LogoACN

logo ucentral

Jueves, 13 Diciembre 2018

Jueves, 13 Diciembre 2018

               

JORGE REY DICE SÍ

El gobernador de Cundinamarca, Jorge Rey, visitó su pueblo natal para hablar de paz precisamente ante su principal fuerza política, esa que le dio la alcaldía de Funza, un escaño en la Cámara de Representantes y la actual gobernación del departamento: los comunales. Las juntas de acción comunal han acompañado al mandatario en cuanto reto decide emprender y su cruzada por la paz no será la excepción. 

ACN

 

El diputado Ricardo Porras, el gerente de la licorera de Cundinamarca Jorge Machuca, algunos concejales y los presidentes de juntas del municipio de Funza estuvieron junto al Gobernador, quien mostró su respaldo al proceso de paz, la cual fue una de sus banderas para llegar a su puesto actual.

 

Estas fueron las palabras del gobernador para Aula & Asfalto:

 

¿Cuál es su principal razón para decir Sí a la paz?

La principal es que esto es una apuesta a futuro, una apuesta por probar un estado que Colombia nunca ha probado, creo que nos quedaría siempre la incertidumbre de saber qué hubiera pasado en caso de no haber aceptado este reto.

Creo que Colombia siempre ha vivido en la guerra y no me anima seguir viviendo así, quiero pensar que con este acuerdo de paz, podemos tener algo de esta.

 

Explíquele a la ciudadanía ¿Qué pasa el 3 de octubre si gana el Sí? ¿Cómo empezamos a construir esa paz que todos queremos?

Podemos tener menor inversión en guerra desde el 3 de octubre, una gran adición a través de una modificación en la ley de presupuesto para llevarlo a los rubros de salud, educación, cultura y deporte.

Sin duda una paz sin hambre es una paz sólida y yo creo que entre más recursos destinemos a ese cierre de brechas, a reducir la extrema pobreza, a darle más oportunidades a los jóvenes, a proteger nuestras mujeres, a proteger nuestros abuelos, con más recursos podemos tener esa verdadera paz.

La paz para nosotros no es solamente un cese al fuego, sino también la reducción de brechas entre el campo y la ciudad, entre hombres y mujeres, entre todos aquellos que vivieron las épocas de violencia en territorios apartados y los que nunca conocimos afortunadamente esas circunstancias tan difíciles de nuestra patria.

 

Muchos han dicho que nosotros los jóvenes somos la generación de la paz, quienes vamos a recoger las semillas que ustedes van a sembrar con este proceso, ¿Cómo los jóvenes podemos contribuir para que se construya?

Ustedes tienen la gran oportunidad de generar la cultura del perdón, yo creo que esa cultura debe empezar a germinar en Colombia. Aunque no va a ser fácil que reintegrados y víctimas compartan el mismo territorio. El hecho de que en La Palma, Yacopí, Cabrera, Viotá, sitios de alta expulsión en la época de la violencia, las víctimas que ya hayan podido retornar a sus tierras vuelvan a ver a las personas que muy seguramente las agredieron y que hoy ya son reintegrados va a ser difícil, por eso ojalá podamos encontrar desde los jóvenes un aliado para generar esa cultura del perdón. Cultura con restablecimiento de derechos a todos los ciclos generacionales de nuestra población.

También yo creo que los jóvenes por naturaleza tienen un gran componente ambiental, creo que vendrá la paz ambiental para nuestro país. Lograremos reducir la ocupación de páramos en procesos de minería ilegal, mucha de ella propiciada por los grupos al margen de la ley, ese también puede ser un gran aporte de nuestra juventud frente a todos los graves problemas y las circunstancias difíciles que se dieron en torno a la utilización de espacios ambientales por los grupos insurgentes.

 

Para terminar gobernador, ¿Qué no le gusta de este Acuerdo?

No me gusta que no incluye a otros actores que le hacen mucho daño a la sociedad, me encantaría que el ELN hubiera hecho parte de este Acuerdo, desafortunadamente no lo hace, pero como lo hemos dicho también, estamos liquidando a las FARC, estamos logrando reducir casi un 70% del grueso de actores que le han hecho daño al país a través de esta violencia, ahora nos toca lidiar con ese 30% de actores que siguen en las montañas o que delinquen desde los cascos urbanos.

La acción del Estado tendrá siempre que garantizar la protección de los derechos de los que creemos en un Estado Social de Derecho y tendremos con legitimidad de las armas desde el Estado que reclamar que todos los espacios de nuestra patria sean espacios de orden, tranquilidad y convivencia.

 

Por: Daniela Ospina Dávila