logo ucentral

2 1para portada

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

RASTROS EN MÍ

 MARÍA FERNANDA ARÉVALO SALAS

 ACN se une a los #16DiasDeActivismo contra la violencia hacía las mujeres.

Hay ocasiones en que la boca calla, la voz desaparece y solo el cuerpo evidencia. A través de 550 páginas, el Centro Nacional de Memoria Histórica hace una recopilación de voces silenciadas o amedrentadas por la violencia en Colombia. Voces de Caquetá, Meta, Tolima, Nariño. Urabá, Valle y Magdalena medio, tomarán la trascendencia que se les fue negada y usurpada, por parte de actores armados.

“La guerra inscrita en el cuerpo” es un informe compuesto por seis capítulos, allí como si se tratase de otro cuerpo, casi que un lienzo, varias mujeres plasman una realidad silenciada, ocultada y negada, como si fuera un desahogo o un acto de reconciliación con la vida y ellas mismas, cuentan las duras vivencias a las que fueron sometidas en cuerpo y humanidad. Tras dos años de trabajo por el grupo de Centro Nacional de Memoria Histórica, se presenta al público el primer informe sobre violencia sexual ocurrido en el marco del conflicto armado. “El informe devela de manera muy rigurosa el uso innegable de la violencia sexual por parte de los actores armados. Las víctimas necesitan que se responsabilicen por las acciones y algo tiene que cambiar con la Jurisdicción Especial de Paz. Más que una indignación colectiva nos debemos preguntar como sociedad por qué hemos dejado que esto haya pasado. Ellos actuaron con el silencio social y eso tiene que ver con prácticas cotidianas” afirma Rocio Martinez Montoya, investigadora principal del informe.

El conflicto en Colombia ha repercutido en diversos escenarios, así como lo es la violencia sexual la cual “se ha constituido en una modalidad de violencia que cumple distintos fines de acuerdo con los objetivos de los actores armados y de los distintos momentos de confrontación, pero con el común denominador de estar sustentada en arreglos de género que privilegian la construcción de masculinidades despóticas y perpetúan la objetivación de los cuerpos femeninos”.

Se estima que en setenta años de conflicto armado, no ha existido un periodo sin la presencia de la violencia sexual, los tipos de conflicto más comunes evidenciados a lo largo en la historia del país repercuten en abuso sexual, violación sexual, desnudez forzada, mutilación de genital y tortura sexual. Desde el año de 1985 se reconocen 15.076 personas víctimas de violencia sexual, de las cuales el 91,6% han sido niñas, adolescentes y mujeres, responsabilidad de actores armados, liderando los paramilitares con un 32,2% de responsabilidad en los casos, seguido de la guerrilla con un 31.5, mientras que a los agentes del estado se les otorgan 206 casos. Según el OMC se establecieron 683 violaciones sexuales , 226 abusos y 111 torturas.

En efecto esta publicación, es el resultado de la confrontación con el dolor, es un llamado de aliento para todas esas voces que tuvieron la valentía y las que aún no la encuentran para llegar al reconocimiento de un panorama que aún se desconoce, es una propuesta ética para la construcción de memoria a través de la experiencia de los involucrados, es una memoria necesaria para la concientización colectiva “los testimonios de dolor y sufrimiento recogidos en este informe constituyen una apuesta política desde la dignidad de las víctimas de violencia sexual que le preguntan al país: ¿qué vamos a hacer para que esto no vuelva a suceder?”.

di

Por:  

MARÍA FERNANDA ARÉVALO SALAS

LAURA ALEJANDRA GARAVITO LEMUS

 

ACTUALIDAD

RASTROS EN MÍ

 MARÍA FERNANDA ARÉVALO SALAS

 ACN se une a los #16DiasDeActivismo contra la violencia hacía las mujeres.

Hay ocasiones en que la boca calla, la voz desaparece y solo el cuerpo evidencia. A través de 550 páginas, el Centro Nacional de Memoria Histórica hace una recopilación de voces silenciadas o amedrentadas por la violencia en Colombia. Voces de Caquetá, Meta, Tolima, Nariño. Urabá, Valle y Magdalena medio, tomarán la trascendencia que se les fue negada y usurpada, por parte de actores armados.

“La guerra inscrita en el cuerpo” es un informe compuesto por seis capítulos, allí como si se tratase de otro cuerpo, casi que un lienzo, varias mujeres plasman una realidad silenciada, ocultada y negada, como si fuera un desahogo o un acto de reconciliación con la vida y ellas mismas, cuentan las duras vivencias a las que fueron sometidas en cuerpo y humanidad. Tras dos años de trabajo por el grupo de Centro Nacional de Memoria Histórica, se presenta al público el primer informe sobre violencia sexual ocurrido en el marco del conflicto armado. “El informe devela de manera muy rigurosa el uso innegable de la violencia sexual por parte de los actores armados. Las víctimas necesitan que se responsabilicen por las acciones y algo tiene que cambiar con la Jurisdicción Especial de Paz. Más que una indignación colectiva nos debemos preguntar como sociedad por qué hemos dejado que esto haya pasado. Ellos actuaron con el silencio social y eso tiene que ver con prácticas cotidianas” afirma Rocio Martinez Montoya, investigadora principal del informe.

El conflicto en Colombia ha repercutido en diversos escenarios, así como lo es la violencia sexual la cual “se ha constituido en una modalidad de violencia que cumple distintos fines de acuerdo con los objetivos de los actores armados y de los distintos momentos de confrontación, pero con el común denominador de estar sustentada en arreglos de género que privilegian la construcción de masculinidades despóticas y perpetúan la objetivación de los cuerpos femeninos”.

Se estima que en setenta años de conflicto armado, no ha existido un periodo sin la presencia de la violencia sexual, los tipos de conflicto más comunes evidenciados a lo largo en la historia del país repercuten en abuso sexual, violación sexual, desnudez forzada, mutilación de genital y tortura sexual. Desde el año de 1985 se reconocen 15.076 personas víctimas de violencia sexual, de las cuales el 91,6% han sido niñas, adolescentes y mujeres, responsabilidad de actores armados, liderando los paramilitares con un 32,2% de responsabilidad en los casos, seguido de la guerrilla con un 31.5, mientras que a los agentes del estado se les otorgan 206 casos. Según el OMC se establecieron 683 violaciones sexuales , 226 abusos y 111 torturas.

En efecto esta publicación, es el resultado de la confrontación con el dolor, es un llamado de aliento para todas esas voces que tuvieron la valentía y las que aún no la encuentran para llegar al reconocimiento de un panorama que aún se desconoce, es una propuesta ética para la construcción de memoria a través de la experiencia de los involucrados, es una memoria necesaria para la concientización colectiva “los testimonios de dolor y sufrimiento recogidos en este informe constituyen una apuesta política desde la dignidad de las víctimas de violencia sexual que le preguntan al país: ¿qué vamos a hacer para que esto no vuelva a suceder?”.

di

Por:  

MARÍA FERNANDA ARÉVALO SALAS

LAURA ALEJANDRA GARAVITO LEMUS

 

ESPECIALES

CURUBITO                                          

  • Curubito No. 25
        Curibito No. 25 Por: María Camila Moreno Castiblanco      ...

EVENTOS                                           

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia