logo ucentral

2 1para portada

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Comunicación y poder (Línea de profundización)

Análisis de informaciónIntroducción

El siguiente documento es una elaboración producto de la reflexión teórica y práctica sobre el programa de Comunicación Social y Periodismo, así como de la pregunta por la Comunicación como disciplina; los aportes que se presentan a continuación recogen el trabajo de docentes de la línea Formas de Expresión en los Público- FEB y de Poder y juego, entre ellos, Martha Mejía, Paola Niño, Ramiro Leguízamo y Diana Oliveros; además de las discusiones en torno al PAP 1 realizadas durante el intersemestral  y coordinadas por Jorge Alberto Palomino con los aportes de Mónica Cuervo Prados. No obstante, este documento se considera una guía que debe enfrentar las transformaciones de un campo tan dinámico como lo es el de comunicación. 

La línea de Comunicación y Poder es parte de las líneas de profundización que posee el Departamento de Comunicación Social y Periodismo, de la Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Arte de la Universidad Central. Esta línea nace de la unión de la línea de Formas de Expresión en lo público y de Poder y Juego, por lo tanto, ha buscado tejer relaciones entre los conceptos, preguntas y propuestas de estas, y  se espera que lo contenido aquí, logre un equilibrio entre estas propuestas y proponga una incluyente actualización, de acuerdo a los ajustes requeridos por el proceso de evaluación, que entre otras cosas, busca incrementar la interdisciplinariedad y flexibilidad e intensificar la formación integral a partir de la selección de temas y problemas en relación con: la cultura, la identidad y la memoria, contemplando un contexto de conflicto y posconflicto desde los ámbitos de economía, política y Tecnologías de la Información y la Comunicación; ciudadanía y democracia, vinculados a reflexiones desde la comunicación.

Principios básicos de la línea

Los principios son entendidos como los pilares sobre los cuales se construye la línea, estos se trazan desde la misión de la universidad, el PEI, el Programa curricular de la carrera y el PAP 1 y 2.

De acuerdo con la misión de la universidad, se pretende contribuir a la “formación integral de individuos críticos, creativos, innovadores, sensibles, comprometidos con un proyecto de ciudad y de país ecológicamente viable, productivo, democrático, plural y solidario, y con una comprensión crítica de la realidad latinoamericana”; además, de los principios de equidad e integralidad. La equidad es entendida como uno de sus propósitos esenciales para lograr una sociedad más equitativa y; la integralidad que implica adoptar una idea de experiencia vinculada al pensamiento reflexivo distanciado del sentido común y de la inmediatez de la vida cotidiana.

El segundo pilar de la línea parte del PEI de la Universidad Central,  del cual se destaca el sentido de la educación hacia la formación en y para la democracia, la crítica, la participación y el disentimiento, el reconocimiento de la diversidad y la re-construcción de sentido; orientado por los principios de equidad e integralidad, desde una perspectiva global, latinoamericana y local.  Es desde esta perspectiva, educar, es disponer y organizar la experiencia de formación integral y humanista, abierta a la diversidad y a la creatividad en la constitución del ciudadano y del comunicador. Su concepto nuclear es la idea de proyecto, entendido como movimiento permanente desde lo real existente (saber empírico), hacia el real posible (conjuga un saber y un poder), que se materializa en un real transformado (el sujeto). Esto conduce a una propuesta curricular y pedagógica que permite la construcción de procesos a partir de preguntas y problemas que suponen una formación para la investigación, soportada en la escritura como herramienta del pensamiento para la re-construcción de sentido sobre el sujeto y la sociedad.

Es así, como el Programa curricular que es integrado por el desarrollo conceptual sobre el objeto de la comunicación, por la propuesta de acción en cuanto a dinámicas pedagógicas, investigativas y de extensión, así como por los diferentes PDA o Programas de Desarrollo Curricular se constituye como el tercer pilar que pretende garantizar espacios y dinámicas convergentes orientadas a establecer vínculos entre la misión de la universidad, las propuestas y diferenciación que propone el departamento y las demandas sociales sobre el comunicador.  La revisión dada durante el proceso de evaluación pretende: a)  Desarrollar consistencias entre el desarrollo de competencias en investigación, mediación y producción y la ruta formativa; b) Generar consistencia de las prácticas profesionales, como dispositivos pedagógicos, con los proyectos de las líneas de profundización;  c) Encontrar coherencia en la relación entre líneas de profundización, proyectos integrados y experimentales, prácticas profesionales y opciones de grado; d) Analizar y fortalecer la relación entre los espacios formativos, las líneas de profundización y el desarrollo de competencias, en el desarrollo de la ruta formativa y e) Una revisión profunda de las demandas sociales en relación con el perfil de egreso, así como de los microcurrículos para evidenciar relaciones de complementariedad entre los espacios académicos, eliminación de redundancias y mejor aprovechamiento de los créditos académicos.

Y el último pilar está fundamentado por  los PAP que, aunque deben ser actualizados, permiten discernir los elementos que constituyen el componente nuclear del plan de estudios, con lo cual es posible eliminar las redundancias observadas y distribuir en mejor forma los créditos académicos, además de depurar las líneas de profundización en consonancia con las demandas sociales actuales y potenciales; afinar los perfiles de egreso y lograr una relación orgánica entre las prácticas, la investigación y la interacción social del programa.  Para esta conceptualización sobre la línea, tomaremos cinco aspectos que consideramos necesarios y que generan impacto o afectación sobre las demandas sociales desde el ámbito profesional y laboral, los que se originan en el campo de la comunicación y las demandas realizadas al programa.

La comprensión de la relación de línea en relación al plan de estudios se expresa más claramente en el mapa conceptual del plan de estudios,  dibuja el camino que transita el estudiante, desde la reflexión conceptual, en la cual se enfatiza en los primeros niveles, hasta el diseño y experimentación, que adquiere mayor fuerza al finalizar la ruta formativa. El recorrido se encuentra atravesado por la producción estética y los rangos en los cuales enfatiza los establecen las acciones de investigación y mediación, así como la orientación ética y política del campo de estudio, tal y como se observan en la siguiente Ilustración.

Ilustración 1. Mapa conceptual del plan de estudios

Fuente: Proyecto Académico de Programa Comunicación Social y Periodismo, 2005

A partir de este mapa se muestran las posibles rutas y relaciones de los espacios formativos con las líneas de profundización, en relación a las competencias, y de éstas hacia la conformación del perfil de egreso del estudiante a partir de las demandas, el campo de comunicación y la particularidad de los objetivos del departamento de Comunicación Social y Periodismo.

Ilustración 2. Líneas y trayectos en el plan de estudios

Fuente: Proyecto Académico de Programa Comunicación Social y Periodismo, 2014

La línea de Comunicación y poder se presenta de forma trasversal a las otras líneas del departamento y está enmarcada entre la formación teórica, la acción y la producción estética desde la profundización en la categoría de las mediaciones y poderes

1) La tensión inclusión – exclusión promovida por el aumento de la distancia económica, política, social y cultural en la relación centro del poder - periferia y en la cual los sujetos se ubican en espacios diferenciados y distantes. Para la línea, el reto es ampliar la acción social y política, en espacios de diálogo y debate colectivo entre interlocutores para la formulación de políticas sociales, desde la diversidad y hacia la posibilidad de construir nuevas formas de gestionar, ver, expresar y abordar su constitución como sujetos políticos y civiles; 2) Democracia y movimientos sociales, en el sentido de  la reapropiación que los movimientos hacen de lo político como un asunto público en la construcción de democracia como expresión de sus formas de participación y decisión; la relación política y comunicativa entre movimientos sociales globales y organizaciones sociales locales. El reto para la línea es promover formas de interacción entre colectivos y sujetos para la construcción de sociedad civil como espacios de relación; aquí, se requiere una comunicación que sobrepase el uso instrumental de dispositivos y el espacio limitante de los oficios profesionales diferenciados y distantes; 3) La tensión Conflicto - posconflicto, que genera toda una nueva visión de definición del contexto y de la acción, donde la comunicación en su función de construcción de sentido se vuelve fundamental para la interpretación del acontecimiento y de la posición de los sujetos.

Desde el ámbito profesional, el reto se centra en: la producción y gestión de la información; la dinamización de las organizaciones para el cambio social y la Integralidad de la gestión en términos éticos. El paso dela producción a la gestión de información es el reto de asumir una posición crítica frente a la información en relación con la constitución de sujetos políticos, para identificar formas de olvido o distorsión de la información que promueven la consolidación de discursos hegemónicos y el ocultamiento de voces alternas o disidentes; supone la orientación hacia la gestión de comunidades generadoras de contenidos para pasar de la información a la expresión; es el paso de la información a la comunicación, en el papel que juegan los sujetos en su desarrollo. Impone la urgencia por involucrar avances del campo del periodismo ciudadano y la comunicación pública.

El dinamizar la organización. Aquí el reto es pasar del operador de información al gestor de comunicación que orienta la mediación hacia los modos de interacción entre los sujetos, en relación con la organización y su entorno. La dinámica expone la urgencia por pensar la gestión de la comunicación para organizaciones en red, incorporando para ello los avances en términos de comunicación organizacional, para el desarrollo y cambio social.

La Integralidad de la gestión en términos éticos (coherencia e integridad), estéticos (integrante en relación con los sujetos, de manera consistente) y políticos (proyección y congruencia). Desde un enfoque comunicativo, la línea debe superar la delimitación especializada entre comunicadores periodistas y organizacionales, para entrar en una dinámica que permita pensar la comunicación desde estos saberes y hacia la constitución de un escenario de acción más amplio e incluyente, como es la demanda social, así no se constituya en la demanda de los grandes medios y las grandes corporaciones.

Las demandas desde el programa parten de los fundamentos básicos y desde la misma concepción del campo de estudio, es así como se considera la gestión de la comunicación para el cambio social que permita la construcción de lo público para  la transformación social, en un contexto que busca la resolución de la exclusión y la desigualdad social, aportando a la diferencia y diversidad individual y grupal. Para tales propósitos se hace urgente la apertura de espacios de interlocución, donde el discurso y las formas simbólicas permitan generar un sentido del desarrollo social; implica crear espacios y diseñar estrategias de comunicación para el encuentro de los cuerpos, de sus objetivos y deseos.

Comunicación para la mediación orientada hacia la generación y realización de proyectos sociales que sugieran alternativas al discurso hegemónico. Esto supone la creación de espacios para la intervención de las distintas fuerzas en la constitución de la sociedad civil y la activación de redes y flujos de intercambio entre los individuos y la organización. Para esta acción es necesario relación con la incorporación de las tecnologías, diseño de redes y formas de interacción para las comunidades en relación con las acciones de gestión de comunidades virtuales o con mediación tecnológica; generación de contenidos a partir de acciones como participación comunitaria y reportería ciudadana.

La comunicación como estética y política (la despolitización e ideologización de la estética) en contraposición a la comunicación como espectáculo; implica la búsqueda de formas de narración y configuraciones estéticas que restituyan la dimensión política de la comunicación. Es abrir la acción hacia la experimentación estética, la configuración de escenarios y actores para la construcción de la memoria, con base en procesos de investigación social y participativa. Para ello, se requiere que el comunicador influya en las políticas públicas e interpele a los actores sociales a asumir sus responsabilidades ante la población como ciudadanía, más que consumidores o usuarios.

Para su resolución, se establece como objetivo de la línea propender hacia la formación de agentes capaces de asumir los retos que impone la gestión y la producción comunicativa, mediante la formulación y realización de proyectos, orientados al cambio y la transformación social.

Análisis de informaciónFundamentación teórica de la línea

En principio considera como la unidad de la acción el acontecimiento, pensado desde la  afectación al contexto social  e individual del estudiante, su lectura del mundo y su visión de lo social desde un enfoque comunicativo. Los acontecimientos, entendidos desde la idea de Deleuze(1989) se consideran como “no es lo que sucede (accidente); está en lo que sucede el puro expresado que nos hace señas y nos espera. Según las tres determinaciones precedentes, es lo que debe ser comprendido, lo que debe ser querido, lo que debe ser representado en lo que sucede”. Es decir, el acontecimiento es aquello que se construye y puede llegar a materializarse en aquello que ocurre con la necesidad de ser comprendido y que puede o pudo ser afectado en su proceso de acontecer.

El acontecimiento tomado para la línea son las tensiones dadas entre la comunicación y el poder al interior del campo social, por lo tanto la pregunta que orienta el desarrollo de la línea es: ¿cómo pensar la comunicación en relación a la determinación del poder en el campo social?  Este acontecimiento da origen a los ejes problemáticos y a las preguntas de cada una de las asignaturas de la línea.

La línea de Comunicación y Poder se dinamiza en dos ejes: 1) Gestión de la comunicación y 2) Organizaciones y Acción social, que permiten conceptualizar y poner en juego formas de expresión, gestión para el cambio social, participación, producción, en redes, medios y organizaciones, con el fin de generar transformaciones en la consolidación de una sociedad incluyente.

Las posibilidades de constitución de la idea se establecen a partir de las siguientes preguntas:

  1. ¿Cómo pensar la comunicación para fortalecer las organizaciones como sujetos civiles en relación con los poderes con las cuales interactúan?
  2. ¿Cómo pensar la comunicación para desarrollar acciones de cambio y desarrollo, orientadas hacia la construcción de lo público; esto es, de la sociedad civil?
  3. ¿Cómo pensar la comunicación para generar espacios de convivencia e inclusión que recuperen el tejido social fracturado y deformado por efectos de los prolongados conflictos que afectan al país y la región? 

La perspectiva desde el campo

Tomando en cuenta el campo, desde la perspectiva sociológica de Pierre Bourdieu, como la arena del conflicto y las tensiones por los capitales que se traducen en poderes, se vinculan los conceptos que conducen a su objeto, desde la perspectiva comunicativa adoptada por el programa. Su objeto, articulado con el modelo de comunicación que orienta el plan de estudios vigente, se remite a la idea de creación de sentido, como posibilidad de generar formas de expresión, de comunicación, de gestión y de participación que permitan a los movimientos y organizaciones sociales, mediante la producción de medios, integración de las tecnologías de información y comunicación, en vías de la constitución de sujetos políticos y de una sociedad civil sustentada en vínculos de sentido.

A partir de estas consideraciones es posible comprender por qué resultan fundamentales para la línea los siguientes aspectos que la vinculan al ámbito de Lo público[1]:

  1. Apertura de espacios de interacción entre las poblaciones y la sociedad, con el fin de generar vínculos de sentido entre comunidades, movimientos y organizaciones sociales, empresas, instituciones y Estado; este tramado de relaciones significativas es el que constituye la denominada Sociedad Civil y su dinámica en la construcción de Lo público. En este escenario se espera que diversos grupos poblacionales (mujeres, jóvenes, pobladores, minorías étnicas, opciones sexuales alternativas, religiones...) encuentren posibilidades para participar en la vida social y, mediante su acción comunicativa, modificar los ambientes en los cuales se mueven sus intereses. No se trata de acciones erráticas y dispersas, sino orientadas por las demandas y las expectativas de los actores involucrados con la consecuente emergencia de tensiones que incide en las posibilidades de desarrollo en equidad y transformación social. Es el espacio de las relaciones y los vínculos significativos, mediados por la acción de la comunicación.
  2. En la producción de información y contra-información. Este acontecimiento hace referencia a una situación problema: la “carencia de información confiable y desde múltiples perspectivas, que permita a diversos grupos poblacionales definir sus propias actuaciones en un horizonte de realidad relativamente conocido” (PAP, 2011). La situación se aprecia como un contrasentido en el escenario de la Sociedad de la Información y la Comunicación, donde se espera que la información sea un recurso constante, completo y a la disposición del ciudadano que lo requiera.
  3. En la incidencia de Lo público y en el diseño de criterios para la formulación de políticas públicas. Es un acontecimiento que vincula la línea con el concepto de la comunicación como acción que afecta los cuerpos sociales para su transformación, mediante procesos de producción/intervención; también se vincula con la idea de comunicación como forma de gestión a partir de la cual es posible incidir en la manera como las organizaciones se acercan y participan de la formulación de políticas públicas. Implica para la línea, generar recursos para el análisis, sistematización e interpretación de las múltiples formas de expresión y de gestión que afectan la vida ciudadana y sus colectivos; métodos y técnicas para realizar propuestas orientadas a la transformación significativa de su entorno, desde una perspectiva participativa; finalmente, mediante acciones concertadas, formular criterios que permitan a políticos, administradores y decisores diseñar políticas públicas capaces de proponer nuevos modelos de relación colectiva.

Es a partir de estas definiciones que se buscan relaciones entre la línea y las ideas de capitales, agentes, habitus, poderes, relaciones, redes y vínculos, tensiones y estrategias. El campo será el espacio de relación de estas definiciones, el mismo donde se constituye Lo público[2] es el escenario de las relaciones y los vínculos para la concertación, el debate y la confrontación que permite el desarrollo de proyectos orientados a la transformación de la vida social.

El campo se pueden dimensionar desde diversas perspectivas: si se habla de sus dimensiones, se podrían considerar como básicas, la económica, la política, la tecnológica, la cultural, en relación con la dimensión social, dado el carácter de la comunicación. En este sentido, no podrían pensarse los movimientos y las organizaciones sociales sin considerar las dimensiones de los ámbitos y la forma como se definen mutuamente en el escenario de la construcción. 

Es dentro del campo que tiene sentido el capital. Es el patrimonio que cada sujeto presenta como valor para establecer relaciones con otros, para acumular poderes, ya que  el capital confiere poder a quien lo detenta y es el que se pone en juego en las relaciones con la finalidad de aumentar su utilidad. Como factor, se puede considerar de producción, en cuyo caso aumenta; de reproducción, en cuyo caso se mantiene; de no puesta en juego, en cuyo caso se deprecia. El capital confiere a quien lo detenta la posibilidad de ser visto, siempre y cuanto esté en relación. El capital cambia, se transforma y evidencia niveles de complejidad en su construcción y consolidación.

En el trabajo de Cuevas & Daza (2009), se evidencia cómo no todos los colectivos producen capital. En el caso de la familia, por ejemplo, el capital se reproduce; no es igual con organizaciones, como las sociales o las empresariales, donde el capital debe producirse, independientemente del ánimo que las caracterice frente a su condición de lucro. Sin embargo, esta situación no es del todo clara para las organizaciones sociales que confunden su condición “sin ánimo de lucro” con la no generación de capital; al no considerar este aspecto, pierden oportunidades que les daría mayor fuerza en el momento de establecer vínculos con otros sujetos, porque el capital no es solo financiero.

Análisis de informaciónConviene entonces determinar los tipos de capital adecuados para generar activos desde la comunicación, además del económico:

  • Cultural, representado en prácticas, tradiciones y formas de expresión propias del colectivo. Se presenta  sus formas de incorporado por procesos de socialización, objetivado representado en bienes culturales y del conocimiento que se tienen sobre estos e institucionalizado a partir de los títulos, el reconocimiento y  la reputación
  • Simbólico, es la forma que toman los capitales y está representado en reconocimiento y estatus; presente en las formas discursivas que confieren posiciones y determinan estrategias para la ubicación de los sujetos en el campo con el fin de generar vínculos. Este capital incide sobre las narrativas e imágenes del mundo; lo aportan los colectivos, las organizaciones, las comunidades y los sujetos; se representa por ejemplo, en su imagen, cultura e identidad.
  • Político, representado en tendencias ideológicas y la forma como éstas definen las posiciones que los sujetos asumen para su participación en el escenario de lo público. Estos pueden ser grupos de presión, partidos políticos, tendencias que orientan lecturas del mundo y motivan o no la participación de los sujetos desde posiciones específicas.
  • Tecnológico, representado en el conocimiento sobre la tecnología y la experiencia en su incorporación. Lo aportan centros de investigación, universidades, organizaciones con líneas de desarrollo e innovación. Se representa en acceso a la tecnología y la capacidad para generar innovación.
  • Infraestructura, aportado por organizaciones, estado y universidades, principalmente. Se refiere a las estructuras organizativas que definen no solo la funcionalidad de los colectivos, sino las relaciones que establecen con el medio; un asunto que se relaciona directamente con las formas de gestión de la comunicación
  • Ambiental, representado en los recursos del medio natural. En términos comunicativos, se refiere a la idea de territorio, a la significación que asume en relación con los colectivos y su puesta en juego en el campo: territorio cultural, simbólico, además del físico.
  • Intelectual, pensado como saber. Representa innovación en teorías, conceptos, usos, que permiten la comprensión de situaciones sociales; aportado por Centros de investigación, Universidades, sector educativo y científico. Se incluye, en el escenario de lo público, el saber de las colectividades y de las comunidades, aparentemente con menor poder por situaciones de dominio del saber científico sobre el de la vida cotidiana, pero con alto valor en términos de construcción social. Es un tipo de conocimiento que se encuentra disperso y requiere de gestión para enriquecer las relaciones que desde estos colectivos se establecen.
  • Social, generado por los vínculos creados y sostenidos en términos de ganancias; aportado por redes sociales y digitales que permiten la proyección de los sujetos en los ámbitos locales, regionales y globales.

