logo ucentral

LogoACN

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

La libélula dorada, el lugar donde vuela la imaginación

Por: Alejandra González 

A los amantes de la fantasía, la imaginación, el arte y  la creatividad, ACN les muestra un recorrido por el teatro La libélula dorada y habla con César Santiago Álvarez, quien es uno de sus fundadores, para conocer el origen de esta original propuesta y toda la puesta en escena que se requiere para llevar a cabo sus obras.

En la Cra 19 # 51 - 69 entre enredaderas y flores se esconde un lugar mágico, se trata de La libélula dorada, un teatro de títeres que de una forma poco convencional ha contado historias a niños y adultos durante 41 años. 

Los hermanos César Santiago Álvarez e Ivan Darío Álvarez fundaron este teatro en 1976 y decidieron dar a conocer una nueva propuesta narrativa que con luces, música y color dan vida a grandes historias y permiten que los espectadores den rienda suelta a su imaginación, sumergiéndose en nuevos mundos donde los títeres son los protagonistas.

Más allá de un nombre artístico

Detrás del nombre ‘La Libélula Dorada’ hay grandes metáforas. Sus fundadores afirman que la libélula en primer lugar es un animal que representa la metamorfosis, la trascendencia en el tiempo y la fortaleza de sobrevivir sin importar las circunstancias; también es un insecto que vive en torno al agua, lo cual representa la vida, mientras que el vuelo representa la libertad.

En segundo lugar, ‘dorada’ representa un homenaje a las civilizaciones precolombinas que consideraban el oro como algo sagrado, lo llamaban ‘lágrimas del sol’. Es así como este nombre tiene implícitas varias cualidades que van más allá de la simple sonoridad.

Los títeres cobran vida

La creación de los títeres es muy interesante, ya que a través de diferentes técnicas estos dos hermanos en compañía de un grupo de diseñadores son quienes les dan vida y les ponen color.

Una de las técnicas consiste en realizar la estructura en alambre, para luego con papel maché y pegamento darle forma al rostro y cuerpo de los títeres. También puede emplearse otra técnica que consiste en moldearlos a través de tijeras y esponja; por último también puede emplearse tela.

Cada muñeco tiene su esencia particular, su color, su forma; sus movimientos representan una parte fundamental dentro del desarrollo de cada obra y al ser creaciones auténticas llaman mucho más la atención de los niños.

Un público entusiasta

La palabra títeres en algunos casos tiende a asociarse directamente con niños, pero lo cierto es que este teatro abre sus puertas a grandes y chicos. Las temáticas de sus obras permiten que no exista una clasificación de los asistentes, ya que alimentan la imaginación de los pequeños y devuelven a los mayores la sensación de ser niño.

ACN asistió a una de sus obras titulada: ‘Ese chivo es puro cuento’. A lo largo del espectáculo los espectadores reían, gritaban, se emocionaban y sorprendían con cada una de las escenas. La historia de un chivo egoísta que se apropia de una casa ajena y desafía a todos los personajes cautivó al público por una hora aproximadamente y brindó una moraleja que los niños comprendieron al instante.

Juan, de 10 años, afirmó lo siguiente: “La obra me pareció muy chévere y chistosa, doña Susana fue mi personaje favorito y la enseñanza es que los débiles a veces pueden derrotar a los fuertes”. Isabella, de 7 años, dijo: “La obra me pareció muy linda, mi personaje favorito fue el titiritero, el chivo no me gustó porque era odioso, malo, grosero y cochino”.

Es importante desarrollar temas como estos, ya que los niños, además de disfrutar y divertirse, pueden aprender y aplicar las enseñanzas de las obras en su vida cotidiana. Los niños tienen una gran capacidad de asombro y este tipo de teatro les recuerda a los grandes que esto jamás debe perderse.

Andrea, madre de familia, afirmó: “Es excelente que se conserve ese mundo de fantasía e imaginación y es maravilloso que se promueva esto desde los niños a los adultos, ya que a través de los personajes que se recrean se fomenta el arte”.

El teatro es una forma de narrar el mundo desde otras perspectivas, donde la magia y la fantasía aún prevalecen y crean mundos nuevos. Es por eso que propuestas como esta deben conservarse y valorarse para poder dar un giro a la realidad colombiana y a las construcciones socio-culturales que se aprenden desde una etapa tan vulnerable como la niñez.

CULTURA

ACTUALIDAD



Contáctenos