logo ucentral

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Patrimonio Fílmico recupera la memoria cinematográfica Colombiana

La Fundación llamada Patrimonio Fílmico Colombiano, recupera y restaura la producción cinematográfica del país  que se remontan  a los años cincuenta

A lo largo de estas tres décadas, la gestión de la FPFC ha sido silenciosa pero también muy productiva pues, gracias a ella, los colombianos tienen la oportunidad de consultar clásicos del cine nacional como Bajo el cielo antioqueño (1925), Alma provinciana (1926) y Garras de oro (1926).

Alexandra Falla, directora de FPFC, afirma que la mejor recompensa a este esfuerzo técnico es la posibilidad de mostrarles a los colombianos la memoria viva del país: “El cine no es solo entretenimiento –dice Falla– también es una fuente histórica que sirve para entendernos como nación y comprender las dinámicas sociales de las generaciones pasadas”. Además, ella considera que el momento político que atraviesa el país por cuenta de los diálogos de La Habana va a darle a Patrimonio Fílmico un papel más protagónico en el posconflicto.

Los cineastas también valoran el rol de la FPFC en el boom que vive hoy el cine colombiano a nivel internacional. Para Diego Rojas, profesor de la Universidad Central, la fundación ha servido para que los jóvenes realizadores sepan que la historia del cine nacional no empezó con La estrategia del caracol (1993) o El abrazo de la serpiente (2015) y descubran la gran tradición cinematográfica del país.

Falla cuenta que desde la ley 814 de 2003, conocida como la Ley de cine, existe un Proyecto de Fortalecimiento del Patrimonio. A partir de los elementos de curaduría y análisis que realiza la Fundación, emiten un concepto al Ministerio de Cultura para priorizar la restauración y digitalización de algunos materiales.

El Ministerio de Cultura realiza algunos aportes con base en estos criterios y así han publicado colecciones como Documentales colombianos 1915-1950 o la Colección de cine silente colombiano. Pero para sacar adelante más proyectos, la Fundación recurre a otras entidades.
 
Por: Marcela Hernández y Nathaly Báez
 
 
 
 
 
  

CULTURA

ACTUALIDAD



Contáctenos