logo ucentral

stan lee ACN

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Encestando hacia las grandes ligas

Millones de niños en el mundo sueñan con llegar a ser deportistas de alto rendimiento y trabajan diariamente para conseguirlo. En ACN te contamos la historia de María Esperanza Delgado y Braian Angola, dos jugadores colombianos de baloncesto que compiten en la primera división de la liga universitaria de Estados Unidos.

Por Laura Daniela Villa Méndez

Hay quienes sueñan día a día por volar muy alto, y otros que han conseguido hacerlo, aunque haya sido lejos de su tierra natal. María Esperanza Delgado nació y creció en la ciudad de Bucaramanga. Desde los 5 años empezó a jugar baloncesto en la escuela Iván Olivares. Por su rendimiento y destacada participación en campeonatos nacionales en representación del departamento de Santander, desde los 15 años ha sido integrante de la Selección Colombia en diferentes categorías.

Después de terminar sus estudios secundarios, María Esperanza o “Panchita”, como es más conocida, buscó de muchas maneras la posibilidad de irse a Estados Unidos a estudiar y a jugar baloncesto, algo que había soñado desde niña. Una de sus inspiraciones fue Erika Valek, jugadora santandereana que estudió becada en una universidad de ese país, y que logró entrar a la liga de baloncesto femenino de Estados Unidos (WNBA) y a la liga española.

ACN Agencia Central de Noticias Universidad Central comunicación social noticias. Baloncesto colombiano

“En el 2015 me llama Luz Marina, la mamá de Hansel Atencia (jugador de baloncesto de la selección Colombia), me pregunta si yo aún quiero irme para Estados Unidos. Le digo que sí, de inmediato me pone en contacto con Eliana Fernández y Jhan Paul Mejía (jugadores que estudiaban y jugaban en EE.UU), y ellos fueron mis puentes para llegar al coach Rowland, entrenador del Northeastern Oklahoma A&M (NEO). Le envié vídeos de mis juegos más destacados y los logros que había conseguido y al coach Rowland le gustó”, comenta. Pero esto pasó después de mucho tiempo de de buscar contactos y de luchar por conseguir su objetivo.

María llegó a NEO el 17 de agosto de 2015. Allí comenzó sus estudios universitarios, y permaneció durante dos años. En las dos temporadas se destacó como jugadora y logró llamar la atención de varias universidades divisiones de máxima categoría en la Asociación Nacional Atlética Universitaria de Estados Unidos (NCAA). Ahora, a sus 22 años estudia Sociología en la Lousiana Tech University, institución donde culminará su formación universitaria.

“Ser estudiante atleta implica ser un ejemplo en el aula y en la cancha. Nos exige mantener un promedio alto. Nos da una posición en una institución. Es fantástico si se sabe llevar todo con humildad, trabajo duro y responsabilidad. El baloncesto me dio triunfos, derrotas, amigos, pero lo más importante es que me pagó la educación, una beca universitaria en el mejor baloncesto universitario del mundo”, explica la baloncestista.  

En su camino a Estados Unidos era consciente de que si en algún momento sus planes no salían como lo esperaba, podría regresar a Bucaramanga y estudiar allí. Sin embargo, su madre falleció dos semanas después de finalizar su primera temporada en NEO. Decidió tomar las riendas de su vida, no abandonar la beca que tenía y quedarse en este país.

“Quiero primero que todo obtener mi título en Sociología, terminar mi último año de baloncesto universitario de la mejor manera, para poder después jugar baloncesto profesional que es lo quiero y deseo desde hace muchos años”, expresa María.

De Ruston, Louisiana, pasamos a Tallahassee, Florida, donde se encuentra Braian Angola, otro colombiano que está abriendo camino hacia la liga estadounidense de baloncesto profesional (NBA). Nació en Villanueva, Casanare, hace 24 años.

Comenzó a jugar baloncesto a los 12 años, y a los 17 fue convocado a la Selección Colombia, equipo con el que participó en el Campeonato Sudamericano de Baloncesto Sub-17, realizado en la ciudad de Cúcuta en el año 2011. Fue allí donde logró tener una destacada participación logrando el tercer lugar con el equipo, y le ofrecieron una beca para ir a terminar la secundaria. Aunque Braian no sabía hablar inglés, sin dudarlo dijo sí.

