logo ucentral

semana de receso acn

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

La cara oculta de Ciudad Bolívar

Son muy pocas las personas que se interesan por conocer la otra cara de Ciudad Bolívar, un área ecológica fundamental para la ciudad. Bogotá es la ciudad más grande del país, cuenta con un área de 163.663 Hectáreas, donde se ubican 19 localidades, entre estas se encuentra Ciudad Bolívar, con una superficie total de 13.000 hectáreas de las cuales el 72% son de superficie rural. En esta localidad, ubicada al sur de la capital, se encuentran las veredas: Pasquillita y Santa Bárbara, lugares llenos de vegetación nativa y donde aún cruza cristalino el río Tunjuelo.

Ubicada a una altura aproximada de 3.200 metros, es zona de amortiguación del Parque Nacional de Sumapaz en el ecosistema denominado bosque de niebla alto andino. Allí vive José Muñoz, un campesino que ha dedicado toda su vida a la tierra y a su finca, es socio fundador de ASOPROAM (Asociación de Productores Agropecuarios Ambientales Rurales) una asociación de productores campesinos que trabaja de la mano con instituciones universitarias para promover la producción sostenible y el agroecoturismo como alternativa para impulsar el campo, hacer conocer su territorio, cultura y biodiversidad.

finca

“Se disfruta del paisaje, aquí se vive en paz con sí mismo y con la naturaleza” comenta José Muñoz, encargado de guiar junto con sus socios los recorridos turísticos a las personas que se acercan a participar de estos planes.

Dentro del proyecto Agro-ecoturismo llamado “Tunjuelo” por esta asociación de campesinos, se ofrecen caminatas ecológicas y pedagógicas por el sendero Cascavita, las fincas “Agua Bendita” y “San Luis. Estos recorridos constan de actividades como, la apreciación de la apicultura, la extracción y producción de la miel desde los panales, el proceso de realización de productos que se consumen y que son elaborados como la miel, la cera, el polen y el propóleo. Allí las personas aprenden qué utilidad tiene la apicultura como fin terapéutico y como técnica en la producción del campo. Compartir en el Río Tunjuelo, es otra de las actividades que ofrece el campo. Es importante acercarse a contemplar y disfrutar de la pureza del agua además de apreciar el paisaje del embalse La Regadera, que hace parte del sistema de abastecimiento de agua potable a gran parte de la ciudad.

De acuerdo al tipo de público las actividades del itinerario varían. Afirma José que la función principal de este proyecto es cultivar la educación ambiental, lejos del ruido de la ciudad, a través de la interacción con la naturaleza: la flora, la fauna y el agua. En pocas palabras conocer el campo sin salir de la ciudad. En el recorrido por la finca “San Luis” es posible observar el proceso de producción de alimentos orgánicos en la huerta ecológica, siembra de lechuga, tubérculos y aromáticas con el fin de entender la importancia de la agricultura en el campo. El itinerario también incluye deportes extremos como la tirolesa, que consiste en pasar de un árbol a otro o atravesar el río colgado en una polea que está suspendida por cables. “Que la gente se unte un poquito de tierra, que se atreva a sembrar un árbol” dice José Muñoz, refiriéndose a las personas de la ciudad que no comparten usualmente en estos espacios.

Por la finca ‘Agua Bendita’ se realiza una observación en el bosque de las diferentes especies de árboles nativos, aprendiendo acerca de su utilización, con la oportunidad de sembrar un árbol. Para una experiencia aún más completa hay la opción de alojamiento en camping, 2 días y 1 noche disfrutando también de los platos típicos de la zona que ofrecen como, la gallina, o postres como la cuajada con dulce de leche.

fincaa

Esta alternativa se presenta como una oportunidad para comprender la relevancia del campo colombiano a pocos minutos del casco urbano de la ciudad. Es indispensable tener presente que existen muchos espacios para disfrutar de los valores paisajísticos y ambientales de la ciudad, como los parques metropolitanos a los que las personas están acostumbradas a entender como espacios verdes, de esparcimiento. Sin embargo, afirma Catalina Muñoz, socia fundadora de ASOPROAM, son muy pocas las personas que se interesan por conocer la otra cara de Ciudad Bolívar, parte ecológica fundamental para la ciudad.

Por Laura Marín

CULTURA

ACTUALIDAD

La cara oculta de Ciudad Bolívar

Son muy pocas las personas que se interesan por conocer la otra cara de Ciudad Bolívar, un área ecológica fundamental para la ciudad. Bogotá es la ciudad más grande del país, cuenta con un área de 163.663 Hectáreas, donde se ubican 19 localidades, entre estas se encuentra Ciudad Bolívar, con una superficie total de 13.000 hectáreas de las cuales el 72% son de superficie rural. En esta localidad, ubicada al sur de la capital, se encuentran las veredas: Pasquillita y Santa Bárbara, lugares llenos de vegetación nativa y donde aún cruza cristalino el río Tunjuelo.

Ubicada a una altura aproximada de 3.200 metros, es zona de amortiguación del Parque Nacional de Sumapaz en el ecosistema denominado bosque de niebla alto andino. Allí vive José Muñoz, un campesino que ha dedicado toda su vida a la tierra y a su finca, es socio fundador de ASOPROAM (Asociación de Productores Agropecuarios Ambientales Rurales) una asociación de productores campesinos que trabaja de la mano con instituciones universitarias para promover la producción sostenible y el agroecoturismo como alternativa para impulsar el campo, hacer conocer su territorio, cultura y biodiversidad.

finca

“Se disfruta del paisaje, aquí se vive en paz con sí mismo y con la naturaleza” comenta José Muñoz, encargado de guiar junto con sus socios los recorridos turísticos a las personas que se acercan a participar de estos planes.

Dentro del proyecto Agro-ecoturismo llamado “Tunjuelo” por esta asociación de campesinos, se ofrecen caminatas ecológicas y pedagógicas por el sendero Cascavita, las fincas “Agua Bendita” y “San Luis. Estos recorridos constan de actividades como, la apreciación de la apicultura, la extracción y producción de la miel desde los panales, el proceso de realización de productos que se consumen y que son elaborados como la miel, la cera, el polen y el propóleo. Allí las personas aprenden qué utilidad tiene la apicultura como fin terapéutico y como técnica en la producción del campo. Compartir en el Río Tunjuelo, es otra de las actividades que ofrece el campo. Es importante acercarse a contemplar y disfrutar de la pureza del agua además de apreciar el paisaje del embalse La Regadera, que hace parte del sistema de abastecimiento de agua potable a gran parte de la ciudad.

De acuerdo al tipo de público las actividades del itinerario varían. Afirma José que la función principal de este proyecto es cultivar la educación ambiental, lejos del ruido de la ciudad, a través de la interacción con la naturaleza: la flora, la fauna y el agua. En pocas palabras conocer el campo sin salir de la ciudad. En el recorrido por la finca “San Luis” es posible observar el proceso de producción de alimentos orgánicos en la huerta ecológica, siembra de lechuga, tubérculos y aromáticas con el fin de entender la importancia de la agricultura en el campo. El itinerario también incluye deportes extremos como la tirolesa, que consiste en pasar de un árbol a otro o atravesar el río colgado en una polea que está suspendida por cables. “Que la gente se unte un poquito de tierra, que se atreva a sembrar un árbol” dice José Muñoz, refiriéndose a las personas de la ciudad que no comparten usualmente en estos espacios.

Por la finca ‘Agua Bendita’ se realiza una observación en el bosque de las diferentes especies de árboles nativos, aprendiendo acerca de su utilización, con la oportunidad de sembrar un árbol. Para una experiencia aún más completa hay la opción de alojamiento en camping, 2 días y 1 noche disfrutando también de los platos típicos de la zona que ofrecen como, la gallina, o postres como la cuajada con dulce de leche.

fincaa

Esta alternativa se presenta como una oportunidad para comprender la relevancia del campo colombiano a pocos minutos del casco urbano de la ciudad. Es indispensable tener presente que existen muchos espacios para disfrutar de los valores paisajísticos y ambientales de la ciudad, como los parques metropolitanos a los que las personas están acostumbradas a entender como espacios verdes, de esparcimiento. Sin embargo, afirma Catalina Muñoz, socia fundadora de ASOPROAM, son muy pocas las personas que se interesan por conocer la otra cara de Ciudad Bolívar, parte ecológica fundamental para la ciudad.

Por Laura Marín

ESPECIALES

BOLETIN ACN                                     

portadaBoletines

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia