logo ucentral

NingunoMas

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

De pasión y riesgos se construye este telón

El 30 de marzo del 2017, Angie Guerrero se graduó como Ingeniera de sonido de la universidad San Buenaventura. Ese mismo día se demuestra que las espera, aunque eternas, son exactas: “Me estaba arreglado cuando recibí la llamada de Óscar Yepes, Productor General de Casa Ensamble, a quién le contesté y me dijo:

Óscar: Angie, ¿por qué no ha venido a trabajar?

Angie: Porque usted no me ha llamado

O: Pues bueno, ya le estoy diciendo, la espero hoy mismo

A: Estoy muy feliz, pero Oscar, hoy estoy en la ceremonia de mi grado.

O: Ah no tranquila, mañana nos vemos entonces.

Podríamos decir que estas situaciones, pasan de una en un millón, solo en reducidas ocasiones nos graduamos y tenemos trabajo al día siguiente. De esa llamada a este mes de marzo del 2018 un año exacto de tiempo es el que Angie ha trabajado en el Teatro Casa Ensamble.

jane

 

Angie es la actual y la primera mujer Jefa de Producción del área “La Casa”, espacio compuesto por La Sala Mayolo, La Sala Buenaventura y Salón Central en este teatro. Y su historia demuestra que difícil, no es sinónimo de imposible. No es fácil llegar a un equipo de producción y es el doble de complejo llegar como mujer. La producción requiere de fuerza, creatividad y ciertas características que en ocasiones son segmentadas para el género femenino.

Esta joven de 23 años de edad, nacida en Duitama Boyacá quiso ser veterinaria o psicóloga. Y en un en una conversación, su madre le sugirió que, porque no estudiaba algo relacionado con las matemáticas, esas materias siempre le gustaron. Comenzó a preguntarse: “¿cómo quiero que me llamen?”, a lo que rápidamente se contestó: “Ingeniera. ¿Pero también me dije, ingeniera de qué?, entonces, a mí me gusta la música, la física, y al investigar, la ingeniera de sonido unía esas pasiones”.

Meses antes de la graduación, Angie realizó una lista de lugares opcionales a los que podría llevar su hoja de vida, entre estos estaban espacios de doblaje, producción musical, teatros, campos para sonido en vivo y cine -siendo este último su más grande sueño a realizar.

 

janee

 

Con lista en mano, el 12 de enero junto con su padre, Angie llevó su hoja de vida a cada lugar de la lista, teniendo varias experiencias entre ellas una inolvidable. En el primer lugar al que acudió y bajo recomendación, después de una entrevista, la llamaron: “y me dijeron gracias, pero puede que tengas limitaciones por ser mujer…”, como si ser mujer, fuera una condición.

Pensativa por si ser lo que se es podría convertirse en impedimento para obtener sus objetivos, pero sin perder las ganas, tacha y continúa con su lista.

Carrera 24 #41-69, Park Way, el siguiente en la lista era el teatro Casa Ensamble,” recuerdo que ese día había bastante gente, me presenté con la recepcionista de la Casa, le expliqué que era ingeniera de sonido y que me interesaba trabajar ahí, ella me miró con cara de pero usted aquí no tiene lugar”. Y esta historia demuestra que las coincidencias si existen, y que las cosas pasan cuando tienen que pasar, el mundo acomoda las piezas para cada historia.

En la recepción se encontraba un hombre que la miró y le preguntó, ¿eres ingeniera de sonido?, ella le respondió sí señor, él salió y era Óscar Yepes, Productor General en Casa Ensamble: “me dijo que le prestara la hoja de vida, y me empezó a hacer preguntas, que cuál era la experiencia laboral que tenía, que qué sabía hacer, me comentó que tenía pensado extender el número de personas en el equipo de producción más adelante y quedó en avisarme”. Así quedaron las cosas.

Lo que ella pensaba en esos momentos es que: “hay que tener mucha palanca para poder llegar”, pasaba el tiempo y no salía nada, dejó de mandar hojas de vida, y como su madre le dijo “espere a tener su diploma”.

Como a inicios de marzo, Óscar la llamó para una segunda reunión, recuerda que ese día estaba jugando Real Madrid vs Barcelona, él lo estaba viendo. En aquella entrevista se enfatizaron más cosas, como si estaba dispuesta a subir en escaleras grandes que se utilizan en producción, y demás funciones requeridas. Ella solo respondía que sí, “con esa emoción, el miedo se pasaría después”. Él le contó que había 3 personas con ella que estaban preseleccionadas. Debía pasar las hojas de vida con las jefas y dependiendo a eso tendría una respuesta el fin de semana.

