logo ucentral

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Y sigue coleccionando Barbies

barona11

Foto por: Natalia Barona

 

Por: Natalia Barona Ramírez

Este anticuario, con más de 20 años de funcionamiento, ubicado en el barrio El Nogal de Bogotá, Calle 82 #9-15, que lleva por nombre Érase una vez, tiene una de las colecciones de Barbies más grande de Colombia.

 

La propietaria del lugar junto a su familia se han dedicado gran parte de su vida a perseguir subastas que tengan que ver con la gran creación de Mattel (Compañía estadounidense de juguetes). Son más de 300 ejemplares, reliquias de los años 60’s, 70’s, 80’s y 90’s, y algunas de ellas superan los dos millones de pesos.

barona23

 

Foto por: Natalia Barona

Silvia Montañés, de 61 años, cuenta que su gusto por las Barbies comenzó desde muy pequeña, sin embargo, afirma que fue después de descubrir con su hermana la colección de Barbies de su madre, que desarrolló su pasión por esto, asegura que la colección contaba con alrededor de 60 muñecas de exposición, ya que eran ediciones especiales.

 

“La Barbie de porcelana es preciosa, son ediciones divinas, con ropaje de diseñador, divinas, pero es como tener una porcelana. La Barbie que no es de porcelana la siento más cercana, me gusta más”.

 

barona44

Foto por: Natalia Barona

Algunas de las ediciones están relacionadas con las películas Mi Bella Dama, Lo que el viento se llevó, El Mago de Oz, Blancanieves, Cenicienta, Marylin Monroe, entre otras. La colección es enteramente de los años noventa.

 

Carolina Alzate, aceptó la propuesta de sus hijas de exponer su colección de Barbies, escondida por bastante tiempo, en Erase Una Vez, en esta ocasión no había nada a la venta. Debido a que esta exposición atrajo muchos aficionados y coleccionistas de la obra Mattel, decidieron convertirlo en un negocio.

 

“Fue un éxito total, me sorprendió la cantidad de personas que quieren ser dueñas de estas ediciones, sobre todo hombres”.

 

El anticuario originalmente era de su madre,Carolina Alzate, quien murió en 2010, con poco más de 80 años. Desde entonces, Silvia ha sido quien se ha encargado de continuar con la idea de coleccionar Barbies y hacer de esto un negocio.

 

Silvia Montañés es consciente de los estereotipos que la sociedad tiene sobre la Barbie, sin embargo, piensa que esta muñeca ha ido aportando a cada época desde su diseño y que los problemas no son de ella si no de la sociedad misma.

barona55

Foto por: Natalia Barona

Entre las ediciones que no están a la venta para los coleccionistas que llegan al anticuario, están las Barbies con las que Silvia jugó cuando era pequeña: La primera Barbie, de 1959, el primer Ken, de 1961, el segundo modelo de Barbie, de 1961, el primer vestido de novia sus hermanas y amigas originales: Skeeper y Julia (una enfermera negra que Mattel fabricó con motivo del Apartheid).

“No vendería mis muñecas originales de los 60 por nada del mundo, puedo mostrarlas, ponerlas en vitrina y todo pero no las vendo”.

barona66

Foto por: Natalia Barona

El gran secreto de Carolina, se convirtió en una pasión de Silvia y hasta el momento sigue siendo así. El anticuario está especializado en colección hace 10 años, hay colecciones de cafeteras, de lecheras, de saleros, de azucareras, de juegos de té, de revistas de decoración y manualidades, de cristalería, de vinilos, de lencería, de muebles suizos, de comedores y hay un lugar muy especial para las Barbies.

 

 

CULTURA

ACTUALIDAD



Contáctenos