logo ucentral

2 1para portada

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

¿Cómo deben ser educados los jóvenes de la guerra?

ACN

 

“He visto pistolas, balas, marihuana y gente golpeada en la esquina de mi casa. Usted no se vaya a meter por allá por la parte de arriba porque la matan”. Niña de 6 años del barrio Oasis.

 

Por: Laura Sabogal. 

 

Cómo la educación protege a los niños de la violencia frente a esta y otras situaciones a las que los jóvenes se ven obligados a vivir en una zona roja, que para muchos no es más que un territorio de residencia.  Y cómo sus instalaciones de aprendizaje se convierten en un sitio que, aunque no los saca de esa realidad, les da abrigo y opciones que motivan al estudiante a cambiar su vida y la mentalidad que replican de los actores del conflicto.

 

Carlos Silva lleva 11 años de estar trabajando como docente. Era un pequeño empresario, pero siempre había tenido la intencionalidad de trabajar en la docencia. Trabajó como profesor de informática y tecnología con altas capacidades en administración de empresas y actualmente es Coordinador Académico de la Institución Educativa Buenos Aires sede Oasis, ubicada en la comuna 4 de Soacha.

 

¿Cómo ha sido ese proceso de ser coordinador en el Oasis?

Ha sido un proceso frenético porque es aprender, tengo que ser el punto de encuentro y focalización de muchas cosas.

¿Qué tipo de problemáticas encuentran los niños de esta zona?

Este año ha sido más evidente porqué hay mucha violencia a nivel externo generada tanto por la violencia intrafamiliar como por el mismo contexto. Uno escucha la palabra microtráfico en noticias y todo el mundo habla del tema y de las bandas criminales; pero cuando el colegio está inmerso en un sitio donde empiezan a operar estos grupos es más complicado. Muchas de estas organizaciones están compuestas por jóvenes o por gente mayor que utiliza a los niños, y es posiblemente que esos niños sean nuestros estudiantes, y esto hace generar dinámicas diferentes.

Aquí al frente en el colegio un día, casi a las 11 de la mañana, mataron a una persona de afuera que venían persiguiendo los de la banda criminal. Nosotros habíamos acabado de entrar de descanso cuando ocurrió este hecho; había unos en educación física y otros estaban en otra actividad, cuando suben unos persiguiendo al muchacho y… ¡es tenaz!

Yo digo que en ese momento no me descompuse porque de alguna manera yo tenía que asumir una posición de calma frente a la crisis que se presentó. Ese día tuvimos a los niños en el salón por unos 15 minutos y nos tocó sacarlos por donde había otra puerta y hacerlo con calma, porque las profesoras estaban llorando y los compañeros estaban desesperados debido al choque tan alto. No es fácil ver cómo una persona con esa intencionalidad ataca a otra, la golpea con unas piedras grandes, luego la hace caer y luego otro viene y le da 3 – 4 tiros y salen tranquilamente y se van frente a los niños. ¡Es terrible!  

Asumir esa parte es más fuerte para los jóvenes porque es aprender a desenvolverse en un contexto en el que hay tantas amenazas, no directas, pero sí de tipo indirecto, y, como el colegio se tiene que convertir no en algo que los saca de la realidad, pero sí en un sitio donde el estudiante o la persona encuentre un abrigo que le de otras opciones. La tarea nuestra es motivar al estudiante a que cambie su vida y la mentalidad, enseñarles a pensar cómo tomar decisiones adecuadas respecto a lo que deben hacer como buenos ciudadanos.

¿Ha conocido casos de que esa violencia haya entrado al colegio o hay grupos en los que ciertos niños, como usted lo menciona, estén involucrados? ¿Cómo manejan eso?

Tenemos que trabajar con los niños porque he visto que los niños en primaria replican el modelo que ven, por ejemplo, una semana antes de salir al receso de semana santa como dos tardes hubo aquí unos conflictos con los de tercero y los de segundo, ellos se agarran con el esfero como si fuera un puñal y yo pensaba ¡estos chirrimplines como van hacer eso! y es que lo que pasa es que replican lo que ven a su alrededor.

Definitivamente tenemos como institución trabajar con los niños porque a veces me encuentro con la realidad y los padres no están interesados de que sus niños cambien su mentalidad. En el 50% de los casos no hay ningún compromiso serio de que quieran los mejor para sus hijos porque ellos están pensado en otras cosas, no en el bienestar de los chicos.

De hecho usted le pregunta al niño "bueno y usted porque viene hoy lunes con ese saco tan sucio" y entonces el chico de segundo le responde "es que no tuve tiempo para lavarlo"… aquí definitivamente los niños deben asumir responsabilidades que superan su edad.

ACN

Infraestructura

Hace unas horas estaba hablando con la celadora de la institución, y en ese transcurso, habían muchos niños que entraban al baño con un papel en donde las profesoras les escribían el permiso para entrar, ya que a ellos no se les permite mucho el acceso al baño debido a que se ponen a jugar con el agua y esta zona no tiene más disponibilidad de agua sino la que se almacena en los tanques ¿ustedes que otra iniciativa de control están implementando?                                                

                                                                                

                                                                                      

Es que es más un control por el tema del agua y la disciplina, legalmente debería estar el baño abierto, pero hemos descubierto que si no ejercemos el control no generamos hábitos en los niños, pues ellos todo el tiempo van a querer estar allá en el baño. Por otro lado, el servicio de agua no lo tenemos sino en las mañanas martes, jueves y sábados de 10 a 11, entonces en ese lapso de tiempo hay que recoger agua en los tanques y hay que guardar.

 

Es más también una responsabilidad de los recursos de la comunidad de parte de ustedes

 

Exacto, aquí se recoge agua en canecas y pues no tienen tapa las canecas entonces también es el control que de pronto el niño no vaya y caiga por allá en una caneca. Uno con ellos aprende que hay que ir uno o más pasos adelante, a veces dirán “los adolescentes no piensan en las consecuencias de sus   actos” pero es que a veces ni los adultos lo hacemos.                                                                                        

                                                                                               

                                                                                           

Reclutamiento forzado

 

Usted mencionaba que los niños replican muchas cosas de los adultos, según el tribunal internacional hay entre 14 mil y 17 mil niños que hacen parte de las filas de los grupos armados, en esta zona existen asentamiento y la mayoría de la población que esta alrededor del colegio podrían llegar a ser liderados por exguerrilleros o exparamilitares que vienen ¿cómo han manejado la entrada de esos hijos de la violencia aquí?

La verdad no hay como una identificación clara al respecto, no podría decir uno “aquí hay tantos que son de tal bando”, no. Yo digo que esta zona es fruto de todo lo que ha pasado en nuestro país por la violencia de otras zonas, es decir, uno aquí encuentra gente del choco, del cauca, del valle, entre otros. Esto tiene un nivel de población en donde todos los kilómetros a la redonda están habitados por toda Colombia, por eso no es fácil detectar quienes son los reinsertados; lo que normalmente se sabe es que son víctimas de la violencia.

¿Es decir que no conocen si existen bandas?

La verdad no, no nos ha tocado directamente así, podríamos de pronto saber quiénes son los de arriba, los de abajo, los del lado porque pues ellos mismos comentan pero que haya una identificación así, no. No se va tampoco hasta allá.

¿De cierta manera son ustedes un puente entre esos niños de la institución que se pueden llegar a involucrar con aquellas personas inescrupulosas?

Sí.

Cuando sucedió lo que sucedió hace pocos meses los docentes decían “hay que hacer una reunión y hay que hablarles de lo que paso” y yo les decía que no podíamos abordar el conflicto de esa manera tan directa. La educación se tiene que dar para que nos de convivencia unos con otros pero es que nosotros no tenemos un nivel de madures para tratar estos temas ya que no estamos preparados, porque no es fácil manejar actores del conflicto.

Esta tarea es muy riesgosa, de hecho, a veces yo lo que pienso es que nosotros estamos solos en medio de toda esta situación, porque aquí no hay mayor apoyo de parte de las instituciones.

 

Pedagogías Educativas

 

¿Qué pedagogía manejan sabiendo que ustedes son aquellos que tienen que manejar el problema desde su raíz que es la educación?

Uno de los ejes es trabajar el acuerdo de convivencia, es decir, lo más importante que necesita el estudiante es aprender a resolver los conflictos. Eso se hace en base de lo que propone la ley con el decreto 1295 con respecto al manejo del conflicto, la tipificación de las faltas y los debidos procesos.

Enseñarle al estudiante a conciliar, a reconciliarse y a perdonar no es fácil, pero hay que seguir trabajando en ese cambio cultural entre ellos. Ya que estamos enseñados a resolver conflictos muy a nuestra manera y resulta que hay que hacer un debido proceso.

El conflicto llega aquí cuando el estudiante dice “para que le digo al profesor si no pasa nada” pero es por lo mismo, porque el estudiante espera que al otro se le haga un proceso que sea lapidado. Yo veo que los estudiantes tienen ese concepto y con la pedagogía van aprendiendo que no es la forma adecuada.

¿Usted es la persona que maneja directamente esos discursos pedagógicos o hay algún educador específico que trate esos problemas?

Todos estamos en la capacidad de adoptar una posición de docente y orientador, porque nosotros hemos recibido capacitación de Cámara De Comercio y de organizaciones que nos orientan en el proceso.

Ya que habla de organizaciones, el colegio tiene una vinculación directa con el SENA hace 6 años para los niños de once ¿Qué papel cumple esa vinculación y que aspectos positivos han encontrado en esta institución para afrontar las problemáticas?

Muchos.

He visto en estos 6 años que hay estudiantes que no se quedan con el SENA, pero los que lo hacen definitivamente cambian sus proyectos de vida porque encuentran oportunidades. Hay casos de éxitos y fracasos, pero especialmente los jóvenes del SENA tienen mayor proyección de vida.

¿Cómo cree usted que puede darle continuidad a este programa educativo a raíz de estos problemas que se viven a diario?

No perdiendo ni la fe ni la esperanza. “La educación no cambia al mundo, cambia a las personas que cambian al mundo” entonces es seguir trabajando con el mismo sentido.

Hay que pensar y dinamizar procesos y proyectos que lleven a los estudiantes a que cambien ellos mismos lo que los rodean. La educación tiene que hacer contrapeso a los mensajes de violencia que escuchan todo el día en la casa.

Veo que usted tiene una afinidad con los estudiantes muy grande ¿Qué lo ha hecho generar ese vínculo?

El gusto de trabajar con los jóvenes. Los jóvenes tienen una energía que hay que encauzar y me gusta mucho acercarme a ellos para comprenderlos y orientarlos cuando se puede.

Tengo una mano de hijos adoptivos que en una etapa de sus vidas tuvieron problemas y hoy en día veo que son unas personas que hay van, y que me dicen “¡Gracias por lo que me dijo! Aunque me haya regañado”.

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

¿Cómo deben ser educados los jóvenes de la guerra?

ACN

 

“He visto pistolas, balas, marihuana y gente golpeada en la esquina de mi casa. Usted no se vaya a meter por allá por la parte de arriba porque la matan”. Niña de 6 años del barrio Oasis.

 

Por: Laura Sabogal. 

 

Cómo la educación protege a los niños de la violencia frente a esta y otras situaciones a las que los jóvenes se ven obligados a vivir en una zona roja, que para muchos no es más que un territorio de residencia.  Y cómo sus instalaciones de aprendizaje se convierten en un sitio que, aunque no los saca de esa realidad, les da abrigo y opciones que motivan al estudiante a cambiar su vida y la mentalidad que replican de los actores del conflicto.

 

Carlos Silva lleva 11 años de estar trabajando como docente. Era un pequeño empresario, pero siempre había tenido la intencionalidad de trabajar en la docencia. Trabajó como profesor de informática y tecnología con altas capacidades en administración de empresas y actualmente es Coordinador Académico de la Institución Educativa Buenos Aires sede Oasis, ubicada en la comuna 4 de Soacha.

 

¿Cómo ha sido ese proceso de ser coordinador en el Oasis?

Ha sido un proceso frenético porque es aprender, tengo que ser el punto de encuentro y focalización de muchas cosas.

¿Qué tipo de problemáticas encuentran los niños de esta zona?

Este año ha sido más evidente porqué hay mucha violencia a nivel externo generada tanto por la violencia intrafamiliar como por el mismo contexto. Uno escucha la palabra microtráfico en noticias y todo el mundo habla del tema y de las bandas criminales; pero cuando el colegio está inmerso en un sitio donde empiezan a operar estos grupos es más complicado. Muchas de estas organizaciones están compuestas por jóvenes o por gente mayor que utiliza a los niños, y es posiblemente que esos niños sean nuestros estudiantes, y esto hace generar dinámicas diferentes.

Aquí al frente en el colegio un día, casi a las 11 de la mañana, mataron a una persona de afuera que venían persiguiendo los de la banda criminal. Nosotros habíamos acabado de entrar de descanso cuando ocurrió este hecho; había unos en educación física y otros estaban en otra actividad, cuando suben unos persiguiendo al muchacho y… ¡es tenaz!

Yo digo que en ese momento no me descompuse porque de alguna manera yo tenía que asumir una posición de calma frente a la crisis que se presentó. Ese día tuvimos a los niños en el salón por unos 15 minutos y nos tocó sacarlos por donde había otra puerta y hacerlo con calma, porque las profesoras estaban llorando y los compañeros estaban desesperados debido al choque tan alto. No es fácil ver cómo una persona con esa intencionalidad ataca a otra, la golpea con unas piedras grandes, luego la hace caer y luego otro viene y le da 3 – 4 tiros y salen tranquilamente y se van frente a los niños. ¡Es terrible!  

Asumir esa parte es más fuerte para los jóvenes porque es aprender a desenvolverse en un contexto en el que hay tantas amenazas, no directas, pero sí de tipo indirecto, y, como el colegio se tiene que convertir no en algo que los saca de la realidad, pero sí en un sitio donde el estudiante o la persona encuentre un abrigo que le de otras opciones. La tarea nuestra es motivar al estudiante a que cambie su vida y la mentalidad, enseñarles a pensar cómo tomar decisiones adecuadas respecto a lo que deben hacer como buenos ciudadanos.

¿Ha conocido casos de que esa violencia haya entrado al colegio o hay grupos en los que ciertos niños, como usted lo menciona, estén involucrados? ¿Cómo manejan eso?

Tenemos que trabajar con los niños porque he visto que los niños en primaria replican el modelo que ven, por ejemplo, una semana antes de salir al receso de semana santa como dos tardes hubo aquí unos conflictos con los de tercero y los de segundo, ellos se agarran con el esfero como si fuera un puñal y yo pensaba ¡estos chirrimplines como van hacer eso! y es que lo que pasa es que replican lo que ven a su alrededor.

Definitivamente tenemos como institución trabajar con los niños porque a veces me encuentro con la realidad y los padres no están interesados de que sus niños cambien su mentalidad. En el 50% de los casos no hay ningún compromiso serio de que quieran los mejor para sus hijos porque ellos están pensado en otras cosas, no en el bienestar de los chicos.

De hecho usted le pregunta al niño "bueno y usted porque viene hoy lunes con ese saco tan sucio" y entonces el chico de segundo le responde "es que no tuve tiempo para lavarlo"… aquí definitivamente los niños deben asumir responsabilidades que superan su edad.

ACN

Infraestructura

Hace unas horas estaba hablando con la celadora de la institución, y en ese transcurso, habían muchos niños que entraban al baño con un papel en donde las profesoras les escribían el permiso para entrar, ya que a ellos no se les permite mucho el acceso al baño debido a que se ponen a jugar con el agua y esta zona no tiene más disponibilidad de agua sino la que se almacena en los tanques ¿ustedes que otra iniciativa de control están implementando?                                                

                                                                                

                                                                                      

Es que es más un control por el tema del agua y la disciplina, legalmente debería estar el baño abierto, pero hemos descubierto que si no ejercemos el control no generamos hábitos en los niños, pues ellos todo el tiempo van a querer estar allá en el baño. Por otro lado, el servicio de agua no lo tenemos sino en las mañanas martes, jueves y sábados de 10 a 11, entonces en ese lapso de tiempo hay que recoger agua en los tanques y hay que guardar.

 

Es más también una responsabilidad de los recursos de la comunidad de parte de ustedes

 

Exacto, aquí se recoge agua en canecas y pues no tienen tapa las canecas entonces también es el control que de pronto el niño no vaya y caiga por allá en una caneca. Uno con ellos aprende que hay que ir uno o más pasos adelante, a veces dirán “los adolescentes no piensan en las consecuencias de sus   actos” pero es que a veces ni los adultos lo hacemos.                                                                                        

                                                                                               

                                                                                           

Reclutamiento forzado

 

Usted mencionaba que los niños replican muchas cosas de los adultos, según el tribunal internacional hay entre 14 mil y 17 mil niños que hacen parte de las filas de los grupos armados, en esta zona existen asentamiento y la mayoría de la población que esta alrededor del colegio podrían llegar a ser liderados por exguerrilleros o exparamilitares que vienen ¿cómo han manejado la entrada de esos hijos de la violencia aquí?

La verdad no hay como una identificación clara al respecto, no podría decir uno “aquí hay tantos que son de tal bando”, no. Yo digo que esta zona es fruto de todo lo que ha pasado en nuestro país por la violencia de otras zonas, es decir, uno aquí encuentra gente del choco, del cauca, del valle, entre otros. Esto tiene un nivel de población en donde todos los kilómetros a la redonda están habitados por toda Colombia, por eso no es fácil detectar quienes son los reinsertados; lo que normalmente se sabe es que son víctimas de la violencia.

¿Es decir que no conocen si existen bandas?

La verdad no, no nos ha tocado directamente así, podríamos de pronto saber quiénes son los de arriba, los de abajo, los del lado porque pues ellos mismos comentan pero que haya una identificación así, no. No se va tampoco hasta allá.

¿De cierta manera son ustedes un puente entre esos niños de la institución que se pueden llegar a involucrar con aquellas personas inescrupulosas?

Sí.

Cuando sucedió lo que sucedió hace pocos meses los docentes decían “hay que hacer una reunión y hay que hablarles de lo que paso” y yo les decía que no podíamos abordar el conflicto de esa manera tan directa. La educación se tiene que dar para que nos de convivencia unos con otros pero es que nosotros no tenemos un nivel de madures para tratar estos temas ya que no estamos preparados, porque no es fácil manejar actores del conflicto.

Esta tarea es muy riesgosa, de hecho, a veces yo lo que pienso es que nosotros estamos solos en medio de toda esta situación, porque aquí no hay mayor apoyo de parte de las instituciones.

 

Pedagogías Educativas

 

¿Qué pedagogía manejan sabiendo que ustedes son aquellos que tienen que manejar el problema desde su raíz que es la educación?

Uno de los ejes es trabajar el acuerdo de convivencia, es decir, lo más importante que necesita el estudiante es aprender a resolver los conflictos. Eso se hace en base de lo que propone la ley con el decreto 1295 con respecto al manejo del conflicto, la tipificación de las faltas y los debidos procesos.

Enseñarle al estudiante a conciliar, a reconciliarse y a perdonar no es fácil, pero hay que seguir trabajando en ese cambio cultural entre ellos. Ya que estamos enseñados a resolver conflictos muy a nuestra manera y resulta que hay que hacer un debido proceso.

El conflicto llega aquí cuando el estudiante dice “para que le digo al profesor si no pasa nada” pero es por lo mismo, porque el estudiante espera que al otro se le haga un proceso que sea lapidado. Yo veo que los estudiantes tienen ese concepto y con la pedagogía van aprendiendo que no es la forma adecuada.

¿Usted es la persona que maneja directamente esos discursos pedagógicos o hay algún educador específico que trate esos problemas?

Todos estamos en la capacidad de adoptar una posición de docente y orientador, porque nosotros hemos recibido capacitación de Cámara De Comercio y de organizaciones que nos orientan en el proceso.

Ya que habla de organizaciones, el colegio tiene una vinculación directa con el SENA hace 6 años para los niños de once ¿Qué papel cumple esa vinculación y que aspectos positivos han encontrado en esta institución para afrontar las problemáticas?

Muchos.

He visto en estos 6 años que hay estudiantes que no se quedan con el SENA, pero los que lo hacen definitivamente cambian sus proyectos de vida porque encuentran oportunidades. Hay casos de éxitos y fracasos, pero especialmente los jóvenes del SENA tienen mayor proyección de vida.

¿Cómo cree usted que puede darle continuidad a este programa educativo a raíz de estos problemas que se viven a diario?

No perdiendo ni la fe ni la esperanza. “La educación no cambia al mundo, cambia a las personas que cambian al mundo” entonces es seguir trabajando con el mismo sentido.

Hay que pensar y dinamizar procesos y proyectos que lleven a los estudiantes a que cambien ellos mismos lo que los rodean. La educación tiene que hacer contrapeso a los mensajes de violencia que escuchan todo el día en la casa.

Veo que usted tiene una afinidad con los estudiantes muy grande ¿Qué lo ha hecho generar ese vínculo?

El gusto de trabajar con los jóvenes. Los jóvenes tienen una energía que hay que encauzar y me gusta mucho acercarme a ellos para comprenderlos y orientarlos cuando se puede.

Tengo una mano de hijos adoptivos que en una etapa de sus vidas tuvieron problemas y hoy en día veo que son unas personas que hay van, y que me dicen “¡Gracias por lo que me dijo! Aunque me haya regañado”.

ESPECIALES

CURUBITO                                          

  • Curubito No. 25
        Curibito No. 25 Por: María Camila Moreno Castiblanco      ...

EVENTOS                                           

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia