logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

¿Sabrán que este lugar existe?

Desierto La Guajira

Por: Brayan Gómez G.

Tuve la oportunidad de hacer un pequeño viaje al departamento de La Guajira, donde, junto a otras personas, pudimos ser testigos de uno de los paisajes más hermosos que pueda tener el territorio colombiano. Playas paradisíacas acompañadas por un mar azul turquesa, kilómetros de desiertos que contrastan con pequeñas montañas que se divisan a lo lejos, pero también, pudimos ver el abandono y desolación que vive uno de los departamentos más ricos en recursos naturales como lo es La Guajira, territorio casi exclusivo del pueblo indígena Wayúu.

“¿El gobierno sabrá que está gente está aquí? ¿Sabrán que este lugar existe?” Fueron algunos de los interrogantes que salían al aire al momento de recorrer los desiertos de esta tierra maravillosa. Sin embargo, al llegar a Riohacha, capital del departamento de la Guajira, no se logra dimensionar qué tan abandonada está esta tierra ya que, al parecer, solo hasta la capital ha llegado la mano de la civilización como la conocemos en las grandes ciudades.

Solo unos kilómetros más adelante, comienzan a aparecer las imágenes tristes; esas imágenes que todos hemos visto en televisión o en fotos de prensa de pobreza, de abandono, niños pidiendo comida, etc.  A pesar de que estas imágenes, por desgracia, son la cruel realidad de lo que se vive en este lugar, hay un común denominador en el que sus habitantes concuerdan al indagar por su situación: “Aquí el problema no es de plata, la Guajira tiene recursos de todo y para todo, el verdadero problema es el agua”, comenta Blas, un guía nativo de la región que nos acompañó en este viaje.

El agua, ese recurso primordial que para todos debería ser un derecho más que garantizado, aquí no lo es. Y esto se evidencia aun más, cuando por nuestro paso por las carreteras improvisadas y hechas por la misma naturaleza, se logra ver a los niños y adultos de este pueblo indígena, realizando una especie de retenes artesanales, sujetando una cuerda a un palo para no dejar pasar los vehículos hasta que el conductor o sus ocupantes les entreguen algo, en este caso, ese tesoro tan preciado para ellos y tan desperdiciado por nosotros; bolsas de agua que, desde un principio, nuestro guía recomendó comprar, advirtiéndonos de estos “peajes” de los Wayúu.

Lo más triste de esto es que por más de 25 años La Guajira, departamento rico en producción de carbón, gas y sal, ha recibido aproximadamente 8 billones de pesos en regalías, pero estos recursos, que uno pensaría que debieron destinarse a sectores como salud, educación y agua potable, ni los municipios ni el departamento recibieron esa totalidad y por ende no se lograron cumplir los objetivos de disminuir los índices de necesidades básicas insatisfechas en la región.

Es aquí donde todos nos preguntamos: ¿qué puede estar pasando con estos recursos?, ¿quién se está robando el agua? Pues resulta que, según los mismos habitantes de la región, e incluso varias investigaciones periodísticas, indican que el agua que es tratada para el consumo de las personas y que proviene del Rio Ranchería, está siendo robada y utilizada para regar cultivos de fincas en la región. Como siempre en este país, los más adinerados apropiándose por completo de lo poco que tienen las clases menos favorecidas. Eso sí, durante nuestro recorrido, no pudimos llevar la cuenta de las pancartas y propagandas políticas de X o Y partido avalando a esos lagartos en busca de esos votos para llegar al poder. Solo ahí es visible la comunidad Wayúu, donde hasta el último extremo de este país, como lo es el Faro de Punta Gallinas, se pueden ver las fotos de estos señores acompañados por sus logos de partido político.

Sin embargo, para las personas que vivimos al interior del país, es muy complicado conocer este tipo de situaciones que se viven La Guajira. No imagino si el presidente Duque tiene conocimiento exacto de las problemáticas de esta región, seguramente esté ocupado en otros asuntos en Panaca o Venezuela. No obstante, nosotros, a pesar de estar tan lejos, podemos aportar un poco con el ahorro de agua y energía ya que, como ya lo mencioné, este recurso, muchas veces nosotros lo desperdiciamos y para los habitantes de esta región que es escaso, es más que un tesoro.

Por eso la invitación es a que ahorremos agua desde nuestras casas, si viajan, intentar reutilizar envases y reabastecer la misma botella, no demorarse en la ducha, etc. Esos consejos que vemos a diario en diferentes campañas, incluso, paradójicamente también del gobierno, puede que para nosotros sea una acción mínima, pero son acciones que ayudan bastante a zonas que tal vez el gobierno no sabe que existen.

Foto: Brayan Gómez G.

OPINIÓN

ACTUALIDAD

¿Sabrán que este lugar existe?

Desierto La Guajira

Por: Brayan Gómez G.

Tuve la oportunidad de hacer un pequeño viaje al departamento de La Guajira, donde, junto a otras personas, pudimos ser testigos de uno de los paisajes más hermosos que pueda tener el territorio colombiano. Playas paradisíacas acompañadas por un mar azul turquesa, kilómetros de desiertos que contrastan con pequeñas montañas que se divisan a lo lejos, pero también, pudimos ver el abandono y desolación que vive uno de los departamentos más ricos en recursos naturales como lo es La Guajira, territorio casi exclusivo del pueblo indígena Wayúu.

“¿El gobierno sabrá que está gente está aquí? ¿Sabrán que este lugar existe?” Fueron algunos de los interrogantes que salían al aire al momento de recorrer los desiertos de esta tierra maravillosa. Sin embargo, al llegar a Riohacha, capital del departamento de la Guajira, no se logra dimensionar qué tan abandonada está esta tierra ya que, al parecer, solo hasta la capital ha llegado la mano de la civilización como la conocemos en las grandes ciudades.

Solo unos kilómetros más adelante, comienzan a aparecer las imágenes tristes; esas imágenes que todos hemos visto en televisión o en fotos de prensa de pobreza, de abandono, niños pidiendo comida, etc.  A pesar de que estas imágenes, por desgracia, son la cruel realidad de lo que se vive en este lugar, hay un común denominador en el que sus habitantes concuerdan al indagar por su situación: “Aquí el problema no es de plata, la Guajira tiene recursos de todo y para todo, el verdadero problema es el agua”, comenta Blas, un guía nativo de la región que nos acompañó en este viaje.

El agua, ese recurso primordial que para todos debería ser un derecho más que garantizado, aquí no lo es. Y esto se evidencia aun más, cuando por nuestro paso por las carreteras improvisadas y hechas por la misma naturaleza, se logra ver a los niños y adultos de este pueblo indígena, realizando una especie de retenes artesanales, sujetando una cuerda a un palo para no dejar pasar los vehículos hasta que el conductor o sus ocupantes les entreguen algo, en este caso, ese tesoro tan preciado para ellos y tan desperdiciado por nosotros; bolsas de agua que, desde un principio, nuestro guía recomendó comprar, advirtiéndonos de estos “peajes” de los Wayúu.

Lo más triste de esto es que por más de 25 años La Guajira, departamento rico en producción de carbón, gas y sal, ha recibido aproximadamente 8 billones de pesos en regalías, pero estos recursos, que uno pensaría que debieron destinarse a sectores como salud, educación y agua potable, ni los municipios ni el departamento recibieron esa totalidad y por ende no se lograron cumplir los objetivos de disminuir los índices de necesidades básicas insatisfechas en la región.

Es aquí donde todos nos preguntamos: ¿qué puede estar pasando con estos recursos?, ¿quién se está robando el agua? Pues resulta que, según los mismos habitantes de la región, e incluso varias investigaciones periodísticas, indican que el agua que es tratada para el consumo de las personas y que proviene del Rio Ranchería, está siendo robada y utilizada para regar cultivos de fincas en la región. Como siempre en este país, los más adinerados apropiándose por completo de lo poco que tienen las clases menos favorecidas. Eso sí, durante nuestro recorrido, no pudimos llevar la cuenta de las pancartas y propagandas políticas de X o Y partido avalando a esos lagartos en busca de esos votos para llegar al poder. Solo ahí es visible la comunidad Wayúu, donde hasta el último extremo de este país, como lo es el Faro de Punta Gallinas, se pueden ver las fotos de estos señores acompañados por sus logos de partido político.

Sin embargo, para las personas que vivimos al interior del país, es muy complicado conocer este tipo de situaciones que se viven La Guajira. No imagino si el presidente Duque tiene conocimiento exacto de las problemáticas de esta región, seguramente esté ocupado en otros asuntos en Panaca o Venezuela. No obstante, nosotros, a pesar de estar tan lejos, podemos aportar un poco con el ahorro de agua y energía ya que, como ya lo mencioné, este recurso, muchas veces nosotros lo desperdiciamos y para los habitantes de esta región que es escaso, es más que un tesoro.

Por eso la invitación es a que ahorremos agua desde nuestras casas, si viajan, intentar reutilizar envases y reabastecer la misma botella, no demorarse en la ducha, etc. Esos consejos que vemos a diario en diferentes campañas, incluso, paradójicamente también del gobierno, puede que para nosotros sea una acción mínima, pero son acciones que ayudan bastante a zonas que tal vez el gobierno no sabe que existen.

Foto: Brayan Gómez G.

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia