logo ucentral

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

La rebeldía del cine documental tiene nombre de mujer: Marta Rodríguez

ACN

Fotografía: Felipe Colmenares Sánchez.

 

Marta Rodríguez no es la dama del documental colombiano. No es la mujer frágil y condescendiente que muchos en este país desearían. Es la rebelde en un mundo monopolizado por hombres y por los temas poco comprometidos. A sus hermosos 83 años tiene varios proyectos audiovisuales por hacer. Se ha dedicado en cuerpo y alma a su oficio como documentalista, un camino que para ella no ha sido nada fácil. Hoy trabaja para conseguir fondos y culminar el documental que filmó en el norte del Cauca titulado “La Sinfónica de los Andes”.

 

Por Ángela María Pulido

 

Marta Rodríguez compartió con ACN su experiencia en la realización de la primera parte del nuevo proyecto audiovisual, habló de los retos que posee para llevar a cabo “La Sinfónica de los Andes”, su trayectoria profesional en el cine y su percepción acerca de directores colombianos como Nicolás Rincón, Priscila Padilla y Rubén Mendoza.

 

"La Sinfónica de los Andes"

 

ACN

Fotografía: Felipe Colmenares Sánchez.

 

En un lugar olvidado por muchos colombianos, un equipo de cineastas liderado por Marta Rodríguez decidió continuar con el proyecto en el que la documentalista había trabajado durante 40 años. Viajaron desde Bogotá hasta el norte del Cauca, una zona del país en la que habían constantes enfrentamientos entre las Farc, el Ejercito y los Paramilitares, dejando a su paso un sin número de víctimas, en su mayoría, la población civil, incluidos los niños.

 

El equipo llevó cámaras, micrófonos y la lozanía para devolverle el sitio que merecen las víctimas del conflicto armado en Colombia. Querían mostrar al mundo que en el país la violencia había llegado a extremos insospechados, en donde se había derramado sangre y tristeza sobre la infancia indígena.

 

Marta comparte que “La Sinfónica de los Andes” es la historia de una comunidad indígena que ha sido víctima de la guerra en Colombia. Su intención con este proyecto audiovisual es crear memoria en el país, dado que en la actualidad atravesamos un episodio neurálgico como lo es el posconflicto y que por medio del testimonio de las personas que fueron azotadas por estos actos, el país sepa cómo reparar para la no repetición y la construcción de una memoria colectiva.

 

Sin embargo, el grupo audiovisual que viajó hasta el norte del Cauca busca finalizar el documental, por este motivo La Fundación Cine Documental Marta Rodríguez busca recursos económicos para continuar con el proyecto. A pesar de la incansable labor de Marta Rodríguez y su equipo, entidades como El Centro de Memoria histórica le han cerrado las puertas a su proyecto documental, asegura Rodríguez.

 

Teaser de la Sinfónica de los andes:

 

 

Ella es Marta Rodríguez

 

ACN

Fotografía: Felipe Colmenares Sánchez.

 

Al iniciar en la industria Marta le contó a su madre que quería dedicarse al cine a lo que respondió con una frase tajante: “estás loca”. Y no solo hizo eso, como si se tratara del guión de una película, su madre buscó a un abogado para desheredarla, y que así Marta cambiase de idea a las malas... No, la cosa no empezaba con buen pie. La industria cinematográfica tampoco fue benévola con ella, pues era (y es) un medio liderado por hombres, en el cual una mujer tenía poca credibilidad por los protocolos sociales establecidos en aquel momento. Hablamos de los años sesenta, aunque 40 años después las cosas en ese sentido tampoco han cambiado demasiado.

 

En 1968 conoció en un cine club a Jorge Silva, un joven inquieto por la fotografía que más adelante sería su esposo. Juntos trabajarían obsesionados con la misma idea: visibilizar las violaciones de los derechos humanos en Colombia. Junto a él llevó a cabo su primer proyecto llamado Chircales, una película que surgió cuando Camilo Torres, que en ese momento dictaba la asignatura de Metodología en la Universidad Nacional, la llevó al barrio Tunjuelito. Allí fue testigo de cómo los niños eran obligados a trabajar elaborando ladrillos artesanales y esa experiencia sería su primer proyecto audiovisual. “Chircales” mostró la explotación infantil en 1972.

 

Ambos son los padres de la Fundación de Cine Documental, que busca por medio de sus proyectos audiovisuales evidenciar la inequidad social y la violencia que se ha vivido en Colombia a lo largo del tiempo. Marta siempre ha sido una mujer de armas tomar, con todo el carácter positivo que tiene esta frase, porque siempre ha tomado sus armas para luchar por sus ideales. No teme por la financiación de sus proyectos, pues busca apoyo en diferentes entidades dentro y fuera del país, lo hace para mostrar por medio del arte la realidad de aquellas poblaciones que han sido vulneradas y censuradas por la violencia que las ha azotado.

 

Marta contó su historia, el proceso para consolidarse como una pionera en el cine documental colombiano, la travesía para conseguir recursos económicos para “La Sinfónica de los Andes” y sus ambiciones a futuro.

 

Compartió su percepción sobre los nuevos documentalistas que han surgido en Colombia. Recuerda a Nicolás Rincón como una persona brillante que conoció en el Cauca; a Rubén Mendoza por el trabajo que realizó acerca de la memoria de Armero y del cual poco se habló. Pero también recuerda proyectos que no son de tu total agrado como El Semáforo, una pésima película como dice ella, donde Rubén Mendoza presenta a la población desplazada como delincuentes, algo que no comparte Rodríguez. El trabajo de Priscila Padilla lo considera comercial, “busca lo exótico más que otra cosa”, aseveró tajantemente la documentalista.

 

El tiempo fue inclemente en esta entrevista, era momento de detener la cámara y apagar los micrófonos. La pionera del documental en Colombia, a sus 83 años, ha alcanzado reconocimiento a nivel internacional y nacional; sin embargo, esta cineasta considera que la vida no es tiempo suficiente para realizar todos los proyectos que quiere hacer. Ahora, "la Sinfónica de los Andes" es su sueño, su consentido, su documental estrella por el que está luchando por estos días.

 

No te pierdas nuestra charla con Marta:

 

 

 

CULTURA

ACTUALIDAD



Contáctenos