En dónde radica el interés por estos capitales. En términos comunicativos, encontrar en ellos los componentes que pueden generarse desde la gestión comunicativa; en los culturales, simbólicos y relacional, la vinculación es directa. La limitación se encontraría en no incluir en la gestión los capitales restantes: del político, las tendencias y su afectación en los procesos de participación y movilización; en infraestructura, la generación de espacios que condicionan o potencias las acciones de comunicación; en el tecnológico, lo relacionado con incorporación para la participación y la movilización; en el económico, la generación y administración de recursos; en el ambiental, la reconfiguración del sentido de territorio comunicativo; todos estos aspectos deben preocupar a la línea de Comunicación y Poder en términos de cómo incorporarlos a los proyectos de comunicación.

Los capitales son traducibles en poderes, estos se logran gracias a los habitus que en términos de Bourdieu son entendidos como “estructuras estructurantes” que condicionan prácticas de movilidad y apropiaciones de los capitales. El habitus puede verse como el conjunto de esquemas socialmente estructurados, a partir de los cuales los sujetos perciben el mundo y actúan en él; surgen de la historia (por tradición y experiencia) de las personas y los colectivos. Por tanto, el habitus se aprende mediante el cuerpo; se incorporan de manera consciente o inconsciente y se actualizan en prácticas que permiten a la persona ponerse en juego; entonces, cada posición tiene su propio habitus. El habitus, además de las reglas, supone aprendizajes esenciales que permiten la ubicación en el campo de la comunicación y su interacción con las organizaciones y movimientos; los aprendizajes permiten constituir formas de ser de las organizaciones en comunicación mediados por la experiencia.

Bourdieu refiere que “La estructura de la distribución del capital determina la estructura del campo, es decir, las relaciones de fuerza entre los agentes científicos: el control de una cantidad (y, por tanto, de una parte) importante de capital confiere un poder sobre el campo, y, por tanto, sobre los agentes menos dotados (relativamente) de capital (y sobre el derecho de admisión en el campo), y dirige la distribución de las posibilidades de beneficio” (Bourdieu, 2003, p. 66).

Por tanto, la estructura de campo se basa en la distribución y acumulación del capital, a su vez, éste es un tipo de bien cuya circulación o adquisición es restringida, por lo cual se establecen unas posiciones distintas según la acumulación del mismo. Como se puede apreciar, no hay una gran distancia entre los fundamentos sociológicos que propondría Marx en sus estudios sobre el capital. El campo como estructura de relaciones en desigualdad, por lo cual se establece la tensión entre los agentes “menos dotados” y los más dotados. Son estos últimos quienes buscan determinar el ingreso y las acciones de los otros agentes. La estructura de campo, por tanto, está en la realización de las tensiones y las acciones. Los efectos de los agentes son capaces de afectar las posiciones, la circulación del capital, el poder  y, por ende, el campo mismo.

Análisis de informaciónLa distribución de estos capitales se establece por medio de información, formación, participación, movilización, imposición y consumo. Del primero, se pensaría en la acción mediática; no obstante, dada la tendencia  a su concentración en manos de quienes detentan el poder económico, conviene ampliar su rango de acción a otro tipo de medios, como son los ciudadanos y las redes sociales a partir de los cuales es posible generar contenidos que permitan la distribución y puesta en juego de estos capitales. En cuanto a la formación, obliga a cambiar la perspectiva desde la cual se aborda, generalmente en las organizaciones, dado que se confunde con capacitación como transmisión de información y no como espacio para compartir experiencias y generar conocimiento; participación y movilización a partir de propuestas estéticas que permitan a los sujetos compartir en experiencias de sentido, sus capitales y generar nuevas formas de incrementar su valor; en cuanto a imposición y consumo, sería entonces el reto de evadir su activación, propuesta desde los intereses de sectores reducidos, dueños de los medios de producción y preocupados más por imponer un discurso hegemónico que por generar nuevos sentidos.

Dentro del campo los sujetos pueden toman los rangos de actores y/o agentes. Son actores, quienes establecen demandas de comunicación y exponen necesidades de información: por las primeras se entiende la solicitud de espacios de participación y reconocimiento para ejercer sus derechos a la expresión mediante sus propios discursos y prácticas; por las segundas, aquéllas relacionadas con la urgencia por recibir información integral, completa, de forma transparente y coherente con sus realidades próximas.

Son también actores quienes interpretan acciones y establecen vínculos para el diálogo; esta característica se aprecia en las redes sociales particularmente cuando ellos interpretan información a partir de contenidos recibidos. Entran en este perfil de actores, quienes interpretan un rol o papel en el escenario de lo público, mediante su actuación como funcionarios o cuando asumen la representación de otros en el escenario. Se incluyen también a quienes son públicos de organizaciones y comunidades no organizadas: “población activa e inactiva en estas relaciones, minorías étnicas, de género, etarias; en relación con el campo de la comunicación, lo son también los productores de medios, que se convierten en actores sociales y políticos” (Lalinde, 1998, págs. 123 - 131), aunque en estos casos convendría diferenciar la figura de actor a la de víctima, esta última más ligada a situaciones de invisibilidad, dolor e inactividad total.

Se determina aquí la no inclusión de individuos; esto es, de personas o colectivos que no admitan aperturas por voluntad propia; figuren como anónimos o no se encuentren dispuestos a asumir posiciones y acciones públicas; entes abstractos que se retraen de Lo público y se establecen como particulares y propios, sin vínculos con el mundo externo (por ejemplo, familia, individuos particulares, asociaciones privadas con fines particulares) y mucho menos vinculados a la producción de capital social. Desde esta condición, no se determinan como posibles, personas, grupos o colectivos que se suman al discurso del asistencialismo y el paternalismo; que se conciban y promuevan un discurso de víctima o de indiferencia, sin posibilidades para la acción. Son susceptibles de ser actores en la medida en que desarrollen vínculos para organizarse (se convierten en agentes) o por una problemática específica (se convierten en actores).

Se establecen como agentes quienes están abiertos a la acción y se encuentran dispuestos a establecer relaciones sin que medie para ello ninguna interpretación de terceros. Se reconocen como sujetos autónomos que asumen el reto de la transformación de sus propios cuerpos sociales. Significa que los agentes provocan algún grado de afectación en otros cuerpos, para lograr la construcción y transformación de lo público. No pueden asimilarse totalmente a la figura del líder, dado que no se entiende como ‘alguien a quién seguir, como sucede con éste último, sino alguien que media para la acción, caso en el cual se establecería la figura del agente.

Los agentes, en virtud de su mediación, asumen la representación de otros, pero no para actuar por ellos sino para gestionar su exposición y expresión en el escenario de Lo público, con el fin de promover la participación y la movilización. En estos términos, se comprende que los agentes son las denominadas ‘élites’ (Toro A., 2001, págs. 25-26): intelectuales, comunicadores, políticos, artistas, administradores públicos, directivos y representantes de las organizaciones de la sociedad civil, empresarios, movilizadores sociales y comunitarios.

Ambas figuras convergen en la imagen de los sujetos civiles y políticos, entendidos como quienes exponen y actúan para afectar y ser afectados por sus acciones de participación y en procesos de movilización. Son parte de Lo público, por afinidad, por sus relaciones de sensibilidad y conocimiento frente a los temas y acciones sociales que los convocan. También, son sujetos críticos que asumen una posición en el escenario de Lo público, desde sus modos de sentir, pensar y actuar, y a partir de orientaciones o directrices éticas que rigen su actuación. Son voces visibles y activas en los discursos sociales y políticos; ellos construyen territorios locales, regionales y globales, mediante relaciones y a partir de sus intereses colectivos.

En síntesis, se comprenden como “personas capaces, en cooperación con otros, de crear o transformar el orden social que ella misma quiere vivir, cumplir y proteger, para la dignidad de todos”(Toro A., 2001, pág. 10). Desde esta propuesta, las personas se hacen sujetos sociales y políticos al generar organización porque deben construir identidad, crear reglas de juego de inclusión y exclusión, definir formas de articulación y de interacción, aprender a generar proyectos y a buscar reconocimiento en el escenario de Lo público, procurando un derecho a la comunicación más inclusivo y adaptable a las circunstancias conflictivas que impone el mundo.

Los sujetos civiles y políticos asumen posiciones o situaciones actuales y pueden proyectar situaciones potenciales. Teóricamente, éstas podrían ser las posibilidades, una vez ubicados sobre situaciones actuales y posibles en la estructura[3]:

  • Actual víctima; potencial actor (capacidad para representarse en el escenario de lo público)
  • Actual actor; potencial agente (capacidad de gestionar participación y movilización)
  • Actual: actor y agente; potencial: sujetos sociales y civiles (capacidad de organizarse)

Análisis de informaciónLos actores se relacionan y vinculan a partir de los habitus existentes que caracterizan estas relaciones con los procesos de interacción y generación de vínculos significativos. Este planteamiento no sólo incluye las condiciones de estratificación que se da entre los actores y lo agentes, sino que asume la existencia de diferenciaciones que no necesariamente expresan mecánicamente las estructuras económico –políticas. Esta perspectiva implica pensar que las relaciones sociales están en un continuo proceso de transformación y se determinan a partir de las tensiones que las afectan.

En el campo se pueden apreciar las siguientes posibilidades relacionales:

  • Tipos de relaciones: de dominación, subordinación, afinidad en la relación entre organizaciones, Estado, medios informativos masivos y alternativos; empresa privada, instituciones y organizaciones educativas, por ejemplo, las cuales determinan los lugares que ocupa cada actor y agente en el campo y la tensión que se genera en esta relación; de su destino depende la generación de capital y las posibilidades de transformación posible en el escenario de lo público.
  • Niveles de autonomía de los actores/agentes en las relaciones (económica, política, social, cultural, jurídica, religiosa, tecnológica). Vital para la toma de decisiones respecto a la posición que se asume y las estrategias y prácticas que permitirán su movilidad en el campo.
  • Nivel de autonomía de los agentes en las relaciones: conocimiento, comunicación, formación; además de lo concerniente a toma de decisiones, se relaciona con el nivel de autonomía para generar capital social en relación con otros actores y agentes.

Los niveles de autonomía y los tipos de dependencia determinan el destino de los problemas, si se hacen visibles o no, si se debaten y generan confrontación o no; si es posible construir relaciones de interacción.

A este punto de la reflexión es posible comprender cómo las tensiones que se generan en el campus dependen de las formas de interacción posibles, en los siguientes términos:

  • Tensión entre Lo público y lo privado: quién lo determina, por qué, al servicio de qué causa o con cual intención; por ejemplo, en términos de responsabilidad social corporativa quién define lo público y lo privado para determinar los alcances de la actuación de una organización en el ámbito de lo público; por qué algunos comportamientos pertenecen al ámbito de lo privado cuando, desde la perspectiva de lo social, todas las organizaciones son públicas.
  • Tensión Inclusión – exclusión. De qué manera los sujetos se excluyen de determinados espacios y relaciones, en razón de cuál característica y cómo esta exclusión los ubica de inmediato como ‘población vulnerable’ y ‘víctimas. Cómo generar formas de inclusión sin que ello signifique se agregación a sistemas ajenos, sino su incorporación sin que ello implique la pérdida de sus características propias.
  • Tensión Poder – dominación. En términos de procesos de interacción mediados por relaciones sociales, se establecen tensiones generadas por generación o asignación de poder a sujetos, acciones mediante las cuales se reorienta la fuente de poder en un solo o pocos sujetos, quienes determinan los destinos de otros. Cuáles son los procesos de mediación por los cuales se cede, asigna o resignifica el poder.

Es en el lenguaje, desde una perspectiva estética, donde reposan las posibilidades de generar estrategias que permitan los movimientos de fuerzas y poderes en el campo. Es así, como se entiende por estrategia la creación de espacios simbólicos que permiten a los sujetos entrar en comunicación y encaminar sus necesidades y acciones a trasformaciones de sus condiciones y estatus dentro del campo. Estas estrategias se pueden dar:

  • Por omisión, en tanto se hace invisible al sujeto-otro en el discurso que intenta construir lo público.
  • Colectivización, cuando se asume al sujeto en términos generales, sin admitir matices simbólicos que den cuenta de su diversidad.
  • Criminalización, cuando se ubica al otro al margen del campo por considerarlo nocivo para lo público; esto es, delincuente, desadaptado, disfuncional, como ocurre con ciertas poblaciones o incluso colectivos como las organizaciones sociales.
  • Reivindicación, al recuperar características del otro, aunque en ocasiones, cuando las ejerce el sujeto que representa el foco de exclusión, resultan siendo formas de prolongar de manera “políticamente correcta” la condición de víctima. En este sentido, resulta más coherente con el sentido de la estrategia, que la reivindicación la realice quien se encuentra en condición de exclusión para entrar en el escenario de lo público, sin requerir para ello de ningún tipo de representación diferente a la de sí mismo como sujeto político.
  • Legitimación. Aquí se entiende que a partir de la reivindicación ejercida por el sujeto, se re-establecen relaciones en las tensiones que habían sido ignoradas; este re-establecer es el inicio de la legitimación de los sujetos políticos como interlocutores válidos en el escenario de lo público.
  • Extrañamiento implica la referencia al otro como raro que por lo mismo, no se incluye en el escenario de lo público. Es una forma de desterrar, desarraigar del escenario de lo público a quienes se considera no pertenecen al campo.

Frente a estas posibilidades, que ejercen quienes participan en el escenario de lo público, aparecen las acciones comunicativas que permiten a los sujetos convertirse en sujetos de comunicación para incidir en sus destinos, mediar en sus tensiones y generar transformaciones. Básicamente, se construyen en dos posibilidades: participación y movilización que pretenden crear y fortalecer a los sujetos en núcleos organizados “porque esto permite más fácilmente la protección de los derechos y superar la pobreza”; crear y fortalecer redes sociales desde una visión estratégica (Toro A., 2001).

En últimas, las estrategias permiten salvaguardar o mejorar la posición o imponer el principio de relación más favorable para reproducir, producir y almacenar el capital; estas dependen de la posición en el campo; es decir, del capital específico y de la percepción que se tiene del campo.

Análisis de informaciónDiseño Curricular de la Línea de Comunicación y poder

Como se había anotado anteriormente, en la línea se aprecia la formulación de dos ejes problemáticos que orientan su desarrollo: Gestión de la comunicación y  Organizaciones y Acción social. Cada uno de estos ejes permite la formulación de problemas para las asignaturas o espacios académicos asociados. La pregunta que orienta el desarrollo de la línea es: ¿cómo pensar la comunicación en relación a la determinación del poder en el campo social?  

Para su desarrollo se adoptó la idea de “organización por proyectos”[4], que está muy ligada a la articulación entre investigación y formación. En esta forma de organización los temas o problemas que promueven los proyectos actúan como ejes organizadores que implican prácticas interdisciplinarias o transdisciplinarias, así como un tratamiento transversal a partir del cual todas o gran parte de las líneas de profundización contribuyen al conocimiento y solución esperados.

Su aplicación permite, en el desarrollo del plan de estudios, la construcción del conocimiento sobre situaciones sociales y de comunicación, el diálogo de saberes desde las posibilidades y restricciones que impone la realidad social, procesos pedagógicos más flexibles y coherentes con la dinámica y complejidad del mundo social, el desarrollo de competencias desde las exigencias del campo y de la sociedad en la cual se desempeñan los actores de este proceso, así como una mejor incorporación de los medios, las tecnologías y los lenguajes en el proceso de construcción del conocimiento.

DEL CAMPO DE BOURDIEU AL CAMPO DE LA COMUNICACIÓN Y LAS MEDIACIONES

Sin embargo, retomando la mirada de Wallerstein (1997) que plantea que desde 1945 se inicia una crisis dentro de las ciencias sociales al ver que el conocimiento social se desarrolla no desde los límites de las ciencias preexistentes, sino desde nuevas aproximaciones, dentro de las cuales se encuentra la comunicación, hace pensar que si bien la noción de campo de Pierre Bourdieu (2000) genera aportes a la comunicación, no es suficientes  para definirla.

Un claro ejemplo de esto, se ve cuando Bourdieu plantea que

“La disciplina es un campo relativamente estable y delimitado, y, por tanto, relativamente fácil de identificar: tiene un nombre reconocido escolar y socialmente (es decir, está presente de manera clara en las clasificaciones de las bibliotecas, como la sociología en oposición, por ejemplo, a la «mediología»); está inscrita en unas instituciones, unos laboratorios, unos departamentos universitarios, unas revistas, unas organizaciones nacionales e internacionales (congresos), unos procedimientos de certificación de las competencias, unos sistemas de retribución, unos premios”.(Bourdieu, 2000: 115)

Si se lee entre líneas, podemos ver que cuando Bourdieu (2000) descarta a la mediología como disciplina transversal se genera una pregunta sobre si realmente el concepto de campo se podría relacionar con la comunicación, dado que las dos miradas disciplinares ligadas a una mirada hermenéutica proponen un reto para pensar el desdibujamiento de las disciplinas.

Así las cosas, tanto para Debray (1992) la importancia de la historia es esencial al retomar la imbricación de las representaciones sociales en las eras de la mirada, como para Martín Barbero (1998b) lo son las matrices culturales, los formatos industriales, las lógicas de producción y las competencias de recepción conectadas por las mediaciones.

En ese orden de ideas, se propone ver la comunicación desde la mirada de las mediaciones y poderes que retomando la mirada interdisciplinar nos lleva desde la hermenéutica a mirar hacia la propuesta de la comunicación-educación-cultura-política-estética.

MEDIACIONES Y PODERES

La línea parte de un ser político hermenéutico que continua la sabiduría política de la Paideia (Ricœur, 1999)desde textos o discursos liberadores (Ricoeur,1975)  generados en un contexto historicista. Éstos discursos generan desde la estética como dinámica cultural  (Bámbula, J., 1988) y del lenguaje como medio de comprensión  (Gadamer, 1996) prácticas de poder que se preguntan por “la creación de sentido, vinculada con la producción de medios que impactan lo sensible y transforma la subjetividad” (PAP, n.d).

La línea abre la perspectiva del ciudadano que desde  la participación en el poder público (Ricœur, 1990)  es atravesado por la categoría de las mediaciones vinculando al sujeto político consigo mismo, los otros y la vida cotidiana.

La mediación como síntesis antropológica al conjugar al hombre con lo  ético y lo político (Ricoeur, 1964) inicia procesos de reconocimiento y comprensión que desde el lenguaje, el texto y lo estético nos ayudan tanto a interpretar un  diálogo indispensable entre la filosofía y la comunicación como a abrir  la reflexión del poder desde la comunicación.

La comunicación vista como construcción de sentido y espacio estratégico desde el cual comprender e interpretar las interconexiones entre las lógicas de poder, la historicidad, los productos creados desde lo simbólico o tecnológico y los usos y apropiaciones que los sujetos hacen, (Martín-Barbero 1998b) nos abre  la pregunta por la cultura como la gran mediadora de todo proceso de producción comunicativo (Martín-Barbero 1998b).

En ese orden de ideas,  las mediaciones que en términos de García Canclini (1995) son indispensables para obtener recursos culturales o comunicacionales que fomenten los encuentros vivos, se abren como instancias culturales desde las cuales los significados y sentidos que los sujetos generan y producen son producidos y apropiados  (Martín-Barbero 1998b).

Las mediaciones que rebasan las propuestas de Bourdieu & Teubner  (2000) para entrar en la praxis, la transformación y las formas de producción de las nuevas experiencias culturales (Martín-Barbero, 1998b) nos abren para y desde el discurso de la comunicación, la pregunta por el poder desde  las implicaciones productivas y económicas que se generan, no solamente desde los medios de comunicación sino desde las prácticas culturales.

El discurso comunicativo desde las mediaciones implica preguntarse por los bienes culturales que desde su valor simbólico se encuentran en una jerarquía establecida por el poder establecido. Sin olvidar las lógicas de producción que convierten a la cultura  en un contexto espacial y ciberespacial de luchas y negociaciones entre los distintos actores y grupos que componen una sociedad.

En ese contexto los movimientos sociales, organizaciones sociales y en general los sujetos y cuerpos políticos cobran para Martín-Barbero (1998b) gran importancia desde la comunicación al ser comprendidos desde mediaciones como la institucionalidad, la tecnicidad, socialidad y ritualidad.

La Institucionalidad entendida como aquella que mira los “intereses y poderes contrapuestos, que dan pie a los discursos públicos, cuya hegemonía se halla hoy paradójicamente al lado de los intereses privados” (Martín-Barbero,1998b: XV), y que aglutina espacios y prácticas de poder como la familia, la escuela y la iglesia, entre otros. La Socialidad que “se genera en la trama de las relaciones cotidianas que tejen los hombres al juntarse” (Martín-Barbero, 1998b: XV). La Tecnicidad que está relacionada con los “operadores perceptivos y las destrezas discursivas, planteando un nuevo escenario: el de la globalización” (Martín-Barbero, 1998b: XV) y la Ritualidad que remite al “nexo simbólico que sostiene toda la comunicación: a sus anclajes en la memoria, sus ritmos, sus fuerzas, sus escenarios de interacción y repetición” (Martín-Barbero,  1998 b: XV).

En ese orden de ideas, es desde las mediaciones que la comunicación ayuda a responder a comprender e interpretar los usos y apropiaciones de bienes culturales producidos desde las clases o grupos dominantes por parte de los diversos sectores que se encuentran en la sociedad.  La re-significación, construcción  de sentido y recreación que hacen los sujetos subvierte el sentido original que la mirada hegemónica ha planificado.

Análisis de informaciónLas mediaciones como instrumentos de “reconciliación de las clases y de reabsorción de las diferencias sociales” (Martín-Barbero,  1998b : 153) dan sentido a nuevas relaciones y  usos que generan diversos lenguajes y saberes que circulan en un ecosistema comunicativo donde  indiscutiblemente "la  construcción de ciudadanos significa una educación capaz de enseñar a leer ciudadanamente el mundo" (Martín-Barbero, 1998b:17-18).

Solamente desde el reconocimiento, comprensión e interpretación de las mediaciones es posible renovar "la cultura política para que la sociedad no busque salvadores, sino socialidades para convivir, concertar, respetar las reglas del juego ciudadano"  (Martín-Barbero, J.M. 1998b:17-18).

En ese orden de ideas, la relación comunicación-educación-cultura-política-estética  genera la comprensión de la naturaleza comunicativa de la cultura, en la que las mediaciones como hermenéuticas permiten leer al ser en el mundo y al mundo mismo como texto desde sus narrativas, discursos e historicidades (Ortiz, n.d.)

En conexión con lo anterior, es importante retomar la propuesta que Orozco (1996) hace desde las mediaciones y la educación como relaciones que estructuran  procesos del aprendizaje social al incluir intervenciones de los agentes sociales e instituciones.

Orozco (1996) plantea igualmente que las mediaciones se originan en la cultura, en la  política, en la economía, en la clase social, en el género, en la edad, en la etnicidad, en los medios, en las condiciones situacionales y contextuales, en las instituciones, en los movimientos sociales, en la mente de los sujetos, en sus emociones y experiencias.

Como aporte a las mediaciones planteadas por Martín Barbero (1998b), Orozco (1996) propone la mediación cultural o conocimiento influenciado por la cultura, la mediación individual  que tiene que ver con la mente de cada sujeto, la mediación situacional conectada a los diversos escenarios de desarrollo cultural y la mediación institucional que actúa como comunidad interpretativa o conjunto de sujetos sociales ubicados en un contexto significativo.

Así las cosas, las mediaciones como articulaciones que ayudan a ver el mundo como lugar de emergencia del sentido, (Ricœur, 1999) vistas desde las instituciones, ritos, mitos, socialidades, tecnicidades, procesos culturales y subjetividades en contexto, generan procesos comunicativos que dan pie a procesos de transformación y a nuevas expresiones culturales donde se materializa la democracia y la participación.

Las mediaciones abren camino a nuevos sujetos y formas de rebeldía y resistencia  que tras la renovación de la cultura política abren camino ante la imposición de la internacionalización de un modelo económico y político. Las mediaciones desde la cultura abren la puerta a nuevas dimensiones espaciales y territoriales de lo global, como otro modo de habitar el mundo (Santos, 1996) y transformar el sentido de lugar (Santos, 1996), de lo político, del sujeto y de su corporalidad.

Estas nuevas dimensiones territoriales desde lo político, abren desde las mediaciones la mirada no solamente por lo global sino por lo corpóreo y nos conecta con una mirada de la comunicación que mira "lo político como la asunción de la opacidad de  lo social en cuanto realidad conflictiva y cambiante, que se realiza a través del incremento de la red de mediaciones y de la lucha por la construcción del sentido de la convivencia social" (Martín-Barbero, J.M. 1998b:223).

COMUNICACIÓN ESTRATÉGICA Y MEDIACIONES

Viendo las mediaciones como el lugar desde donde se otorga el sentido a la mirada comunicativa al permitir en términos de Orozco (1996) una mirada diferente a los diversos contextos que circundan al sujeto, emerge la categoría de estrategia como proceso de interacción de tipo simbólico en el que confluyen al menos dos actores que se reconocen iguales, compartiendo saberes y experiencias, actuando con sentido de comunidad y en función de un diálogo orientado a la construcción de acuerdos ( Pasquali: 1972).

Las mediaciones vistas como praxis desde las formas de producción de las nuevas experiencias culturales (Martín-Barbero, 1998b) en conexión con las estrategias, abren el discurso de la comunicación a la pregunta por cómo nuevos procesos de resistencia ciudadana y pública generan organizaciones que se comunican en su interior y con su entorno, buscando flujos de comunicación positivos en cuanto sus objetivos individuales y sociales.

En este contexto surge la comunicación estratégica al considerar la organización “como el sujeto de la estrategia y pensar en ella como todo tipo de grupo de sujetos o instituciones que realicen intercambios comunicativos entre sí y necesiten dinamizar dichos flujos o interacciones de comunicación” (Oliveros, 2014) .

Por su parte, Pérez (2001) anotaría que desde esta perspectiva la comunicación estratégica debe tener 3 funciones: a) Obliga a una reflexión y análisis periódico de las interacciones que realiza la organización con los diferentes grupos de interés; b) Definir una directriz común de la Comunicación en y desde la organización, precisando los modelos, enfoques y metodologías más convenientes y el peso relativo que cada uno tiene en razón de los objetivos propuestos, los grupos dialogantes, la infraestructura y las sinergias; y c) Dar coherencia a la pluralidad de comunicaciones presentes en una organización, es así como la estrategia de comunicación se convierte en el espacio común de referencia en el que confluyen todos los actores de la organización, a fin de favorecer una misma lectura de los problemas y oportunidades, poner en común los mismos valores y aspiraciones, compartir un lenguaje similar, una cultura y comportamiento propio y dar coherencia a la pluralidad de voluntades y complejidades de actuación presentes en una institución.

Dentro de la comunicación estratégica, las organizaciones sociales vistas desde las mediaciones  interpretan los procesos conflictivos y transformadores tanto de sus integrantes como del contexto en que estas organizaciones se desarrollan para comprender el concepto de hegemonía (Martín-Barbero, 1998) comprendida no solamente como una sola clase dominante sino por quienes definen los símbolos culturales dominantes de la sociedad.

La mirada de las mediaciones desde la comunicación estratégica, retoma igualmente desde “las estrategias como principios de inteligibilidad y dispositivos de comprensión adoptados para interpelar la dinámica social, operando crítica y valorativamente en su dimensión comunicativa”   (Sandra Massoni, 2007:97) la pregunta por “un abordaje multiparadigmático que da cuenta de la comunicación como un fenómeno complejo y constituido por múltiples determinantes” (Cortes, 2013: 14)

Las mediaciones planteadas desde una mirada comunicativa que plantea las organizaciones sociales desde un encuentro sociocultural, abren el discurso ante la comunicación como relación intersubjetiva habitada desde múltiples trayectorias por grupos y sectores que comparten un territorio. (Cortes, 2013: 14)

La comunicación como espacio de encuentro de la heterogeneidad sociocultural plantea una ontología en términos de Uranga (2012) que mira el poder desde lo colectivo donde es posible convocar a  actores relevantes en torno a problemáticas situadas interpretadas desde el discurso del poder.

GRUPO COMUNICACIÓN-EDUCACIÓN Y LÍNEA DE COMUNICACIÓN Y PODER

Desde lo anterior, al ver el interés por la línea por la relación comunicación-educación-cultura-política-estética se propone que la línea de comunicación y poder desde la categoría de las mediaciones pueda vincularse a la línea de comunicación, educación y ciudadanía que hace parte del grupo de Comunicación-Educación de la Facultad de Ciencias Sociales y humanas desde el interés por las culturas y poderes transversales que se desarrollan en la vida cotidiana y muy especialmente en las organizaciones y colectivos sociales que como fenómenos de resistencia generan nuevas propuestas políticas, sociales, culturales y ciudadanas.

En este orden de ideas se proponen los siguientes problemas de investigación a trabajar:

  1. ¿Qué  mediaciones y poderes  se desarrollan en las organizaciones sociales?
  2. ¿Cuál es el aporte de la comunicación estratégica en la relación comunicación-educación-cultura-política-estética?
  3. ¿Qué estrategias para la transformación y el cambio social  se pueden generar desde las mediaciones culturales?

La línea tomaba asignaturas del plan de estudios 4009 – 4010 y su línea de Formas de Expresión en lo Público, estás se presentan en la siguiente tabla:

Tabla 1. Preguntas y objetos de análisis para la definición de proyectos de Comunicación y Poder

Ejes problemáticos

Asignaturas asociadas

Pregunta problematizadora

Objeto

Gestión de la comunicación

Proyecto experimental para organizaciones sociales

¿Cómo intervenir organizaciones sociales desde estrategias comunicativas movilizadas por la creatividad y las posibilidades políticas de la estética?

Transformación de las condiciones y posibilidades de acción de una organización social determinada, movilizadas por la gestión de sinergias y alianzas estratégicas que eleven el impacto de las acciones comunicativas.

Taller modelos de gestión

¿Qué modelos estratégicos y formas de gestión articulan la acción de las organizaciones sociales y sus racionalidades implícitas?

Concepto y aplicación de estrategias y teorías de la información, para pensar el papel de la gestión en el mundo contemporáneo.

Taller de acción social

¿Cómo usar la teoría económica de juegos para pensar el conflicto social y aplicarla a la resolución y negociación de conflictos en situaciones concretas?

Reflexión sobre las problemáticas de la acción social y el conflicto como elementos fundamentales para aplicar la teoría de juegos.

Organización y acción social

Mediaciones para la acción social

¿Qué posibilidades de afectación se dan en los colectivos humanos organizados?

Mediaciones sociales y digitales para la configuración de colectivos organizados.

Taller de comunicación organizacional

¿Qué imágenes y discursos soportan los diversos modelos de intervención organizacional?

La lógica de las organizaciones y las prácticas comunicativas que las configuran.

Taller de información periodística

¿Cuáles son los modos de producción de la información y sus formas de afectación de los cuerpos sociales en el mundo contemporáneo?

Reconocimiento de los flujos y maneras de informar, configuración de sus fuentes e impacto que tienen sobre los cuerpos sociales. El periodismo en la era de la información.

 

Proyecto Integrado de línea 1

Los proyectos y problemas que aquí se desarrollan corresponden a las preguntas que orientan las líneas de investigación y los proyectos que se realizan en ellas.

 

 

Proyecto Integrado de línea 2

 

Fuente: Boletín de Carrera No. 2:  Plan de Estudios: un futuro prometedor para los comunicadores sociales y periodistas, abril de 2006. Departamento de Comunicación Social y Periodismo.

Sobre el Nuevo Plan propuesto, aún no se han aprobado los ajustes definitivos; sin embargo, las siguientes asignaturas se integran o cambian su denominación:

Plan 4009 - 4010

Ajustes

Anterior disposición y denominación

Nueva denominación

Mediaciones para la acción social y Taller de Comunicación Organizacional.

Mediaciones para la Acción Social.

Proyecto Experimental para Organizaciones Sociales - Taller Modelos de Gestión – Taller de Acción Social

Gestión de la comunicación.

Sobre los PDA de cada una de estas nuevas asignaturas se presentaron propuestas que están a la espera de su aprobación.

Con respecto a las electivas se propone el siguiente cuadro:

 

Plan 4009 - 4010

Ajustes

Contenidos de electivas

Asignaturas en las cuales se incluyen

Comunicación, movimientos sociales, cambio social.

Comunicación en la Construcción de lo Público.

Manejo de bases de datos, software especializado y sistemas de datos.

Sistemas de datos.

 

Es así que la posible distribución de asignaturas y electivas (marcadas en verde para la línea) queden distribuidas como aparece en el siguiente diagrama del  Nuevo plan de estudios.

Sujeto / comunicación

 

Narrativas visuales

 

Mediaciones para la acción social

 

Innovación en medios y lenguajes

 

Diseño Audiovisual y digital

 

Gestión de la comunicación

 

Montajes y diseños comunicativos

 

Proyecto de línea

 

Opción de grado

 

4

 

4

 

4

 

4

 

4

 

4

 

4

 

4

   
                                 

Epistemología de la comunicación

 

Experimentación y creación visual

 

Comunicación en la construcción de lo público

 

Cibercultura y comunicación contemporánea

 

Experimentación y producción sonora

 

Diseño estratégico de procesos y redes de comunicación

 

Géneros, formatos e interactividad

 

Seminario de socialización de problemas en el campo

   

3

 

3

 

3

 

3

 

3

 

3

 

3

 

4

 

8

 
                                   

Expresión y construcción de textos

 

Argumentación y enunciación en la dinámica del discurso

                             

3

 

3

                             
                                   
       

Sistemas políticos y económicos 

 

Sociedad, cultura y territorio

 

Ética y estética de la comunicación

 

Gestión de recursos

 

Sistemas de Datos

 

Conocimiento, tecnología y cultura

 

Legislación en comunicación y medios

 
       

3

 

3

 

3

 

3

 

3

 

3

 

3

 
                                   

Semiolingüística

 

Lógica simbólica

 

Estadística

 

Constitución

         

Contexto 1

 

Contexto 2

     

3

 

3

 

3

 

3

         

3

 

3

     

Los créditos y la integración de las asignaturas y electivas de la línea de Comunicación y Poder se presentan en la siguiente tabla y se marca de verde para su identificación:

Tabla 2. Propuesta de Conformación del Nuevo Plan de Estudios del Programa de Comunicación Social y Periodismo.

 

Ciclo de reflexión conceptual

Ciclo de producción estética

Ciclo de diseño y experimentación

Asignaturas

Créditos

Asignaturas

Créditos

Asignaturas

Créditos

Sujeto / Comunicación

4

Argumentación y enunciación en la dinámica del discurso

3

Diseño audiovisual y digital

4

Epistemología de la comunicación

3

Innovación en medios y lenguajes

4

Gestión de la comunicación

4

Semiolingüística

3

Cibercultura y comunicación contemporánea

3

Diseño estratégico de procesos y redes de comunicación

3

Lógica simbólica

3

Sociedad, cultura y territorio

3

Gestión de recursos

3

Narrativas visuales

4

Experimentación y creación visual

3

Montajes y diseños comunicativos

4

Constitución

3

Experimentación y producción sonora

3

Géneros, formatos e interactividad

3

Mediaciones para la acción social

4

Ética y estética de la comunicación

3

Sistemas de datos

3

Comunicación en la construcción de lo público

3

Contexto 1

3

Conocimiento, tecnología y cultura

3

Sistemas políticos y económicos

3

Contexto 2

3

Proyecto de línea

4

Expresión y construcción de textos

3

   

Seminario de Socialización de problemas en el campo

4

Estadística

3

   

Legislación en comunicación y medios

3

 

     

Opción de grado

8

Asignaturas electivas

   

Las asignaturas electivas permiten abordar temáticas complementarias o diversas al campo de estudio de la comunicación.

30

 

Total de créditos académicos

140

 

 

Para el cálculo de créditos el Programa se introdujo una variante que establece un tiempo de intersección entre el trabajo independiente y el presencial, para garantizar, al estudiante, espacios de acompañamiento y seguimiento a su trabajo mediante tutorías, y, al docente, el reconocimiento administrativo de estos tiempos.

Competencias  de las asignaturas de la línea

En la tabla 3, se trató de integrar las nuevas asignaturas y lectivas de acuerdo a  los dos ejes problemáticos: Organizaciones y Acción Social; Gestión de la Comunicación. Estas asignaturas se desarrollan a partir de dispositivos pedagógicos y permiten la adquisición y perfeccionamiento de competencias de tres tipos: investigación, mediación y producción.

Tabla 3. Estructura curricular de la línea

Ejes problemáticos

Asignaturas asociadas

Dispositivo pedagógico

Competencias para la investigación

Competencias para la mediación

Competencias para la producción

Gestión de la comunicación

Proyecto experimental para organizaciones sociales

Proyecto Experimental

X

X

X

Gestión de la comunicación

Taller

 

X

 

Organización y acción social

Mediaciones para la acción social

Proyecto integrado

X

X

X

Comunicación en la construcción de lo público

Taller

 

X

 

Integración de los ejes en proyectos de grado.

Proyecto Integrado de línea 1 (anteproyecto de investigación)

Proyecto integrado

X

X

X

Proyecto Integrado de línea 2 (trabajo de campo, análisis de resultados)

Proyecto integrado

X

X

X

Como se aprecia en la anterior tabla, los proyectos integrados y experimentales incluyen los tres tipos de competencias; las electivas básicamente son talleres y solo desarrollan un tipo de estas competencias. Las competencias que se relacionan con la línea son:

En investigación:Competencias para realizar análisis y síntesis de materiales verbales y no verbales, para comprender e interpretar formas de significación social.Esta competencia demuestra, a través de realizaciones que los estudiantes:

  • Pueden describir situaciones o fenómenos, discriminando sesgos que sus propios puntos de vista introducen en la descripción
  • Saben construir categorías lógicas y usarlas para ordenar un universo
  • Puede poner en un contexto no inmediato, eventos concretos o problemas específicos.
  • Puede interpretar como cualidades, el significado de datos cuantitativos y cualitativos.
  • Aportan argumentos en el curso de una discusión.
  • Saben usar herramientas cuantitativas y cualitativas como medio de sustentación de un enunciado.
  • Pueden preparar informes detallados y versiones ejecutivas sobre acciones prácticas y experimentales
  • Pueden re-significar una realidad social de acuerdo con las exigencias y posibilidades de un concepto.

Competencias para enfrentar problemas sociales, usando conceptos elaborados. Esta competencia demuestra, a través de realizaciones, que los estudiantes:

  • Pueden problematizar una realidad social y manifestarla en preguntas de investigación.
  • Para la solución del problema saben cómo asumir los conceptos de manera coherente.
  • Saben usar modelos abstractos para trabajar un problema.

Competencias para el diseño de procesos y productos en el campo de la comunicación. Esta competencia demuestra, a través de realizaciones, que los estudiantes:

  • Pueden seleccionar procesos y conceptos según coherencia y pertinencia respecto de la demanda.
  • Saben ordenar la información recolectada en respuesta a la demanda.
  • Pueden prever los alcances de la investigación en la formulación de sus proyectos.
  • Saben hacer una pesquisa sirviéndose de las referencias bibliográficas de textos consultados, bases de datos y bibliotecas virtuales.
  • Saben usar el sistema de reglas de referenciación de distintos tipos de fuente, que es usual en su campo de conocimiento.

En Mediación:Competencias para la acción ética. Esta competencia se evidencia a través de realizaciones, en las cuales los estudiantes muestran que creen deber:

  • Priorizar el bien público al formalizar y aportar soluciones a problemas de su campo de conocimiento.
  • Diferenciar claramente entre el ámbito de lo público y el ámbito de lo privado.
  • Considerar variables ambientales al trabajar sobre cualquier problema.
  • Reconoce la autoría de otros en su trabajo intelectual.

Competencias para enfrentar tensiones en el campo usando conceptos y estrategias. Esta competencia se evidencia a través de realizaciones en las cuales los estudiantes:

  • Saben establecer canales de comunicación y flujos de información.
  • Pueden prever los impactos y alcances de la gestión, según los sujetos que se verán afectados.
  • Aportan dinámicas de trabajo colaborativo.
  • Se someten a las exigencias de los conceptos que emplearon para enfocar el problema, al acometer sus intentos de solución.

Competencias para el diseño de procesos de intervención en el campo de la comunicación. Esta competencia se evidencia a través de realizaciones en las cuales los estudiantes:

  • Pueden crear escenarios virtuales o presenciales para la interlocución, el reconocimiento y la afectación de los cuerpos sociales.
  • Aportan alternativas de diseño utilizando las posibilidades de la mediación tecnológica
  • Pueden crear una estrategia de trabajo para abordar campos desconocidos.
  • Pueden realizar una defensa pública de su postura académica.

Investigación en la línea de Comunicación y poder

Desde el campo de estudio propuesto en el PAP 1, se comprende que la acción comunicativa se inscribe en la esfera de las relaciones de poder y se enlaza con acciones económicas y políticas, constituyéndose como un sustrato para fijar relaciones de poder globalizantes y en un aparato fundamental para vehiculizar el control y dar mayor empoderamiento a los cuerpos organizados.  Entendiendo como cuerpo organizado no solo una colectividad dotada de personalizada sino  como una potencia expresada en un conjunto de actos que se le atribuyen y lo definen  y lo constituyen, definido en cuento su longitud y latitud. Longitud entendida como el conjunto de partículas que le pertenecen a la identidad del cuerpo que pueden estar en reposo o en movimiento, y latitud será el poder de afectar o ser afectado, ya que los afectos permiten el grado de potencia de los cuerpos, es así como longitud y latitud se traduce en intensidad y devenir, que se configuran como las líneas que recorren al cuerpo.

Entendiendo que el cuerpo está sujeto a los órdenes preexistentes y se convierte, así en cuerpo-sujeto que compone sus devenires de manera autoritaria y con el deseo de dominar a su voluntad inseparablemente de las voluntades que lo rodean, cifrando allí su satisfacción y realización. Por tal razón, es el devenir que apresa y libera, que permite y condiciona será base de consideración para la línea, porque el tránsito en el que el cuerpo se hace otro, se transforma, es posible en la medida que encuentre otros cuerpos que eleven su fuerza de obrar  y transmitan pasiones alegres.

En esta relación, entran los acontecimientos que marcan los devenires y permiten se transformación hacia la mayor potencia de los cuerpos. Por ello, la línea plantea dos acontecimientos: Interactuar, Mediar e  Intervenir.

Interactuar será la manera de comprender como se componen las relaciones y estas en función de la intensidad y el devenir de los cuerpos.

Mediar se entenderá como la posibilidad de canalizar afectos que permitan potenciar las pasiones de los cuerpos organizados o individuales.

Intervenir se comprende como la acción sobre las relaciones complejas de velocidad y de lentitud en los cuerpos y en el poder de afectar y de ser afectado por los mismos.

Estos tres acontecimientos establecen como pregunta guía de la investigación: ¿Qué relaciones, mediaciones e intervenciones apoyan la gestión de la comunicación en cuerpos organizados e individuales sociales? Esta pregunta origina tres temas de abordaje:

Comunicación y naturaleza de la relación y la acción: vínculos y redes para la acción y la comunicación

Comunicación y devenir de cuerpo- sujeto: miradas y comprensiones sobre lo público y lo privado, y tensiones entre capitales sociales, culturales, tecnológicos y económicos y poderes en el campo social. La política, el poder y sus relaciones. El problema de las mediaciones.

Comunicación y afectación sobre el cuerpo-sujeto: cambio y la transformación social, Indagación por las formas de gestión que promuevan el desarrollo sostenible y eficiente.

Los ejes y temáticas de la investigación a partir de los acontecimientos de Interactuar, Mediar e  Intervenir, se plantea en el siguiente esquema:

Análisis de información

 

Como se puede observar los acontecimientos de  Interactuar, Mediar e  Intervenir se plantean en relación o acción sobre la comunicación y la comprensión de devenires, afectaciones y relaciones sobre los cuerpos organizados y sobre ellos se prioriza la comprensión de las tensiones inclusión-exclusión y conflicto y posconflicto, y la democracia y los movimientos sociales.

Gestión de la investigación desde la línea

El siguiente aparte se construye basado en el documento realizado por la profesora Martha Mejía (2010) los aspectos fundamentales frente al factor investigación, que hacen parte de los lineamientos curriculares de Comunicación Organizacional, con el fin de convertirse en aportes para la creación de las directrices de la investigación del programa en Comunicación Social y Periodismo. Este documento relacionó  la docencia, la investigación y extensión. En docencia propone articular las directrices de investigación a los espacios académicos del programa, en extensión buscando evidenciar como espacio de investigación las organizaciones sociales locales y finalmente en investigación a puesta a una reflexión tanto del quehacer orientado a fortalecer la acción investigativa en los grupos de Formas de Expresión en lo Público, FEP como en el Tecnologías de la Información y la Comunicación, TIC Central, adscritos al programa de Comunicación Social y Periodismo.

La investigación se concibe como acción transversal y por ende se plantea a partir de problemas que instauran el diálogo entre el conocimiento y la vida social. Implica pensar la investigación a partir de preguntas y problemas específicos que generan los escenarios de búsqueda de información, recolección de la misma, análisis y creación de nuevo conocimiento, desde una perspectiva crítica e integradora. La investigación en consonancia con la especificidad del programa y su origen en el componente organizacional de la comunicación será entendida como: “el diálogo e interacción entre los actores implicados (investigadores, academia, organización social, comunidades) y creación conjunta de conocimiento de la comunicación como preocupación central, a partir de la definición de temas y problemas de interés que promueven la búsqueda de alternativas” (Mejía, 2010).

Además, de la anterior definición que recoge el espíritu de la investigación para el departamento, se plantea, en el proceso de evaluación, la necesidad de fortalecer las líneas de profundización desde la investigación a partir de  tres acciones:

  • Interacción entre las funciones de docencia, extensión e investigación
  • Articulación entre las líneas y sus intereses investigativos
  • Investigación aplicada para generar un impacto social

La interacción entre docencia, extensión e investigación, requiere no solo de desarrollar amplio conocimiento sobre el entorno social y las problemáticas de los grupos, sino además de “pensar formas pedagógicas de investigación, ya sea desarrolladas en el aula o fuera de ella. La articulación entre las líneas, pretende la convergencia entre los diferentes temas e intereses que poseen las líneas, y al mismo tiempo buscar desarrollar competencias que integren la producción y la investigación, ya que la mediación es la principal categorías de competencias implementadas. La investigación aplicada es entendida como el hacer necesario de la investigación, además de buscar el cambio y la transformación social.

Como ámbitos desde los cuales se construye la investigación se considera la investigación formativa y la académica

La investigación formativa selogra en los espacios académicos de los proyectos integrados y experimentales, pero también se busca la opción de desarrollar semilleros de investigación de la línea que fundamenten su propuesta de investigación. La línea cuenta con tres espacios académicos de énfasis en el desarrollo de la investigación:

  • Proyecto Integrado Mediaciones para la Acción Social
  • Proyecto Experimental Organizaciones Sociales Gestión de la Comunicación.
  • Opción de Grado en Comunicación Estratégica para Organizaciones Sociales

En estos espacios, el desarrollo de la investigación se realiza de la siguiente forma

 

 

Mediaciones para la Acción Social

Organizaciones Sociales Gestión de la Comunicación

Opción de grado

Definición de la competencia de investigación

Manejo de fuentes documentales y testimoniales; recolección de información y análisis mediante el diseño de matrices, que incluya análisis de redes sociales y digitales.

Manejo del método de IAP y su aplicación a proyectos en organizaciones sociales.

Apropiación de conceptos y métodos de caracterización y diagnóstico en organizaciones sociales y comunidades.

Indicadores

Construcción de la pregunta; su relación con los sujetos de estudio.

Diseño y desarrollo acciones metodológicas y sistemáticas para la investigación.

Elaboración de un diagnóstico de la organización, en el cual se articulan su proyecto social, los públicos que intervienen y la gestión de comunicación que desarrollan.

Diseño y realización de una caracterización y diagnóstico comunicacional para organizaciones sociales.

Acciones

Planteamiento del problema y su deconstrucción.

Definición de territorios de los grupos intervenidos.

Búsqueda de fuentes.

Análisis y categorización sobre material digitalizado.

Estudio y análisis de redes

Análisis situacional.

Caracterización de organizaciones sociales

Definición y planteamiento de la pregunta de investigación

Diseño de la investigación

Diagnóstico participativo

Análisis situacional

Caracterización de organizaciones sociales

Diseño y realización de un diagnóstico comunicacional.

Método

Método etnográfico, etnografía de redes y representaciones sociales

IAP – Diagnóstico participativo para comunidades y organizaciones sociales

Diagnóstico comunicacional

Análisis sistémico de la  organización y su entorno

Técnicas

Árbol de los problemas.

Mapa reconstrucción de preguntas

Mapas parlantes para determinar los territorios de los grupos.

Instrumentos de recolección documental y testimonial (entrevistas).

Encuesta de recolección de representaciones

Matriz de redes

Matriz de caracterización.

Matriz y mapa de públicos (redes)

Matriz de Véster (priorización de problemas).

Matriz de definición de diseño de la investigación

Matriz para definición de fuentes de información

Instrumentos de recolección: entrevistas, talleres lúdicos, grupos focales.

Matriz de triangulación (análisis de información)

Análisis situacional (DOFA – FODA)

Las mismas evidenciadas en el proyecto experimental, dado que los estudiantes actuales de la opción de grado no cuentan con este proceso de formación en investigación.

En cohortes siguientes, se incorporan las técnicas diseñadas en los proyectos integrados de línea I y II, con el fin de garantizar la continuidad en el proceso, como estrategia para cualificar la investigación en el componente y el programa.

 

A la fecha, los aportes desde estos espacios académicos, son los siguientes:

 

Mediaciones para la acción social

Organizaciones Sociales Gestión de la comunicación

Opción de grado

Manual de investigación para mediaciones

  • Planteamiento del problema de investigación.
  • Matriz de marco lógico
  • Estructura para presentación de proyectos
  • Investigación de fuentes.
  • Matriz y Mapa de redes
  • Modelo de plan de comunicación desde las demandas de las mediaciones sociales.

Validación de instrumento encuestal de representaciones sociales.

Documento sobre caracterización de organizaciones sociales.

Documento sobre Definición de componentes para el diseño de proyectos de investigación en organizaciones sociales.

Documentos para definición de públicos y su visualización en un mapa de relaciones

Documento sobre indicadores de comunicación a partir de la definición de los niveles de gestión.

Definición de modelos de diagnóstico e intervención para el desarrollo de propuestas orientadas a organizaciones sociales.

Avance en diseño metodológico para formulación de estrategias para la transformación de las organizaciones, a partir de la propuesta: Metodología para diseño y gestión de estrategias, entendidas como escenarios de significación a partir de la su configuración por líneas de acción.

 

 

Como investigación académica la línea está buscando generar alianzas con grupos de investigación del IESCO y de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas que permitan desarrollar los temas de forma integral e interdisciplinar.

 

Referencias

Acevedo, C. (1993) Mito y Conocimiento. Universidad iberoamericana. México

Almond y Verba. (1963) The civic culture. Princeton University Press. New Jersey.

Álvarez, A (2004) Pedagogía y saberes. Universidad Pedagógica Nacional: Bogotá. Colombia.

Bautista, R. (2000) Un espacio comunitario para la recreación Chile. VI Congreso Nacional de Recreación.

Bámbula, J. (1998). La estética en la dinámica de las culturas. Cali: Universidad del Valle.

Bourdieu, Pierre. (2000) El oficio del científico. Ciencia de la Ciencia y reflexividad.  Curso del College de France.  Barcelona: Editorial Anagrama.

Boudieu, P & Teubner, G. (2000). La fuerza del derecho. Colombia: Siglo del hombre editores.

Calabresse O. (1998) El lenguaje del arte. Ediciones Paidós Ibérica: Barcelona.

Callois, Roger. (1997) Los juegos y los hombres. Fce: Colombia.

Caride, A. (2004) La educación en tiempos de incertidumbre: Las apuestas de la Pedagogía Social. Gedisa. Barcelona.

Cassirer, E. (1946) Language and myth. Harper and Brothers. Canada

Cortés, M. I. (2013). Canal capital una estrategia de resistencia comunicacional y contrahegemonía. Bolivia. Universidad Andina Simón Bolívar. Tesis de Maestría.

Cuervo, M. (2002) Hermenéutica e investigación pedagógica en educación. En Revista Horizontes Pedagógicos No.  4. Corporación Universitaria iberoamericana. Bogotá. 

______________(2003) Hermenéutica, investigación cualitativa documental e histórica. En Revista Horizontes Pedagógicos No. 5. Corporación Universitaria Iberoamericana. Bogotá-Colombia

_____________(2012) La pedagogía interpretativa. Una propuesta desde la comunicación y la educación. Alemania: Editorial Académica Española. 

Cortina, A. (2003). Empresas y responsabilidad social. Seminario Internacional de Responsabilidad Social Empresarial, (pág. 5). Santiago de Chile.

Cuevas, F., & Daza, A. (2009). Organizaciones, teoría de capitales y capital social. Evento Anual de Responsabilidad Social - Universidad Central, (pág. 22). Bogotá.

Charry, C. I., & Calvillo, M. (mayo-junio de 2000). Organizaciones Civiles: nuevos sujetos sociales. Recuperado el 23 de 09 de 2007, de Razón y palabra: www.razonypalabra.com

Debray, R. (1992). Vida y muerte de la imagen. Historia de la mirada en Occidente. Barcelona: Paidós.

Gadamer, H. G. (1996) Verdad y Método Tomo I. Sígueme. Salamanca.

García Canclini, N. (1995) Consumidores y ciudadanos. Conflictos multiculturales de la globalización. México: Grijalbo.

Huizinga, J. (1996) Hommo Ludens. Madrid. Editorial Alianza

Jiménez, C (1984) Juego y Cultura. Ensayo Lúdico. Pereira Risaralda

Lalinde, A. M. (1998). Diálogos con la obra de Jesús Martín Barbero. En M. Laverde, R. Reguillo, & compiladores, Mapas nocturnos. Bogotá: Siglo del Hombres / DIUC.

Martín-Barbero J. (1998a) Retos culturales de la comunicación a la educación. En  Relaciones, aproximaciones y nuevos retos. Cátedra UNESCO de Comunicación Social. Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá

________________ (1998b) De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía. Bogotá: Convenio Andrés Bello.

Massoni, S. (2007)  Estrategias. Los desafíos de la comunicación en un mundo fluido.  Rosario: Homo Sapiens Ediciones.

Mejía, M. (2010) La investigación en comunicación organizacional. Documento maestro. Bogotá, Colombia

Mejía, M. (2012) Documento del Componente de Comunicación Organizacional Lineamientos generales a partir del Plan de Estudios 4009 – 4010. Documento maestro. Bogotá, Colombia

Oliveros, D. (2014). Propuesta  Especialización en Comunicación Estratégica  para la Innovación y el Cambio Social. Bogotá: Universidad Central,

Orozco, G. (1996) La investigación en comunicación desde la perspectiva cualitativa. México: Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario, A. C.

Ortiz, Q. (n.d.) De los medios a las mediaciones o las preguntas por el sentido. En Íconos 62.

Ricoeur, P. (1964) Histoire et Vérité. Paris:  Seuil

__________(1975) La métaphore vive. Paris:  Seuil.

__________(1990). Historia y verdad. Madrid: Encuentro Ediciones.

__________(1999).L ́unique et le singulier –entretien avec Edmond Blattchen: Noms

de dieux– Le Symbole. Le philosophe, le poéte et le politique. Bruxelles: Alice Editions: (pp. 53-60).

Pasqualai, A. (1972) Comunicación y cultura de masas. Caracas:Monte ávila Editores.

Pérez, R. (2001). Estrategias de comunicación. Barcelona: Ariel Paidós.

Roveda, A. (2005). ¿Es posible la formación de un pensamiento estratégico en las escuelas de comunicación y de periodismo?. Ponencia III Encuentro Iberoamericano sobre Estrategias de Comunicación. México, DF.

Rubio, J. (2005) Hermenéutica e investigación En Revista Horizontes Pedagógicos No. 7. Bogotá: Corporación Universitaria Iberoamericana.

Santos, M. (1996).La metamorfosis del espacio habitado. Barcelona. Oikos-Tau

Schiller, F. (1990). Kallias; Cartas sobre la educación estética del hombre. Madrid: Anthropos.

Toro A., J. B. (2001). El ciudadano y su papel en la construcción de lo social., (pág. 33). Bogotá.

Universidad Central Programa de Comunicación Social y Periodismo. (diciembre de 2011). Justificación; estudio de demandas sociales. Documento maestro. Bogotá, Colombia.

Uranga, W. (2012) “Mirar desde la comunicación. Una manera de analizar las prácticas sociales. Disponible en: www.wuranga.com.ar [Noviembre 4 de 32012]


[1]
                        [1] Esta definición se sustenta en la identificación de la línea que se realiza en el Proyecto Académico del Programa, PAP, en el cual se determinan las líneas de profundización del programa. En el mismo documento se establecen sus ejes de desarrollo y la forma como se dinamiza en el plan de estudios. Las especificaciones que se realizan en este artículo respetan estos lineamientos y guardan coherencia con su diseño académico.

[2]
                        [2] Lo público, con mayúscula: Lo remite a perspectiva, enfoque, miradas; por tanto, a lo diverso.

[3]
                        [3] Desde los enfoques de: (Charry & Calvillo, 2000) (Toro A., 2001)

[4]
                        [4] Véase: Díaz Villa, 2002, págs. 82-84, citado en el documento sobre Proyectos, escrito por Germán Muñoz, docente del programa, como apoyo al diseño del plan de estudios. Esta contribución se retoma en el documento Proyecto Pedagógico del Programa (2010) que articula la producción de apoyo a estos procesos y en la cual se vinculan, además, el enfoque pedagógico, la definición de dispositivos y la evaluación.

 

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

ACADÉMICA

ACTUALIDAD

Comunicación y poder (Línea de profundización)

Análisis de informaciónIntroducción

El siguiente documento es una elaboración producto de la reflexión teórica y práctica sobre el programa de Comunicación Social y Periodismo, así como de la pregunta por la Comunicación como disciplina; los aportes que se presentan a continuación recogen el trabajo de docentes de la línea Formas de Expresión en los Público- FEB y de Poder y juego, entre ellos, Martha Mejía, Paola Niño, Ramiro Leguízamo y Diana Oliveros; además de las discusiones en torno al PAP 1 realizadas durante el intersemestral  y coordinadas por Jorge Alberto Palomino con los aportes de Mónica Cuervo Prados. No obstante, este documento se considera una guía que debe enfrentar las transformaciones de un campo tan dinámico como lo es el de comunicación. 

La línea de Comunicación y Poder es parte de las líneas de profundización que posee el Departamento de Comunicación Social y Periodismo, de la Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Arte de la Universidad Central. Esta línea nace de la unión de la línea de Formas de Expresión en lo público y de Poder y Juego, por lo tanto, ha buscado tejer relaciones entre los conceptos, preguntas y propuestas de estas, y  se espera que lo contenido aquí, logre un equilibrio entre estas propuestas y proponga una incluyente actualización, de acuerdo a los ajustes requeridos por el proceso de evaluación, que entre otras cosas, busca incrementar la interdisciplinariedad y flexibilidad e intensificar la formación integral a partir de la selección de temas y problemas en relación con: la cultura, la identidad y la memoria, contemplando un contexto de conflicto y posconflicto desde los ámbitos de economía, política y Tecnologías de la Información y la Comunicación; ciudadanía y democracia, vinculados a reflexiones desde la comunicación.

Principios básicos de la línea

Los principios son entendidos como los pilares sobre los cuales se construye la línea, estos se trazan desde la misión de la universidad, el PEI, el Programa curricular de la carrera y el PAP 1 y 2.

De acuerdo con la misión de la universidad, se pretende contribuir a la “formación integral de individuos críticos, creativos, innovadores, sensibles, comprometidos con un proyecto de ciudad y de país ecológicamente viable, productivo, democrático, plural y solidario, y con una comprensión crítica de la realidad latinoamericana”; además, de los principios de equidad e integralidad. La equidad es entendida como uno de sus propósitos esenciales para lograr una sociedad más equitativa y; la integralidad que implica adoptar una idea de experiencia vinculada al pensamiento reflexivo distanciado del sentido común y de la inmediatez de la vida cotidiana.

El segundo pilar de la línea parte del PEI de la Universidad Central,  del cual se destaca el sentido de la educación hacia la formación en y para la democracia, la crítica, la participación y el disentimiento, el reconocimiento de la diversidad y la re-construcción de sentido; orientado por los principios de equidad e integralidad, desde una perspectiva global, latinoamericana y local.  Es desde esta perspectiva, educar, es disponer y organizar la experiencia de formación integral y humanista, abierta a la diversidad y a la creatividad en la constitución del ciudadano y del comunicador. Su concepto nuclear es la idea de proyecto, entendido como movimiento permanente desde lo real existente (saber empírico), hacia el real posible (conjuga un saber y un poder), que se materializa en un real transformado (el sujeto). Esto conduce a una propuesta curricular y pedagógica que permite la construcción de procesos a partir de preguntas y problemas que suponen una formación para la investigación, soportada en la escritura como herramienta del pensamiento para la re-construcción de sentido sobre el sujeto y la sociedad.

Es así, como el Programa curricular que es integrado por el desarrollo conceptual sobre el objeto de la comunicación, por la propuesta de acción en cuanto a dinámicas pedagógicas, investigativas y de extensión, así como por los diferentes PDA o Programas de Desarrollo Curricular se constituye como el tercer pilar que pretende garantizar espacios y dinámicas convergentes orientadas a establecer vínculos entre la misión de la universidad, las propuestas y diferenciación que propone el departamento y las demandas sociales sobre el comunicador.  La revisión dada durante el proceso de evaluación pretende: a)  Desarrollar consistencias entre el desarrollo de competencias en investigación, mediación y producción y la ruta formativa; b) Generar consistencia de las prácticas profesionales, como dispositivos pedagógicos, con los proyectos de las líneas de profundización;  c) Encontrar coherencia en la relación entre líneas de profundización, proyectos integrados y experimentales, prácticas profesionales y opciones de grado; d) Analizar y fortalecer la relación entre los espacios formativos, las líneas de profundización y el desarrollo de competencias, en el desarrollo de la ruta formativa y e) Una revisión profunda de las demandas sociales en relación con el perfil de egreso, así como de los microcurrículos para evidenciar relaciones de complementariedad entre los espacios académicos, eliminación de redundancias y mejor aprovechamiento de los créditos académicos.

Y el último pilar está fundamentado por  los PAP que, aunque deben ser actualizados, permiten discernir los elementos que constituyen el componente nuclear del plan de estudios, con lo cual es posible eliminar las redundancias observadas y distribuir en mejor forma los créditos académicos, además de depurar las líneas de profundización en consonancia con las demandas sociales actuales y potenciales; afinar los perfiles de egreso y lograr una relación orgánica entre las prácticas, la investigación y la interacción social del programa.  Para esta conceptualización sobre la línea, tomaremos cinco aspectos que consideramos necesarios y que generan impacto o afectación sobre las demandas sociales desde el ámbito profesional y laboral, los que se originan en el campo de la comunicación y las demandas realizadas al programa.

La comprensión de la relación de línea en relación al plan de estudios se expresa más claramente en el mapa conceptual del plan de estudios,  dibuja el camino que transita el estudiante, desde la reflexión conceptual, en la cual se enfatiza en los primeros niveles, hasta el diseño y experimentación, que adquiere mayor fuerza al finalizar la ruta formativa. El recorrido se encuentra atravesado por la producción estética y los rangos en los cuales enfatiza los establecen las acciones de investigación y mediación, así como la orientación ética y política del campo de estudio, tal y como se observan en la siguiente Ilustración.

Ilustración 1. Mapa conceptual del plan de estudios

Fuente: Proyecto Académico de Programa Comunicación Social y Periodismo, 2005

A partir de este mapa se muestran las posibles rutas y relaciones de los espacios formativos con las líneas de profundización, en relación a las competencias, y de éstas hacia la conformación del perfil de egreso del estudiante a partir de las demandas, el campo de comunicación y la particularidad de los objetivos del departamento de Comunicación Social y Periodismo.

Ilustración 2. Líneas y trayectos en el plan de estudios

Fuente: Proyecto Académico de Programa Comunicación Social y Periodismo, 2014

La línea de Comunicación y poder se presenta de forma trasversal a las otras líneas del departamento y está enmarcada entre la formación teórica, la acción y la producción estética desde la profundización en la categoría de las mediaciones y poderes

1) La tensión inclusión – exclusión promovida por el aumento de la distancia económica, política, social y cultural en la relación centro del poder - periferia y en la cual los sujetos se ubican en espacios diferenciados y distantes. Para la línea, el reto es ampliar la acción social y política, en espacios de diálogo y debate colectivo entre interlocutores para la formulación de políticas sociales, desde la diversidad y hacia la posibilidad de construir nuevas formas de gestionar, ver, expresar y abordar su constitución como sujetos políticos y civiles; 2) Democracia y movimientos sociales, en el sentido de  la reapropiación que los movimientos hacen de lo político como un asunto público en la construcción de democracia como expresión de sus formas de participación y decisión; la relación política y comunicativa entre movimientos sociales globales y organizaciones sociales locales. El reto para la línea es promover formas de interacción entre colectivos y sujetos para la construcción de sociedad civil como espacios de relación; aquí, se requiere una comunicación que sobrepase el uso instrumental de dispositivos y el espacio limitante de los oficios profesionales diferenciados y distantes; 3) La tensión Conflicto - posconflicto, que genera toda una nueva visión de definición del contexto y de la acción, donde la comunicación en su función de construcción de sentido se vuelve fundamental para la interpretación del acontecimiento y de la posición de los sujetos.

Desde el ámbito profesional, el reto se centra en: la producción y gestión de la información; la dinamización de las organizaciones para el cambio social y la Integralidad de la gestión en términos éticos. El paso dela producción a la gestión de información es el reto de asumir una posición crítica frente a la información en relación con la constitución de sujetos políticos, para identificar formas de olvido o distorsión de la información que promueven la consolidación de discursos hegemónicos y el ocultamiento de voces alternas o disidentes; supone la orientación hacia la gestión de comunidades generadoras de contenidos para pasar de la información a la expresión; es el paso de la información a la comunicación, en el papel que juegan los sujetos en su desarrollo. Impone la urgencia por involucrar avances del campo del periodismo ciudadano y la comunicación pública.

El dinamizar la organización. Aquí el reto es pasar del operador de información al gestor de comunicación que orienta la mediación hacia los modos de interacción entre los sujetos, en relación con la organización y su entorno. La dinámica expone la urgencia por pensar la gestión de la comunicación para organizaciones en red, incorporando para ello los avances en términos de comunicación organizacional, para el desarrollo y cambio social.

La Integralidad de la gestión en términos éticos (coherencia e integridad), estéticos (integrante en relación con los sujetos, de manera consistente) y políticos (proyección y congruencia). Desde un enfoque comunicativo, la línea debe superar la delimitación especializada entre comunicadores periodistas y organizacionales, para entrar en una dinámica que permita pensar la comunicación desde estos saberes y hacia la constitución de un escenario de acción más amplio e incluyente, como es la demanda social, así no se constituya en la demanda de los grandes medios y las grandes corporaciones.

Las demandas desde el programa parten de los fundamentos básicos y desde la misma concepción del campo de estudio, es así como se considera la gestión de la comunicación para el cambio social que permita la construcción de lo público para  la transformación social, en un contexto que busca la resolución de la exclusión y la desigualdad social, aportando a la diferencia y diversidad individual y grupal. Para tales propósitos se hace urgente la apertura de espacios de interlocución, donde el discurso y las formas simbólicas permitan generar un sentido del desarrollo social; implica crear espacios y diseñar estrategias de comunicación para el encuentro de los cuerpos, de sus objetivos y deseos.

Comunicación para la mediación orientada hacia la generación y realización de proyectos sociales que sugieran alternativas al discurso hegemónico. Esto supone la creación de espacios para la intervención de las distintas fuerzas en la constitución de la sociedad civil y la activación de redes y flujos de intercambio entre los individuos y la organización. Para esta acción es necesario relación con la incorporación de las tecnologías, diseño de redes y formas de interacción para las comunidades en relación con las acciones de gestión de comunidades virtuales o con mediación tecnológica; generación de contenidos a partir de acciones como participación comunitaria y reportería ciudadana.

La comunicación como estética y política (la despolitización e ideologización de la estética) en contraposición a la comunicación como espectáculo; implica la búsqueda de formas de narración y configuraciones estéticas que restituyan la dimensión política de la comunicación. Es abrir la acción hacia la experimentación estética, la configuración de escenarios y actores para la construcción de la memoria, con base en procesos de investigación social y participativa. Para ello, se requiere que el comunicador influya en las políticas públicas e interpele a los actores sociales a asumir sus responsabilidades ante la población como ciudadanía, más que consumidores o usuarios.

Para su resolución, se establece como objetivo de la línea propender hacia la formación de agentes capaces de asumir los retos que impone la gestión y la producción comunicativa, mediante la formulación y realización de proyectos, orientados al cambio y la transformación social.

Análisis de informaciónFundamentación teórica de la línea

En principio considera como la unidad de la acción el acontecimiento, pensado desde la  afectación al contexto social  e individual del estudiante, su lectura del mundo y su visión de lo social desde un enfoque comunicativo. Los acontecimientos, entendidos desde la idea de Deleuze(1989) se consideran como “no es lo que sucede (accidente); está en lo que sucede el puro expresado que nos hace señas y nos espera. Según las tres determinaciones precedentes, es lo que debe ser comprendido, lo que debe ser querido, lo que debe ser representado en lo que sucede”. Es decir, el acontecimiento es aquello que se construye y puede llegar a materializarse en aquello que ocurre con la necesidad de ser comprendido y que puede o pudo ser afectado en su proceso de acontecer.

El acontecimiento tomado para la línea son las tensiones dadas entre la comunicación y el poder al interior del campo social, por lo tanto la pregunta que orienta el desarrollo de la línea es: ¿cómo pensar la comunicación en relación a la determinación del poder en el campo social?  Este acontecimiento da origen a los ejes problemáticos y a las preguntas de cada una de las asignaturas de la línea.

La línea de Comunicación y Poder se dinamiza en dos ejes: 1) Gestión de la comunicación y 2) Organizaciones y Acción social, que permiten conceptualizar y poner en juego formas de expresión, gestión para el cambio social, participación, producción, en redes, medios y organizaciones, con el fin de generar transformaciones en la consolidación de una sociedad incluyente.

Las posibilidades de constitución de la idea se establecen a partir de las siguientes preguntas:

  1. ¿Cómo pensar la comunicación para fortalecer las organizaciones como sujetos civiles en relación con los poderes con las cuales interactúan?
  2. ¿Cómo pensar la comunicación para desarrollar acciones de cambio y desarrollo, orientadas hacia la construcción de lo público; esto es, de la sociedad civil?
  3. ¿Cómo pensar la comunicación para generar espacios de convivencia e inclusión que recuperen el tejido social fracturado y deformado por efectos de los prolongados conflictos que afectan al país y la región? 

La perspectiva desde el campo

Tomando en cuenta el campo, desde la perspectiva sociológica de Pierre Bourdieu, como la arena del conflicto y las tensiones por los capitales que se traducen en poderes, se vinculan los conceptos que conducen a su objeto, desde la perspectiva comunicativa adoptada por el programa. Su objeto, articulado con el modelo de comunicación que orienta el plan de estudios vigente, se remite a la idea de creación de sentido, como posibilidad de generar formas de expresión, de comunicación, de gestión y de participación que permitan a los movimientos y organizaciones sociales, mediante la producción de medios, integración de las tecnologías de información y comunicación, en vías de la constitución de sujetos políticos y de una sociedad civil sustentada en vínculos de sentido.

A partir de estas consideraciones es posible comprender por qué resultan fundamentales para la línea los siguientes aspectos que la vinculan al ámbito de Lo público[1]:

  1. Apertura de espacios de interacción entre las poblaciones y la sociedad, con el fin de generar vínculos de sentido entre comunidades, movimientos y organizaciones sociales, empresas, instituciones y Estado; este tramado de relaciones significativas es el que constituye la denominada Sociedad Civil y su dinámica en la construcción de Lo público. En este escenario se espera que diversos grupos poblacionales (mujeres, jóvenes, pobladores, minorías étnicas, opciones sexuales alternativas, religiones...) encuentren posibilidades para participar en la vida social y, mediante su acción comunicativa, modificar los ambientes en los cuales se mueven sus intereses. No se trata de acciones erráticas y dispersas, sino orientadas por las demandas y las expectativas de los actores involucrados con la consecuente emergencia de tensiones que incide en las posibilidades de desarrollo en equidad y transformación social. Es el espacio de las relaciones y los vínculos significativos, mediados por la acción de la comunicación.
  2. En la producción de información y contra-información. Este acontecimiento hace referencia a una situación problema: la “carencia de información confiable y desde múltiples perspectivas, que permita a diversos grupos poblacionales definir sus propias actuaciones en un horizonte de realidad relativamente conocido” (PAP, 2011). La situación se aprecia como un contrasentido en el escenario de la Sociedad de la Información y la Comunicación, donde se espera que la información sea un recurso constante, completo y a la disposición del ciudadano que lo requiera.
  3. En la incidencia de Lo público y en el diseño de criterios para la formulación de políticas públicas. Es un acontecimiento que vincula la línea con el concepto de la comunicación como acción que afecta los cuerpos sociales para su transformación, mediante procesos de producción/intervención; también se vincula con la idea de comunicación como forma de gestión a partir de la cual es posible incidir en la manera como las organizaciones se acercan y participan de la formulación de políticas públicas. Implica para la línea, generar recursos para el análisis, sistematización e interpretación de las múltiples formas de expresión y de gestión que afectan la vida ciudadana y sus colectivos; métodos y técnicas para realizar propuestas orientadas a la transformación significativa de su entorno, desde una perspectiva participativa; finalmente, mediante acciones concertadas, formular criterios que permitan a políticos, administradores y decisores diseñar políticas públicas capaces de proponer nuevos modelos de relación colectiva.

Es a partir de estas definiciones que se buscan relaciones entre la línea y las ideas de capitales, agentes, habitus, poderes, relaciones, redes y vínculos, tensiones y estrategias. El campo será el espacio de relación de estas definiciones, el mismo donde se constituye Lo público[2] es el escenario de las relaciones y los vínculos para la concertación, el debate y la confrontación que permite el desarrollo de proyectos orientados a la transformación de la vida social.

El campo se pueden dimensionar desde diversas perspectivas: si se habla de sus dimensiones, se podrían considerar como básicas, la económica, la política, la tecnológica, la cultural, en relación con la dimensión social, dado el carácter de la comunicación. En este sentido, no podrían pensarse los movimientos y las organizaciones sociales sin considerar las dimensiones de los ámbitos y la forma como se definen mutuamente en el escenario de la construcción. 

Es dentro del campo que tiene sentido el capital. Es el patrimonio que cada sujeto presenta como valor para establecer relaciones con otros, para acumular poderes, ya que  el capital confiere poder a quien lo detenta y es el que se pone en juego en las relaciones con la finalidad de aumentar su utilidad. Como factor, se puede considerar de producción, en cuyo caso aumenta; de reproducción, en cuyo caso se mantiene; de no puesta en juego, en cuyo caso se deprecia. El capital confiere a quien lo detenta la posibilidad de ser visto, siempre y cuanto esté en relación. El capital cambia, se transforma y evidencia niveles de complejidad en su construcción y consolidación.

En el trabajo de Cuevas & Daza (2009), se evidencia cómo no todos los colectivos producen capital. En el caso de la familia, por ejemplo, el capital se reproduce; no es igual con organizaciones, como las sociales o las empresariales, donde el capital debe producirse, independientemente del ánimo que las caracterice frente a su condición de lucro. Sin embargo, esta situación no es del todo clara para las organizaciones sociales que confunden su condición “sin ánimo de lucro” con la no generación de capital; al no considerar este aspecto, pierden oportunidades que les daría mayor fuerza en el momento de establecer vínculos con otros sujetos, porque el capital no es solo financiero.

Análisis de informaciónConviene entonces determinar los tipos de capital adecuados para generar activos desde la comunicación, además del económico:

  • Cultural, representado en prácticas, tradiciones y formas de expresión propias del colectivo. Se presenta  sus formas de incorporado por procesos de socialización, objetivado representado en bienes culturales y del conocimiento que se tienen sobre estos e institucionalizado a partir de los títulos, el reconocimiento y  la reputación
  • Simbólico, es la forma que toman los capitales y está representado en reconocimiento y estatus; presente en las formas discursivas que confieren posiciones y determinan estrategias para la ubicación de los sujetos en el campo con el fin de generar vínculos. Este capital incide sobre las narrativas e imágenes del mundo; lo aportan los colectivos, las organizaciones, las comunidades y los sujetos; se representa por ejemplo, en su imagen, cultura e identidad.
  • Político, representado en tendencias ideológicas y la forma como éstas definen las posiciones que los sujetos asumen para su participación en el escenario de lo público. Estos pueden ser grupos de presión, partidos políticos, tendencias que orientan lecturas del mundo y motivan o no la participación de los sujetos desde posiciones específicas.
  • Tecnológico, representado en el conocimiento sobre la tecnología y la experiencia en su incorporación. Lo aportan centros de investigación, universidades, organizaciones con líneas de desarrollo e innovación. Se representa en acceso a la tecnología y la capacidad para generar innovación.
  • Infraestructura, aportado por organizaciones, estado y universidades, principalmente. Se refiere a las estructuras organizativas que definen no solo la funcionalidad de los colectivos, sino las relaciones que establecen con el medio; un asunto que se relaciona directamente con las formas de gestión de la comunicación
  • Ambiental, representado en los recursos del medio natural. En términos comunicativos, se refiere a la idea de territorio, a la significación que asume en relación con los colectivos y su puesta en juego en el campo: territorio cultural, simbólico, además del físico.
  • Intelectual, pensado como saber. Representa innovación en teorías, conceptos, usos, que permiten la comprensión de situaciones sociales; aportado por Centros de investigación, Universidades, sector educativo y científico. Se incluye, en el escenario de lo público, el saber de las colectividades y de las comunidades, aparentemente con menor poder por situaciones de dominio del saber científico sobre el de la vida cotidiana, pero con alto valor en términos de construcción social. Es un tipo de conocimiento que se encuentra disperso y requiere de gestión para enriquecer las relaciones que desde estos colectivos se establecen.
  • Social, generado por los vínculos creados y sostenidos en términos de ganancias; aportado por redes sociales y digitales que permiten la proyección de los sujetos en los ámbitos locales, regionales y globales.

En dónde radica el interés por estos capitales. En términos comunicativos, encontrar en ellos los componentes que pueden generarse desde la gestión comunicativa; en los culturales, simbólicos y relacional, la vinculación es directa. La limitación se encontraría en no incluir en la gestión los capitales restantes: del político, las tendencias y su afectación en los procesos de participación y movilización; en infraestructura, la generación de espacios que condicionan o potencias las acciones de comunicación; en el tecnológico, lo relacionado con incorporación para la participación y la movilización; en el económico, la generación y administración de recursos; en el ambiental, la reconfiguración del sentido de territorio comunicativo; todos estos aspectos deben preocupar a la línea de Comunicación y Poder en términos de cómo incorporarlos a los proyectos de comunicación.

Los capitales son traducibles en poderes, estos se logran gracias a los habitus que en términos de Bourdieu son entendidos como “estructuras estructurantes” que condicionan prácticas de movilidad y apropiaciones de los capitales. El habitus puede verse como el conjunto de esquemas socialmente estructurados, a partir de los cuales los sujetos perciben el mundo y actúan en él; surgen de la historia (por tradición y experiencia) de las personas y los colectivos. Por tanto, el habitus se aprende mediante el cuerpo; se incorporan de manera consciente o inconsciente y se actualizan en prácticas que permiten a la persona ponerse en juego; entonces, cada posición tiene su propio habitus. El habitus, además de las reglas, supone aprendizajes esenciales que permiten la ubicación en el campo de la comunicación y su interacción con las organizaciones y movimientos; los aprendizajes permiten constituir formas de ser de las organizaciones en comunicación mediados por la experiencia.

Bourdieu refiere que “La estructura de la distribución del capital determina la estructura del campo, es decir, las relaciones de fuerza entre los agentes científicos: el control de una cantidad (y, por tanto, de una parte) importante de capital confiere un poder sobre el campo, y, por tanto, sobre los agentes menos dotados (relativamente) de capital (y sobre el derecho de admisión en el campo), y dirige la distribución de las posibilidades de beneficio” (Bourdieu, 2003, p. 66).

Por tanto, la estructura de campo se basa en la distribución y acumulación del capital, a su vez, éste es un tipo de bien cuya circulación o adquisición es restringida, por lo cual se establecen unas posiciones distintas según la acumulación del mismo. Como se puede apreciar, no hay una gran distancia entre los fundamentos sociológicos que propondría Marx en sus estudios sobre el capital. El campo como estructura de relaciones en desigualdad, por lo cual se establece la tensión entre los agentes “menos dotados” y los más dotados. Son estos últimos quienes buscan determinar el ingreso y las acciones de los otros agentes. La estructura de campo, por tanto, está en la realización de las tensiones y las acciones. Los efectos de los agentes son capaces de afectar las posiciones, la circulación del capital, el poder  y, por ende, el campo mismo.

Análisis de informaciónLa distribución de estos capitales se establece por medio de información, formación, participación, movilización, imposición y consumo. Del primero, se pensaría en la acción mediática; no obstante, dada la tendencia  a su concentración en manos de quienes detentan el poder económico, conviene ampliar su rango de acción a otro tipo de medios, como son los ciudadanos y las redes sociales a partir de los cuales es posible generar contenidos que permitan la distribución y puesta en juego de estos capitales. En cuanto a la formación, obliga a cambiar la perspectiva desde la cual se aborda, generalmente en las organizaciones, dado que se confunde con capacitación como transmisión de información y no como espacio para compartir experiencias y generar conocimiento; participación y movilización a partir de propuestas estéticas que permitan a los sujetos compartir en experiencias de sentido, sus capitales y generar nuevas formas de incrementar su valor; en cuanto a imposición y consumo, sería entonces el reto de evadir su activación, propuesta desde los intereses de sectores reducidos, dueños de los medios de producción y preocupados más por imponer un discurso hegemónico que por generar nuevos sentidos.

Dentro del campo los sujetos pueden toman los rangos de actores y/o agentes. Son actores, quienes establecen demandas de comunicación y exponen necesidades de información: por las primeras se entiende la solicitud de espacios de participación y reconocimiento para ejercer sus derechos a la expresión mediante sus propios discursos y prácticas; por las segundas, aquéllas relacionadas con la urgencia por recibir información integral, completa, de forma transparente y coherente con sus realidades próximas.

Son también actores quienes interpretan acciones y establecen vínculos para el diálogo; esta característica se aprecia en las redes sociales particularmente cuando ellos interpretan información a partir de contenidos recibidos. Entran en este perfil de actores, quienes interpretan un rol o papel en el escenario de lo público, mediante su actuación como funcionarios o cuando asumen la representación de otros en el escenario. Se incluyen también a quienes son públicos de organizaciones y comunidades no organizadas: “población activa e inactiva en estas relaciones, minorías étnicas, de género, etarias; en relación con el campo de la comunicación, lo son también los productores de medios, que se convierten en actores sociales y políticos” (Lalinde, 1998, págs. 123 - 131), aunque en estos casos convendría diferenciar la figura de actor a la de víctima, esta última más ligada a situaciones de invisibilidad, dolor e inactividad total.

Se determina aquí la no inclusión de individuos; esto es, de personas o colectivos que no admitan aperturas por voluntad propia; figuren como anónimos o no se encuentren dispuestos a asumir posiciones y acciones públicas; entes abstractos que se retraen de Lo público y se establecen como particulares y propios, sin vínculos con el mundo externo (por ejemplo, familia, individuos particulares, asociaciones privadas con fines particulares) y mucho menos vinculados a la producción de capital social. Desde esta condición, no se determinan como posibles, personas, grupos o colectivos que se suman al discurso del asistencialismo y el paternalismo; que se conciban y promuevan un discurso de víctima o de indiferencia, sin posibilidades para la acción. Son susceptibles de ser actores en la medida en que desarrollen vínculos para organizarse (se convierten en agentes) o por una problemática específica (se convierten en actores).

Se establecen como agentes quienes están abiertos a la acción y se encuentran dispuestos a establecer relaciones sin que medie para ello ninguna interpretación de terceros. Se reconocen como sujetos autónomos que asumen el reto de la transformación de sus propios cuerpos sociales. Significa que los agentes provocan algún grado de afectación en otros cuerpos, para lograr la construcción y transformación de lo público. No pueden asimilarse totalmente a la figura del líder, dado que no se entiende como ‘alguien a quién seguir, como sucede con éste último, sino alguien que media para la acción, caso en el cual se establecería la figura del agente.

Los agentes, en virtud de su mediación, asumen la representación de otros, pero no para actuar por ellos sino para gestionar su exposición y expresión en el escenario de Lo público, con el fin de promover la participación y la movilización. En estos términos, se comprende que los agentes son las denominadas ‘élites’ (Toro A., 2001, págs. 25-26): intelectuales, comunicadores, políticos, artistas, administradores públicos, directivos y representantes de las organizaciones de la sociedad civil, empresarios, movilizadores sociales y comunitarios.

Ambas figuras convergen en la imagen de los sujetos civiles y políticos, entendidos como quienes exponen y actúan para afectar y ser afectados por sus acciones de participación y en procesos de movilización. Son parte de Lo público, por afinidad, por sus relaciones de sensibilidad y conocimiento frente a los temas y acciones sociales que los convocan. También, son sujetos críticos que asumen una posición en el escenario de Lo público, desde sus modos de sentir, pensar y actuar, y a partir de orientaciones o directrices éticas que rigen su actuación. Son voces visibles y activas en los discursos sociales y políticos; ellos construyen territorios locales, regionales y globales, mediante relaciones y a partir de sus intereses colectivos.

En síntesis, se comprenden como “personas capaces, en cooperación con otros, de crear o transformar el orden social que ella misma quiere vivir, cumplir y proteger, para la dignidad de todos”(Toro A., 2001, pág. 10). Desde esta propuesta, las personas se hacen sujetos sociales y políticos al generar organización porque deben construir identidad, crear reglas de juego de inclusión y exclusión, definir formas de articulación y de interacción, aprender a generar proyectos y a buscar reconocimiento en el escenario de Lo público, procurando un derecho a la comunicación más inclusivo y adaptable a las circunstancias conflictivas que impone el mundo.

Los sujetos civiles y políticos asumen posiciones o situaciones actuales y pueden proyectar situaciones potenciales. Teóricamente, éstas podrían ser las posibilidades, una vez ubicados sobre situaciones actuales y posibles en la estructura[3]:

  • Actual víctima; potencial actor (capacidad para representarse en el escenario de lo público)
  • Actual actor; potencial agente (capacidad de gestionar participación y movilización)
  • Actual: actor y agente; potencial: sujetos sociales y civiles (capacidad de organizarse)

Análisis de informaciónLos actores se relacionan y vinculan a partir de los habitus existentes que caracterizan estas relaciones con los procesos de interacción y generación de vínculos significativos. Este planteamiento no sólo incluye las condiciones de estratificación que se da entre los actores y lo agentes, sino que asume la existencia de diferenciaciones que no necesariamente expresan mecánicamente las estructuras económico –políticas. Esta perspectiva implica pensar que las relaciones sociales están en un continuo proceso de transformación y se determinan a partir de las tensiones que las afectan.

En el campo se pueden apreciar las siguientes posibilidades relacionales:

  • Tipos de relaciones: de dominación, subordinación, afinidad en la relación entre organizaciones, Estado, medios informativos masivos y alternativos; empresa privada, instituciones y organizaciones educativas, por ejemplo, las cuales determinan los lugares que ocupa cada actor y agente en el campo y la tensión que se genera en esta relación; de su destino depende la generación de capital y las posibilidades de transformación posible en el escenario de lo público.
  • Niveles de autonomía de los actores/agentes en las relaciones (económica, política, social, cultural, jurídica, religiosa, tecnológica). Vital para la toma de decisiones respecto a la posición que se asume y las estrategias y prácticas que permitirán su movilidad en el campo.
  • Nivel de autonomía de los agentes en las relaciones: conocimiento, comunicación, formación; además de lo concerniente a toma de decisiones, se relaciona con el nivel de autonomía para generar capital social en relación con otros actores y agentes.

Los niveles de autonomía y los tipos de dependencia determinan el destino de los problemas, si se hacen visibles o no, si se debaten y generan confrontación o no; si es posible construir relaciones de interacción.

A este punto de la reflexión es posible comprender cómo las tensiones que se generan en el campus dependen de las formas de interacción posibles, en los siguientes términos:

  • Tensión entre Lo público y lo privado: quién lo determina, por qué, al servicio de qué causa o con cual intención; por ejemplo, en términos de responsabilidad social corporativa quién define lo público y lo privado para determinar los alcances de la actuación de una organización en el ámbito de lo público; por qué algunos comportamientos pertenecen al ámbito de lo privado cuando, desde la perspectiva de lo social, todas las organizaciones son públicas.
  • Tensión Inclusión – exclusión. De qué manera los sujetos se excluyen de determinados espacios y relaciones, en razón de cuál característica y cómo esta exclusión los ubica de inmediato como ‘población vulnerable’ y ‘víctimas. Cómo generar formas de inclusión sin que ello signifique se agregación a sistemas ajenos, sino su incorporación sin que ello implique la pérdida de sus características propias.
  • Tensión Poder – dominación. En términos de procesos de interacción mediados por relaciones sociales, se establecen tensiones generadas por generación o asignación de poder a sujetos, acciones mediante las cuales se reorienta la fuente de poder en un solo o pocos sujetos, quienes determinan los destinos de otros. Cuáles son los procesos de mediación por los cuales se cede, asigna o resignifica el poder.

Es en el lenguaje, desde una perspectiva estética, donde reposan las posibilidades de generar estrategias que permitan los movimientos de fuerzas y poderes en el campo. Es así, como se entiende por estrategia la creación de espacios simbólicos que permiten a los sujetos entrar en comunicación y encaminar sus necesidades y acciones a trasformaciones de sus condiciones y estatus dentro del campo. Estas estrategias se pueden dar:

  • Por omisión, en tanto se hace invisible al sujeto-otro en el discurso que intenta construir lo público.
  • Colectivización, cuando se asume al sujeto en términos generales, sin admitir matices simbólicos que den cuenta de su diversidad.
  • Criminalización, cuando se ubica al otro al margen del campo por considerarlo nocivo para lo público; esto es, delincuente, desadaptado, disfuncional, como ocurre con ciertas poblaciones o incluso colectivos como las organizaciones sociales.
  • Reivindicación, al recuperar características del otro, aunque en ocasiones, cuando las ejerce el sujeto que representa el foco de exclusión, resultan siendo formas de prolongar de manera “políticamente correcta” la condición de víctima. En este sentido, resulta más coherente con el sentido de la estrategia, que la reivindicación la realice quien se encuentra en condición de exclusión para entrar en el escenario de lo público, sin requerir para ello de ningún tipo de representación diferente a la de sí mismo como sujeto político.
  • Legitimación. Aquí se entiende que a partir de la reivindicación ejercida por el sujeto, se re-establecen relaciones en las tensiones que habían sido ignoradas; este re-establecer es el inicio de la legitimación de los sujetos políticos como interlocutores válidos en el escenario de lo público.
  • Extrañamiento implica la referencia al otro como raro que por lo mismo, no se incluye en el escenario de lo público. Es una forma de desterrar, desarraigar del escenario de lo público a quienes se considera no pertenecen al campo.

Frente a estas posibilidades, que ejercen quienes participan en el escenario de lo público, aparecen las acciones comunicativas que permiten a los sujetos convertirse en sujetos de comunicación para incidir en sus destinos, mediar en sus tensiones y generar transformaciones. Básicamente, se construyen en dos posibilidades: participación y movilización que pretenden crear y fortalecer a los sujetos en núcleos organizados “porque esto permite más fácilmente la protección de los derechos y superar la pobreza”; crear y fortalecer redes sociales desde una visión estratégica (Toro A., 2001).

En últimas, las estrategias permiten salvaguardar o mejorar la posición o imponer el principio de relación más favorable para reproducir, producir y almacenar el capital; estas dependen de la posición en el campo; es decir, del capital específico y de la percepción que se tiene del campo.

Análisis de informaciónDiseño Curricular de la Línea de Comunicación y poder

Como se había anotado anteriormente, en la línea se aprecia la formulación de dos ejes problemáticos que orientan su desarrollo: Gestión de la comunicación y  Organizaciones y Acción social. Cada uno de estos ejes permite la formulación de problemas para las asignaturas o espacios académicos asociados. La pregunta que orienta el desarrollo de la línea es: ¿cómo pensar la comunicación en relación a la determinación del poder en el campo social?  

Para su desarrollo se adoptó la idea de “organización por proyectos”[4], que está muy ligada a la articulación entre investigación y formación. En esta forma de organización los temas o problemas que promueven los proyectos actúan como ejes organizadores que implican prácticas interdisciplinarias o transdisciplinarias, así como un tratamiento transversal a partir del cual todas o gran parte de las líneas de profundización contribuyen al conocimiento y solución esperados.

Su aplicación permite, en el desarrollo del plan de estudios, la construcción del conocimiento sobre situaciones sociales y de comunicación, el diálogo de saberes desde las posibilidades y restricciones que impone la realidad social, procesos pedagógicos más flexibles y coherentes con la dinámica y complejidad del mundo social, el desarrollo de competencias desde las exigencias del campo y de la sociedad en la cual se desempeñan los actores de este proceso, así como una mejor incorporación de los medios, las tecnologías y los lenguajes en el proceso de construcción del conocimiento.

DEL CAMPO DE BOURDIEU AL CAMPO DE LA COMUNICACIÓN Y LAS MEDIACIONES

Sin embargo, retomando la mirada de Wallerstein (1997) que plantea que desde 1945 se inicia una crisis dentro de las ciencias sociales al ver que el conocimiento social se desarrolla no desde los límites de las ciencias preexistentes, sino desde nuevas aproximaciones, dentro de las cuales se encuentra la comunicación, hace pensar que si bien la noción de campo de Pierre Bourdieu (2000) genera aportes a la comunicación, no es suficientes  para definirla.

Un claro ejemplo de esto, se ve cuando Bourdieu plantea que

“La disciplina es un campo relativamente estable y delimitado, y, por tanto, relativamente fácil de identificar: tiene un nombre reconocido escolar y socialmente (es decir, está presente de manera clara en las clasificaciones de las bibliotecas, como la sociología en oposición, por ejemplo, a la «mediología»); está inscrita en unas instituciones, unos laboratorios, unos departamentos universitarios, unas revistas, unas organizaciones nacionales e internacionales (congresos), unos procedimientos de certificación de las competencias, unos sistemas de retribución, unos premios”.(Bourdieu, 2000: 115)

Si se lee entre líneas, podemos ver que cuando Bourdieu (2000) descarta a la mediología como disciplina transversal se genera una pregunta sobre si realmente el concepto de campo se podría relacionar con la comunicación, dado que las dos miradas disciplinares ligadas a una mirada hermenéutica proponen un reto para pensar el desdibujamiento de las disciplinas.

Así las cosas, tanto para Debray (1992) la importancia de la historia es esencial al retomar la imbricación de las representaciones sociales en las eras de la mirada, como para Martín Barbero (1998b) lo son las matrices culturales, los formatos industriales, las lógicas de producción y las competencias de recepción conectadas por las mediaciones.

En ese orden de ideas, se propone ver la comunicación desde la mirada de las mediaciones y poderes que retomando la mirada interdisciplinar nos lleva desde la hermenéutica a mirar hacia la propuesta de la comunicación-educación-cultura-política-estética.

MEDIACIONES Y PODERES

La línea parte de un ser político hermenéutico que continua la sabiduría política de la Paideia (Ricœur, 1999)desde textos o discursos liberadores (Ricoeur,1975)  generados en un contexto historicista. Éstos discursos generan desde la estética como dinámica cultural  (Bámbula, J., 1988) y del lenguaje como medio de comprensión  (Gadamer, 1996) prácticas de poder que se preguntan por “la creación de sentido, vinculada con la producción de medios que impactan lo sensible y transforma la subjetividad” (PAP, n.d).

La línea abre la perspectiva del ciudadano que desde  la participación en el poder público (Ricœur, 1990)  es atravesado por la categoría de las mediaciones vinculando al sujeto político consigo mismo, los otros y la vida cotidiana.

La mediación como síntesis antropológica al conjugar al hombre con lo  ético y lo político (Ricoeur, 1964) inicia procesos de reconocimiento y comprensión que desde el lenguaje, el texto y lo estético nos ayudan tanto a interpretar un  diálogo indispensable entre la filosofía y la comunicación como a abrir  la reflexión del poder desde la comunicación.

La comunicación vista como construcción de sentido y espacio estratégico desde el cual comprender e interpretar las interconexiones entre las lógicas de poder, la historicidad, los productos creados desde lo simbólico o tecnológico y los usos y apropiaciones que los sujetos hacen, (Martín-Barbero 1998b) nos abre  la pregunta por la cultura como la gran mediadora de todo proceso de producción comunicativo (Martín-Barbero 1998b).

En ese orden de ideas,  las mediaciones que en términos de García Canclini (1995) son indispensables para obtener recursos culturales o comunicacionales que fomenten los encuentros vivos, se abren como instancias culturales desde las cuales los significados y sentidos que los sujetos generan y producen son producidos y apropiados  (Martín-Barbero 1998b).

Las mediaciones que rebasan las propuestas de Bourdieu & Teubner  (2000) para entrar en la praxis, la transformación y las formas de producción de las nuevas experiencias culturales (Martín-Barbero, 1998b) nos abren para y desde el discurso de la comunicación, la pregunta por el poder desde  las implicaciones productivas y económicas que se generan, no solamente desde los medios de comunicación sino desde las prácticas culturales.

El discurso comunicativo desde las mediaciones implica preguntarse por los bienes culturales que desde su valor simbólico se encuentran en una jerarquía establecida por el poder establecido. Sin olvidar las lógicas de producción que convierten a la cultura  en un contexto espacial y ciberespacial de luchas y negociaciones entre los distintos actores y grupos que componen una sociedad.

En ese contexto los movimientos sociales, organizaciones sociales y en general los sujetos y cuerpos políticos cobran para Martín-Barbero (1998b) gran importancia desde la comunicación al ser comprendidos desde mediaciones como la institucionalidad, la tecnicidad, socialidad y ritualidad.

La Institucionalidad entendida como aquella que mira los “intereses y poderes contrapuestos, que dan pie a los discursos públicos, cuya hegemonía se halla hoy paradójicamente al lado de los intereses privados” (Martín-Barbero,1998b: XV), y que aglutina espacios y prácticas de poder como la familia, la escuela y la iglesia, entre otros. La Socialidad que “se genera en la trama de las relaciones cotidianas que tejen los hombres al juntarse” (Martín-Barbero, 1998b: XV). La Tecnicidad que está relacionada con los “operadores perceptivos y las destrezas discursivas, planteando un nuevo escenario: el de la globalización” (Martín-Barbero, 1998b: XV) y la Ritualidad que remite al “nexo simbólico que sostiene toda la comunicación: a sus anclajes en la memoria, sus ritmos, sus fuerzas, sus escenarios de interacción y repetición” (Martín-Barbero,  1998 b: XV).

En ese orden de ideas, es desde las mediaciones que la comunicación ayuda a responder a comprender e interpretar los usos y apropiaciones de bienes culturales producidos desde las clases o grupos dominantes por parte de los diversos sectores que se encuentran en la sociedad.  La re-significación, construcción  de sentido y recreación que hacen los sujetos subvierte el sentido original que la mirada hegemónica ha planificado.

Análisis de informaciónLas mediaciones como instrumentos de “reconciliación de las clases y de reabsorción de las diferencias sociales” (Martín-Barbero,  1998b : 153) dan sentido a nuevas relaciones y  usos que generan diversos lenguajes y saberes que circulan en un ecosistema comunicativo donde  indiscutiblemente "la  construcción de ciudadanos significa una educación capaz de enseñar a leer ciudadanamente el mundo" (Martín-Barbero, 1998b:17-18).

Solamente desde el reconocimiento, comprensión e interpretación de las mediaciones es posible renovar "la cultura política para que la sociedad no busque salvadores, sino socialidades para convivir, concertar, respetar las reglas del juego ciudadano"  (Martín-Barbero, J.M. 1998b:17-18).

En ese orden de ideas, la relación comunicación-educación-cultura-política-estética  genera la comprensión de la naturaleza comunicativa de la cultura, en la que las mediaciones como hermenéuticas permiten leer al ser en el mundo y al mundo mismo como texto desde sus narrativas, discursos e historicidades (Ortiz, n.d.)

En conexión con lo anterior, es importante retomar la propuesta que Orozco (1996) hace desde las mediaciones y la educación como relaciones que estructuran  procesos del aprendizaje social al incluir intervenciones de los agentes sociales e instituciones.

Orozco (1996) plantea igualmente que las mediaciones se originan en la cultura, en la  política, en la economía, en la clase social, en el género, en la edad, en la etnicidad, en los medios, en las condiciones situacionales y contextuales, en las instituciones, en los movimientos sociales, en la mente de los sujetos, en sus emociones y experiencias.

Como aporte a las mediaciones planteadas por Martín Barbero (1998b), Orozco (1996) propone la mediación cultural o conocimiento influenciado por la cultura, la mediación individual  que tiene que ver con la mente de cada sujeto, la mediación situacional conectada a los diversos escenarios de desarrollo cultural y la mediación institucional que actúa como comunidad interpretativa o conjunto de sujetos sociales ubicados en un contexto significativo.

Así las cosas, las mediaciones como articulaciones que ayudan a ver el mundo como lugar de emergencia del sentido, (Ricœur, 1999) vistas desde las instituciones, ritos, mitos, socialidades, tecnicidades, procesos culturales y subjetividades en contexto, generan procesos comunicativos que dan pie a procesos de transformación y a nuevas expresiones culturales donde se materializa la democracia y la participación.

Las mediaciones abren camino a nuevos sujetos y formas de rebeldía y resistencia  que tras la renovación de la cultura política abren camino ante la imposición de la internacionalización de un modelo económico y político. Las mediaciones desde la cultura abren la puerta a nuevas dimensiones espaciales y territoriales de lo global, como otro modo de habitar el mundo (Santos, 1996) y transformar el sentido de lugar (Santos, 1996), de lo político, del sujeto y de su corporalidad.

Estas nuevas dimensiones territoriales desde lo político, abren desde las mediaciones la mirada no solamente por lo global sino por lo corpóreo y nos conecta con una mirada de la comunicación que mira "lo político como la asunción de la opacidad de  lo social en cuanto realidad conflictiva y cambiante, que se realiza a través del incremento de la red de mediaciones y de la lucha por la construcción del sentido de la convivencia social" (Martín-Barbero, J.M. 1998b:223).

COMUNICACIÓN ESTRATÉGICA Y MEDIACIONES

Viendo las mediaciones como el lugar desde donde se otorga el sentido a la mirada comunicativa al permitir en términos de Orozco (1996) una mirada diferente a los diversos contextos que circundan al sujeto, emerge la categoría de estrategia como proceso de interacción de tipo simbólico en el que confluyen al menos dos actores que se reconocen iguales, compartiendo saberes y experiencias, actuando con sentido de comunidad y en función de un diálogo orientado a la construcción de acuerdos ( Pasquali: 1972).

Las mediaciones vistas como praxis desde las formas de producción de las nuevas experiencias culturales (Martín-Barbero, 1998b) en conexión con las estrategias, abren el discurso de la comunicación a la pregunta por cómo nuevos procesos de resistencia ciudadana y pública generan organizaciones que se comunican en su interior y con su entorno, buscando flujos de comunicación positivos en cuanto sus objetivos individuales y sociales.

En este contexto surge la comunicación estratégica al considerar la organización “como el sujeto de la estrategia y pensar en ella como todo tipo de grupo de sujetos o instituciones que realicen intercambios comunicativos entre sí y necesiten dinamizar dichos flujos o interacciones de comunicación” (Oliveros, 2014) .

Por su parte, Pérez (2001) anotaría que desde esta perspectiva la comunicación estratégica debe tener 3 funciones: a) Obliga a una reflexión y análisis periódico de las interacciones que realiza la organización con los diferentes grupos de interés; b) Definir una directriz común de la Comunicación en y desde la organización, precisando los modelos, enfoques y metodologías más convenientes y el peso relativo que cada uno tiene en razón de los objetivos propuestos, los grupos dialogantes, la infraestructura y las sinergias; y c) Dar coherencia a la pluralidad de comunicaciones presentes en una organización, es así como la estrategia de comunicación se convierte en el espacio común de referencia en el que confluyen todos los actores de la organización, a fin de favorecer una misma lectura de los problemas y oportunidades, poner en común los mismos valores y aspiraciones, compartir un lenguaje similar, una cultura y comportamiento propio y dar coherencia a la pluralidad de voluntades y complejidades de actuación presentes en una institución.

Dentro de la comunicación estratégica, las organizaciones sociales vistas desde las mediaciones  interpretan los procesos conflictivos y transformadores tanto de sus integrantes como del contexto en que estas organizaciones se desarrollan para comprender el concepto de hegemonía (Martín-Barbero, 1998) comprendida no solamente como una sola clase dominante sino por quienes definen los símbolos culturales dominantes de la sociedad.

La mirada de las mediaciones desde la comunicación estratégica, retoma igualmente desde “las estrategias como principios de inteligibilidad y dispositivos de comprensión adoptados para interpelar la dinámica social, operando crítica y valorativamente en su dimensión comunicativa”   (Sandra Massoni, 2007:97) la pregunta por “un abordaje multiparadigmático que da cuenta de la comunicación como un fenómeno complejo y constituido por múltiples determinantes” (Cortes, 2013: 14)

Las mediaciones planteadas desde una mirada comunicativa que plantea las organizaciones sociales desde un encuentro sociocultural, abren el discurso ante la comunicación como relación intersubjetiva habitada desde múltiples trayectorias por grupos y sectores que comparten un territorio. (Cortes, 2013: 14)

La comunicación como espacio de encuentro de la heterogeneidad sociocultural plantea una ontología en términos de Uranga (2012) que mira el poder desde lo colectivo donde es posible convocar a  actores relevantes en torno a problemáticas situadas interpretadas desde el discurso del poder.

GRUPO COMUNICACIÓN-EDUCACIÓN Y LÍNEA DE COMUNICACIÓN Y PODER

Desde lo anterior, al ver el interés por la línea por la relación comunicación-educación-cultura-política-estética se propone que la línea de comunicación y poder desde la categoría de las mediaciones pueda vincularse a la línea de comunicación, educación y ciudadanía que hace parte del grupo de Comunicación-Educación de la Facultad de Ciencias Sociales y humanas desde el interés por las culturas y poderes transversales que se desarrollan en la vida cotidiana y muy especialmente en las organizaciones y colectivos sociales que como fenómenos de resistencia generan nuevas propuestas políticas, sociales, culturales y ciudadanas.

En este orden de ideas se proponen los siguientes problemas de investigación a trabajar:

  1. ¿Qué  mediaciones y poderes  se desarrollan en las organizaciones sociales?
  2. ¿Cuál es el aporte de la comunicación estratégica en la relación comunicación-educación-cultura-política-estética?
  3. ¿Qué estrategias para la transformación y el cambio social  se pueden generar desde las mediaciones culturales?

La línea tomaba asignaturas del plan de estudios 4009 – 4010 y su línea de Formas de Expresión en lo Público, estás se presentan en la siguiente tabla:

Tabla 1. Preguntas y objetos de análisis para la definición de proyectos de Comunicación y Poder

Ejes problemáticos

Asignaturas asociadas

Pregunta problematizadora

Objeto

Gestión de la comunicación

Proyecto experimental para organizaciones sociales

¿Cómo intervenir organizaciones sociales desde estrategias comunicativas movilizadas por la creatividad y las posibilidades políticas de la estética?

Transformación de las condiciones y posibilidades de acción de una organización social determinada, movilizadas por la gestión de sinergias y alianzas estratégicas que eleven el impacto de las acciones comunicativas.

Taller modelos de gestión

¿Qué modelos estratégicos y formas de gestión articulan la acción de las organizaciones sociales y sus racionalidades implícitas?

Concepto y aplicación de estrategias y teorías de la información, para pensar el papel de la gestión en el mundo contemporáneo.

Taller de acción social

¿Cómo usar la teoría económica de juegos para pensar el conflicto social y aplicarla a la resolución y negociación de conflictos en situaciones concretas?

Reflexión sobre las problemáticas de la acción social y el conflicto como elementos fundamentales para aplicar la teoría de juegos.

Organización y acción social

Mediaciones para la acción social

¿Qué posibilidades de afectación se dan en los colectivos humanos organizados?

Mediaciones sociales y digitales para la configuración de colectivos organizados.

Taller de comunicación organizacional

¿Qué imágenes y discursos soportan los diversos modelos de intervención organizacional?

La lógica de las organizaciones y las prácticas comunicativas que las configuran.

Taller de información periodística

¿Cuáles son los modos de producción de la información y sus formas de afectación de los cuerpos sociales en el mundo contemporáneo?

Reconocimiento de los flujos y maneras de informar, configuración de sus fuentes e impacto que tienen sobre los cuerpos sociales. El periodismo en la era de la información.

 

Proyecto Integrado de línea 1

Los proyectos y problemas que aquí se desarrollan corresponden a las preguntas que orientan las líneas de investigación y los proyectos que se realizan en ellas.

 

 

Proyecto Integrado de línea 2

 

Fuente: Boletín de Carrera No. 2:  Plan de Estudios: un futuro prometedor para los comunicadores sociales y periodistas, abril de 2006. Departamento de Comunicación Social y Periodismo.

Sobre el Nuevo Plan propuesto, aún no se han aprobado los ajustes definitivos; sin embargo, las siguientes asignaturas se integran o cambian su denominación:

Plan 4009 - 4010

Ajustes

Anterior disposición y denominación

Nueva denominación

Mediaciones para la acción social y Taller de Comunicación Organizacional.

Mediaciones para la Acción Social.

Proyecto Experimental para Organizaciones Sociales - Taller Modelos de Gestión – Taller de Acción Social

Gestión de la comunicación.

Sobre los PDA de cada una de estas nuevas asignaturas se presentaron propuestas que están a la espera de su aprobación.

Con respecto a las electivas se propone el siguiente cuadro:

 

Plan 4009 - 4010

Ajustes

Contenidos de electivas

Asignaturas en las cuales se incluyen

Comunicación, movimientos sociales, cambio social.

Comunicación en la Construcción de lo Público.

Manejo de bases de datos, software especializado y sistemas de datos.

Sistemas de datos.

 

Es así que la posible distribución de asignaturas y electivas (marcadas en verde para la línea) queden distribuidas como aparece en el siguiente diagrama del  Nuevo plan de estudios.

Sujeto / comunicación

 

Narrativas visuales

 

Mediaciones para la acción social

 

Innovación en medios y lenguajes

 

Diseño Audiovisual y digital

 

Gestión de la comunicación

 

Montajes y diseños comunicativos

 

Proyecto de línea

 

Opción de grado

 

4

 

4

 

4

 

4

 

4

 

4

 

4

 

4

   
                                 

Epistemología de la comunicación

 

Experimentación y creación visual

 

Comunicación en la construcción de lo público

 

Cibercultura y comunicación contemporánea

 

Experimentación y producción sonora

 

Diseño estratégico de procesos y redes de comunicación

 

Géneros, formatos e interactividad

 

Seminario de socialización de problemas en el campo

   

3

 

3

 

3

 

3

 

3

 

3

 

3

 

4

 

8

 
                                   

Expresión y construcción de textos

 

Argumentación y enunciación en la dinámica del discurso

                             

3

 

3

                             
                                   
       

Sistemas políticos y económicos 

 

Sociedad, cultura y territorio

 

Ética y estética de la comunicación

 

Gestión de recursos

 

Sistemas de Datos

 

Conocimiento, tecnología y cultura

 

Legislación en comunicación y medios

 
       

3

 

3

 

3

 

3

 

3

 

3

 

3

 
                                   

Semiolingüística

 

Lógica simbólica

 

Estadística

 

Constitución

         

Contexto 1

 

Contexto 2

     

3

 

3

 

3

 

3

         

3

 

3

     

Los créditos y la integración de las asignaturas y electivas de la línea de Comunicación y Poder se presentan en la siguiente tabla y se marca de verde para su identificación:

Tabla 2. Propuesta de Conformación del Nuevo Plan de Estudios del Programa de Comunicación Social y Periodismo.

 

Ciclo de reflexión conceptual

Ciclo de producción estética

Ciclo de diseño y experimentación

Asignaturas

Créditos

Asignaturas

Créditos

Asignaturas

Créditos

Sujeto / Comunicación

4

Argumentación y enunciación en la dinámica del discurso

3

Diseño audiovisual y digital

4

Epistemología de la comunicación

3

Innovación en medios y lenguajes

4

Gestión de la comunicación

4

Semiolingüística

3

Cibercultura y comunicación contemporánea

3

Diseño estratégico de procesos y redes de comunicación

3

Lógica simbólica

3

Sociedad, cultura y territorio

3

Gestión de recursos

3

Narrativas visuales

4

Experimentación y creación visual

3

Montajes y diseños comunicativos

4

Constitución

3

Experimentación y producción sonora

3

Géneros, formatos e interactividad

3

Mediaciones para la acción social

4

Ética y estética de la comunicación

3

Sistemas de datos

3

Comunicación en la construcción de lo público

3

Contexto 1

3

Conocimiento, tecnología y cultura

3

Sistemas políticos y económicos

3

Contexto 2

3

Proyecto de línea

4

Expresión y construcción de textos

3

   

Seminario de Socialización de problemas en el campo

4

Estadística

3

   

Legislación en comunicación y medios

3

 

     

Opción de grado

8

Asignaturas electivas

   

Las asignaturas electivas permiten abordar temáticas complementarias o diversas al campo de estudio de la comunicación.

30

 

Total de créditos académicos

140

 

 

Para el cálculo de créditos el Programa se introdujo una variante que establece un tiempo de intersección entre el trabajo independiente y el presencial, para garantizar, al estudiante, espacios de acompañamiento y seguimiento a su trabajo mediante tutorías, y, al docente, el reconocimiento administrativo de estos tiempos.

Competencias  de las asignaturas de la línea

En la tabla 3, se trató de integrar las nuevas asignaturas y lectivas de acuerdo a  los dos ejes problemáticos: Organizaciones y Acción Social; Gestión de la Comunicación. Estas asignaturas se desarrollan a partir de dispositivos pedagógicos y permiten la adquisición y perfeccionamiento de competencias de tres tipos: investigación, mediación y producción.

Tabla 3. Estructura curricular de la línea

Ejes problemáticos

Asignaturas asociadas

Dispositivo pedagógico

Competencias para la investigación

Competencias para la mediación

Competencias para la producción

Gestión de la comunicación

Proyecto experimental para organizaciones sociales

Proyecto Experimental

X

X

X

Gestión de la comunicación

Taller

 

X

 

Organización y acción social

Mediaciones para la acción social

Proyecto integrado

X

X

X

Comunicación en la construcción de lo público

Taller

 

X

 

Integración de los ejes en proyectos de grado.

Proyecto Integrado de línea 1 (anteproyecto de investigación)

Proyecto integrado

X

X

X

Proyecto Integrado de línea 2 (trabajo de campo, análisis de resultados)

Proyecto integrado

X

X

X

Como se aprecia en la anterior tabla, los proyectos integrados y experimentales incluyen los tres tipos de competencias; las electivas básicamente son talleres y solo desarrollan un tipo de estas competencias. Las competencias que se relacionan con la línea son:

En investigación:Competencias para realizar análisis y síntesis de materiales verbales y no verbales, para comprender e interpretar formas de significación social.Esta competencia demuestra, a través de realizaciones que los estudiantes:

  • Pueden describir situaciones o fenómenos, discriminando sesgos que sus propios puntos de vista introducen en la descripción
  • Saben construir categorías lógicas y usarlas para ordenar un universo
  • Puede poner en un contexto no inmediato, eventos concretos o problemas específicos.
  • Puede interpretar como cualidades, el significado de datos cuantitativos y cualitativos.
  • Aportan argumentos en el curso de una discusión.
  • Saben usar herramientas cuantitativas y cualitativas como medio de sustentación de un enunciado.
  • Pueden preparar informes detallados y versiones ejecutivas sobre acciones prácticas y experimentales
  • Pueden re-significar una realidad social de acuerdo con las exigencias y posibilidades de un concepto.

Competencias para enfrentar problemas sociales, usando conceptos elaborados. Esta competencia demuestra, a través de realizaciones, que los estudiantes:

  • Pueden problematizar una realidad social y manifestarla en preguntas de investigación.
  • Para la solución del problema saben cómo asumir los conceptos de manera coherente.
  • Saben usar modelos abstractos para trabajar un problema.

Competencias para el diseño de procesos y productos en el campo de la comunicación. Esta competencia demuestra, a través de realizaciones, que los estudiantes:

  • Pueden seleccionar procesos y conceptos según coherencia y pertinencia respecto de la demanda.
  • Saben ordenar la información recolectada en respuesta a la demanda.
  • Pueden prever los alcances de la investigación en la formulación de sus proyectos.
  • Saben hacer una pesquisa sirviéndose de las referencias bibliográficas de textos consultados, bases de datos y bibliotecas virtuales.
  • Saben usar el sistema de reglas de referenciación de distintos tipos de fuente, que es usual en su campo de conocimiento.

En Mediación:Competencias para la acción ética. Esta competencia se evidencia a través de realizaciones, en las cuales los estudiantes muestran que creen deber:

  • Priorizar el bien público al formalizar y aportar soluciones a problemas de su campo de conocimiento.
  • Diferenciar claramente entre el ámbito de lo público y el ámbito de lo privado.
  • Considerar variables ambientales al trabajar sobre cualquier problema.
  • Reconoce la autoría de otros en su trabajo intelectual.

Competencias para enfrentar tensiones en el campo usando conceptos y estrategias. Esta competencia se evidencia a través de realizaciones en las cuales los estudiantes:

  • Saben establecer canales de comunicación y flujos de información.
  • Pueden prever los impactos y alcances de la gestión, según los sujetos que se verán afectados.
  • Aportan dinámicas de trabajo colaborativo.
  • Se someten a las exigencias de los conceptos que emplearon para enfocar el problema, al acometer sus intentos de solución.

Competencias para el diseño de procesos de intervención en el campo de la comunicación. Esta competencia se evidencia a través de realizaciones en las cuales los estudiantes:

  • Pueden crear escenarios virtuales o presenciales para la interlocución, el reconocimiento y la afectación de los cuerpos sociales.
  • Aportan alternativas de diseño utilizando las posibilidades de la mediación tecnológica
  • Pueden crear una estrategia de trabajo para abordar campos desconocidos.
  • Pueden realizar una defensa pública de su postura académica.

Investigación en la línea de Comunicación y poder

Desde el campo de estudio propuesto en el PAP 1, se comprende que la acción comunicativa se inscribe en la esfera de las relaciones de poder y se enlaza con acciones económicas y políticas, constituyéndose como un sustrato para fijar relaciones de poder globalizantes y en un aparato fundamental para vehiculizar el control y dar mayor empoderamiento a los cuerpos organizados.  Entendiendo como cuerpo organizado no solo una colectividad dotada de personalizada sino  como una potencia expresada en un conjunto de actos que se le atribuyen y lo definen  y lo constituyen, definido en cuento su longitud y latitud. Longitud entendida como el conjunto de partículas que le pertenecen a la identidad del cuerpo que pueden estar en reposo o en movimiento, y latitud será el poder de afectar o ser afectado, ya que los afectos permiten el grado de potencia de los cuerpos, es así como longitud y latitud se traduce en intensidad y devenir, que se configuran como las líneas que recorren al cuerpo.

Entendiendo que el cuerpo está sujeto a los órdenes preexistentes y se convierte, así en cuerpo-sujeto que compone sus devenires de manera autoritaria y con el deseo de dominar a su voluntad inseparablemente de las voluntades que lo rodean, cifrando allí su satisfacción y realización. Por tal razón, es el devenir que apresa y libera, que permite y condiciona será base de consideración para la línea, porque el tránsito en el que el cuerpo se hace otro, se transforma, es posible en la medida que encuentre otros cuerpos que eleven su fuerza de obrar  y transmitan pasiones alegres.

En esta relación, entran los acontecimientos que marcan los devenires y permiten se transformación hacia la mayor potencia de los cuerpos. Por ello, la línea plantea dos acontecimientos: Interactuar, Mediar e  Intervenir.

Interactuar será la manera de comprender como se componen las relaciones y estas en función de la intensidad y el devenir de los cuerpos.

Mediar se entenderá como la posibilidad de canalizar afectos que permitan potenciar las pasiones de los cuerpos organizados o individuales.

Intervenir se comprende como la acción sobre las relaciones complejas de velocidad y de lentitud en los cuerpos y en el poder de afectar y de ser afectado por los mismos.

Estos tres acontecimientos establecen como pregunta guía de la investigación: ¿Qué relaciones, mediaciones e intervenciones apoyan la gestión de la comunicación en cuerpos organizados e individuales sociales? Esta pregunta origina tres temas de abordaje:

Comunicación y naturaleza de la relación y la acción: vínculos y redes para la acción y la comunicación

Comunicación y devenir de cuerpo- sujeto: miradas y comprensiones sobre lo público y lo privado, y tensiones entre capitales sociales, culturales, tecnológicos y económicos y poderes en el campo social. La política, el poder y sus relaciones. El problema de las mediaciones.

Comunicación y afectación sobre el cuerpo-sujeto: cambio y la transformación social, Indagación por las formas de gestión que promuevan el desarrollo sostenible y eficiente.

Los ejes y temáticas de la investigación a partir de los acontecimientos de Interactuar, Mediar e  Intervenir, se plantea en el siguiente esquema:

Análisis de información

 

Como se puede observar los acontecimientos de  Interactuar, Mediar e  Intervenir se plantean en relación o acción sobre la comunicación y la comprensión de devenires, afectaciones y relaciones sobre los cuerpos organizados y sobre ellos se prioriza la comprensión de las tensiones inclusión-exclusión y conflicto y posconflicto, y la democracia y los movimientos sociales.

Gestión de la investigación desde la línea

El siguiente aparte se construye basado en el documento realizado por la profesora Martha Mejía (2010) los aspectos fundamentales frente al factor investigación, que hacen parte de los lineamientos curriculares de Comunicación Organizacional, con el fin de convertirse en aportes para la creación de las directrices de la investigación del programa en Comunicación Social y Periodismo. Este documento relacionó  la docencia, la investigación y extensión. En docencia propone articular las directrices de investigación a los espacios académicos del programa, en extensión buscando evidenciar como espacio de investigación las organizaciones sociales locales y finalmente en investigación a puesta a una reflexión tanto del quehacer orientado a fortalecer la acción investigativa en los grupos de Formas de Expresión en lo Público, FEP como en el Tecnologías de la Información y la Comunicación, TIC Central, adscritos al programa de Comunicación Social y Periodismo.

La investigación se concibe como acción transversal y por ende se plantea a partir de problemas que instauran el diálogo entre el conocimiento y la vida social. Implica pensar la investigación a partir de preguntas y problemas específicos que generan los escenarios de búsqueda de información, recolección de la misma, análisis y creación de nuevo conocimiento, desde una perspectiva crítica e integradora. La investigación en consonancia con la especificidad del programa y su origen en el componente organizacional de la comunicación será entendida como: “el diálogo e interacción entre los actores implicados (investigadores, academia, organización social, comunidades) y creación conjunta de conocimiento de la comunicación como preocupación central, a partir de la definición de temas y problemas de interés que promueven la búsqueda de alternativas” (Mejía, 2010).

Además, de la anterior definición que recoge el espíritu de la investigación para el departamento, se plantea, en el proceso de evaluación, la necesidad de fortalecer las líneas de profundización desde la investigación a partir de  tres acciones:

  • Interacción entre las funciones de docencia, extensión e investigación
  • Articulación entre las líneas y sus intereses investigativos
  • Investigación aplicada para generar un impacto social

La interacción entre docencia, extensión e investigación, requiere no solo de desarrollar amplio conocimiento sobre el entorno social y las problemáticas de los grupos, sino además de “pensar formas pedagógicas de investigación, ya sea desarrolladas en el aula o fuera de ella. La articulación entre las líneas, pretende la convergencia entre los diferentes temas e intereses que poseen las líneas, y al mismo tiempo buscar desarrollar competencias que integren la producción y la investigación, ya que la mediación es la principal categorías de competencias implementadas. La investigación aplicada es entendida como el hacer necesario de la investigación, además de buscar el cambio y la transformación social.

Como ámbitos desde los cuales se construye la investigación se considera la investigación formativa y la académica

La investigación formativa selogra en los espacios académicos de los proyectos integrados y experimentales, pero también se busca la opción de desarrollar semilleros de investigación de la línea que fundamenten su propuesta de investigación. La línea cuenta con tres espacios académicos de énfasis en el desarrollo de la investigación:

  • Proyecto Integrado Mediaciones para la Acción Social
  • Proyecto Experimental Organizaciones Sociales Gestión de la Comunicación.
  • Opción de Grado en Comunicación Estratégica para Organizaciones Sociales

En estos espacios, el desarrollo de la investigación se realiza de la siguiente forma

 

 

Mediaciones para la Acción Social

Organizaciones Sociales Gestión de la Comunicación

Opción de grado

Definición de la competencia de investigación

Manejo de fuentes documentales y testimoniales; recolección de información y análisis mediante el diseño de matrices, que incluya análisis de redes sociales y digitales.

Manejo del método de IAP y su aplicación a proyectos en organizaciones sociales.

Apropiación de conceptos y métodos de caracterización y diagnóstico en organizaciones sociales y comunidades.

Indicadores

Construcción de la pregunta; su relación con los sujetos de estudio.

Diseño y desarrollo acciones metodológicas y sistemáticas para la investigación.

Elaboración de un diagnóstico de la organización, en el cual se articulan su proyecto social, los públicos que intervienen y la gestión de comunicación que desarrollan.

Diseño y realización de una caracterización y diagnóstico comunicacional para organizaciones sociales.

Acciones

Planteamiento del problema y su deconstrucción.

Definición de territorios de los grupos intervenidos.

Búsqueda de fuentes.

Análisis y categorización sobre material digitalizado.

Estudio y análisis de redes

Análisis situacional.

Caracterización de organizaciones sociales

Definición y planteamiento de la pregunta de investigación

Diseño de la investigación

Diagnóstico participativo

Análisis situacional

Caracterización de organizaciones sociales

Diseño y realización de un diagnóstico comunicacional.

Método

Método etnográfico, etnografía de redes y representaciones sociales

IAP – Diagnóstico participativo para comunidades y organizaciones sociales

Diagnóstico comunicacional

Análisis sistémico de la  organización y su entorno

Técnicas

Árbol de los problemas.

Mapa reconstrucción de preguntas

Mapas parlantes para determinar los territorios de los grupos.

Instrumentos de recolección documental y testimonial (entrevistas).

Encuesta de recolección de representaciones

Matriz de redes

Matriz de caracterización.

Matriz y mapa de públicos (redes)

Matriz de Véster (priorización de problemas).

Matriz de definición de diseño de la investigación

Matriz para definición de fuentes de información

Instrumentos de recolección: entrevistas, talleres lúdicos, grupos focales.

Matriz de triangulación (análisis de información)

Análisis situacional (DOFA – FODA)

Las mismas evidenciadas en el proyecto experimental, dado que los estudiantes actuales de la opción de grado no cuentan con este proceso de formación en investigación.

En cohortes siguientes, se incorporan las técnicas diseñadas en los proyectos integrados de línea I y II, con el fin de garantizar la continuidad en el proceso, como estrategia para cualificar la investigación en el componente y el programa.

 

A la fecha, los aportes desde estos espacios académicos, son los siguientes:

 

Mediaciones para la acción social

Organizaciones Sociales Gestión de la comunicación

Opción de grado

Manual de investigación para mediaciones

  • Planteamiento del problema de investigación.
  • Matriz de marco lógico
  • Estructura para presentación de proyectos
  • Investigación de fuentes.
  • Matriz y Mapa de redes
  • Modelo de plan de comunicación desde las demandas de las mediaciones sociales.

Validación de instrumento encuestal de representaciones sociales.

Documento sobre caracterización de organizaciones sociales.

Documento sobre Definición de componentes para el diseño de proyectos de investigación en organizaciones sociales.

Documentos para definición de públicos y su visualización en un mapa de relaciones

Documento sobre indicadores de comunicación a partir de la definición de los niveles de gestión.

Definición de modelos de diagnóstico e intervención para el desarrollo de propuestas orientadas a organizaciones sociales.

Avance en diseño metodológico para formulación de estrategias para la transformación de las organizaciones, a partir de la propuesta: Metodología para diseño y gestión de estrategias, entendidas como escenarios de significación a partir de la su configuración por líneas de acción.

 

 

Como investigación académica la línea está buscando generar alianzas con grupos de investigación del IESCO y de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas que permitan desarrollar los temas de forma integral e interdisciplinar.

 

Referencias

Acevedo, C. (1993) Mito y Conocimiento. Universidad iberoamericana. México

Almond y Verba. (1963) The civic culture. Princeton University Press. New Jersey.

Álvarez, A (2004) Pedagogía y saberes. Universidad Pedagógica Nacional: Bogotá. Colombia.

Bautista, R. (2000) Un espacio comunitario para la recreación Chile. VI Congreso Nacional de Recreación.

Bámbula, J. (1998). La estética en la dinámica de las culturas. Cali: Universidad del Valle.

Bourdieu, Pierre. (2000) El oficio del científico. Ciencia de la Ciencia y reflexividad.  Curso del College de France.  Barcelona: Editorial Anagrama.

Boudieu, P & Teubner, G. (2000). La fuerza del derecho. Colombia: Siglo del hombre editores.

Calabresse O. (1998) El lenguaje del arte. Ediciones Paidós Ibérica: Barcelona.

Callois, Roger. (1997) Los juegos y los hombres. Fce: Colombia.

Caride, A. (2004) La educación en tiempos de incertidumbre: Las apuestas de la Pedagogía Social. Gedisa. Barcelona.

Cassirer, E. (1946) Language and myth. Harper and Brothers. Canada

Cortés, M. I. (2013). Canal capital una estrategia de resistencia comunicacional y contrahegemonía. Bolivia. Universidad Andina Simón Bolívar. Tesis de Maestría.

Cuervo, M. (2002) Hermenéutica e investigación pedagógica en educación. En Revista Horizontes Pedagógicos No.  4. Corporación Universitaria iberoamericana. Bogotá. 

______________(2003) Hermenéutica, investigación cualitativa documental e histórica. En Revista Horizontes Pedagógicos No. 5. Corporación Universitaria Iberoamericana. Bogotá-Colombia

_____________(2012) La pedagogía interpretativa. Una propuesta desde la comunicación y la educación. Alemania: Editorial Académica Española. 

Cortina, A. (2003). Empresas y responsabilidad social. Seminario Internacional de Responsabilidad Social Empresarial, (pág. 5). Santiago de Chile.

Cuevas, F., & Daza, A. (2009). Organizaciones, teoría de capitales y capital social. Evento Anual de Responsabilidad Social - Universidad Central, (pág. 22). Bogotá.

Charry, C. I., & Calvillo, M. (mayo-junio de 2000). Organizaciones Civiles: nuevos sujetos sociales. Recuperado el 23 de 09 de 2007, de Razón y palabra: www.razonypalabra.com

Debray, R. (1992). Vida y muerte de la imagen. Historia de la mirada en Occidente. Barcelona: Paidós.

Gadamer, H. G. (1996) Verdad y Método Tomo I. Sígueme. Salamanca.

García Canclini, N. (1995) Consumidores y ciudadanos. Conflictos multiculturales de la globalización. México: Grijalbo.

Huizinga, J. (1996) Hommo Ludens. Madrid. Editorial Alianza

Jiménez, C (1984) Juego y Cultura. Ensayo Lúdico. Pereira Risaralda

Lalinde, A. M. (1998). Diálogos con la obra de Jesús Martín Barbero. En M. Laverde, R. Reguillo, & compiladores, Mapas nocturnos. Bogotá: Siglo del Hombres / DIUC.

Martín-Barbero J. (1998a) Retos culturales de la comunicación a la educación. En  Relaciones, aproximaciones y nuevos retos. Cátedra UNESCO de Comunicación Social. Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá

________________ (1998b) De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía. Bogotá: Convenio Andrés Bello.

Massoni, S. (2007)  Estrategias. Los desafíos de la comunicación en un mundo fluido.  Rosario: Homo Sapiens Ediciones.

Mejía, M. (2010) La investigación en comunicación organizacional. Documento maestro. Bogotá, Colombia

Mejía, M. (2012) Documento del Componente de Comunicación Organizacional Lineamientos generales a partir del Plan de Estudios 4009 – 4010. Documento maestro. Bogotá, Colombia

Oliveros, D. (2014). Propuesta  Especialización en Comunicación Estratégica  para la Innovación y el Cambio Social. Bogotá: Universidad Central,

Orozco, G. (1996) La investigación en comunicación desde la perspectiva cualitativa. México: Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario, A. C.

Ortiz, Q. (n.d.) De los medios a las mediaciones o las preguntas por el sentido. En Íconos 62.

Ricoeur, P. (1964) Histoire et Vérité. Paris:  Seuil

__________(1975) La métaphore vive. Paris:  Seuil.

__________(1990). Historia y verdad. Madrid: Encuentro Ediciones.

__________(1999).L ́unique et le singulier –entretien avec Edmond Blattchen: Noms

de dieux– Le Symbole. Le philosophe, le poéte et le politique. Bruxelles: Alice Editions: (pp. 53-60).

Pasqualai, A. (1972) Comunicación y cultura de masas. Caracas:Monte ávila Editores.

Pérez, R. (2001). Estrategias de comunicación. Barcelona: Ariel Paidós.

Roveda, A. (2005). ¿Es posible la formación de un pensamiento estratégico en las escuelas de comunicación y de periodismo?. Ponencia III Encuentro Iberoamericano sobre Estrategias de Comunicación. México, DF.

Rubio, J. (2005) Hermenéutica e investigación En Revista Horizontes Pedagógicos No. 7. Bogotá: Corporación Universitaria Iberoamericana.

Santos, M. (1996).La metamorfosis del espacio habitado. Barcelona. Oikos-Tau

Schiller, F. (1990). Kallias; Cartas sobre la educación estética del hombre. Madrid: Anthropos.

Toro A., J. B. (2001). El ciudadano y su papel en la construcción de lo social., (pág. 33). Bogotá.

Universidad Central Programa de Comunicación Social y Periodismo. (diciembre de 2011). Justificación; estudio de demandas sociales. Documento maestro. Bogotá, Colombia.

Uranga, W. (2012) “Mirar desde la comunicación. Una manera de analizar las prácticas sociales. Disponible en: www.wuranga.com.ar [Noviembre 4 de 32012]


[1]
                        [1] Esta definición se sustenta en la identificación de la línea que se realiza en el Proyecto Académico del Programa, PAP, en el cual se determinan las líneas de profundización del programa. En el mismo documento se establecen sus ejes de desarrollo y la forma como se dinamiza en el plan de estudios. Las especificaciones que se realizan en este artículo respetan estos lineamientos y guardan coherencia con su diseño académico.

[2]
                        [2] Lo público, con mayúscula: Lo remite a perspectiva, enfoque, miradas; por tanto, a lo diverso.

[3]
                        [3] Desde los enfoques de: (Charry & Calvillo, 2000) (Toro A., 2001)

[4]
                        [4] Véase: Díaz Villa, 2002, págs. 82-84, citado en el documento sobre Proyectos, escrito por Germán Muñoz, docente del programa, como apoyo al diseño del plan de estudios. Esta contribución se retoma en el documento Proyecto Pedagógico del Programa (2010) que articula la producción de apoyo a estos procesos y en la cual se vinculan, además, el enfoque pedagógico, la definición de dispositivos y la evaluación.

 

ESPECIALES

CURUBITO                                          

  • Curubito No. 25
        Curibito No. 25 Por: María Camila Moreno Castiblanco      ...

EVENTOS                                           

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia