LogoACN

logo ucentral

Jueves, 14 Diciembre 2017

Jueves, 14 Diciembre 2017

               

Teatro para reflexionar

Boletín ACN

San Juan de Dios no es una obra de teatro al uso. Es el primer hijo de la OPI, la Organización de Proyectos Integrados, un proyecto liderado por estudiantes de la facultad de Ciencias Sociales Humanidades y Arte que decidieron hacer proyectos por sí mismos sin ayuda de profesores. Se presentó durante la temporada de Arte y Ciencia de la Universidad Central y tuvo muy buena acogida.

 

La obra San Juan de Dios, presentada en el Teatro Faenza de la Universidad Central, es el primer trabajo exhibido luego de varios años de restauración, ya que aunque en anteriores ocasiones estaba dispuesto como sala de eventos, este producto lo reinauguró como espacio teatral. La puesta en escena protagonizada, escrita y dirigida por Julián Cabrales, estudiante de último semestre de la carrera de Arte Dramático del Teatro Libre en convenio con la Universidad Central, cuenta la historia del conflicto armado. Pero no, no es otra obra de teatro sobre paramilitares y guerrilleros. Esta se centra en la vida de los presos que viven en las cárceles locales y de toda la mafia que se ha generado alrededor de las prisiones. Juan Castañeda es el líder de los reclusos que junto a sus compañeros Toño y Reina resisten los maltratados de los guardias que comandan la cárcel con el fin de lograr el plan de fuga que tienen pensado.

 

Julián habló con Aula y Asfalto de cómo surgió la idea de escribir acerca del conflicto en Colombia. "Nació como la necesidad de decirle al pueblo que existen muchas cosas que los corruptos ocultan, que en repetidas ocasiones utilizan a la sociedad como peones para enfrentarse entre sí, cuando en verdad tienen que enfrentarse contra las grandes mafias", nos contó Julián, quién además añadió que la razón del nombre de la obra es porque "San Juan de Dios significa hacer memoria, significa toda la lucha que se ha llevado por muchos años en este país visto desde otra perspectiva, es amor, es guerra, es la historia de Colombia. El nombre es por el sacrificio que hace Juan Castañeda al entregar su vida por sus compañeros de celda, es el símil que hacen muchos colombianos al enfrentarse contra gobierno." Finalmente Cabrales habló sobre su experiencia dirigiendo, escribiendo y protagonizando su propia obra, “fue una gran experiencia porque nunca lo había hecho, yo hice un borrador y se lo mostré a los actores para que se fuese alimentando y fue creciendo con la colaboración de las personas que estaban alrededor".

 

Al igual que Julián la obra la actuaron estudiantes de arte dramático del Teatro Libre, pero el proyecto OPI recoge estudiantes de diferentes carreras. Comunicación Social y Periodismo y Publicidad se encargaron de la difusión y promoción, mientras que Estudios Musicales fue parte del elenco al hacer la música en vivo.

Boletín ACN
 

Algunos actores hablaron con Aula y Asfalto de la experiencia de participar en este gran montaje. “Esta obra nace de la necesidad de mostrar los eventos coyunturales que ocurren en el país pero visto desde el punto del victimario, y tal como lo expresa la obra decirle al público que ellos también son víctimas y que actúan como fichas de un juego que manejan instituciones más grandes” afirmó Alejandro Palacio, asistente de producción, estudiante de último semestre de la carrera de  Arte Dramático del Teatro Libre en convenio con la Universidad Central.

 

Uno de los personajes más trascendentales es Carlos “La Cotorra”, el antagonista de la historia que marca la diferencia entre ser un preso favorecido y un preso común. Como su apodo lo indica Carlos es el ‘sapo’ de la cárcel, ‘el lambón’ que delata a sus compañeros para recibir privilegios, un televisor, un buen colchón, entre otros. Mauricio Veleño estudiante de sexto semestre de la carrera de Arte Dramático del Teatro Libre en convenio con la Universidad Central, es el actor que lo interpreta, él habló acerca de su experiencia. “Llegué al montaje por invitación de Julián Cabrales, mi personaje básicamente es una ficha mal jugada en este ajedrez”.

 

Aunque la historia habla de los bandos de las AUC y las FARC, la historia agrega un ingrediente especial, los guardias que a su vez representan el gobierno corrupto.“Mi personaje se llama Juan Camilo Rangel, es un guardia, no le importa ensuciarse las manos de sangre con tal de lograr un buen puesto dentro de la cárcel”, Daniel Rudas, estudiante de último semestre de la carrera de Arte Dramático del Teatro Libre en convenio con la Universidad Central.

 

El público salió muy contento por lo visto, las luces, la escenografía, entre otros factores impresionaron en demasía a los espectadores. Catalina Amaya y Katherine Rodríguez, estudiantes universitarias opinaron sobre la obra vista en el Teatro Faenza. “Me gustó mucho la obra San Juan de Dios, ya que nos encamina a la realidad latente vista desde la perspectiva sentimental y analítica de una situación que desde tiempos remotos ha llevado y contribuido a problemáticas que han sido maquilladas por los gobernantes y la misma sociedad”, dijo Amaya. “San Juan de Dios es una obra muy completa en donde la interpretación es muy buena, además es interesante la historia ya que  que cuenta la guerra vista desde otro lado y eso se valora mucho en la dramaturgia”, finalizó diciendo Rodríguez.

 

Aunque la temporada fue corta, el público espera que la obra vuelva a ser presentada y así más personas puedan conocer esta historia que ayuda a visibilizar la realidad de un país tan golpeado por la violencia.

 

Por Edward Rodríguez Arias

 

 

 



Contáctenos