LogoACN

logo ucentral

Viernes, 19 Octubre 2018

Viernes, 19 Octubre 2018

               

La ciencia extrema llegó para quedarse en Colombia

Jorge Luis Ceballos, glaciólogo del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia –Ideam-, junto al productor chileno Diego Rojas, explicaron lo maravilloso y arriesgado que fue filmar la serie documental “Misión ciencia, expediciones extremas por América Latina’, y la importancia del cuidado del medio ambiente en Colombia.

“Sin divulgación no hay ciencia” dice el glaciólogo del Ideam Jorge Luis Ceballos. La productora chilena Cábala lo contactó para que hiciera parte de la serie documental realizada en lugares maravillosos de Colombia y Chile, siendo nuestro país el que mayor protagonismo obtuvo en 7 de los 13 capítulos.

Esta productora se ha especializado en la realización audiovisual de contenidos de divulgación científica en territorio chileno, donde temas como astronomía, oceanografía, glaciología, arqueología y vulcanología la han llevado a ser una de las más reconocidas en territorio latinoamericano. Por ello decidieron llegar a nuestro país, un “territorio que tiene una sobreoferta de temas en los que la línea científica puede ser aplicada en espacios naturales maravillosos, ya que Colombia es uno de los países con mayor biodiversidad del mundo”, como lo definió Diego Rojas, productor de Cábala.

Boletín ACN

Para lograr el total de capítulos fue necesaria la colaboración y apoyo de científicos e investigadores de Colciencias, Conservación Internacional, Ideam, Instituto Von Humboldt, Servicio Geológico Colombiano, Universidad del Norte y Parques Nacionales. Ellos fueron la guía del equipo de filmación, quienes estuvieron detrás de cada uno para registrar cada una de las escenas en espacios donde la exigencia del terreno puede complicar las cosas, definiéndose así como ciencia extrema “cada dos meses voy a visitar el Nevado del Cocuy, así que con el equipo de filmación nos pusimos de acuerdo para realizar la grabación. Ellos se encargaron de registrar los movimientos y tareas que yo como glaciólogo realicé en el nevado”, explicó Jorge Luis Ceballos. Por su parte Diego Rojas aclaró que los camarógrafos debían cumplir con ciertas condiciones físicas para soportar las condiciones extremas del terreno “no se puede estar gordo para estos trabajos. Algunos de los presentes ya contaban con técnica de montaña, evitando que el trabajo fuese más traumático”.

Cada capítulo cuenta con un nivel de dificultad. Ya sea persiguiendo ballenas jorobadas, escalando montañas o ingresando en las espesas selvas colombianas el peligro siempre fue latente y ahí es donde está la línea dramática de la serie “en cada capítulo se estableció una misión específica, la cual se desarrolla al mostrar el viaje, el clímax de la aventura mientras se atraviesan terrenos exigentes, logrando que los espectadores estén conectados hasta el final para saber si se cumplió o no el objetivo inicial”, argumentó Rojas.

Pero otro de los pilares fundamentales de la serie es demostrar que la ciencia no es aburrida, tal como lo han hecho en el exterior las grandes cadenas dedicadas a este tipo de producciones. “Los colombianos tienen una visión errada de lo que significa ser científico. No es investigar cosas extrañas. Simplemente significa encontrar soluciones para nuestro propio bienestar, pero parece que hasta las instituciones tienen la misma percepción del común denominador, situación reflejada en la poca inversión para investigación que se hace en Colombia”, lamentó el glaciólogo.

A lo anterior se suma la idea de romper los paradigmas de la ciencia, y entender que no solo importa saber que un carbono tiene cuatro hidrógenos, sino que todo ser humano aplica la ciencia de forma innata “hacemos ciencia con tan solo preguntar y buscar respuestas”, dijo el glaciólogo, quien también denunció la falta de mecanismos de inclusión para que la ciencia sea un aliado y no un enemigo que se mira desde lejos “para que la ciencia sea más revolucionaria Debe ser más incluyente, porque al igual que las matemáticas, se le puede aplicar a todo. Eso sí, dejando de lado el antropocentrismo, porque siempre investigamos los beneficios que un componente o una planta me puede traer para nuestra salud, pero no nos preocupamos por entender la importancia del mismo en el entorno del que fue extraído”.

Ecoturismo sano

El Nevado del Cocuy no solo fue uno de los protagonistas en los primeros capítulos de la serie documental, sino que este año ha sido el centro de atracción en las noticias. La razón principal es que los integrantes de la comunidad indígena U’wa junto a los campesinos de la zona, hicieron un llamado a Parques Naturales, ya que el ecoturismo estaba amenazando la integridad del nevado. Por ello la entidad se comprometió a realizar los diagnósticos para analizar el impacto ambiental, el cual sigue sin conocerse hasta que se realice una nueva cumbre de alcaldes de las provincias de Norte y Gutiérrez en el departamento de Boyacá.

“Es importante el diálogo para encontrar un punto de equilibrio como lo es el ecoturismo sano. Este se logra con técnicas para manejo de basuras y número de visitantes. Para que no haya residuos en la montaña, antes de iniciar la escalada se hace un inventario de cosas que lleva cada persona. Por ejemplo, si alguien lleva una lata de atún, puede comerla durante su recorrido, pero debe mostrarla cuando regrese y así certificar que no contaminó. Además es importante conocer qué territorios son sagrados para los U’wa para no entrar en ellos”, destacó el glaciólogo.

Boletín ACN

Finalmente el científico insistió en que todos los colombianos tienen derecho a conocer su país, pero se deben respetar las normas de cada espacio “y más en zonas tan sensibles como estas, porque es similar a una visita a un enfermo en un hospital: se debe ir en horas y fechas en la que mejor condición se encuentre”.  Y para los que no desean viajar por ahora, pueden ver los capítulos de lunes a viernes de 8 a 9 de la noche por Señal Colombia.

Por Sergio Ospina y Ángel Santiago