logo ucentral

stan lee ACN

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Crónica de unas elecciones crispadas

El domingo 17 de junio, desde las 8 am y hasta las 4 pm, se llevaron a cabo las elecciones por la presidencia de Colombia. Millones de personas salieron a votar en las que serían para algunos las elecciones más polarizadas de las últimas décadas. La abstención, de un 46,96%, fue de las más bajas en la historia de los sufragios del país. Esta es la crónica de una jornada electoral en la que se decidió el presente y el futuro de Colombia.

Por Brahyan Clavijo

A las 7 de la mañana del domingo, los jurados de votación, testigos electorales y delegados de la Registraduría Nacional, llegaban a preparar sus mesas de votación y a verificar que todo estuviera listo para dar inicio a las elecciones de la segunda vuelta por la presidencia de Colombia disputada entre el candidato Iván Duque y Gustavo Petro.

A las 8 de la mañana en punto, el registrador Juan Carlos Galindo daba por abierto el proceso electoral e invitaba a las personas a ejercer su derecho al voto. En Bogotá, sitios como Corferias, Unicentro y los principales colegios distritales dieron acceso a los votantes que de manera temprana ya estaban haciendo fila para ejercer su Derecho.

Tomás Claro, uno de los primeros en llegar a su puesto de votación en la localidad de Engativá, manifestaba que en sus 42 años que lleva como sufragante “nunca había vivido unas elecciones que tuvieran tanta controversia” y mostraba su indignación y descontento hacia una de las campañas electorales diciendo que “se unieron cinco vicepresidentes para poder ganar y todos corruptos. Lo que hizo Gaviria es una porquería” criticando fuertemente al presidente del Partido Liberal por haber apoyado a Duque.

Otros por su parte, expresaban alegría con el simple hecho de votar. Martín Patiño por ejemplo, no le vio inconveniente a estar todo el día como testigo electoral, por el contrario se sentía orgulloso de ejercer la democracia. “Yo siento felicidad por votar, porque cumplo conmigo, con la patria y con la ley, tres motivos por los cuales me siento feliz al votar, porque si no voto no tengo derecho a decir nada” manifestaba mientras tomaba un descanso de cinco minutos.

A medida que avanzaba las primeras horas de la mañana parecía que la participación iba en aumento. Muchas personas se acercaban con sus parejas, hijos y demás familiares para hacer parte de las elecciones. Sin embargo, más de uno tuvo que regresar al haber olvidado en medio de la conversación su cédula de ciudadanía. Otros, “llegaban desubicados sin conocer su puesto de votación principalmente aquellos que no votaron en primera vuelta” menciona Molina Aponte, informante de puesto de votación, quien incluso nos contó el caso de una señora que tenía que votar en la localidad de Usme y se presentó en un puesto de votación de la localidad de Barrios Unidos.

 

elecciones 2018

 

Con los partidos del mundial entre México vs Alemania y Brasil vs Suiza, el número de votantes fue disminuyendo. Sebastián López, un amante del fútbol que portaba la camiseta de la selección Colombia, no veía inconveniente en que dicho evento deportivo coincidiera con las elecciones. “Las personas que quieren un cambio van a venir a votar, el mundial no es un impedimento”, pero pensaban diferente varios jurados de votación que afirmaron que la participación fue abundante en los lapsos que no hubo partido.

Los desinformados tampoco faltaron. Doris Amparo, quien ejercía de jurado de votación aseguró que las personas a veces no tienen claridad sobre cómo votar, porque “en el tarjetón la gente no sabe si está marcando por presidente o vicepresidente, no saben cuál es la cara del tarjetón”. Además, se encontró con que muchos ciudadanos estaban pidiendo la consulta anticorrupción y se enojaban al no recibir dicho tarjetón, desconociendo que éste proceso se llevará a cabo el próximo 26 de agosto.

Pero la desinformación no fue solo ante el proceso de ejercer el voto. Matilde Torres, ciudadana de la tercera edad, no conocía las propuestas de los candidatos en los temas que más le interesan como el manejo de las pensiones. Por el contrario, confesó que eligió votar por Duque porque sus hermanos le dijeron. “Eso ya se sabe que el que va ganando es el de Uribito, uno entonces pa´ que le va a dar el voto a otro si él ya va sobresaliendo” argumentó.

Al igual que Matilde, otras personas revelaban su elección sintiéndose orgullosos de su voto pero desconociendo en detalle las campañas de ambos candidatos. Francisco también votó por Iván Duque porque “es lo mejorcito que hay” además, más allá de lo que proponga el candidato del Centro Democrático. “Yo no voy a votar por un guerrillero, no voy a estar de acuerdo en que un guerrillero nos mande en Colombia, sería peor que Venezuela y Cuba”.

Cuando Francisco terminó de contarnos su punto de vista, varias personas mostraron su disconformidad con sus palabras. “¡Pura Mierda!” respondió Olga Gómez al conocer los comentarios que hacían los seguidores de Iván Duque sobre Gustavo Petro y agregó que “viven desprestigiando a los demás con tal de quedar otra vez, para seguir ellos reinando”.

Con el paso de las horas la participación disminuyó y la cantidad de votantes parecía ser inferior al de la primera vuelta, fenómeno que los jurados atribuyeron en parte a los seguidores del candidato que perdió en primera vuelta Sergio Fajardo que optaron por no votar. Algunos de ellos por el contrario, decidieron hacerlo pero optando por el voto en blanco.

Justamente, ante la opción del voto en blanco, Ruth Reyes nos dijo que “votar en blanco es una falta de respeto con la misma ciudadanía, votar en blanco para después de las elecciones tener el descaro de ir a reclamar es una cobardía.” Una cobardía que ella no comparte y por la cual decidió dar su voto a un candidato, buscando un mejor futuro para sus hijos y concluyendo en que independientemente de quien ganara “no debemos seguir más en guerra y tenemos que tener fe de que las cosas van a cambiar.”

Minutos previos a las 4 en punto era común ver a la gente corriendo, algunos policías incluso decidieron omitir la requisa para permitir que la gente alcanzara a ejercer su derecho. No obstante fueron varias las personas que no habían depositado su voto cuando sonaron las alarmas que daban cierre al proceso electoral, teniendo que regresar a sus casas y viendo como los jurados destruían los tarjetones no marcados y comenzaban el preconteo.

La jornada finalizó con Iván Duque como el nuevo presidente de Colombia con el 54% de la votación y cerca de 10.373.080 votos derrotando a su opositor Gustavo Petro que obtuvo un resultado de 8.034.189 de votos equivalentes al 41.8%.

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

Crónica de unas elecciones crispadas

El domingo 17 de junio, desde las 8 am y hasta las 4 pm, se llevaron a cabo las elecciones por la presidencia de Colombia. Millones de personas salieron a votar en las que serían para algunos las elecciones más polarizadas de las últimas décadas. La abstención, de un 46,96%, fue de las más bajas en la historia de los sufragios del país. Esta es la crónica de una jornada electoral en la que se decidió el presente y el futuro de Colombia.

Por Brahyan Clavijo

A las 7 de la mañana del domingo, los jurados de votación, testigos electorales y delegados de la Registraduría Nacional, llegaban a preparar sus mesas de votación y a verificar que todo estuviera listo para dar inicio a las elecciones de la segunda vuelta por la presidencia de Colombia disputada entre el candidato Iván Duque y Gustavo Petro.

A las 8 de la mañana en punto, el registrador Juan Carlos Galindo daba por abierto el proceso electoral e invitaba a las personas a ejercer su derecho al voto. En Bogotá, sitios como Corferias, Unicentro y los principales colegios distritales dieron acceso a los votantes que de manera temprana ya estaban haciendo fila para ejercer su Derecho.

Tomás Claro, uno de los primeros en llegar a su puesto de votación en la localidad de Engativá, manifestaba que en sus 42 años que lleva como sufragante “nunca había vivido unas elecciones que tuvieran tanta controversia” y mostraba su indignación y descontento hacia una de las campañas electorales diciendo que “se unieron cinco vicepresidentes para poder ganar y todos corruptos. Lo que hizo Gaviria es una porquería” criticando fuertemente al presidente del Partido Liberal por haber apoyado a Duque.

Otros por su parte, expresaban alegría con el simple hecho de votar. Martín Patiño por ejemplo, no le vio inconveniente a estar todo el día como testigo electoral, por el contrario se sentía orgulloso de ejercer la democracia. “Yo siento felicidad por votar, porque cumplo conmigo, con la patria y con la ley, tres motivos por los cuales me siento feliz al votar, porque si no voto no tengo derecho a decir nada” manifestaba mientras tomaba un descanso de cinco minutos.

A medida que avanzaba las primeras horas de la mañana parecía que la participación iba en aumento. Muchas personas se acercaban con sus parejas, hijos y demás familiares para hacer parte de las elecciones. Sin embargo, más de uno tuvo que regresar al haber olvidado en medio de la conversación su cédula de ciudadanía. Otros, “llegaban desubicados sin conocer su puesto de votación principalmente aquellos que no votaron en primera vuelta” menciona Molina Aponte, informante de puesto de votación, quien incluso nos contó el caso de una señora que tenía que votar en la localidad de Usme y se presentó en un puesto de votación de la localidad de Barrios Unidos.

 

elecciones 2018

 

Con los partidos del mundial entre México vs Alemania y Brasil vs Suiza, el número de votantes fue disminuyendo. Sebastián López, un amante del fútbol que portaba la camiseta de la selección Colombia, no veía inconveniente en que dicho evento deportivo coincidiera con las elecciones. “Las personas que quieren un cambio van a venir a votar, el mundial no es un impedimento”, pero pensaban diferente varios jurados de votación que afirmaron que la participación fue abundante en los lapsos que no hubo partido.

Los desinformados tampoco faltaron. Doris Amparo, quien ejercía de jurado de votación aseguró que las personas a veces no tienen claridad sobre cómo votar, porque “en el tarjetón la gente no sabe si está marcando por presidente o vicepresidente, no saben cuál es la cara del tarjetón”. Además, se encontró con que muchos ciudadanos estaban pidiendo la consulta anticorrupción y se enojaban al no recibir dicho tarjetón, desconociendo que éste proceso se llevará a cabo el próximo 26 de agosto.

Pero la desinformación no fue solo ante el proceso de ejercer el voto. Matilde Torres, ciudadana de la tercera edad, no conocía las propuestas de los candidatos en los temas que más le interesan como el manejo de las pensiones. Por el contrario, confesó que eligió votar por Duque porque sus hermanos le dijeron. “Eso ya se sabe que el que va ganando es el de Uribito, uno entonces pa´ que le va a dar el voto a otro si él ya va sobresaliendo” argumentó.

Al igual que Matilde, otras personas revelaban su elección sintiéndose orgullosos de su voto pero desconociendo en detalle las campañas de ambos candidatos. Francisco también votó por Iván Duque porque “es lo mejorcito que hay” además, más allá de lo que proponga el candidato del Centro Democrático. “Yo no voy a votar por un guerrillero, no voy a estar de acuerdo en que un guerrillero nos mande en Colombia, sería peor que Venezuela y Cuba”.

Cuando Francisco terminó de contarnos su punto de vista, varias personas mostraron su disconformidad con sus palabras. “¡Pura Mierda!” respondió Olga Gómez al conocer los comentarios que hacían los seguidores de Iván Duque sobre Gustavo Petro y agregó que “viven desprestigiando a los demás con tal de quedar otra vez, para seguir ellos reinando”.

Con el paso de las horas la participación disminuyó y la cantidad de votantes parecía ser inferior al de la primera vuelta, fenómeno que los jurados atribuyeron en parte a los seguidores del candidato que perdió en primera vuelta Sergio Fajardo que optaron por no votar. Algunos de ellos por el contrario, decidieron hacerlo pero optando por el voto en blanco.

Justamente, ante la opción del voto en blanco, Ruth Reyes nos dijo que “votar en blanco es una falta de respeto con la misma ciudadanía, votar en blanco para después de las elecciones tener el descaro de ir a reclamar es una cobardía.” Una cobardía que ella no comparte y por la cual decidió dar su voto a un candidato, buscando un mejor futuro para sus hijos y concluyendo en que independientemente de quien ganara “no debemos seguir más en guerra y tenemos que tener fe de que las cosas van a cambiar.”

Minutos previos a las 4 en punto era común ver a la gente corriendo, algunos policías incluso decidieron omitir la requisa para permitir que la gente alcanzara a ejercer su derecho. No obstante fueron varias las personas que no habían depositado su voto cuando sonaron las alarmas que daban cierre al proceso electoral, teniendo que regresar a sus casas y viendo como los jurados destruían los tarjetones no marcados y comenzaban el preconteo.

La jornada finalizó con Iván Duque como el nuevo presidente de Colombia con el 54% de la votación y cerca de 10.373.080 votos derrotando a su opositor Gustavo Petro que obtuvo un resultado de 8.034.189 de votos equivalentes al 41.8%.

ESPECIALES

BOLETIN ACN                                     

boletin52

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia