logo ucentral

2 1para portada

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

USAQUÉN, TIERRA DE ANTEPASADOS

Usaquén- resguardo indígena- Mercado de las Pulgas - cultura-  Bogotá

Según la Alcaldía local de Usaquén 12.000 personas visitan cada ocho días esta localidad, reconocida por la magnitud y diversidad de su exposición cultural. El Mercado de las Pulgas, la variedad gastronómica y los eventos musicales han hecho de este lugar, uno de los focos turísticos más importantes de la capital.

Por Jessica González  

Es domingo, y aunque muchos dicen que este día es para descansar, más de 120 artesanos provenientes de todas partes del país dejan de lado esta creencia para alistar sus carpas, organizar sus productos y prepararse para otro día más de trabajo cargado de arte y cultura en el Mercado de las Pulgas de Usaquén. Una tierra de antepasados impregnada de historia, misticismo y raíces indígenas.

Antes de ser conocido como Usaquén, este territorio era un asentamiento de los indígenas muiscas en Colombia. Por ser un lugar cercano a las montañas, lleno de biodiversidad y rodeado de naturaleza se convirtió en uno de los santuarios más importantes de esta cultura. Al contemplarlo, sigue teniendo ese aire ancestral que nos regresa a los tiempos del nacimiento de Bogotá.

Existen muchas historias mágicas alrededor del origen de este lugar, sin embargo, hay una en particular que rememora las huellas de este pueblo aborigen. Dice la leyenda, que la sangre y la carne humana indígena sirvieron de base para la construcción de las casas en este sitio.

Se tenía la creencia que la fuerza, la vigorosidad y la firmeza de un hombre podrían trascender después de su muerte e instalarse en los cimientos de los hogares muiscas. Esta tradición era conocida en el lenguaje chibcha como Usaque, de allí el nombre que conserva hasta el día de hoy.

En el siglo XVIII, fue expedido el documento que declaraba a Usaquén como resguardo de la comunidad indígena muisca. Con la llegada de la conquista, esta decisión fue abolida y el pueblo fue desalojado por orden de los libertadores. Los muiscas fueron despojados de sus tierras y traslados a zonas periféricas de la ciudad, como Soacha.

Usaquén, se convirtió entonces en centro de batallas y territorio de civilización. Se construyó la Estación de la Sabana lo que permitió la llegada del ferrocarril y la apertura a otros municipios y ciudades del país.  

En la actualidad, al visitar estas calles construidas a partir de tradiciones milenarias, es posible toparse con más de dos cuadras enteras de kioscos que exponen y venden cientos de elementos los cuales le permiten a los visitantes llevar a cabo un viaje alrededor de la riqueza cultural que posee nuestro país.

El Mercado de las Pulgas de Usaquén inició en el año 1990 cuando la alcaldesa de la época, Emma Sofía Cock, buscaba abrir el turismo cultural en la zona, lo que dio como resultado la creación del Mercado de los Toldos de San Pelayo.

Una versión colombiana de los mercados más famosos del mundo como el Rastro en Madrid o el Flea Market en Nueva York. El proyecto fue creciendo hasta consolidarse en una asociación de 120 expositores que dan a conocer cada fin de semana sus creaciones y productos más representativos de la cultura colombiana.

Usaquén- resguardo indígena- Mercado de las Pulgas - cultura-  Bogotá

Para William Ardila, presidente de la Asociación Mercado de las Pulgas de Usaquén, el objetivo principal es apoyar a los pequeños empresarios en el reto de visibilizar y posicionar sus productos en un mercado estable. “Cada ocho días se presentan diferentes expositores que enriquecen el mercado en campos como la artesanía, la marroquinería, la pintura, la gastronomía, entre muchos otros”.

Estar allí, es conocer y sentir a Colombia entera por medio de la multiplicidad de colores de las mantas y mochilas wayuu, el aroma exquisito de los cafetales del Quindío, la dulce melodía de la marimba del Chocó y las notas fiesteras de los triples cundiboyacenses. Todo es un espectáculo de cultura, de sentido y respeto por lo local, lo propio, lo autóctono.

A lo largo del camino es común encontrarse con extranjeros provenientes de todas partes del mundo que se dejan contagiar por los sabores, texturas y experiencias propias de su país anfitrión. Visitantes frecuentes como Claudia Obando no dudan en afirmar que este es un lugar imperdible en la ciudad.“Me encanta, es un espacio lleno de colores, cultura y variedad, además de los buenos precios”.

Sin embargo, al ir más allá del evento dominical e indagar sobre el reconocimiento de la carga histórica de Usaquén, no es posible tener una respuesta clara y contundente por parte de los visitantes.

Según, Amanda Torres, artesana de aproximadamente 60 años, Usaquén se ha convertido en uno de los focos turísticos más importantes de la capital debido a la variedad cultural y gastronómica que ofrece a un público sumamente diverso en gustos, edades y nacionalidades.

La historia de Usaque se desdibuja en el tiempo, no existe un discurso oral fuerte que permita recordar lo que significó este lugar para nuestros antepasados indígenas.

Por eso el reto, por el que luchan sus habitantes y artesanos día a día, es convertir a Usaquén en patrimonio cultural de la humanidad. Para que se conserve el linaje indígena y las generaciones futuras tengan la posibilidad de reconocer su historia y sus raíces. Para que familias enteras, amigos, comerciantes y extranjeros se sigan dando cita, cada ocho días, en este lugar y experimenten lo que realmente es Colombia.

 Usaquén- resguardo indígena- Mercado de las Pulgas - cultura-  Bogotá

 


CULTURA

ACTUALIDAD

USAQUÉN, TIERRA DE ANTEPASADOS

Usaquén- resguardo indígena- Mercado de las Pulgas - cultura-  Bogotá

Según la Alcaldía local de Usaquén 12.000 personas visitan cada ocho días esta localidad, reconocida por la magnitud y diversidad de su exposición cultural. El Mercado de las Pulgas, la variedad gastronómica y los eventos musicales han hecho de este lugar, uno de los focos turísticos más importantes de la capital.

Por Jessica González  

Es domingo, y aunque muchos dicen que este día es para descansar, más de 120 artesanos provenientes de todas partes del país dejan de lado esta creencia para alistar sus carpas, organizar sus productos y prepararse para otro día más de trabajo cargado de arte y cultura en el Mercado de las Pulgas de Usaquén. Una tierra de antepasados impregnada de historia, misticismo y raíces indígenas.

Antes de ser conocido como Usaquén, este territorio era un asentamiento de los indígenas muiscas en Colombia. Por ser un lugar cercano a las montañas, lleno de biodiversidad y rodeado de naturaleza se convirtió en uno de los santuarios más importantes de esta cultura. Al contemplarlo, sigue teniendo ese aire ancestral que nos regresa a los tiempos del nacimiento de Bogotá.

Existen muchas historias mágicas alrededor del origen de este lugar, sin embargo, hay una en particular que rememora las huellas de este pueblo aborigen. Dice la leyenda, que la sangre y la carne humana indígena sirvieron de base para la construcción de las casas en este sitio.

Se tenía la creencia que la fuerza, la vigorosidad y la firmeza de un hombre podrían trascender después de su muerte e instalarse en los cimientos de los hogares muiscas. Esta tradición era conocida en el lenguaje chibcha como Usaque, de allí el nombre que conserva hasta el día de hoy.

En el siglo XVIII, fue expedido el documento que declaraba a Usaquén como resguardo de la comunidad indígena muisca. Con la llegada de la conquista, esta decisión fue abolida y el pueblo fue desalojado por orden de los libertadores. Los muiscas fueron despojados de sus tierras y traslados a zonas periféricas de la ciudad, como Soacha.

Usaquén, se convirtió entonces en centro de batallas y territorio de civilización. Se construyó la Estación de la Sabana lo que permitió la llegada del ferrocarril y la apertura a otros municipios y ciudades del país.  

En la actualidad, al visitar estas calles construidas a partir de tradiciones milenarias, es posible toparse con más de dos cuadras enteras de kioscos que exponen y venden cientos de elementos los cuales le permiten a los visitantes llevar a cabo un viaje alrededor de la riqueza cultural que posee nuestro país.

El Mercado de las Pulgas de Usaquén inició en el año 1990 cuando la alcaldesa de la época, Emma Sofía Cock, buscaba abrir el turismo cultural en la zona, lo que dio como resultado la creación del Mercado de los Toldos de San Pelayo.

Una versión colombiana de los mercados más famosos del mundo como el Rastro en Madrid o el Flea Market en Nueva York. El proyecto fue creciendo hasta consolidarse en una asociación de 120 expositores que dan a conocer cada fin de semana sus creaciones y productos más representativos de la cultura colombiana.

Usaquén- resguardo indígena- Mercado de las Pulgas - cultura-  Bogotá

Para William Ardila, presidente de la Asociación Mercado de las Pulgas de Usaquén, el objetivo principal es apoyar a los pequeños empresarios en el reto de visibilizar y posicionar sus productos en un mercado estable. “Cada ocho días se presentan diferentes expositores que enriquecen el mercado en campos como la artesanía, la marroquinería, la pintura, la gastronomía, entre muchos otros”.

Estar allí, es conocer y sentir a Colombia entera por medio de la multiplicidad de colores de las mantas y mochilas wayuu, el aroma exquisito de los cafetales del Quindío, la dulce melodía de la marimba del Chocó y las notas fiesteras de los triples cundiboyacenses. Todo es un espectáculo de cultura, de sentido y respeto por lo local, lo propio, lo autóctono.

A lo largo del camino es común encontrarse con extranjeros provenientes de todas partes del mundo que se dejan contagiar por los sabores, texturas y experiencias propias de su país anfitrión. Visitantes frecuentes como Claudia Obando no dudan en afirmar que este es un lugar imperdible en la ciudad.“Me encanta, es un espacio lleno de colores, cultura y variedad, además de los buenos precios”.

Sin embargo, al ir más allá del evento dominical e indagar sobre el reconocimiento de la carga histórica de Usaquén, no es posible tener una respuesta clara y contundente por parte de los visitantes.

Según, Amanda Torres, artesana de aproximadamente 60 años, Usaquén se ha convertido en uno de los focos turísticos más importantes de la capital debido a la variedad cultural y gastronómica que ofrece a un público sumamente diverso en gustos, edades y nacionalidades.

La historia de Usaque se desdibuja en el tiempo, no existe un discurso oral fuerte que permita recordar lo que significó este lugar para nuestros antepasados indígenas.

Por eso el reto, por el que luchan sus habitantes y artesanos día a día, es convertir a Usaquén en patrimonio cultural de la humanidad. Para que se conserve el linaje indígena y las generaciones futuras tengan la posibilidad de reconocer su historia y sus raíces. Para que familias enteras, amigos, comerciantes y extranjeros se sigan dando cita, cada ocho días, en este lugar y experimenten lo que realmente es Colombia.

 Usaquén- resguardo indígena- Mercado de las Pulgas - cultura-  Bogotá

 


ESPECIALES

CURUBITO                                          

  • Curubito No. 25
        Curibito No. 25 Por: María Camila Moreno Castiblanco      ...

EVENTOS                                           

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia