logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Aborto libre, seguro, sin condiciones ni presiones

AbortoPor: Paula Daniela Polanía

A pesar de la existencia de la sentencia C-355 de 2006 que enmarca el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, aún hay muchas barreras en su implementación.

Hace ya algunas semanas que un nuevo caso vivificó el tema de la interrupción del embarazo en Colombia con el caso de una mujer de 22 años en Popayán,quien decidió interrumpir su embarazo con 7 meses de gestación, debido a un diagnóstico de depresión certificado respectivamente por su médico. Pese a esto, su expareja y padre del feto se negó a permitir que dicha interrupción se realizara liderando protestas frente a una clínica en Popayán, creando campañas en redes sociales y posteriormente abriendo un proceso judicial en contra de la mujer, por homicidio.

Esto genera muchas preguntas que resuenan aún con respecto al tema. La más relevante para mí es ¿en qué ejercicio de poder estamos inscritos o inscritas para decidir sobre los derechos, sobre el cuerpo, sobre la vida y el bienestar de la otra persona?

En Colombia el aborto es permitido bajo 3 causales:

1.Cuando el embarazo implica peligro para la vida de la mujer.

2. Cuando exista una malformación del feto que haga inviable su vida.

3. Cuando el embarazo es resultado de acceso carnal violento, de inseminación artificial no consentida o incesto.

Lo anterior nos permite ver que el caso de esta mujer era completamente legal, pues, como lo manifestó Profamilia en un comunicado, se inscribía en la primera causal de despenalización del aborto.

Presionar, obligar, incitar a una mujer a terminar o continuar con su embarazo sin su consentimiento es un acto supremamente violento, pone en riesgo su salud, su vida y su bienestar, la subyuga completamente como sujeto de derechos libre de decidir sobre lo que quiere hacer, sobre lo que quiere que pase con su cuerpo y sobre lo que cree que es lo mejor para su salud física, mental y emocional.

Sin embargo aunque el derecho es explícito, sigue siendo un tabú en la cultura, debido a unas construcciones sociales apoyadas en un sistema supremamente patriarcal y religioso que concibe a las mujeres como máquinas procreadoras y finalmente en estas construcciones sociales y culturales es que está el origen de gran parte de las barreras para el acceso.

Garantizar el acceso a un aborto seguro es fundamental, tiene todo que ver con el derecho a la vida, hace parte del derecho a la salud y, tal como lo menciona la Organización Mundial de la Salud, OMS, “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Es decir que en caso de que alguno de estos pilares se vea afectado o amenazado las mujeres tenemos derecho a interrumpir nuestro embarazo y nadie, ni nuestra familia, ni nuestros amigos, ni el Estado, ni la sociedad en general, ni nuestras parejas tienen la potestad de imponernos u obligarnos a tomar decisiones que nos ponen en situaciones de vulnerabilidad y violencia.

 

Foto: Dejusticia.org: https://www.dejusticia.org/column/una-victoria-feminista/

 

OPINIÓN

ACTUALIDAD

Aborto libre, seguro, sin condiciones ni presiones

AbortoPor: Paula Daniela Polanía

A pesar de la existencia de la sentencia C-355 de 2006 que enmarca el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, aún hay muchas barreras en su implementación.

Hace ya algunas semanas que un nuevo caso vivificó el tema de la interrupción del embarazo en Colombia con el caso de una mujer de 22 años en Popayán,quien decidió interrumpir su embarazo con 7 meses de gestación, debido a un diagnóstico de depresión certificado respectivamente por su médico. Pese a esto, su expareja y padre del feto se negó a permitir que dicha interrupción se realizara liderando protestas frente a una clínica en Popayán, creando campañas en redes sociales y posteriormente abriendo un proceso judicial en contra de la mujer, por homicidio.

Esto genera muchas preguntas que resuenan aún con respecto al tema. La más relevante para mí es ¿en qué ejercicio de poder estamos inscritos o inscritas para decidir sobre los derechos, sobre el cuerpo, sobre la vida y el bienestar de la otra persona?

En Colombia el aborto es permitido bajo 3 causales:

1.Cuando el embarazo implica peligro para la vida de la mujer.

2. Cuando exista una malformación del feto que haga inviable su vida.

3. Cuando el embarazo es resultado de acceso carnal violento, de inseminación artificial no consentida o incesto.

Lo anterior nos permite ver que el caso de esta mujer era completamente legal, pues, como lo manifestó Profamilia en un comunicado, se inscribía en la primera causal de despenalización del aborto.

Presionar, obligar, incitar a una mujer a terminar o continuar con su embarazo sin su consentimiento es un acto supremamente violento, pone en riesgo su salud, su vida y su bienestar, la subyuga completamente como sujeto de derechos libre de decidir sobre lo que quiere hacer, sobre lo que quiere que pase con su cuerpo y sobre lo que cree que es lo mejor para su salud física, mental y emocional.

Sin embargo aunque el derecho es explícito, sigue siendo un tabú en la cultura, debido a unas construcciones sociales apoyadas en un sistema supremamente patriarcal y religioso que concibe a las mujeres como máquinas procreadoras y finalmente en estas construcciones sociales y culturales es que está el origen de gran parte de las barreras para el acceso.

Garantizar el acceso a un aborto seguro es fundamental, tiene todo que ver con el derecho a la vida, hace parte del derecho a la salud y, tal como lo menciona la Organización Mundial de la Salud, OMS, “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Es decir que en caso de que alguno de estos pilares se vea afectado o amenazado las mujeres tenemos derecho a interrumpir nuestro embarazo y nadie, ni nuestra familia, ni nuestros amigos, ni el Estado, ni la sociedad en general, ni nuestras parejas tienen la potestad de imponernos u obligarnos a tomar decisiones que nos ponen en situaciones de vulnerabilidad y violencia.

 

Foto: Dejusticia.org: https://www.dejusticia.org/column/una-victoria-feminista/

 

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia