logo ucentral

2 1para portada

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Los temas más significativos en la primera semana de Duque

El 17 de Julio fue electo como presidente Iván Duque con un total de 10.373080 votos equivalentes al 53,98% del escrutinio. Si bien su toma de posesión será hasta el 7 de agosto, su gestión como presidente ya ha iniciado. En su primera semana adelantó varias reuniones con las altas cortes y diferentes organismos del Estado con el fin de ir endosando su gobernabilidad. Temas como la JEP, el narcotráfico, el ELN y la situación con Venezuela fueron los más discutidos.

 

Por Brahyan Clavijo

edrtyu

 

Pocas horas pasaron para que se comenzaran a ver los efectos que tendría la elección de Iván Duque como presidente. Javier Leonardo Garay, profesional en Gobierno y Relaciones Exteriores y Doctor en Ciencia Política junto a César Augusto Niño, politólogo y doctor en Derecho internacional y lucha contra el terrorismo, dieron sus opiniones sobre los principales temas suscitados en la primera semana de Iván Duque después de salir victorioso en las elecciones.

 

LA JEP

Con tan solo un día de electo Iván Duque, el lunes 18 de junio el Congreso aplazó la ley de procedimiento para La JEP, tema indispensable en el desarrollo de los acuerdos de La Habana. Si bien para algunos es un riesgo para el proceso de paz, César Niño supone que el aplazamiento está relacionado con “evitar la responsabilidad política tanto del gobierno de turno como del que vendrá”, al considera que hay una “papa caliente” con el caso Santrich que tiene que ver a quién le toca. Afirma que “el presidente electo debe mirar los alcances jurídicos, lo que tiene que ver con la extradición y si en efecto hay que reestructurar los acuerdos”.

 

 

Por su parte, Javier Garay manifiesta que Duque lo que hizo fue “apelar a quienes lo eligieron dando el alcance a las propuestas que había hecho en campaña” y reconoce que el Uribismo siempre ha sido muy crítico con el proceso especialmente en lo referente al tema de justicia.

 

 

Aunque Juan Manuel Santos convocó al Congreso a sesiones extraordinarias para poder aprobar la ley, y pese a que Javier Garay identifica una postura conciliadora por parte de Duque, ve complicado que se logre un acuerdo en esta ley antes de que finalice el gobierno de Santos y considera que quizás es una cuestión de orgullo por parte de Duque quien quiere mostrar un primer avance de su administración.

 

 

REUNIÓN CON LAS ALTAS CORTES

Uno de los sucesos más comentados fue la reunión de Iván Duque con los presidentes de las altas cortes que se dio el jueves 21 de junio en Bogotá. Allí el principal tema de discusión fue la reforma a la justicia, donde el presidente recién electo celebró haber tenido un diálogo “franco y amable”, considerando muy importante sembrar un ambiente de concordia y paz institucional para lograr un acuerdo nacional.

 

 

Cesar Niño considera que el nuevo presidente tendrá que gobernar de una manera interesante, estratégica, prudente y razonable, motivos por los cuales ha mostrado un respeto a la institucionalidad y ha mermado el discurso de disolver las Cortes y dejar una super corte considerando que podría causar un choque de trenes que llevará a que éstas se fueran en contra del ejecutivo. “Fue una ambición muy grande y poco viable porque habría que reformar la Constitución” manifiesta Niño y concluye que en caso que se diera el proceso de disolución, el efecto tardaría años en aplicarse y no se vería reflejado en la administración de Duque.

 

 

Garay, por su parte, considera que la unificación de las Cortes no es algo tan “salido de tono” y aunque reconoce que uno de los logros de la Constitución del 91 fue la ampliación y fortalecimiento de la rama judicial, también considera que el modelo puede funcionar como es el caso de Estados Unidos donde la Corte Suprema tiene todas las funciones. No obstante identifica un problema y es la presencia de conflicto de intereses por controlar las demás ramas del poder siendo enfático al decir que “puede haber un tema de ganar mayor capital político y ahí estaríamos hablando de un peligro”.

 

 

Ante el discurso conciliador de Duque con las altas cortes Garay identifica dos vertientes posibles: primero “puede que se haya dado cuenta de la resistencia y presión social ante el tema de la unificación que lo ha llevado a decidir enfocar su fuerza en asuntos con menos resistencia como la JEP” o segundo “dijo lo que la gente quería escuchar para tranquilizarlos y ganar las elecciones, ahora solo queda esperar a ver qué pasa”.

 

 

PROCESO DE PAZ CON EL ELN

Iván Duque después de electo manifestó su posición referente al proceso de paz con el ELN que se viene adelantando desde el 2016. Fue claro y propuso ante la continuidad del proceso que dicha guerrilla debía concentrarse en un lugar del territorio, cesar las actividades y desmovilizarse con verificación internacional.

 

 

“Es el mismo listado que impuso Uribe en su gobierno y por los cuales no avanzó ninguna negociación con las guerrillas” afirma Garay, quien identifica dos posiciones desde las que se puede observar dicho tema: la posición idealista, relativa a la que se ha venido desarrollando, consiste en mantenerse en la mesa en medio del conflicto porque puede que algún día funcione, o la posición realista, que consiste en asumir un rol de persecución ante una guerrilla que sigue delinquiendo.  

 

 

Las dos situaciones tienen un problema respectivamente, el primero es que el ELN es una guerrilla diferente a las Farc que ha fracasado en los procesos anteriores en los que se ha llevado una posición tolerante al conflicto. El segundo, que es poco probable lograr un ataque al comando central del ELN, debido a que se presume está en Venezuela, lo que limita la actuación de las fuerzas militares colombianas.

 

 

Cesar Niño coincide en que el ELN es una guerrilla diferente a las Farc y resulta imposible copiar y pegar los modelos de procesos de paz anteriores. “Podría pasar que lleguemos a un punto muerto, podría ser que el nuevo gobierno tenga suficientes instrumentos institucionales para presionar a la guerrilla a negociar o dos, que la voluntad de la guerrilla sea efectivamente la paz y renuncie a los actos ilícitos, cosa que no va a pasar” reflexiona. Por último, concluye y se atreve a predecir que el ELN volverá a los escenarios de guerra y terrorismo porque la bala de oxígeno se está agotando con el nuevo gobierno que llega.

 

LA SITUACIÓN CON VENEZUELA

En su declaración después de salir victorioso Duque manifestó que no nombrará embajador en Venezuela, recordando que dicha figura no existe desde marzo de 2017 cuando Juan Manuel Santos retiró a Ricardo Lozano de dicho país y dejó la puerta abierta para un posible retiro de la Unasur.

 

 

“No nombrar embajador es un mensaje político y diplomático de desacuerdo y descontento con el vecino país” argumenta Niño, que ve la decisión como una reclamación directa frente a la violación de derechos humanos por parte de Venezuela y como un distanciamiento del discurso de Santos que en parte de su gobierno prefirió no entrometerse en la situación del vecino país.

 

 

Garay coincide y manifiesta que “Colombia debió dar hace mucho tiempo una posición internacional respecto a Venezuela en temas como la de democracia y los derechos humanos de los cuales el gobierno Santos se alejó y toleró hasta que se degradara tanto la situación”.

 

 

U.S.A. Y EL NARCOTRÁFICO

El presidente Duque en su primera semana de electo estableció comunicación con el embajador de USA en Colombia Kevin Whitaker y con el vicepresidente de dicho país Mike Pence. Ambos, más allá de felicitarlo por el triunfo fueron enfáticos en la necesidad de afianzar la lucha contra las drogas, teniendo en cuenta que se logró un récord de cultivos ilícitos de 209 mil hectáreas según estima el gobierno norteamericano, lo cual lleva de nuevo a considerar la aspersión con glifosato.

 

 

Ante dicha situación Cesar Niño considera que el presidente electo debe “enfrentarse a un debate tanto técnico como ético” al entender que la erradicación manual no es suficiente pero la aspersión de glifosato puede llevar a problemas con estados vecinos como Ecuador, que en el pasado ya ha denunciado a Colombia ante tribunales internacionales por la fumigación aérea. “Con la aspersión no solo se secan y se matan los cultivos de coca sino también los de papa yuca y arroz, además de la piel de las personas que se ve afectada. Hay pruebas muy serias sobre las implicaciones en la salud en términos de cáncer para las personas” concluye.

 

 

Por su parte Javier Garay considera que es una decisión equivocada tanto de Colombia como de USA “Llevamos 40 años o más en la misma guerra contra las drogas, es una guerra fracasada” quien argumenta que el error es considerar las drogas de manera prohibicionista, lo que lleva problemas económicos, de salud y a que se convierta en el combustible de la violencia en Colombia. “La única cuestión que podemos hacer realmente para minimizar todos los efectos negativos de este tema, puede ser una propuesta de legalización. Sin embargo resulta casi imposible ya que puede ser un tema que no guste por asuntos morales y por la derechización de los Estados.”

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

Los temas más significativos en la primera semana de Duque

El 17 de Julio fue electo como presidente Iván Duque con un total de 10.373080 votos equivalentes al 53,98% del escrutinio. Si bien su toma de posesión será hasta el 7 de agosto, su gestión como presidente ya ha iniciado. En su primera semana adelantó varias reuniones con las altas cortes y diferentes organismos del Estado con el fin de ir endosando su gobernabilidad. Temas como la JEP, el narcotráfico, el ELN y la situación con Venezuela fueron los más discutidos.

 

Por Brahyan Clavijo

edrtyu

 

Pocas horas pasaron para que se comenzaran a ver los efectos que tendría la elección de Iván Duque como presidente. Javier Leonardo Garay, profesional en Gobierno y Relaciones Exteriores y Doctor en Ciencia Política junto a César Augusto Niño, politólogo y doctor en Derecho internacional y lucha contra el terrorismo, dieron sus opiniones sobre los principales temas suscitados en la primera semana de Iván Duque después de salir victorioso en las elecciones.

 

LA JEP

Con tan solo un día de electo Iván Duque, el lunes 18 de junio el Congreso aplazó la ley de procedimiento para La JEP, tema indispensable en el desarrollo de los acuerdos de La Habana. Si bien para algunos es un riesgo para el proceso de paz, César Niño supone que el aplazamiento está relacionado con “evitar la responsabilidad política tanto del gobierno de turno como del que vendrá”, al considera que hay una “papa caliente” con el caso Santrich que tiene que ver a quién le toca. Afirma que “el presidente electo debe mirar los alcances jurídicos, lo que tiene que ver con la extradición y si en efecto hay que reestructurar los acuerdos”.

 

 

Por su parte, Javier Garay manifiesta que Duque lo que hizo fue “apelar a quienes lo eligieron dando el alcance a las propuestas que había hecho en campaña” y reconoce que el Uribismo siempre ha sido muy crítico con el proceso especialmente en lo referente al tema de justicia.

 

 

Aunque Juan Manuel Santos convocó al Congreso a sesiones extraordinarias para poder aprobar la ley, y pese a que Javier Garay identifica una postura conciliadora por parte de Duque, ve complicado que se logre un acuerdo en esta ley antes de que finalice el gobierno de Santos y considera que quizás es una cuestión de orgullo por parte de Duque quien quiere mostrar un primer avance de su administración.

 

 

REUNIÓN CON LAS ALTAS CORTES

Uno de los sucesos más comentados fue la reunión de Iván Duque con los presidentes de las altas cortes que se dio el jueves 21 de junio en Bogotá. Allí el principal tema de discusión fue la reforma a la justicia, donde el presidente recién electo celebró haber tenido un diálogo “franco y amable”, considerando muy importante sembrar un ambiente de concordia y paz institucional para lograr un acuerdo nacional.

 

 

Cesar Niño considera que el nuevo presidente tendrá que gobernar de una manera interesante, estratégica, prudente y razonable, motivos por los cuales ha mostrado un respeto a la institucionalidad y ha mermado el discurso de disolver las Cortes y dejar una super corte considerando que podría causar un choque de trenes que llevará a que éstas se fueran en contra del ejecutivo. “Fue una ambición muy grande y poco viable porque habría que reformar la Constitución” manifiesta Niño y concluye que en caso que se diera el proceso de disolución, el efecto tardaría años en aplicarse y no se vería reflejado en la administración de Duque.

 

 

Garay, por su parte, considera que la unificación de las Cortes no es algo tan “salido de tono” y aunque reconoce que uno de los logros de la Constitución del 91 fue la ampliación y fortalecimiento de la rama judicial, también considera que el modelo puede funcionar como es el caso de Estados Unidos donde la Corte Suprema tiene todas las funciones. No obstante identifica un problema y es la presencia de conflicto de intereses por controlar las demás ramas del poder siendo enfático al decir que “puede haber un tema de ganar mayor capital político y ahí estaríamos hablando de un peligro”.

 

 

Ante el discurso conciliador de Duque con las altas cortes Garay identifica dos vertientes posibles: primero “puede que se haya dado cuenta de la resistencia y presión social ante el tema de la unificación que lo ha llevado a decidir enfocar su fuerza en asuntos con menos resistencia como la JEP” o segundo “dijo lo que la gente quería escuchar para tranquilizarlos y ganar las elecciones, ahora solo queda esperar a ver qué pasa”.

 

 

PROCESO DE PAZ CON EL ELN

Iván Duque después de electo manifestó su posición referente al proceso de paz con el ELN que se viene adelantando desde el 2016. Fue claro y propuso ante la continuidad del proceso que dicha guerrilla debía concentrarse en un lugar del territorio, cesar las actividades y desmovilizarse con verificación internacional.

 

 

“Es el mismo listado que impuso Uribe en su gobierno y por los cuales no avanzó ninguna negociación con las guerrillas” afirma Garay, quien identifica dos posiciones desde las que se puede observar dicho tema: la posición idealista, relativa a la que se ha venido desarrollando, consiste en mantenerse en la mesa en medio del conflicto porque puede que algún día funcione, o la posición realista, que consiste en asumir un rol de persecución ante una guerrilla que sigue delinquiendo.  

 

 

Las dos situaciones tienen un problema respectivamente, el primero es que el ELN es una guerrilla diferente a las Farc que ha fracasado en los procesos anteriores en los que se ha llevado una posición tolerante al conflicto. El segundo, que es poco probable lograr un ataque al comando central del ELN, debido a que se presume está en Venezuela, lo que limita la actuación de las fuerzas militares colombianas.

 

 

Cesar Niño coincide en que el ELN es una guerrilla diferente a las Farc y resulta imposible copiar y pegar los modelos de procesos de paz anteriores. “Podría pasar que lleguemos a un punto muerto, podría ser que el nuevo gobierno tenga suficientes instrumentos institucionales para presionar a la guerrilla a negociar o dos, que la voluntad de la guerrilla sea efectivamente la paz y renuncie a los actos ilícitos, cosa que no va a pasar” reflexiona. Por último, concluye y se atreve a predecir que el ELN volverá a los escenarios de guerra y terrorismo porque la bala de oxígeno se está agotando con el nuevo gobierno que llega.

 

LA SITUACIÓN CON VENEZUELA

En su declaración después de salir victorioso Duque manifestó que no nombrará embajador en Venezuela, recordando que dicha figura no existe desde marzo de 2017 cuando Juan Manuel Santos retiró a Ricardo Lozano de dicho país y dejó la puerta abierta para un posible retiro de la Unasur.

 

 

“No nombrar embajador es un mensaje político y diplomático de desacuerdo y descontento con el vecino país” argumenta Niño, que ve la decisión como una reclamación directa frente a la violación de derechos humanos por parte de Venezuela y como un distanciamiento del discurso de Santos que en parte de su gobierno prefirió no entrometerse en la situación del vecino país.

 

 

Garay coincide y manifiesta que “Colombia debió dar hace mucho tiempo una posición internacional respecto a Venezuela en temas como la de democracia y los derechos humanos de los cuales el gobierno Santos se alejó y toleró hasta que se degradara tanto la situación”.

 

 

U.S.A. Y EL NARCOTRÁFICO

El presidente Duque en su primera semana de electo estableció comunicación con el embajador de USA en Colombia Kevin Whitaker y con el vicepresidente de dicho país Mike Pence. Ambos, más allá de felicitarlo por el triunfo fueron enfáticos en la necesidad de afianzar la lucha contra las drogas, teniendo en cuenta que se logró un récord de cultivos ilícitos de 209 mil hectáreas según estima el gobierno norteamericano, lo cual lleva de nuevo a considerar la aspersión con glifosato.

 

 

Ante dicha situación Cesar Niño considera que el presidente electo debe “enfrentarse a un debate tanto técnico como ético” al entender que la erradicación manual no es suficiente pero la aspersión de glifosato puede llevar a problemas con estados vecinos como Ecuador, que en el pasado ya ha denunciado a Colombia ante tribunales internacionales por la fumigación aérea. “Con la aspersión no solo se secan y se matan los cultivos de coca sino también los de papa yuca y arroz, además de la piel de las personas que se ve afectada. Hay pruebas muy serias sobre las implicaciones en la salud en términos de cáncer para las personas” concluye.

 

 

Por su parte Javier Garay considera que es una decisión equivocada tanto de Colombia como de USA “Llevamos 40 años o más en la misma guerra contra las drogas, es una guerra fracasada” quien argumenta que el error es considerar las drogas de manera prohibicionista, lo que lleva problemas económicos, de salud y a que se convierta en el combustible de la violencia en Colombia. “La única cuestión que podemos hacer realmente para minimizar todos los efectos negativos de este tema, puede ser una propuesta de legalización. Sin embargo resulta casi imposible ya que puede ser un tema que no guste por asuntos morales y por la derechización de los Estados.”

ESPECIALES

CURUBITO                                          

  • Curubito No. 25
        Curibito No. 25 Por: María Camila Moreno Castiblanco      ...

EVENTOS                                           

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia