LogoACN

logo ucentral

Martes, 21 Noviembre 2017

Martes, 21 Noviembre 2017

               

Río, la aplicación del respeto entre taxistas y usuarios

Boletín ACN

Aunque lleva pocos días de haber sido lanzada en Bogotá, ya cuenta con 3.500 amarillitos afiliados y espera instalarse en unas semanas en Medellín, Cali y Barranquilla.

Tener clientes satisfechos es el objetivo principal de la mayoría de plataformas dedicadas al transporte público, las cuales sirven como herramienta para poner en contacto a los taxistas con sus pasajeros una vez solicitan su servicio. Sin embargo Río es una aplicación que parece mirar más allá del retrovisor, gracias a su función social de generar respeto entre las partes y así garantizar un viaje en el que el usuario se sienta cómodo de escuchar la música que quiera, escoger la ruta preferida, gozar de la amabilidad del conductor y lo mejor de todo, es que involucra directamente a aquellos taxista que, en determinado momento decidieron protestar por la ilegalidad de Uber.

Han sido muchos los casos en los que los conductores se han enfrentado en batallas campales, en las que los golpes con bates, varillas y correas son el plato fuerte. Pero todos estos bochornosos incidentes parecen ser cosa del pasado, gracias a esta nueva herramienta de trabajo, fundada por jóvenes colombianos que buscan crear las bases del respeto y el trabajo mancomunado entre quien solicita y quien presta el servicio.

Diego Bosch, CEO de la marca hace parte de aquel grupo de mentes brillantes que, con el apoyo de la empresa tecnológica Río, desarrollaron esta plataforma con un sentido social “aparte de prestar un servicio de calidad, queremos que cada taxista sea visto como un líder y un profesional, generando así respeto por su trabajo y brindándole las garantías de un excelente servicio a quien se suba a su carro”, dijo.

No todos los conductores tienen acceso a Río, debido a que deben presentar su cédula, fotografía, licencia de conducción, tarjeta de operación, Soat, revisión técnico mecánica, antecedentes judiciales, entre otros “una vez cumplida la lista de documentos, procedemos a realizar un análisis minucioso para que obtenga el código de acceso y haga parte de nuestro equipo de trabajo. Todo esto con el objetivo de garantizar un servicio seguro”, resaltó Bosch. Además a esto se suma la lista de reglas que deben cumplir a diario, entre las cuales están: tener el carro limpio, respetar las normas de tránsito, tener sencillo para dar vueltas, entre otras.

“Es muy importante que los pasajeros entiendan que en este tipo de servicios, es necesario el trabajo en equipo. Deben dejar de lado los señalamientos previos a tomar el servicio, permitiendo así que no se suban al carro predispuestos o a la defensiva, sino que simplemente gocen de un viaje divertido”, enfatizó el CEO y añadió que los responsables al volante “también son seres humanos que tienen problemas y necesidades como todos los demás. Seguramente en varias ocasiones se niegan a transportar a un pasajero porque deben recoger a su hija en el jardín, o tienen que solucionar un problema familiar, circunstancias que les impide poder prestar un servicio con todas las garantías”.

Finalmente, antes de culminar el año, la empresa espera contar con un grupo de 22 mil taxistas para transportar 70 mil pasajeros “la gran ventaja es que la aplicación es gratis y esperamos tenerla así por mucho tiempo. Nuestra competencia cuenta con la misma ventaja, pero no tienen una finalidad que se proyecte más allá de llevar personas a un destino, por lo que pronto se verán en la necesidad de reinventarse”, concluyó.

 

La Uberpolémica

Recientemente la satanizada plataforma Uber ha sido objeto de duras críticas al usar al ‘Pibe’ Valderrama como protagonista de uno de sus comerciales, en el cual promociona el pago en efectivo de un servicio cuyo conductor es Faryd Mondragón, figura icónica en la historia de los porteros colombianos. Por ello Hugo Ospina, representante del gremio de los taxistas manifestó que estaba triste porque era una forma de “apoyar el contrabando, el hurto de gasolina o de celulares, por lo que voy a poner una queja ante la Superintendencia de Industria y Comercio para que investigue su conducta para que pague una sanción  de 700 salarios mínimos, aproximadamente”.

Pero la legalidad no ha sido el único método implementado para hacerse respetar. Carros destrozados, conductores golpeados y pasajeros aterrados, son el resultado de las emboscadas que hacen los taxistas a quienes hacen parte de Uber.

Según un taxista, que solicitó permanecer en el anonimato, precisó la forma en la que los detectan, acorralan y agreden. “Ese tipo de servicio tiene mucho cliente en la zona norte los viernes y sábados en la noche. Generalmente el pasajero espera el carro con el celular en la mano, con el cual verifican si la placa del automotor coincide con la de la aplicación. Luego se suben en el puesto del copiloto para no despertar sospechas, y ahí es cuando nos comunicamos por radio con las demás unidades. Dejamos que avancen hasta una zona en la que no haya mucho tráfico, lo encerramos, lo bajamos y si se niega comenzamos a dañarle el carro. Luego llamamos un taxi externo a la operación y subimos al pasajero en él para que lo lleve a donde iba inicialmente. Es algo sencillo, porque contamos con el apoyo de las autoridades, porque al fin y al cabo ellos son los ilegales”.

Por Sergio Ospina

 



Contáctenos