logo ucentral

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Palacio de Justicia: 32 años sin verdad

Laura Matínez

Ya se cumplen 32 años de la Toma del Palacio de Justicia y hasta el momento muchas incógnitas se han resuelto mientras otras salen a la luz. En la última década se ha demostrado que hubo irregularidades en la entrega de cuerpos, puesto que las familias que creían haber encontrado a sus seres queridos, han descubierto que los restos no corresponden y se enfrentan al temor de no encontrar a sus familiares nunca más.

Laura Matínez

Pilar Navarrete, Gabriel Andrade y Alexandra Sandoval comparten una historia similar relacionada a las irregularidades por las que el Estado ha tenido que responder. Tenían 21, 17 y 3 años cuando ocurrieron los hechos, y cada uno a su manera ha tenido su propia lucha a la hora de buscar la verdad. El esposo de Navarrete, Héctor Jaime Beltrán, estuvo desaparecido 32 años desde la toma, hasta que recientemente la exhumación de los que se suponía, eran los restos del magistrado Julio César Andrade, dieron positivo para Beltrán. Esto transformó el caso del magistrado, convirtiéndolo en víctima de desaparición forzada.

Laura Matínez

Emiro Sandoval.

 

Por su parte, el magistrado Emiro Sandoval corrió con la misma suerte. Gracias a la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 2014, el Estado tuvo la obligación de dar respuesta a las familias de los desaparecidos. Esto hizo que en 2015 se exhumara el cuerpo del magistrado auxiliar Emiro Sandoval, dado que había irregularidades graves en las necropsias que apuntaban a que los restos entregados no correspondían a los del magistrado.

En 2016 se confirmó que en su tumba estaban los cuerpos de tres personas, que al día de hoy no han sido identificadas. El magistrado fue encontrado en marzo de este año en la fosa común del Cementerio del sur, lugar en el que también se encontraron los restos de Lucy Amparo Oviedo, quien trabajaba en la cafetería del Palacio de Justicia como Héctor Jaime Beltrán.

¿Qué ha pasado?

Con respecto a Héctor Jaime Beltrán o “Jimmy”, como lo llama Pilar Navarrete, su caso pasa de ser una desaparición forzada a un asesinato. A pesar de la larga lucha que ha tenido que soportar esta mujer, siente que no es momento para dejar de insistir por la verdad, ya que aún se desconoce los hechos que terminaron con la vida de su esposo y el porqué de las irregularidades en la entrega de los cuerpos.

A su vez, para Gabriel Andrade y su familia, ha sido un proceso difícil darse cuenta que por más de tres décadas estuvieron cuidando de un cuerpo que no era el de su ser querido. Aunque las víctimas afirman que la intención del fiscal actual va por buen camino, Andrade no cree posible que se llegue a identificar a su padre por las irregularidades que han existido alrededor del caso; para él una cosa es cierta, espera que los implicados asuman su responsabilidad y otorguen verdad al proceso.

Los tres siguen muy atentos a las investigaciones para encontrar a las personas que aún siguen desaparecidas y explicar por qué hubo tantas irregularidades, además de explicar qué pasó con las personas que salieron vivas del palacio y luego aparecieron sin vida. No hay que olvidar que por estos hechos, además del Estado, hay una condena en contra del general (r) Jesús Armando Arias Cabrales y el coronel (r) Alfonso Plazas Vega, que fue condenado a 30 años de prisión por la desaparición de Carlos Augusto Rodríguez e Irma Franco, aunque en 2015 su condena fue apelada por presuntas irregularidades en el proceso y está en libertad actualmente.

“Una decisión clasista”

A raíz de los acontecimientos de los últimos años, muchas víctimas han comenzado a preguntarse el por qué específicamente a las familias de los funcionarios de la cafetería, no les dieron respuesta, mientras que las familias de los magistrados se les hizo entrega de los restos, de manera irregular como si quisieran acallar algún tipo de protesta posterior.

Estos hechos han comenzado a despertar sospechas sobre si fue intencional la desaparición de estas once personas, y si esto tuvo que ver con el cargo que ocupaban dentro del palacio, considerando que los desaparecidos, hasta hace unos años, eran únicamente quienes laboraban en el primer piso del Palacio de Justicia a excepción de la guerrillera Irma Franco. Alexandra Sandoval afirma que “Ahí hay un tema puramente clasista (…) hubo una idea de que a estas familias se les podía dejar sin cuerpo, mientras que si desaparecía un magistrado si iba a haber problema. Si se priorizó la entrega de los cuerpos”. En esta idea coincide Gabriel Andrade, que sostiene que hubo una intención de ocultar lo que realmente había ocurrido.

Para Pilar Navarrete tampoco hay duda de que se pensó que las familias del personal de la cafetería no dirían nada ante la desaparición de sus seres queridos, sin embargo en estos 32 años Navarrete junto a las otras 10 familias, han sido los encargados de buscar la verdad. Gracias a ellos se dio la sentencia de la CIDH, que condenó al Estado colombiano por desaparición forzada, ejecución extrajudicial y tortura.

A pesar de que se han adelantado las investigaciones siguen desaparecidas 8 personas y se desconoce la forma en la que murieron las que han sido encontradas recientemente. Por eso la lucha de estas familias no se detiene y se han sumado otras, como la Andrade, que a pesar de no haber participado activamente durante las últimas décadas, hoy están adelantando procesos para que haya verdad, reparación y justicia.

 

Escuche a los familiares víctimas del Palacio de Justicia: 

 

 

 Por: Laura Martínez

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD



Contáctenos