Con inquietud, incertidumbre, pero sin perder la fe, esperó Angie ese fin de semana, una llamada, un correo lo que fuera, pero no sucedió, así que esperó una semana más en la que tampoco pasó nada: “entonces, me dije chao pena, yo tengo el número de Oscar así que lo voy a llamar. Hablé con él, pero me respondió que no había podido reunirse con las jefas, entonces que debía esperar”.

 

LA FUNCIÓN

La espera eterna concluyó con aquella llamada el 30 de marzo, y el inicio de la acción comenzó al día siguiente, hasta los días de hoy. “Angie, hoy si nos vas a acompañar, por favor”, le dice Mario Escobar, director de la obra “No Te Escupo La Cara Porque La Vida Lo Hará Mejor Que Yo”, porque literalmente se la “pelean” las salas para que este acompañándolos en la obra. Angie está atenta de cada detalle, maneja un orden en cuanto a lo que hace y a los instrumentos que utiliza, busca soluciones rápidas, la obra inicia y finaliza como debe ser, es por eso que la quieren en sus salas.

Se describe como una persona autónoma, y nos cuenta que es una de esas cualidades que cree que la tienen donde está en este momento: “Escucho, observo, y aprendo rápido, así que no tengo la necesidad de preguntar dos veces”, es apasionada, “me ven feliz por la casa porque realmente amo y me apasiona lo que hago”.

El hacer parte del equipo de Casa Ensamble: “Requiere de un conocimiento integral, todos deben saber de luces, todos deben saber tramoya, etc. debo tener gente más preparada”, afirma Óscar Yepes.

No es gratuito que Angie Guerrero Arce sea la primera mujer Jefa de Producción de La Casa, su compañero Andrés Lozano y quien la recibió al siguiente día de esa importante llamada, es el jefe de producción de Arlequín y junto con ella: “Son estos dos mis manos derechas, en quienes me apoyo para la organización y para todo”, cuenta Óscar. Son ellos y ella quienes dedican su tiempo, toman decisiones, y realizan con sus equipos las obras detrás del telón.

 

janeee

 

Él se arriesgó con Angie por el poco tiempo que llevaba trabajando en La Casa cuando la nombró Jefa de Producción de esta, y no se equivocó “ella va muy bien, es organizada y tiene un buen perfil para ser una gran productora, y es por esto mismo que uno puede ir soltándole ciertas responsabilidades”.

 

EN COLOMBIA

Al 2017, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), realizó un estudio acerca de la brecha salarial entre hombres y mujeres en 44 naciones donde Colombia tuvo un incremento de las mujeres en cargos directivos, al tiempo que el estudio demostró que el trabajo activo femenino en Colombia se encuentra solo sobre México, Turquía e India. Y esta historia es claro ejemplo de ello, demuestra que lo único que se necesitan son oportunidades.

Casa Ensamble, ha sido quien brinde un campo de inclusión en sentido: social y laboral, a través del arte. Y aunque otras mujeres ya habían trabajado en el teatro en el área de producción, en este momento, Angie es la única mujer en hacerlo y su trabajo ha sido quien hable por ella.

 

janeeeee

 

A través de las experiencias, ha adquirido criterio: “Que tenga facilidad de hacer muchas cosas, que no le vea complique a nada, cuestionar no es malo, pero uno detecta quien quiere y quien no quiere trabajar. Que tengan pasión, porque con pasión uno llega temprano, con pasión uno hace las cosas bien, el conocimiento en ocasiones se adquiere”, nos responde a las características que para ella debe tener una persona que desee trabajar en producción.

Una obra es más que el gran trabajo actoral, es el montaje en totalidad, es escenografía, son luces, es sonido. Cuando tenga la oportunidad, vaya a Casa Ensamble, y si ingresa a la Sala Mayolo, Buenaventura o Salón Central, recuerde que cada detalle en el campo de producción paso por la curaduría de esta joven que demuestra que la pasión y las ganas sobrepasan los límites imaginarios del género.

Por Jane Ochoa Ruiz

CULTURA

ACTUALIDAD

De pasión y riesgos se construye este telón

El 30 de marzo del 2017, Angie Guerrero se graduó como Ingeniera de sonido de la universidad San Buenaventura. Ese mismo día se demuestra que las espera, aunque eternas, son exactas: “Me estaba arreglado cuando recibí la llamada de Óscar Yepes, Productor General de Casa Ensamble, a quién le contesté y me dijo:

Óscar: Angie, ¿por qué no ha venido a trabajar?

Angie: Porque usted no me ha llamado

O: Pues bueno, ya le estoy diciendo, la espero hoy mismo

A: Estoy muy feliz, pero Oscar, hoy estoy en la ceremonia de mi grado.

O: Ah no tranquila, mañana nos vemos entonces.

Podríamos decir que estas situaciones, pasan de una en un millón, solo en reducidas ocasiones nos graduamos y tenemos trabajo al día siguiente. De esa llamada a este mes de marzo del 2018 un año exacto de tiempo es el que Angie ha trabajado en el Teatro Casa Ensamble.

jane

 

Angie es la actual y la primera mujer Jefa de Producción del área “La Casa”, espacio compuesto por La Sala Mayolo, La Sala Buenaventura y Salón Central en este teatro. Y su historia demuestra que difícil, no es sinónimo de imposible. No es fácil llegar a un equipo de producción y es el doble de complejo llegar como mujer. La producción requiere de fuerza, creatividad y ciertas características que en ocasiones son segmentadas para el género femenino.

Esta joven de 23 años de edad, nacida en Duitama Boyacá quiso ser veterinaria o psicóloga. Y en un en una conversación, su madre le sugirió que, porque no estudiaba algo relacionado con las matemáticas, esas materias siempre le gustaron. Comenzó a preguntarse: “¿cómo quiero que me llamen?”, a lo que rápidamente se contestó: “Ingeniera. ¿Pero también me dije, ingeniera de qué?, entonces, a mí me gusta la música, la física, y al investigar, la ingeniera de sonido unía esas pasiones”.

Meses antes de la graduación, Angie realizó una lista de lugares opcionales a los que podría llevar su hoja de vida, entre estos estaban espacios de doblaje, producción musical, teatros, campos para sonido en vivo y cine -siendo este último su más grande sueño a realizar.

 

janee

 

Con lista en mano, el 12 de enero junto con su padre, Angie llevó su hoja de vida a cada lugar de la lista, teniendo varias experiencias entre ellas una inolvidable. En el primer lugar al que acudió y bajo recomendación, después de una entrevista, la llamaron: “y me dijeron gracias, pero puede que tengas limitaciones por ser mujer…”, como si ser mujer, fuera una condición.

Pensativa por si ser lo que se es podría convertirse en impedimento para obtener sus objetivos, pero sin perder las ganas, tacha y continúa con su lista.

Carrera 24 #41-69, Park Way, el siguiente en la lista era el teatro Casa Ensamble,” recuerdo que ese día había bastante gente, me presenté con la recepcionista de la Casa, le expliqué que era ingeniera de sonido y que me interesaba trabajar ahí, ella me miró con cara de pero usted aquí no tiene lugar”. Y esta historia demuestra que las coincidencias si existen, y que las cosas pasan cuando tienen que pasar, el mundo acomoda las piezas para cada historia.

En la recepción se encontraba un hombre que la miró y le preguntó, ¿eres ingeniera de sonido?, ella le respondió sí señor, él salió y era Óscar Yepes, Productor General en Casa Ensamble: “me dijo que le prestara la hoja de vida, y me empezó a hacer preguntas, que cuál era la experiencia laboral que tenía, que qué sabía hacer, me comentó que tenía pensado extender el número de personas en el equipo de producción más adelante y quedó en avisarme”. Así quedaron las cosas.

Lo que ella pensaba en esos momentos es que: “hay que tener mucha palanca para poder llegar”, pasaba el tiempo y no salía nada, dejó de mandar hojas de vida, y como su madre le dijo “espere a tener su diploma”.

Como a inicios de marzo, Óscar la llamó para una segunda reunión, recuerda que ese día estaba jugando Real Madrid vs Barcelona, él lo estaba viendo. En aquella entrevista se enfatizaron más cosas, como si estaba dispuesta a subir en escaleras grandes que se utilizan en producción, y demás funciones requeridas. Ella solo respondía que sí, “con esa emoción, el miedo se pasaría después”. Él le contó que había 3 personas con ella que estaban preseleccionadas. Debía pasar las hojas de vida con las jefas y dependiendo a eso tendría una respuesta el fin de semana.

Con inquietud, incertidumbre, pero sin perder la fe, esperó Angie ese fin de semana, una llamada, un correo lo que fuera, pero no sucedió, así que esperó una semana más en la que tampoco pasó nada: “entonces, me dije chao pena, yo tengo el número de Oscar así que lo voy a llamar. Hablé con él, pero me respondió que no había podido reunirse con las jefas, entonces que debía esperar”.

 

LA FUNCIÓN

La espera eterna concluyó con aquella llamada el 30 de marzo, y el inicio de la acción comenzó al día siguiente, hasta los días de hoy. “Angie, hoy si nos vas a acompañar, por favor”, le dice Mario Escobar, director de la obra “No Te Escupo La Cara Porque La Vida Lo Hará Mejor Que Yo”, porque literalmente se la “pelean” las salas para que este acompañándolos en la obra. Angie está atenta de cada detalle, maneja un orden en cuanto a lo que hace y a los instrumentos que utiliza, busca soluciones rápidas, la obra inicia y finaliza como debe ser, es por eso que la quieren en sus salas.

Se describe como una persona autónoma, y nos cuenta que es una de esas cualidades que cree que la tienen donde está en este momento: “Escucho, observo, y aprendo rápido, así que no tengo la necesidad de preguntar dos veces”, es apasionada, “me ven feliz por la casa porque realmente amo y me apasiona lo que hago”.

El hacer parte del equipo de Casa Ensamble: “Requiere de un conocimiento integral, todos deben saber de luces, todos deben saber tramoya, etc. debo tener gente más preparada”, afirma Óscar Yepes.

No es gratuito que Angie Guerrero Arce sea la primera mujer Jefa de Producción de La Casa, su compañero Andrés Lozano y quien la recibió al siguiente día de esa importante llamada, es el jefe de producción de Arlequín y junto con ella: “Son estos dos mis manos derechas, en quienes me apoyo para la organización y para todo”, cuenta Óscar. Son ellos y ella quienes dedican su tiempo, toman decisiones, y realizan con sus equipos las obras detrás del telón.

 

janeee

 

Él se arriesgó con Angie por el poco tiempo que llevaba trabajando en La Casa cuando la nombró Jefa de Producción de esta, y no se equivocó “ella va muy bien, es organizada y tiene un buen perfil para ser una gran productora, y es por esto mismo que uno puede ir soltándole ciertas responsabilidades”.

 

EN COLOMBIA

Al 2017, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), realizó un estudio acerca de la brecha salarial entre hombres y mujeres en 44 naciones donde Colombia tuvo un incremento de las mujeres en cargos directivos, al tiempo que el estudio demostró que el trabajo activo femenino en Colombia se encuentra solo sobre México, Turquía e India. Y esta historia es claro ejemplo de ello, demuestra que lo único que se necesitan son oportunidades.

Casa Ensamble, ha sido quien brinde un campo de inclusión en sentido: social y laboral, a través del arte. Y aunque otras mujeres ya habían trabajado en el teatro en el área de producción, en este momento, Angie es la única mujer en hacerlo y su trabajo ha sido quien hable por ella.

 

janeeeee

 

A través de las experiencias, ha adquirido criterio: “Que tenga facilidad de hacer muchas cosas, que no le vea complique a nada, cuestionar no es malo, pero uno detecta quien quiere y quien no quiere trabajar. Que tengan pasión, porque con pasión uno llega temprano, con pasión uno hace las cosas bien, el conocimiento en ocasiones se adquiere”, nos responde a las características que para ella debe tener una persona que desee trabajar en producción.

Una obra es más que el gran trabajo actoral, es el montaje en totalidad, es escenografía, son luces, es sonido. Cuando tenga la oportunidad, vaya a Casa Ensamble, y si ingresa a la Sala Mayolo, Buenaventura o Salón Central, recuerde que cada detalle en el campo de producción paso por la curaduría de esta joven que demuestra que la pasión y las ganas sobrepasan los límites imaginarios del género.

Por Jane Ochoa Ruiz

ESPECIALES

BOLETIN ACN                                     

  • Boletínes ACN 2018
      Estos son los boletines ACN publicados en el primer semestre de 2018 Boletín 50 &n...

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia