logo ucentral

NingunoMas

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Relato de vida detrás de un lente con Enrique Muñoz

“El conflicto colombiano ha sido heterogéneo tanto a lo largo del tiempo como en la extensión del territorio. Así mismo lo han sido sus actores, sus víctimas y sus repertorios violentos. Superar este proceso pasa por preguntarnos por los contextos en que el conflicto surgió, por los motivos de sus cambios a través de la historia y por las razones de su prolongada permanencia; hecho que convierte a Colombia en el país con el conflicto sin negociar más antiguo del mundo.” (Centro de Memoria Histórica, 2001).

ghghghhhjh

Por Dayana Dávila, Valentina Sendoya y Giovanny Marín

Los relatos que las personas pueden recopilar a lo largo de su vida pueden marcar la vida de muchos y en el caso de los camarógrafos ellos se encargan de mostrar estas historias y también suelen mostrar la cara fea, dolida y violenta de nuestro país. Así mismo toda su experiencia los lleva a enfrentarse a situaciones de riesgo pero que logran sacar adelante con el afán de mostrar la realidad de un país.

Enrique Muñoz ‘’Kike’ nos cuenta acerca de su trayectoria de más de veinte años cubriendo los daños que movimientos guerrilleros como las FARC que han provocado en el país. Su trayectoria nos remonta a comienzos de 1990, ha trabajado en medios como El Noticiero, CM&, QAP, Señal Colombia, CPB, Criptón y actualmente en Canal Capital. Tuvo la oportunidad de estar nominado a los premios Álvaro Gómez Hurtado y en Canal Capital por un premio Simón Bolívar. A través del lente Kike pudo observar la transición de un país que se encontraba en una violencia desenfrenada entre la guerrilla, el ejército y el gobierno, así pudo presenciar hecho como los de la masacre en Santo Domingo, Arauca. Hoy en día sigue detrás del lente, pero desde una mirada distinta a lo que hoy es Colombia, que poco a poco ha logrado hacer cambios significativos en la paz.

¿Qué eventos han sido los más fuertes que ha tenido que grabar?

Hacía el 1998-1999 cubrí un bombardeo que hizo la fuerza aérea en una población cerca de Arauca en Tame, allá murieron 18 civiles y me tocó registrar eso. Había niños masacrados, familias desplazadas y también campesinos masacrados. Hay una escena en particular que nunca se me olvidará y es la de un campesino que llora al lado del cuerpo de su mamá sin cabeza, creo que son de las experiencias más fuertes que me ha tocado registrar.

¿Cuándo está en estos momentos qué temores siente?

Creo que la cámara le da a uno valor, si yo fuera sin nada siendo un espectador no miraría y me iría, pero la cámara lo empodera a uno y le da valor para registrar eso, para hacer el trabajo y seguir.

¿Qué siente como camarógrafo al tener que hacer esos cubrimientos?

La parte de la satisfacción de hacer este trabajo es registrar parte de la historia del país, que desafortunadamente es un país violento y eso fue lo que nos tocó grabar durante veinte años.

¿Cuáles son los parámetros éticos que tiene como camarógrafo?

Yo me acuerdo que hace unos años se podían grabar todo tipo de imágenes, era permitido llegar con imágenes fuertes al medio de comunicación o noticiero con el que se trabajara y se les daban las imágenes así no las publicarán completas. En esta época ya no es permitido y ya hemos cambiado esa película (forma de trabajo), tenemos más experiencia y tacto para hacer imágenes que digan mucho sin ser tan fuertes

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Estar en sitios que cualquier persona no puede estar, mostrarles a las personas cosas que quieren ver y transmitirles a las personas lo que está pasando.

¿Tuvo alguna experiencia bonita durante el conflicto armado?

Muchas, estar en sitios muy lindos de Colombia, este país es muy hermoso y muchas veces no lo mostramos cómo deberíamos mostrarlo. La gente maravillosa, los campesinos, los reencuentros y gente que te atiende muy bien que son personas muy sencillas. Como experiencia ahorita recuerdo que fuimos a un pueblo llamado Juradó en el Chocó, iba con Fernando Ramos que es actualmente corresponsal de la CNN aquí en Colombia, íbamos en altamar y nos quedamos sin gasolina, íbamos los dos y un lanchero, decidimos acercarnos a la orilla y había una aldea donde nos atendieron maravilloso, la gente sabía que éramos de un medio de comunicación y nos atendieron súper bien, la gente fue muy especial a cambio de nada.

¿Cómo ve ese contraste de estar en una situación tan agradable con la población de estas zonas afectadas por el conflicto y luego tener que mostrar imágenes fuertes de estos lugares?

Creo que eso es parte del trabajo, inclusive esa noche que te cuento en el Chocó, dormimos en una estera al abierto y fue una experiencia muy chévere sabiendo que hacía unas ocho horas atrás estábamos rodeados de muerte, de fusiles y pandillas realizando nuestro trabajo.

¿Algo que no repetiría?

Recuerdo cuando trabajaba en CM&, teníamos que registrar los pueblos arrasados por la guerrilla, combates a diario y ese tipo de cosas. Fuimos varias veces a cubrir y ver la violencia en el Cauca, departamento que la guerrilla hizo volar todas las veces que quisieron. Hoy en día con los acuerdos de paz eso ha cambiado, la gente no ha entendido que con lo que le ha pasado a este país, firmar el acuerdo de paz les ha cambiado la vida a esas personas. Ahorita ya no tenemos que registrar nada de eso y las personas que pasaron por toda esa violencia tan difícil viven mejor. Ahora los camarógrafos registramos cosas políticas, culturales, algo muy diferente. Son tiempos mejores y fue algo que le benefició al país, aunque esté mal hecho, pero sí ha logrado cambiar las cosas y la gente no se da cuenta de eso.

¿Por qué cree que el acuerdo está mal hecho?

Porque en un acuerdo de paz siempre va haber impunidad, siempre va a ver alguien que quede inconforme y las víctimas son personas que han perdido mucho, han perdido su familia, sus tierras y nunca va a poder soportar ver a un guerrillero sentado en el congreso o por ahí libre o montado en una camioneta tomando whiskey, eso no lo van a entender. Pero hay que hacer esos sacrificios para que esas personas no estén de nuevo en el monte, y nosotros los camarógrafos no estemos registrando tanta violencia

¿Cómo controla sus sentimientos?

Es duro, me acuerdo una vez que fuimos a una toma al llano donde se estaban presentado unos hostigamientos fuertes, en medio de eso, me tocó ver como a un soldado lo obligaba un superior a meter a un muerto a una bolsa, era uno de los guerrilleros que habían matado y el soldado llorando del susto, tuvo que guardar a ese muerto en la bolsa. A mí me causo mucha tristeza ver que ese soldado no podía tener miedo, ni dolor porque un superior lo mandaba y obligaba.

Hace unos cuatro años, también tuve que grabar a una chica que había sido violada, yo empecé a grabar y ella dijo: ‘’Es la primera vez que voy a confesar esto, ante un medio de comunicación y ante mi familia’’ ahí empezó a contar cómo la habían violado y fue una vaina muy triste donde todos nos pusimos a llorar.

 

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

Relato de vida detrás de un lente con Enrique Muñoz

“El conflicto colombiano ha sido heterogéneo tanto a lo largo del tiempo como en la extensión del territorio. Así mismo lo han sido sus actores, sus víctimas y sus repertorios violentos. Superar este proceso pasa por preguntarnos por los contextos en que el conflicto surgió, por los motivos de sus cambios a través de la historia y por las razones de su prolongada permanencia; hecho que convierte a Colombia en el país con el conflicto sin negociar más antiguo del mundo.” (Centro de Memoria Histórica, 2001).

ghghghhhjh

Por Dayana Dávila, Valentina Sendoya y Giovanny Marín

Los relatos que las personas pueden recopilar a lo largo de su vida pueden marcar la vida de muchos y en el caso de los camarógrafos ellos se encargan de mostrar estas historias y también suelen mostrar la cara fea, dolida y violenta de nuestro país. Así mismo toda su experiencia los lleva a enfrentarse a situaciones de riesgo pero que logran sacar adelante con el afán de mostrar la realidad de un país.

Enrique Muñoz ‘’Kike’ nos cuenta acerca de su trayectoria de más de veinte años cubriendo los daños que movimientos guerrilleros como las FARC que han provocado en el país. Su trayectoria nos remonta a comienzos de 1990, ha trabajado en medios como El Noticiero, CM&, QAP, Señal Colombia, CPB, Criptón y actualmente en Canal Capital. Tuvo la oportunidad de estar nominado a los premios Álvaro Gómez Hurtado y en Canal Capital por un premio Simón Bolívar. A través del lente Kike pudo observar la transición de un país que se encontraba en una violencia desenfrenada entre la guerrilla, el ejército y el gobierno, así pudo presenciar hecho como los de la masacre en Santo Domingo, Arauca. Hoy en día sigue detrás del lente, pero desde una mirada distinta a lo que hoy es Colombia, que poco a poco ha logrado hacer cambios significativos en la paz.

¿Qué eventos han sido los más fuertes que ha tenido que grabar?

Hacía el 1998-1999 cubrí un bombardeo que hizo la fuerza aérea en una población cerca de Arauca en Tame, allá murieron 18 civiles y me tocó registrar eso. Había niños masacrados, familias desplazadas y también campesinos masacrados. Hay una escena en particular que nunca se me olvidará y es la de un campesino que llora al lado del cuerpo de su mamá sin cabeza, creo que son de las experiencias más fuertes que me ha tocado registrar.

¿Cuándo está en estos momentos qué temores siente?

Creo que la cámara le da a uno valor, si yo fuera sin nada siendo un espectador no miraría y me iría, pero la cámara lo empodera a uno y le da valor para registrar eso, para hacer el trabajo y seguir.

¿Qué siente como camarógrafo al tener que hacer esos cubrimientos?

La parte de la satisfacción de hacer este trabajo es registrar parte de la historia del país, que desafortunadamente es un país violento y eso fue lo que nos tocó grabar durante veinte años.

¿Cuáles son los parámetros éticos que tiene como camarógrafo?

Yo me acuerdo que hace unos años se podían grabar todo tipo de imágenes, era permitido llegar con imágenes fuertes al medio de comunicación o noticiero con el que se trabajara y se les daban las imágenes así no las publicarán completas. En esta época ya no es permitido y ya hemos cambiado esa película (forma de trabajo), tenemos más experiencia y tacto para hacer imágenes que digan mucho sin ser tan fuertes

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Estar en sitios que cualquier persona no puede estar, mostrarles a las personas cosas que quieren ver y transmitirles a las personas lo que está pasando.

¿Tuvo alguna experiencia bonita durante el conflicto armado?

Muchas, estar en sitios muy lindos de Colombia, este país es muy hermoso y muchas veces no lo mostramos cómo deberíamos mostrarlo. La gente maravillosa, los campesinos, los reencuentros y gente que te atiende muy bien que son personas muy sencillas. Como experiencia ahorita recuerdo que fuimos a un pueblo llamado Juradó en el Chocó, iba con Fernando Ramos que es actualmente corresponsal de la CNN aquí en Colombia, íbamos en altamar y nos quedamos sin gasolina, íbamos los dos y un lanchero, decidimos acercarnos a la orilla y había una aldea donde nos atendieron maravilloso, la gente sabía que éramos de un medio de comunicación y nos atendieron súper bien, la gente fue muy especial a cambio de nada.

¿Cómo ve ese contraste de estar en una situación tan agradable con la población de estas zonas afectadas por el conflicto y luego tener que mostrar imágenes fuertes de estos lugares?

Creo que eso es parte del trabajo, inclusive esa noche que te cuento en el Chocó, dormimos en una estera al abierto y fue una experiencia muy chévere sabiendo que hacía unas ocho horas atrás estábamos rodeados de muerte, de fusiles y pandillas realizando nuestro trabajo.

¿Algo que no repetiría?

Recuerdo cuando trabajaba en CM&, teníamos que registrar los pueblos arrasados por la guerrilla, combates a diario y ese tipo de cosas. Fuimos varias veces a cubrir y ver la violencia en el Cauca, departamento que la guerrilla hizo volar todas las veces que quisieron. Hoy en día con los acuerdos de paz eso ha cambiado, la gente no ha entendido que con lo que le ha pasado a este país, firmar el acuerdo de paz les ha cambiado la vida a esas personas. Ahorita ya no tenemos que registrar nada de eso y las personas que pasaron por toda esa violencia tan difícil viven mejor. Ahora los camarógrafos registramos cosas políticas, culturales, algo muy diferente. Son tiempos mejores y fue algo que le benefició al país, aunque esté mal hecho, pero sí ha logrado cambiar las cosas y la gente no se da cuenta de eso.

¿Por qué cree que el acuerdo está mal hecho?

Porque en un acuerdo de paz siempre va haber impunidad, siempre va a ver alguien que quede inconforme y las víctimas son personas que han perdido mucho, han perdido su familia, sus tierras y nunca va a poder soportar ver a un guerrillero sentado en el congreso o por ahí libre o montado en una camioneta tomando whiskey, eso no lo van a entender. Pero hay que hacer esos sacrificios para que esas personas no estén de nuevo en el monte, y nosotros los camarógrafos no estemos registrando tanta violencia

¿Cómo controla sus sentimientos?

Es duro, me acuerdo una vez que fuimos a una toma al llano donde se estaban presentado unos hostigamientos fuertes, en medio de eso, me tocó ver como a un soldado lo obligaba un superior a meter a un muerto a una bolsa, era uno de los guerrilleros que habían matado y el soldado llorando del susto, tuvo que guardar a ese muerto en la bolsa. A mí me causo mucha tristeza ver que ese soldado no podía tener miedo, ni dolor porque un superior lo mandaba y obligaba.

Hace unos cuatro años, también tuve que grabar a una chica que había sido violada, yo empecé a grabar y ella dijo: ‘’Es la primera vez que voy a confesar esto, ante un medio de comunicación y ante mi familia’’ ahí empezó a contar cómo la habían violado y fue una vaina muy triste donde todos nos pusimos a llorar.

 

ESPECIALES

BOLETIN ACN                                     

  • Boletínes ACN 2018
      Estos son los boletines ACN publicados en el primer semestre de 2018 Boletín 50 &n...

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia