy hablando, si digo que me enfoco en el más allá es porque veo cómo los individuos están actuando ahora con los productos, la idea no es surtir de mercado la casa, pero al ver estanterías vacías debe producir miedo el no hacer o no tener lo que los sujetos están llevando a sus hogares, es lo que provoca euforia unos a otros tal y como aparece en la película.

Es un género de ciencia ficción que muestra la violencia y el consumo que tienen estos presos, ahora vivimos encerrados y es una réplica de comportamientos, las personas siguen lo que hacen los otros sin tener un motivo o razón del por qué lo hacen, de igual forma este tipo de conductas deberían cambiar en nosotros, puesto que el actuar con miedo y sin una razón no conlleva a nada.

¿Cómo se convierte un producto en deseo? En la película el deseo es la comida, si repartieran por porciones iguales alcanzaría para todo mundo; sin embargo, al ver escasez en los niveles más bajos, actuaban como si fueran dementes; y como no actuar así si se morían de hambre todo un mes. Lo mismo pasa cuando los estantes están vacíos, el comportamiento es perturbante por sentir que la escasez de tal producto nos hará morir de hambre.

¿Cómo se puede ayudar?  La idea es que cada ser humano tome conciencia de lo que está sucediendo, y logre entender que la situación afecta en gran medida a los más vulnerables, como lo son los trabajadores informales, los prestadores de servicios, contratistas, entre otros; a pesar de que las ayudas del gobierno intentan abastecer a la mayor población posible, o eso nos hacen creer. Por eso se debe manifestar la solidaridad a través de ayudas humanitarias ya sea por recolección de recursos económicos o en especie. Para esto se puede optar por la creación de fondos o fundaciones encargadas de reunir dichas ayudas para estas personas que lo necesitan.

Es así como llegué a la conclusión de que un momento de desespero y de falta de comida nos llevará a no tener límites y pasaremos por encima de las personas, sin solidaridad, como sucedió en la película El Hoyo, sería bueno hacer un cambio en nosotros desde ya y no esperar en un futuro.

Foto: Netflix

OPINIÓN

ACTUALIDAD

El Hoyo: necesidad y avaricia

 

El hoyo

Por: Paula Camila Portilla Torres

Lo que más me ha llamado la atención y me ha parecido muy interesante en este encierro es ver películas, por supuesto no es fácil encontrar un buen filme que permita discutir sobre un tema o simplemente que sea intrigante. Sin embargo, pude encontrar una película en Netflix, que en ese entonces estaba en tendencia dentro de la lista de las diez películas más vistas en Colombia.  

Decidí verla gracias a una amiga que me dijo que le había sorprendido bastante. Al inicio me pareció repugnante; no obstante, no me quise indisponer y seguí observando. Debo aclarar que las películas violentas no me gustan, soy más de los temas que me llenan de nostalgia o miedo, pero recomendaré esta película porque da pie para pensar y hablar sobre lo que está ocurriendo en estos momentos alrededor del mundo. Y no, no me refiero al tema del coronavirus, ya es un cliché hablar sobre ese asunto en particular.

Me tomé el atrevimiento de analizarla enfocándome hacia el futuro: siento que, así como viven los prisioneros que aparecían en la película, de la misma manera terminará la humanidad; y aunque estoy especulando, el hecho de tener que vivir en una agonía constante cada mes no es nada fácil, si bien estoy segura de algo, es que todo es incierto en esta trama. Cada que pasaba un mes los cambiaban de celda, las cuales estaban organizadas de forma vertical, es decir que cada cuarto, por decirlo así, lo compartían dos personas que lo único que esperaban era despertar en un nivel más alto, para poder disfrutar de los manjares y no terminar muriéndose de hambre.

¿Por qué digo que la película refleja el futuro? En la película ocurre que no importa la celda en la que estén los demás solo en la que tú estás, es decir que debo aparecer en un nivel alto para poder comer, si estoy en la celda número uno yo soy privilegiado y puedo alimentarme muy bien, pero los que están debajo de mi piso ¿qué comen? Perdón la expresión, pero comen mierda y sobras que dejan los demás.

Es lo que está sucediendo y nos negamos a verlo, así tengas la casa llena de comida no interesa si los demás no tienen, lo importante es que lograste comprar cosas innecesarias con el fin de abastecerte. Un ejemplo muy evidente fue que ahora en esta crisis salí a comprar mercado e iba específicamente por unos huevos, y desafortunadamente no logré encontrar ni un solo lugar donde los vendieran, pero en días anteriores si veía a la gente salir con 6 o 7 cajas de forma exagerada. No comparto esa manera de actuar, me fui para la casa sin huevos y pensando en que varias personas deben tener surtido su mercado sin notar que otras cuantas se quedaron sin el alimento.  

Muchos de los que han llegado a este punto del texto ya sabrán de qué película estoy hablando, si digo que me enfoco en el más allá es porque veo cómo los individuos están actuando ahora con los productos, la idea no es surtir de mercado la casa, pero al ver estanterías vacías debe producir miedo el no hacer o no tener lo que los sujetos están llevando a sus hogares, es lo que provoca euforia unos a otros tal y como aparece en la película.

Es un género de ciencia ficción que muestra la violencia y el consumo que tienen estos presos, ahora vivimos encerrados y es una réplica de comportamientos, las personas siguen lo que hacen los otros sin tener un motivo o razón del por qué lo hacen, de igual forma este tipo de conductas deberían cambiar en nosotros, puesto que el actuar con miedo y sin una razón no conlleva a nada.

¿Cómo se convierte un producto en deseo? En la película el deseo es la comida, si repartieran por porciones iguales alcanzaría para todo mundo; sin embargo, al ver escasez en los niveles más bajos, actuaban como si fueran dementes; y como no actuar así si se morían de hambre todo un mes. Lo mismo pasa cuando los estantes están vacíos, el comportamiento es perturbante por sentir que la escasez de tal producto nos hará morir de hambre.

¿Cómo se puede ayudar?  La idea es que cada ser humano tome conciencia de lo que está sucediendo, y logre entender que la situación afecta en gran medida a los más vulnerables, como lo son los trabajadores informales, los prestadores de servicios, contratistas, entre otros; a pesar de que las ayudas del gobierno intentan abastecer a la mayor población posible, o eso nos hacen creer. Por eso se debe manifestar la solidaridad a través de ayudas humanitarias ya sea por recolección de recursos económicos o en especie. Para esto se puede optar por la creación de fondos o fundaciones encargadas de reunir dichas ayudas para estas personas que lo necesitan.

Es así como llegué a la conclusión de que un momento de desespero y de falta de comida nos llevará a no tener límites y pasaremos por encima de las personas, sin solidaridad, como sucedió en la película El Hoyo, sería bueno hacer un cambio en nosotros desde ya y no esperar en un futuro.

Foto: Netflix

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia