logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

La odisea de un vegetariano en una nación depredadora

franjatato

Por: Guillermo Saiz Avella

Cocinita verde

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en Colombia, una persona promedio consume entre 40 y 60 kilogramos de carne anualmente, lo que pone a la población colombiana como una sociedad que tiene la carne como su primer ítem de consumo. Pero qué sucede con aquellos que no consumen ni un gramo de carne, los vegetarianos o veganos, es acaso imposible para ellos sobrevivir en Colombia.

Ser vegetariano en este país se torna todo un dilema debido a la poca alternativa gastronómica, ni hablar de los veganos, quienes no consumen productos derivados de animales. Sin embargo, en todo el mundo el aumento de personas vegetarianas y veganas es realmente notorio y Colombia no es la excepción, aunque cada vez hay mayores posibilidades para consumir, opciones gastronómicas especialmente creadas para este público.

En la actualidad, aún persiste la discusión sobre si es absolutamente necesario consumir carne para llevar una vida saludable, lo realmente cierto es que no es necesario e incluso puede llegar a ser perjudicial en algunos casos, una muestra de ello fue el accionar de la Organización Mundial de la Salud a finales de 2015 que incluyó la carne procesada entre los alimentos que pueden causar cáncer, en concreto, de colon.

Si bien el tema de la salud atrae a varias personas a incursionar en el mundo vegetariano o vegano, existen otras influencias para tomar esta decisión, algunos consideran que no es ni ético ni moral violentar a otro ser si en realidad no existe necesidad alguna para hacerlo, para sobrevivir.

En el año 2016 Colombia aprobó la ley 1774, esta dictamina que los animales son seres sintientes y que no son cosas, por lo cual, en la presente ley, se tipifican como punibles algunas conductas relacionadas con el maltrato a los animales, y se establece un procedimiento sancionatorio de carácter judicial. Para Felipe Córdoba, vegano hace más de 5 años, esta ley no se aplica y supone demasiados vacíos de subjetividad a la hora de juzgar esas conductas punibles sobre el maltrato animal, efectivamente, es una ley que cuenta con vacíos, pero aún más importante no se ha logrado, que la población reconozca que los animales no son objetos.

Felipe Cordoba

Ahora bien, para los vegetarianos o veganos no es nada sencillo localizar un restaurante que cuente con un menú especial para ellos o que por lo menos contenga alguna opción vegana, los restaurantes que son veganos se encuentran en zonas específicas, en el caso capitalino este tipo de restaurantes se encuentran especialmente en la zona oriental de la ciudad, es casi imposible hallar un lugar vegano al occidente.

Como disidente alimentario de la carne y en mi experiencia de vegetariano melancólico, puedo decir que día tras día me encuentro en la travesía de encontrar un lugar que me permita poder comer a gusto y me ofrezca lo que deseo, existe todo un conflicto entre lo que me apetece consumir y lo que la demanda y oferta de la ciudad me ofrece, es por ello que siempre como en los mismos lugares, además de los mismos platos, resulta chocante no poder acceder a un menú variado que me permita deleitarme gastronómicamente, a diario me pregunto qué sucederá primero, un reconocer verdadero del otro (en este caso del vegetariano y vegano) o que una macroempresa vea en nosotros un negocio que se puede explotar a gran escala.

A pesar de estas realidades, el panorama parece ir cambiando, la demanda otorgará al vegetariano y vegano el espacio que precise y en definitiva se puede sobrevivir en esta odisea alimentaria, aun así, como lo dice Felipe Córdoba “nadie niega que el sabor de la carne es delicioso, el del queso, el de la leche, el de los huevos, pero hay algo mucho más importante, la vida”.

OPINIÓN

ACTUALIDAD

La odisea de un vegetariano en una nación depredadora

franjatato

Por: Guillermo Saiz Avella

Cocinita verde

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en Colombia, una persona promedio consume entre 40 y 60 kilogramos de carne anualmente, lo que pone a la población colombiana como una sociedad que tiene la carne como su primer ítem de consumo. Pero qué sucede con aquellos que no consumen ni un gramo de carne, los vegetarianos o veganos, es acaso imposible para ellos sobrevivir en Colombia.

Ser vegetariano en este país se torna todo un dilema debido a la poca alternativa gastronómica, ni hablar de los veganos, quienes no consumen productos derivados de animales. Sin embargo, en todo el mundo el aumento de personas vegetarianas y veganas es realmente notorio y Colombia no es la excepción, aunque cada vez hay mayores posibilidades para consumir, opciones gastronómicas especialmente creadas para este público.

En la actualidad, aún persiste la discusión sobre si es absolutamente necesario consumir carne para llevar una vida saludable, lo realmente cierto es que no es necesario e incluso puede llegar a ser perjudicial en algunos casos, una muestra de ello fue el accionar de la Organización Mundial de la Salud a finales de 2015 que incluyó la carne procesada entre los alimentos que pueden causar cáncer, en concreto, de colon.

Si bien el tema de la salud atrae a varias personas a incursionar en el mundo vegetariano o vegano, existen otras influencias para tomar esta decisión, algunos consideran que no es ni ético ni moral violentar a otro ser si en realidad no existe necesidad alguna para hacerlo, para sobrevivir.

En el año 2016 Colombia aprobó la ley 1774, esta dictamina que los animales son seres sintientes y que no son cosas, por lo cual, en la presente ley, se tipifican como punibles algunas conductas relacionadas con el maltrato a los animales, y se establece un procedimiento sancionatorio de carácter judicial. Para Felipe Córdoba, vegano hace más de 5 años, esta ley no se aplica y supone demasiados vacíos de subjetividad a la hora de juzgar esas conductas punibles sobre el maltrato animal, efectivamente, es una ley que cuenta con vacíos, pero aún más importante no se ha logrado, que la población reconozca que los animales no son objetos.

Felipe Cordoba

Ahora bien, para los vegetarianos o veganos no es nada sencillo localizar un restaurante que cuente con un menú especial para ellos o que por lo menos contenga alguna opción vegana, los restaurantes que son veganos se encuentran en zonas específicas, en el caso capitalino este tipo de restaurantes se encuentran especialmente en la zona oriental de la ciudad, es casi imposible hallar un lugar vegano al occidente.

Como disidente alimentario de la carne y en mi experiencia de vegetariano melancólico, puedo decir que día tras día me encuentro en la travesía de encontrar un lugar que me permita poder comer a gusto y me ofrezca lo que deseo, existe todo un conflicto entre lo que me apetece consumir y lo que la demanda y oferta de la ciudad me ofrece, es por ello que siempre como en los mismos lugares, además de los mismos platos, resulta chocante no poder acceder a un menú variado que me permita deleitarme gastronómicamente, a diario me pregunto qué sucederá primero, un reconocer verdadero del otro (en este caso del vegetariano y vegano) o que una macroempresa vea en nosotros un negocio que se puede explotar a gran escala.

A pesar de estas realidades, el panorama parece ir cambiando, la demanda otorgará al vegetariano y vegano el espacio que precise y en definitiva se puede sobrevivir en esta odisea alimentaria, aun así, como lo dice Felipe Córdoba “nadie niega que el sabor de la carne es delicioso, el del queso, el de la leche, el de los huevos, pero hay algo mucho más importante, la vida”.

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia