logo ucentral

stan lee ACN

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Los silencios de la guerra en Colombia

uan Manuel Echavarria Fernando Grisalez(Juan Manuel Echavarría de camisa azul junto a Fernando Grisalez. Cortesía Gabriel Ossa, 2017)

Durante los últimos 20 años el artista antioqueño, Juan Manuel Echavarría ha investigado y fotografiado la arraigada relación que existe entre el campo y el conflicto armado en Colombia. Doce de esos años, junto al artista plástico Fernando Grisalez, coautor de “Silencios”, quien lo ha acompañado por los improvisados senderos de la geografía colombiana. Allí donde campesinos, ex guerrilleros y ex paramilitares se convierten en los ávidos guías de sus expediciones, todo esto a cambio de poder compartir con ellos sus historias.

Historias del conflicto que no pueden ser visualizadas en su totalidad y corren el riesgo de ser olvidadas con el paso del tiempo. Es precisamente eso lo que Echavarría y Grisalez quieren evitar con las fotografías de su obra “Silencios” (2010-2018), que evidencia los estragos del conflicto armado en las escuelas rurales del país.


Los Guías - Juan Manuel Echavarría

 

silencio atrapado(Silencio atrapado. Bojayá, Choco, Colombia, 2010)

En cada una de las imágenes que componen esta serie reposa una parte de la guerra que no hemos visto. Una guerra que, según Juan Manuel, silenció los tableros, las aulas y los niños. Es por eso que cada una de las fotografías lleva por nombre un tipo de silencio diferente. “Silencio político”, “Silencio armado”, “Silencio atrapado”, “Silencio muerto” “Silencio con sombras”, “Silencio habitado” y más de 150 silencios más.

Quienes visitaron el Museo de Arte Moderno de Bogotá, del 21 de octubre de 2017 al 31 de enero de 2018, tuvieron la oportunidad de observar la exposición “Ríos y Silencios”. Una exhibición que contó con gran parte de los proyectos del maestro Echavarría y su equipo de trabajo: “Guerra y pa” (2001), “Bocas de Ceniza” (2003), “La guerra que no hemos visto'” (2007-2009), “Silencios” (2010-2018), “Réquiem N.N.” (2006-2013), y “¿De qué sirve una taza?” (2014).

Si usted no tuvo la oportunidad de apreciar la obra, aquí le contamos sus principales características y algunas de las historias que buscan visualizar sus fotografías. Narradas por las voces de los artistas.

 

ternero(Testigo ternero. Limón, Bolívar, Colombia, 2010)

 

 

El mito colombiano del tablero y la educación

 

Silencios es una obra que no necesita mostrar a las víctimas para hacer reflexionar al espectador sobre el horror del conflicto armado. Juan Manuel, suele utilizar el mito griego de Perseo y Medusa para explicar el rol de los tableros en sus fotografías. Cuenta, que así como Perseo utilizó su escudo para reflejar el rostro de Medusa y poder cortarle la cabeza sin arriesgarse a quedar petrificado por su mirada, las personas que observan su obra, pueden utilizar los tableros para reflejar el horror de la guerra y así reflexionar sobre sus consecuencias, sin necesidad de caer petrificados por las imágenes de las masacres, desplazamientos y combates que han ocurrido en el país.

 

Sus tableros, invitan a los colombianos a dejar la indiferencia y a reconocer a la educación como una víctima más de la guerra. Al respecto Fernando explica: “Estas fotografías son una metáfora, su intención no es mostrar simplemente las escuelas abandonas, que es lo que vemos en las imágenes, sino mostrar la realidad de la educación en Colombia. Para que un país cambie las condiciones de vida, exista desarrollo social y la violencia cese es fundamental la educación”.  

 

Perseo y Medusa - Juan Manuel Echavarría

 

Lo bonito es estar vivo Mampujan Bolivar Colombia 2010(Lo bonito es estar vivo. Mampuján, Bolívar, Colombia, 2010)

 

 

Fuera de foco

 

Este proyecto sorprende por la calidad de sus fotografías, sin embargo, su intención es que el espectador realice una lectura diferente de las imágenes. Que no se fije simplemente en el carácter estético de las piezas, sino que empiece a cambiar su forma de ver el entorno, abra la mente a nuevas perspectivas y se haga preguntas. Pronto, muchas de estas escuelas serán consumidas por la naturaleza y solo gracias a estas fotografías su recuerdo permanecerá vigente.

 

En estas fotografías queda en un segundo plano el encuadre, la iluminación y el objeto. “El arte en sí mismo es político y más cuando se trata de la fotografía conceptual. La idea es que al ver los tableros de las escuelas abandonadas se pregunten por el clima de esos lugares, los mosquitos, las escuelas, la gente que habitó allí, los motivos de su abandono, cualquier cosa. La imagen tiene que trascender. Sembrar la duda, así como alguna vez nosotros nos preguntamos si habían más escuelas abandonadas por el conflicto armado”, explica Fernando.

 


La Fotografía - Juan Manuel Echavarría

 

La O Mampujan Bolivar Colombia 2010(La "O". Mampuján, Bolívar, Colombia, 2010)

 

 

¿Dónde está la “O” de Mampuján?

 

Sobre una pared deteriorada, las vocales de la escuela del corregimiento de Mampuján se rehúsan a desaparecer, a excepción de la “o”, que parece haber sido víctima del desplazamiento forzado que sufrió la población, a raíz de la masacre del 10 de marzo del 2000, que acabó con la vida de 12 campesinos de la vereda Las Brisas (jurisdicción de San Juan Nepomuceno).

Juan Manuel recuerda haber obtenido esta imagen el 11 de marzo del 2010 en la conmemoración de los 10 años del ataque paramilitar. Aquel día, el proyecto “Silencios”, empezó a registrar las huellas del conflicto armado colombiano a través de las escuelas abandonadas de los Montes de María, Putumayo y Caquetá. A la fecha cerca de 150 tableros han sido fotografiados y los viajes continúan.

 

La ausencia de la “O” se convirtió en el testimonio tangible de la desaparición de estudiantes y maestros, así como de la precariedad de la educación y el progreso de la región.


La “O” - Juan Manuel Echavarría

 

Silencio Pita Capacho II Palo alto Sucre Colombia 2016(Silencio Pita Capacho II. Palo alto, Sucre, Colombia, 2016)

 

 

¿Quién es la maestra de Pita Capacho?

 

Fernando recuerda, aun con asombro, una de las historias con las que se encontró en el departamento de Sucre: “Hace dos años llegamos a Pita Capacho, una vereda ubicada a dos horas de la ciudad de Cartagena, para fotografiar su escuela abandonada. Lo que no nos imaginamos era que allí mismo estaban dictando clase pese a no contar con una parte del techo, el material académico necesario, ni sanitarios. Nuestra intención era aumentar la serie; el de la profesora Elia que con nuestra fotografía otras personas se dieran cuenta de las condiciones en las que se encontraban”.

 

Pasados los días, los problemas estructurales de la escuela de Pita Capacho parecían menos importantes. El foco de Juan Manuel y Fernando se había centrado en el contexto en el que vivían los habitantes de la zona. Entre la gran cantidad de historias que pudieron constatar, la que más llamó su atención fue la de la maestra Elia, quien no había sido contratada directamente por el Ministerio de Educación, sino por una maestra de Palo Alto (Sucre), quien le pagaba 400 mil pesos para no tener que ir hasta aquella vereda.  

Si bien, en la actualidad Elia sigue luchando para ser nombrada oficialmente profesora de Pita Capacho, la restauración de la escuela ya se ha puesto en marcha gracias al trabajo de la comunidad y el apoyo económico y social de la fundación Puntos de Encuentro, que es la plataforma creada por Juan Manuel en el 2006 para preservar la memoria del conflicto a través de proyectos artísticos.

“El apoyo social, educativo y económico que le ha brindado la fundación a esta comunidad, les ha permitido empoderarse, empezar a tomar decisiones sobre la escuela y sobre el futuro de Pita Capacho. En este momento se les brinda acompañamiento y asesoría para mejorar las condiciones arquitectónicas de la escuela. El objetivo es que los niños cuenten con aulas, sanitarios y una cocina apropiada”, agrega Fernando.

 


Los Maestros en la Guerra - Juan Manuel Echavarría

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

Los silencios de la guerra en Colombia

uan Manuel Echavarria Fernando Grisalez(Juan Manuel Echavarría de camisa azul junto a Fernando Grisalez. Cortesía Gabriel Ossa, 2017)

Durante los últimos 20 años el artista antioqueño, Juan Manuel Echavarría ha investigado y fotografiado la arraigada relación que existe entre el campo y el conflicto armado en Colombia. Doce de esos años, junto al artista plástico Fernando Grisalez, coautor de “Silencios”, quien lo ha acompañado por los improvisados senderos de la geografía colombiana. Allí donde campesinos, ex guerrilleros y ex paramilitares se convierten en los ávidos guías de sus expediciones, todo esto a cambio de poder compartir con ellos sus historias.

Historias del conflicto que no pueden ser visualizadas en su totalidad y corren el riesgo de ser olvidadas con el paso del tiempo. Es precisamente eso lo que Echavarría y Grisalez quieren evitar con las fotografías de su obra “Silencios” (2010-2018), que evidencia los estragos del conflicto armado en las escuelas rurales del país.


Los Guías - Juan Manuel Echavarría

 

silencio atrapado(Silencio atrapado. Bojayá, Choco, Colombia, 2010)

En cada una de las imágenes que componen esta serie reposa una parte de la guerra que no hemos visto. Una guerra que, según Juan Manuel, silenció los tableros, las aulas y los niños. Es por eso que cada una de las fotografías lleva por nombre un tipo de silencio diferente. “Silencio político”, “Silencio armado”, “Silencio atrapado”, “Silencio muerto” “Silencio con sombras”, “Silencio habitado” y más de 150 silencios más.

Quienes visitaron el Museo de Arte Moderno de Bogotá, del 21 de octubre de 2017 al 31 de enero de 2018, tuvieron la oportunidad de observar la exposición “Ríos y Silencios”. Una exhibición que contó con gran parte de los proyectos del maestro Echavarría y su equipo de trabajo: “Guerra y pa” (2001), “Bocas de Ceniza” (2003), “La guerra que no hemos visto'” (2007-2009), “Silencios” (2010-2018), “Réquiem N.N.” (2006-2013), y “¿De qué sirve una taza?” (2014).

Si usted no tuvo la oportunidad de apreciar la obra, aquí le contamos sus principales características y algunas de las historias que buscan visualizar sus fotografías. Narradas por las voces de los artistas.

 

ternero(Testigo ternero. Limón, Bolívar, Colombia, 2010)

 

 

El mito colombiano del tablero y la educación

 

Silencios es una obra que no necesita mostrar a las víctimas para hacer reflexionar al espectador sobre el horror del conflicto armado. Juan Manuel, suele utilizar el mito griego de Perseo y Medusa para explicar el rol de los tableros en sus fotografías. Cuenta, que así como Perseo utilizó su escudo para reflejar el rostro de Medusa y poder cortarle la cabeza sin arriesgarse a quedar petrificado por su mirada, las personas que observan su obra, pueden utilizar los tableros para reflejar el horror de la guerra y así reflexionar sobre sus consecuencias, sin necesidad de caer petrificados por las imágenes de las masacres, desplazamientos y combates que han ocurrido en el país.

 

Sus tableros, invitan a los colombianos a dejar la indiferencia y a reconocer a la educación como una víctima más de la guerra. Al respecto Fernando explica: “Estas fotografías son una metáfora, su intención no es mostrar simplemente las escuelas abandonas, que es lo que vemos en las imágenes, sino mostrar la realidad de la educación en Colombia. Para que un país cambie las condiciones de vida, exista desarrollo social y la violencia cese es fundamental la educación”.  

 

Perseo y Medusa - Juan Manuel Echavarría

 

Lo bonito es estar vivo Mampujan Bolivar Colombia 2010(Lo bonito es estar vivo. Mampuján, Bolívar, Colombia, 2010)

 

 

Fuera de foco

 

Este proyecto sorprende por la calidad de sus fotografías, sin embargo, su intención es que el espectador realice una lectura diferente de las imágenes. Que no se fije simplemente en el carácter estético de las piezas, sino que empiece a cambiar su forma de ver el entorno, abra la mente a nuevas perspectivas y se haga preguntas. Pronto, muchas de estas escuelas serán consumidas por la naturaleza y solo gracias a estas fotografías su recuerdo permanecerá vigente.

 

En estas fotografías queda en un segundo plano el encuadre, la iluminación y el objeto. “El arte en sí mismo es político y más cuando se trata de la fotografía conceptual. La idea es que al ver los tableros de las escuelas abandonadas se pregunten por el clima de esos lugares, los mosquitos, las escuelas, la gente que habitó allí, los motivos de su abandono, cualquier cosa. La imagen tiene que trascender. Sembrar la duda, así como alguna vez nosotros nos preguntamos si habían más escuelas abandonadas por el conflicto armado”, explica Fernando.

 


La Fotografía - Juan Manuel Echavarría

 

La O Mampujan Bolivar Colombia 2010(La "O". Mampuján, Bolívar, Colombia, 2010)

 

 

¿Dónde está la “O” de Mampuján?

 

Sobre una pared deteriorada, las vocales de la escuela del corregimiento de Mampuján se rehúsan a desaparecer, a excepción de la “o”, que parece haber sido víctima del desplazamiento forzado que sufrió la población, a raíz de la masacre del 10 de marzo del 2000, que acabó con la vida de 12 campesinos de la vereda Las Brisas (jurisdicción de San Juan Nepomuceno).

Juan Manuel recuerda haber obtenido esta imagen el 11 de marzo del 2010 en la conmemoración de los 10 años del ataque paramilitar. Aquel día, el proyecto “Silencios”, empezó a registrar las huellas del conflicto armado colombiano a través de las escuelas abandonadas de los Montes de María, Putumayo y Caquetá. A la fecha cerca de 150 tableros han sido fotografiados y los viajes continúan.

 

La ausencia de la “O” se convirtió en el testimonio tangible de la desaparición de estudiantes y maestros, así como de la precariedad de la educación y el progreso de la región.


La “O” - Juan Manuel Echavarría

 

Silencio Pita Capacho II Palo alto Sucre Colombia 2016(Silencio Pita Capacho II. Palo alto, Sucre, Colombia, 2016)

 

 

¿Quién es la maestra de Pita Capacho?

 

Fernando recuerda, aun con asombro, una de las historias con las que se encontró en el departamento de Sucre: “Hace dos años llegamos a Pita Capacho, una vereda ubicada a dos horas de la ciudad de Cartagena, para fotografiar su escuela abandonada. Lo que no nos imaginamos era que allí mismo estaban dictando clase pese a no contar con una parte del techo, el material académico necesario, ni sanitarios. Nuestra intención era aumentar la serie; el de la profesora Elia que con nuestra fotografía otras personas se dieran cuenta de las condiciones en las que se encontraban”.

 

Pasados los días, los problemas estructurales de la escuela de Pita Capacho parecían menos importantes. El foco de Juan Manuel y Fernando se había centrado en el contexto en el que vivían los habitantes de la zona. Entre la gran cantidad de historias que pudieron constatar, la que más llamó su atención fue la de la maestra Elia, quien no había sido contratada directamente por el Ministerio de Educación, sino por una maestra de Palo Alto (Sucre), quien le pagaba 400 mil pesos para no tener que ir hasta aquella vereda.  

Si bien, en la actualidad Elia sigue luchando para ser nombrada oficialmente profesora de Pita Capacho, la restauración de la escuela ya se ha puesto en marcha gracias al trabajo de la comunidad y el apoyo económico y social de la fundación Puntos de Encuentro, que es la plataforma creada por Juan Manuel en el 2006 para preservar la memoria del conflicto a través de proyectos artísticos.

“El apoyo social, educativo y económico que le ha brindado la fundación a esta comunidad, les ha permitido empoderarse, empezar a tomar decisiones sobre la escuela y sobre el futuro de Pita Capacho. En este momento se les brinda acompañamiento y asesoría para mejorar las condiciones arquitectónicas de la escuela. El objetivo es que los niños cuenten con aulas, sanitarios y una cocina apropiada”, agrega Fernando.

 


Los Maestros en la Guerra - Juan Manuel Echavarría

ESPECIALES

BOLETIN ACN                                     

boletin52

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia