logo ucentral

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Fonendoscopio electrónico, el aparato que facilitará los diagnósticos cardiacos

ACN

 

El reconocido inventor del marcapaso cardiaco Jorge Reynolds y su equipo de ingenieros biomédicos desarrollaron el primer fonendoscopio electrónico en Colombia. Tiene la misma esencia de campana del fonendoscopio clásico, pero con un dispositivo que se conecta a través de bluetooth con cualquier dispositivo móvil como celular, Tablet o computador portátil. Permite diagramar una electrocardiografía para ser comparada con un banco de patologías y finalmente brindar una sugerencia de diagnóstico al médico para que el paciente sea atendido de manera oportuna.

El fonendoscopio fue inventado en Francia por René Laënnec en 1816 hace 201 años, que nació por la vergüenza que sentía el médico de acercar su oído al pecho de las pacientes, ya que para esta época la auscultación se hacía de forma directa con el oído del médico en el pecho del paciente. Aunque se ha venido transformando, el fonendoscopio es un aparato insignia en la medicina, que en la actualidad permite auscultar el corazón, la zona abdominal e incluso las extremidades para determinar si existe alguna lesión. 

El ingeniero biomédico José David Forero ha trabajado en el fonendoscopio electrónico cerca de dos años y afirmó: “el fonendoscopio electrónico no solo revolucionará el fonendoscopio clásico, sino que además les asegura a los pacientes un diagnóstico acertado en menor tiempo, permitiendo que la atención médica sea inmediata, dependiendo de su situación”.

Por su parte el Dr. Jorge Reynolds, director del proyecto afirmó: “el fonendoscopio necesita un cambio puesto que los médicos rurales no cuentan con todos los aparatos que se tienen en las ciudades y es mucho más trabajoso brindar un diagnostico cardiaco sin un electrocardiograma. El fonendoscopio electrónico cambia esta situación y facilita el diagnóstico del paciente para que su caso tenga prioridad, sin necesidad de transportarse de un lugar a otro, porque su vida puede correr algún riesgo”.

El primer fonendoscopio electrónico fue creado en Valencia, España y aunque tiene la misma esencia que el aparato colombiano, solo el que se desarrolló en Bogotá, Colombia cuenta el banco de patologías que le permite al médico brindar un diagnóstico mucho más acertado.

Para la bioingeniera María Lucia Arango: “el fonendoscopio electrónico no ha sido un aparato fácil de desarrollar, de hecho el banco de patologías ha sido uno de los trabajos más complicados porque los sonidos pueden llegar a ser muy similares entre una anomalía y otra. Sin embargo el sistema que hemos desarrollado logra comparar de forma minuciosa los sonidos para hacer la comparación antes de sugerir un diagnostico”.

Este fonendoscopio cuenta con una app que se puede descargar en cualquier dispositivo y además de la sugerencia del diagnóstico, graba el sonido del corazón y guarda la electrocardiografía. Con esta ayuda, el médico tiene la posibilidad de enviar los audios y la electrocardiografía a alguno de sus superiores para obtener otras sugerencias de diagnóstico y atender al paciente, sin necesidad de las reuniones médicas que se hacen con el mismo fin, gracias a esta opción la comunicación es inmediata. 

Además de ser un aparato muy útil para diagnosticar, el fonendoscopio electrónico también puede ser empleado para la telemedicina ya que los cardiólogos o los médicos pueden llevar una historial del comportamiento cardiaco del paciente para reconocer su progreso a medida de que su tratamiento avanza.

Con el fonendoscopio electrónico ya se han auscultado neonatos, niños, adultos y adultos mayores, todo con resultados satisfactorios en la auscultación básica y la detección temprana de alguna patología cardiaca.

Actualmente “el fonendoscopio finalizó su fase experimental, se le está realizando una cobertura que sea liviana y práctica para transportar y los últimos ajustes  de la app para que pueda salir al mercado” aseguró la ingeniera Arango. Este proyecto lo patrocinó la Clínica Shaio y como asegura el Dr.  Reynolds “está prácticamente listo, en aproximadamente 6 meses podrá ser comercializado”.       

Por: Sharon Durán. 

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

ACTUALIDAD



Contáctenos