“Como no hablaba inglés entonces no pude terminar el SAT (examen de admisión universitaria en Estados Unidos), entonces entré a Northern Idaho, un Junior Collage”, explica Braian. Cuando jugó en esta institución, fue el mejor jugador de la conferencia, estuvo entre los tres mejores jugadores del país, para ganar el premio al mejor jugador del año. Debido a estos logros consiguió una beca en Florida State University para estudiar Ciencias Sociales. Florida State está en la división número uno del país (NCAA), es la mejor conferencia del país.

ACN Agencia Central de Noticias Universidad Central comunicación social noticias. Baloncesto colombiano

“Para mí es un sacrificio bastante grande, hace tres años mi papá falleció y yo pasé a ser el hombre de la casa, es un sacrificio muy grande estar lejos de mi familia, de mi mamá y mis hermanitas. Es una oportunidad que no todo el mundo tiene, y estoy aprovechándola al máximo. Sacrificio y disciplina es lo que me sostiene aquí”, comenta.

Braian debe tener un promedio de 2.5 sobre 4.0 en la universidad para poder jugar y para poder estudiar. Además, tiene que mantener un nivel de juego bastante alto. “Todo aquí es como un horario, no tengo casi tiempo para mí, ni para estar con mis amigos, ni nada de eso. Porque siempre tengo que entrenar, estudiar, volver a entrenar, jugar, entrenar otra vez. Eso es muy difícil”. La disciplina para él es la clave de todo.

Braian comenta que hay más de dos millones de jugadores en high school y college, y solo el 2% de los jugadores consiguen una beca en una institución como en la que él está. Tuvo la celebración del Senior Day, el último partido que jugó de local en su último año universitario. “Tengo expectativas de terminar el torneo nacional, ojalá hacer un buen papel y lograr conseguir algunos entrenos con equipos de la NBA. Seguir trabajando para llegar a la NBA, que es la meta número uno”.

María Esperanza y Braian han demostrado que no es imposible cumplir los sueños, que con disciplina y trabajado duro se van alcanzando y se van forjando los caminos hacia el éxito. Han superado pruebas que la vida y el deporte les ha puesto por delante; han saltado, tumbado barreras, y ahora solo tienen los ojos puestas en las grandes ligas, y estas les siguen cada movida en los campeonatos nacionales.

DEPORTES

ACTUALIDAD

Encestando hacia las grandes ligas

Millones de niños en el mundo sueñan con llegar a ser deportistas de alto rendimiento y trabajan diariamente para conseguirlo. En ACN te contamos la historia de María Esperanza Delgado y Braian Angola, dos jugadores colombianos de baloncesto que compiten en la primera división de la liga universitaria de Estados Unidos.

Por Laura Daniela Villa Méndez

Hay quienes sueñan día a día por volar muy alto, y otros que han conseguido hacerlo, aunque haya sido lejos de su tierra natal. María Esperanza Delgado nació y creció en la ciudad de Bucaramanga. Desde los 5 años empezó a jugar baloncesto en la escuela Iván Olivares. Por su rendimiento y destacada participación en campeonatos nacionales en representación del departamento de Santander, desde los 15 años ha sido integrante de la Selección Colombia en diferentes categorías.

Después de terminar sus estudios secundarios, María Esperanza o “Panchita”, como es más conocida, buscó de muchas maneras la posibilidad de irse a Estados Unidos a estudiar y a jugar baloncesto, algo que había soñado desde niña. Una de sus inspiraciones fue Erika Valek, jugadora santandereana que estudió becada en una universidad de ese país, y que logró entrar a la liga de baloncesto femenino de Estados Unidos (WNBA) y a la liga española.

ACN Agencia Central de Noticias Universidad Central comunicación social noticias. Baloncesto colombiano

“En el 2015 me llama Luz Marina, la mamá de Hansel Atencia (jugador de baloncesto de la selección Colombia), me pregunta si yo aún quiero irme para Estados Unidos. Le digo que sí, de inmediato me pone en contacto con Eliana Fernández y Jhan Paul Mejía (jugadores que estudiaban y jugaban en EE.UU), y ellos fueron mis puentes para llegar al coach Rowland, entrenador del Northeastern Oklahoma A&M (NEO). Le envié vídeos de mis juegos más destacados y los logros que había conseguido y al coach Rowland le gustó”, comenta. Pero esto pasó después de mucho tiempo de de buscar contactos y de luchar por conseguir su objetivo.

María llegó a NEO el 17 de agosto de 2015. Allí comenzó sus estudios universitarios, y permaneció durante dos años. En las dos temporadas se destacó como jugadora y logró llamar la atención de varias universidades divisiones de máxima categoría en la Asociación Nacional Atlética Universitaria de Estados Unidos (NCAA). Ahora, a sus 22 años estudia Sociología en la Lousiana Tech University, institución donde culminará su formación universitaria.

“Ser estudiante atleta implica ser un ejemplo en el aula y en la cancha. Nos exige mantener un promedio alto. Nos da una posición en una institución. Es fantástico si se sabe llevar todo con humildad, trabajo duro y responsabilidad. El baloncesto me dio triunfos, derrotas, amigos, pero lo más importante es que me pagó la educación, una beca universitaria en el mejor baloncesto universitario del mundo”, explica la baloncestista.  

En su camino a Estados Unidos era consciente de que si en algún momento sus planes no salían como lo esperaba, podría regresar a Bucaramanga y estudiar allí. Sin embargo, su madre falleció dos semanas después de finalizar su primera temporada en NEO. Decidió tomar las riendas de su vida, no abandonar la beca que tenía y quedarse en este país.

“Quiero primero que todo obtener mi título en Sociología, terminar mi último año de baloncesto universitario de la mejor manera, para poder después jugar baloncesto profesional que es lo quiero y deseo desde hace muchos años”, expresa María.

De Ruston, Louisiana, pasamos a Tallahassee, Florida, donde se encuentra Braian Angola, otro colombiano que está abriendo camino hacia la liga estadounidense de baloncesto profesional (NBA). Nació en Villanueva, Casanare, hace 24 años.

Comenzó a jugar baloncesto a los 12 años, y a los 17 fue convocado a la Selección Colombia, equipo con el que participó en el Campeonato Sudamericano de Baloncesto Sub-17, realizado en la ciudad de Cúcuta en el año 2011. Fue allí donde logró tener una destacada participación logrando el tercer lugar con el equipo, y le ofrecieron una beca para ir a terminar la secundaria. Aunque Braian no sabía hablar inglés, sin dudarlo dijo sí.

“Como no hablaba inglés entonces no pude terminar el SAT (examen de admisión universitaria en Estados Unidos), entonces entré a Northern Idaho, un Junior Collage”, explica Braian. Cuando jugó en esta institución, fue el mejor jugador de la conferencia, estuvo entre los tres mejores jugadores del país, para ganar el premio al mejor jugador del año. Debido a estos logros consiguió una beca en Florida State University para estudiar Ciencias Sociales. Florida State está en la división número uno del país (NCAA), es la mejor conferencia del país.

ACN Agencia Central de Noticias Universidad Central comunicación social noticias. Baloncesto colombiano

“Para mí es un sacrificio bastante grande, hace tres años mi papá falleció y yo pasé a ser el hombre de la casa, es un sacrificio muy grande estar lejos de mi familia, de mi mamá y mis hermanitas. Es una oportunidad que no todo el mundo tiene, y estoy aprovechándola al máximo. Sacrificio y disciplina es lo que me sostiene aquí”, comenta.

Braian debe tener un promedio de 2.5 sobre 4.0 en la universidad para poder jugar y para poder estudiar. Además, tiene que mantener un nivel de juego bastante alto. “Todo aquí es como un horario, no tengo casi tiempo para mí, ni para estar con mis amigos, ni nada de eso. Porque siempre tengo que entrenar, estudiar, volver a entrenar, jugar, entrenar otra vez. Eso es muy difícil”. La disciplina para él es la clave de todo.

Braian comenta que hay más de dos millones de jugadores en high school y college, y solo el 2% de los jugadores consiguen una beca en una institución como en la que él está. Tuvo la celebración del Senior Day, el último partido que jugó de local en su último año universitario. “Tengo expectativas de terminar el torneo nacional, ojalá hacer un buen papel y lograr conseguir algunos entrenos con equipos de la NBA. Seguir trabajando para llegar a la NBA, que es la meta número uno”.

María Esperanza y Braian han demostrado que no es imposible cumplir los sueños, que con disciplina y trabajado duro se van alcanzando y se van forjando los caminos hacia el éxito. Han superado pruebas que la vida y el deporte les ha puesto por delante; han saltado, tumbado barreras, y ahora solo tienen los ojos puestas en las grandes ligas, y estas les siguen cada movida en los campeonatos nacionales.

ESPECIALES

BOLETIN ACN                                     

boletin52

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia