logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Apropiarnos, para construir a Bogotá

 

Apropiarnos, para construir a Bogotá

“Si ustedes los jóvenes no asumen la dirección de su propio país, nadie va a venir a salvarlo. ¡Nadie!”

Jaime Garzón.

 

 Texto: María Camila Hernández Lastra

Fotografía: Juan Camilo Rubiano Martínez

 

Que los jóvenes tenemos la capacidad, no solo de asumir, sino de tomar las riendas de nuestro país, o al menos de nuestra ciudad, es algo que no podemos negar, que nadie puede negar. El cuento está en comenzar a ser conscientes de eso, de la fuerza que tenemos cuando dejamos de ser sujetos individuales y pasamos a ser ciudadanos colectivos, del poder que surge de nosotros cuando nos apropiamos de nuestra ciudad, defendemos nuestros derechos y abogamos por lo que queremos y necesitamos.

El próximo 27 de Octubre serán las elecciones en Bogotá, y la vaina no podría estar más dividida y poco clara, sobre todo en este ambiente lúgubre en el que la política hace mucho dejó de tratarse sobre quién sirve más al pueblo y se volvió un sancocho de egoísmo y conflicto sucio, una competencia para ver quien desprestigia más al otro, quien ofende más, quien calumnia más, quien demerita más; una especie de ley del más fuerte donde los actos pesan poco y la labia reina mucho; una obra de teatro mal hecha en la que los titiriteros desde hace mucho salieron a la luz para evidenciar que nuestros candidatos, los cuatro, no son más que títeres de personajes que nunca entendieron el valor de la política.

Sin duda, Juanpis González, uno de los personajes más representativos de la actualidad colombiana, piensa lo mismo que Garzón respecto a los jóvenes, y tiene claros todos los matices oscuros de esta contienda electoral. Por eso, fuimos invitados decenas de estudiantes de Comunicación Social y Periodismo de distintas universidades de Bogotá al D-bate realizado por Juanpis con 3 de los 4 candidatos a la alcaldía de Bogotá para el periodo 2020 – 2023: Claudia López, por Alianza Verde; Carlos Fernando Galán, quien se autodenomina “candidato independiente” (aunque todos sabemos que no es así); y Miguel Uribe Turbay, candidato del Centro democrático (aunque a veces le den arranques y lo niegue) asistieron al debate y contaron, aunque muy rápido y de una manera muy poco profunda, algunas de sus propuestas planteadas para la alcaldía de la capital. El cuarto candidato, Hollman Morris, por Colombia Humana – UP, nunca apareció. Lástima, hubiera sido quizás más divertida la cosa.

Lo mejor de Juanpis es que, aunque en algunas ocasiones cae en una tónica del sentido del chiste, ese chiste tonto y de relleno al que estamos acostumbrados los colombianos, la mayoría del tiempo realiza un ejercicio de humor asertivo que logra revelar la realidad de la política colombiana, y en este caso, logró hurgar en todos los vacíos y falacias de cada uno de los candidatos.

Problemáticas tan importantes para la ciudad como la situación del relleno sanitario Doña Juana que afecta a las comunidades y los barrios aledaños; la inmigración venezolana, que ya concentra 300.000 venezolanos solamente en Bogotá y ha traído crisis en temas de seguridad y empleabilidad; el porte de la dosis mínima de sustancias psicoactivas y el consumo en espacio público de estas; el metro, queridísimo metro que, o nunca veremos, o lo veremos hecho a las carreras y muy mal; la posibilidad de urbanizar la reserva Van Der Hammen, continuando con el legado de atropellar la naturaleza; y la inclusión/exclusión de la comunidad LGBTI de las políticas públicas, entre otras, fueron habladas dentro del debate y se plantearon respectivas propuestas de los candidatos para la solución a dichas crisis. Aunque sabemos que algunos solo  practicaban sus mentiras y cuando lleguen al poder, no cumplirán ni la mitad de lo que dijeron.

Peleas, hubo. Respuestas ilógicas, también. Se destaparon algunas ollas, de esas que huelen mal y se empeñan en ocultar; y se lanzaron “sutilmente”, unas cuantas indirectas para los candidatos. Varios regalitos se hicieron: A mini Uribito le regalaron un milloncito y algo de votos comprados, para que siga por el camino que va, un camino corrupto que acostumbra recorrer su partido y su gente; a Claudia unas góticas tranquilizadoras, para que deje de pelear tanto y le baje tres revoluciones a su discurso, para que deje de reproducir esa idea de que el empoderamiento femenino solo se logra alzando la voz, de una manera muy literal; a Galán, una fotografía con sus dos papitos, el verdadero y el adoptivo, Germán Vargas Lleras, para que ni él ni los Bogotanos olvidemos que clase de políticos andan pegaditos a su espalda, así se autoproclame independiente; y a Hollman, aunque no haya ido, le compraron unos Ferragamo, para que gobierne en sus zapatos propios y la Colombia humana no caiga en el mismo juego de ciertos personajitos que ya conocemos y no se vaya a volver “El que diga Petro”.

En sí, el D-bate fue un espacio perfecto para que los tres peñalosistas se sacaran los trapitos al sol, a ver cuál era más peñalosista que el otro; para reafirmar que Miguel Uribe es un títere del otro Uribe y de la misma hegemonía ortodoxa de siempre, y que no tiene nada de sentido del humor, pero si unas dosis exageradas de ego y petulancia; que Claudia en algunos temas es igual de tibia a Fajardo; que Galán continua creyendo que somos bobos con su cuentico de independiente, cuando a toda costa se ve que lo han avalado los más politiqueros del país; y de Hollman, no se puede decir mucho, porque brilló fue por su ausencia.

¿Qué la cosa está difícil? Dificilísima cuando hay 3 candidatos peñalosistas y uno que no lo es pero que muy probablemente ya perdió esta vuelta. Sin embargo, creo que el panorama se hizo un poco más claro. O bueno, ojalá haya sido así. Solo basta con observar y analizar los pequeños detalles de cada una de las propuestas, analizar a fondo quienes son los candidatos y que es lo que verdaderamente han hecho, para poder encontrar las diferencias entre uno y otro.

El mensaje de Juanpis es clarísimo al habernos invitado: nosotros, LOS JOVENES, tenemos la oportunidad de cambiar el rumbo de la ciudad en aspectos muy importantes si así lo decidimos, de apropiarnos de este territorio y de este escenario político, y si nos volvemos conscientes de esto podemos encaminar la próxima alcaldía hacia unos pilares de desarrollo sostenible reales, que motiven y trabajen bajo la idea de acciones y decisiones responsables de los ciudadanos y la sociedad en general, para que el desarrollo socioeconómico vaya ligado al respeto y a la justicia social y ambiental.  El 27 de octubre, después de haber visto el D-bate, debemos tener claro que opciones son las mejores, y cuales no lo son si queremos verdaderamente proteger nuestra naturaleza, velar por la inclusión de minorías a las políticas públicas, fomentar la calidad y la oferta de la educación, y crear un ambiente  de armonía  y de sostenibilidad verdadero, o al menos mejor que el “desarrollo sostenible” actual de Peñalosa, ese que tanto nos metió por los ojos y al final… nunca apareció. 

 

1

La difusión, la información, la propaganda, son extraordinarias. Los medios son numerosos y permiten realizar el trabajo fácilmente. Pero es necesario ir dosificándolos para evitar la saturación; es necesario utilizarlos lentamente, de acuerdo con la necesidad.

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.

 

2

La lucha general es la estratégica y la lucha particularizada es la táctica.

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.

 

3

Los partidos políticos triunfan o son destruidos por sus conductores. Cuando un partido político se viene abajo, no es el partido político quien tiene la culpa, sino el conductor.

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.

 

4

La acción política es una lucha de voluntades. ¿Cuáles obedecen a nuestra voluntad y cuales a la voluntad contraria a la nuestra?

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.

 

5

No hay recetas para conducir pueblos, ni hay libros que aconsejen cuáles son los procedimientos, para conducirlos. Los pueblos se conducen vívidamente, y los movimientos políticos se manejan conforme al momento, al lugar y a la capacidad de quienes ponen la acción para manejarlos. 

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.


 

6

La difusión, la información, la propaganda, son extraordinarias. Los medios son numerosos y permiten realizar el trabajo fácilmente. Pero es necesario ir dosificándolos para evitar la saturación; es necesario utilizarlos lentamente, de acuerdo con la necesidad.

 Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.


7

8

Los partidos políticos triunfan o son destruidos por sus conductores. Cuando un partido político se viene abajo, no es el partido político quien tiene la culpa, sino el conductor.

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.

 

10

La información es todo un arte. Cómo captar. Cómo descartar. Porque hay en la noticia, en el rumor, en todas esas cosas una acción sobre la que ha de decidir. Es necesario aislar lo que no conviene y hacer llegar solamente lo que conviene.

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.


OPINIÓN

ACTUALIDAD

Apropiarnos, para construir a Bogotá

 

Apropiarnos, para construir a Bogotá

“Si ustedes los jóvenes no asumen la dirección de su propio país, nadie va a venir a salvarlo. ¡Nadie!”

Jaime Garzón.

 

 Texto: María Camila Hernández Lastra

Fotografía: Juan Camilo Rubiano Martínez

 

Que los jóvenes tenemos la capacidad, no solo de asumir, sino de tomar las riendas de nuestro país, o al menos de nuestra ciudad, es algo que no podemos negar, que nadie puede negar. El cuento está en comenzar a ser conscientes de eso, de la fuerza que tenemos cuando dejamos de ser sujetos individuales y pasamos a ser ciudadanos colectivos, del poder que surge de nosotros cuando nos apropiamos de nuestra ciudad, defendemos nuestros derechos y abogamos por lo que queremos y necesitamos.

El próximo 27 de Octubre serán las elecciones en Bogotá, y la vaina no podría estar más dividida y poco clara, sobre todo en este ambiente lúgubre en el que la política hace mucho dejó de tratarse sobre quién sirve más al pueblo y se volvió un sancocho de egoísmo y conflicto sucio, una competencia para ver quien desprestigia más al otro, quien ofende más, quien calumnia más, quien demerita más; una especie de ley del más fuerte donde los actos pesan poco y la labia reina mucho; una obra de teatro mal hecha en la que los titiriteros desde hace mucho salieron a la luz para evidenciar que nuestros candidatos, los cuatro, no son más que títeres de personajes que nunca entendieron el valor de la política.

Sin duda, Juanpis González, uno de los personajes más representativos de la actualidad colombiana, piensa lo mismo que Garzón respecto a los jóvenes, y tiene claros todos los matices oscuros de esta contienda electoral. Por eso, fuimos invitados decenas de estudiantes de Comunicación Social y Periodismo de distintas universidades de Bogotá al D-bate realizado por Juanpis con 3 de los 4 candidatos a la alcaldía de Bogotá para el periodo 2020 – 2023: Claudia López, por Alianza Verde; Carlos Fernando Galán, quien se autodenomina “candidato independiente” (aunque todos sabemos que no es así); y Miguel Uribe Turbay, candidato del Centro democrático (aunque a veces le den arranques y lo niegue) asistieron al debate y contaron, aunque muy rápido y de una manera muy poco profunda, algunas de sus propuestas planteadas para la alcaldía de la capital. El cuarto candidato, Hollman Morris, por Colombia Humana – UP, nunca apareció. Lástima, hubiera sido quizás más divertida la cosa.

Lo mejor de Juanpis es que, aunque en algunas ocasiones cae en una tónica del sentido del chiste, ese chiste tonto y de relleno al que estamos acostumbrados los colombianos, la mayoría del tiempo realiza un ejercicio de humor asertivo que logra revelar la realidad de la política colombiana, y en este caso, logró hurgar en todos los vacíos y falacias de cada uno de los candidatos.

Problemáticas tan importantes para la ciudad como la situación del relleno sanitario Doña Juana que afecta a las comunidades y los barrios aledaños; la inmigración venezolana, que ya concentra 300.000 venezolanos solamente en Bogotá y ha traído crisis en temas de seguridad y empleabilidad; el porte de la dosis mínima de sustancias psicoactivas y el consumo en espacio público de estas; el metro, queridísimo metro que, o nunca veremos, o lo veremos hecho a las carreras y muy mal; la posibilidad de urbanizar la reserva Van Der Hammen, continuando con el legado de atropellar la naturaleza; y la inclusión/exclusión de la comunidad LGBTI de las políticas públicas, entre otras, fueron habladas dentro del debate y se plantearon respectivas propuestas de los candidatos para la solución a dichas crisis. Aunque sabemos que algunos solo  practicaban sus mentiras y cuando lleguen al poder, no cumplirán ni la mitad de lo que dijeron.

Peleas, hubo. Respuestas ilógicas, también. Se destaparon algunas ollas, de esas que huelen mal y se empeñan en ocultar; y se lanzaron “sutilmente”, unas cuantas indirectas para los candidatos. Varios regalitos se hicieron: A mini Uribito le regalaron un milloncito y algo de votos comprados, para que siga por el camino que va, un camino corrupto que acostumbra recorrer su partido y su gente; a Claudia unas góticas tranquilizadoras, para que deje de pelear tanto y le baje tres revoluciones a su discurso, para que deje de reproducir esa idea de que el empoderamiento femenino solo se logra alzando la voz, de una manera muy literal; a Galán, una fotografía con sus dos papitos, el verdadero y el adoptivo, Germán Vargas Lleras, para que ni él ni los Bogotanos olvidemos que clase de políticos andan pegaditos a su espalda, así se autoproclame independiente; y a Hollman, aunque no haya ido, le compraron unos Ferragamo, para que gobierne en sus zapatos propios y la Colombia humana no caiga en el mismo juego de ciertos personajitos que ya conocemos y no se vaya a volver “El que diga Petro”.

En sí, el D-bate fue un espacio perfecto para que los tres peñalosistas se sacaran los trapitos al sol, a ver cuál era más peñalosista que el otro; para reafirmar que Miguel Uribe es un títere del otro Uribe y de la misma hegemonía ortodoxa de siempre, y que no tiene nada de sentido del humor, pero si unas dosis exageradas de ego y petulancia; que Claudia en algunos temas es igual de tibia a Fajardo; que Galán continua creyendo que somos bobos con su cuentico de independiente, cuando a toda costa se ve que lo han avalado los más politiqueros del país; y de Hollman, no se puede decir mucho, porque brilló fue por su ausencia.

¿Qué la cosa está difícil? Dificilísima cuando hay 3 candidatos peñalosistas y uno que no lo es pero que muy probablemente ya perdió esta vuelta. Sin embargo, creo que el panorama se hizo un poco más claro. O bueno, ojalá haya sido así. Solo basta con observar y analizar los pequeños detalles de cada una de las propuestas, analizar a fondo quienes son los candidatos y que es lo que verdaderamente han hecho, para poder encontrar las diferencias entre uno y otro.

El mensaje de Juanpis es clarísimo al habernos invitado: nosotros, LOS JOVENES, tenemos la oportunidad de cambiar el rumbo de la ciudad en aspectos muy importantes si así lo decidimos, de apropiarnos de este territorio y de este escenario político, y si nos volvemos conscientes de esto podemos encaminar la próxima alcaldía hacia unos pilares de desarrollo sostenible reales, que motiven y trabajen bajo la idea de acciones y decisiones responsables de los ciudadanos y la sociedad en general, para que el desarrollo socioeconómico vaya ligado al respeto y a la justicia social y ambiental.  El 27 de octubre, después de haber visto el D-bate, debemos tener claro que opciones son las mejores, y cuales no lo son si queremos verdaderamente proteger nuestra naturaleza, velar por la inclusión de minorías a las políticas públicas, fomentar la calidad y la oferta de la educación, y crear un ambiente  de armonía  y de sostenibilidad verdadero, o al menos mejor que el “desarrollo sostenible” actual de Peñalosa, ese que tanto nos metió por los ojos y al final… nunca apareció. 

 

1

La difusión, la información, la propaganda, son extraordinarias. Los medios son numerosos y permiten realizar el trabajo fácilmente. Pero es necesario ir dosificándolos para evitar la saturación; es necesario utilizarlos lentamente, de acuerdo con la necesidad.

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.

 

2

La lucha general es la estratégica y la lucha particularizada es la táctica.

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.

 

3

Los partidos políticos triunfan o son destruidos por sus conductores. Cuando un partido político se viene abajo, no es el partido político quien tiene la culpa, sino el conductor.

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.

 

4

La acción política es una lucha de voluntades. ¿Cuáles obedecen a nuestra voluntad y cuales a la voluntad contraria a la nuestra?

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.

 

5

No hay recetas para conducir pueblos, ni hay libros que aconsejen cuáles son los procedimientos, para conducirlos. Los pueblos se conducen vívidamente, y los movimientos políticos se manejan conforme al momento, al lugar y a la capacidad de quienes ponen la acción para manejarlos. 

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.


 

6

La difusión, la información, la propaganda, son extraordinarias. Los medios son numerosos y permiten realizar el trabajo fácilmente. Pero es necesario ir dosificándolos para evitar la saturación; es necesario utilizarlos lentamente, de acuerdo con la necesidad.

 Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.


7

8

Los partidos políticos triunfan o son destruidos por sus conductores. Cuando un partido político se viene abajo, no es el partido político quien tiene la culpa, sino el conductor.

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.

 

10

La información es todo un arte. Cómo captar. Cómo descartar. Porque hay en la noticia, en el rumor, en todas esas cosas una acción sobre la que ha de decidir. Es necesario aislar lo que no conviene y hacer llegar solamente lo que conviene.

Perón, Juan Domingo. Conducción Política, Escuela Superior de Conducción Política, 1952.


ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia