logo ucentral

adios semestre ACN

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Marihuana: la yerba que también cura

Marihuana: la yerba que también cura

Su sonrisa resplandeciente iluminaba toda la habitación, podía percibirse cierta paz en el ambiente mientras acariciaba el cabello oscuro y largo de su hijo, quien jugaba con un par de juguetes de pokemon en el suelo. Cuando le hice la pregunta de cómo había comenzado todo, la mirada de sus ojos se fue a lo lejos, su sonrisa se desvaneció y dijo “no le deseo eso a ninguna madre”.

Cuando a Simón (todos los nombres de este artículo han sido modificados a petición de los protagonistas) le diagnosticaron una grave enfermedad del sistema nervioso a sus dos meses de vida, sus padres quedaron en shock y no entendían por qué algo como esto les pasaría a ellos; empezaron a llorar en la oficina del pediatra, preparándose para escuchar lo que sería el futuro de su hijo y el de ellos como padres. Para las primeras convulsiones no estaban para nada preparados, no sabían lo que le ocurría a su primer hijo y se sentían impotentes al no poder ayudarle de ninguna forma.

Los ojos de Julia se inundaron de lágrimas y su voz se empezó a entrecortar recordando aquellos momentos tormentosos con los que tuvo que lidiar durante más de un año. Simón se levantó del suelo con sus juguetes muy feliz y le preguntó a su mamá si podía ir a su habitación a seguir jugando, Julia se secó una lágrima de su rostro, sonrió y asintió con la cabeza, el pequeño salió corriendo animado hablando con sus figuras de acción diciendo ser un gran maestro pokemon. La mujer se paró de su silla y me ofreció una taza de té, a lo que respondí positivamente brindándole una sonrisa de apoyo. 

ACN

No todos los efectos de la marihuana son positivos, eso está claro. Pero consumida en dosis correctas por una serie de enfermos puede ayudar mucho a aliviar afecciones muy dolorosas. 

La epilepsia en niños es causada por problemas durante el parto como hemorragia o asfixia que afectan el cerebro y al sistema nervioso, lo que ocasiona descargas eléctricas anormales las cuales provocan convulsiones graves. En este tipo de casos es difícil determinar la zona exacta afectada para su posterior estudio. El tratamiento a seguir son una serie de terapias y medicamentos para controlar los espasmos infantiles; algunos de estos son vigabatrina, benzodiacepinas o piridoxina.

Julia volvió con una sonrisa y plena serenidad, tenía un pocillo en cada mano que reflejaba vapor del calor del líquido que contenían. Me estremecí por el frío que recorría en la habitación y tomé una de las tazas de porcelana; la mujer se sentó a mi lado con una expresión en su rostro un poco más seria y empezó a relatar los meses posteriores a la primera convulsión de su hijo.

Luego de ir con su especialista, empezó el verdadero drama. Simón comenzó a experimentar más y más espasmos neuronales que hacían retorcer su cuerpo sin tener control alguno; al parecer, ninguno de los medicamentos que le recetaron surtía efecto o lo hacían por solo un corto tiempo. Ricardo, el padre del infante, tuvo que doblar sus turnos laborales en la fábrica de calzado, pues los medicamentos que debían conseguir para su primogénito eran muy caros y no podían costearlos. La familia Duran duró algún tiempo intentando buscar otras soluciones como terapias u otro tipo de medicamentos pero nada surtía efecto. Finalmente, luego de un año y siete meses de su diagnóstico, Julia encontró algunos archivos en internet sobre una conocida planta que al parecer poseía propiedades medicinales. Sin saber qué hacer, habló con su esposo, acordando discutir el tema con el especialista.

Al volver con el doctor, no sabían cómo mencionar el tema sin parecer unos lunáticos irresponsables, pero estaban desesperados por encontrar una solución para su hijo, así que finalmente preguntaron: “Doctor, una consultica, estuvimos buscando en internet y nos apareció algo muy curioso, ¿ha escuchado sobre la marihuana medicinal?”

Desde hace siglos, la planta de la marihuana ha sido utilizada por diferentes tribus indígenas para controlar muchas de sus enfermedades y malestares físicos; hace algún tiempo, se ha convertido en una técnica bastante utilizada en pacientes con epilepsia, cáncer, artritis y hasta problemas psicológicos como el insomnio, anorexia o bulimia.

ACN

El doctor sonrió y asintió animado con la cabeza. Al parecer, el especialista ya había trabajado con este tipo de sustancias para tratar a pacientes con problemas graves en el extranjero, pero no podía aconsejar esta alternativa aquí en Colombia por circunstancias profesionales.

“El señor nos brindó bastante información sobre el tema y nos dio varias números para contactar a diversos expertos, también nos dijo que él podía realizar el seguimiento del niño” dijo Julia en un tono alegre y vivaz, recordando aquel momento mágico que cambió sus vidas.

La marihuana medicinal en niños es recomendada en casos de epilepsia. Para cada persona la cantidad suministrada es exacta y existen diversos productos que ayudan a mejorar la salud. Entre ellos se pueden encontrar pomadas, infusiones de té, filtros para inhalar, aceites cannabicos, entre otros. En el caso particular de infantes, se recomiendan aceites suministrados por dosis diarias de gotas.

ACN

Julia, seria y con la mirada fija, contaba cómo fue su experiencia en aquella época, cuando aún era ilegal este tipo de medicamento.

Al principio sentían un temor enorme por ser capturados in fraganti por la policía, pues se imaginaban comprando “yerba” a algún dealer en una zona poco segura de la capital, pero la realidad fue otra. Uno de los ocho contactos con quienes se comunicaron era un hombre de unos treinta y tantos graduado de la Universidad Nacional en Química con un posgrado en el exterior en Botánica y Medicina Alternativa. Allí, encontraron la respuesta a sus oraciones.

Sólo hasta el 2015 se creó el Decreto 2467 en el cual se reglamenta el cultivo de plantas de cannabis, la autorización de la posesión de semillas para siembra, control de áreas de cultivo, así como procesos de producción y fabricación, de exportación, importación y uso de estas y sus derivados destinados a fines estrictamente médicos y científicos. 

Ya han pasado dos años desde que Simón ha sido tratado con medicinas a base de cannabis, sus convulsiones que iban de 10 a 20 por semana, se redujeron a un par por mes; Julia admite que antes de que todo esto pasara, tenía estigmatizada esta planta, considerándola como algo estúpido y maligno, pero hoy, con un gesto de dicha en su rostro, dice estar agradecida con Dios, pues sólo Él podría haber creado algo natural para mejorar la vida de su pequeño ángel.

Por Camilo Duarte

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

Marihuana: la yerba que también cura

Marihuana: la yerba que también cura

Su sonrisa resplandeciente iluminaba toda la habitación, podía percibirse cierta paz en el ambiente mientras acariciaba el cabello oscuro y largo de su hijo, quien jugaba con un par de juguetes de pokemon en el suelo. Cuando le hice la pregunta de cómo había comenzado todo, la mirada de sus ojos se fue a lo lejos, su sonrisa se desvaneció y dijo “no le deseo eso a ninguna madre”.

Cuando a Simón (todos los nombres de este artículo han sido modificados a petición de los protagonistas) le diagnosticaron una grave enfermedad del sistema nervioso a sus dos meses de vida, sus padres quedaron en shock y no entendían por qué algo como esto les pasaría a ellos; empezaron a llorar en la oficina del pediatra, preparándose para escuchar lo que sería el futuro de su hijo y el de ellos como padres. Para las primeras convulsiones no estaban para nada preparados, no sabían lo que le ocurría a su primer hijo y se sentían impotentes al no poder ayudarle de ninguna forma.

Los ojos de Julia se inundaron de lágrimas y su voz se empezó a entrecortar recordando aquellos momentos tormentosos con los que tuvo que lidiar durante más de un año. Simón se levantó del suelo con sus juguetes muy feliz y le preguntó a su mamá si podía ir a su habitación a seguir jugando, Julia se secó una lágrima de su rostro, sonrió y asintió con la cabeza, el pequeño salió corriendo animado hablando con sus figuras de acción diciendo ser un gran maestro pokemon. La mujer se paró de su silla y me ofreció una taza de té, a lo que respondí positivamente brindándole una sonrisa de apoyo. 

ACN

No todos los efectos de la marihuana son positivos, eso está claro. Pero consumida en dosis correctas por una serie de enfermos puede ayudar mucho a aliviar afecciones muy dolorosas. 

La epilepsia en niños es causada por problemas durante el parto como hemorragia o asfixia que afectan el cerebro y al sistema nervioso, lo que ocasiona descargas eléctricas anormales las cuales provocan convulsiones graves. En este tipo de casos es difícil determinar la zona exacta afectada para su posterior estudio. El tratamiento a seguir son una serie de terapias y medicamentos para controlar los espasmos infantiles; algunos de estos son vigabatrina, benzodiacepinas o piridoxina.

Julia volvió con una sonrisa y plena serenidad, tenía un pocillo en cada mano que reflejaba vapor del calor del líquido que contenían. Me estremecí por el frío que recorría en la habitación y tomé una de las tazas de porcelana; la mujer se sentó a mi lado con una expresión en su rostro un poco más seria y empezó a relatar los meses posteriores a la primera convulsión de su hijo.

Luego de ir con su especialista, empezó el verdadero drama. Simón comenzó a experimentar más y más espasmos neuronales que hacían retorcer su cuerpo sin tener control alguno; al parecer, ninguno de los medicamentos que le recetaron surtía efecto o lo hacían por solo un corto tiempo. Ricardo, el padre del infante, tuvo que doblar sus turnos laborales en la fábrica de calzado, pues los medicamentos que debían conseguir para su primogénito eran muy caros y no podían costearlos. La familia Duran duró algún tiempo intentando buscar otras soluciones como terapias u otro tipo de medicamentos pero nada surtía efecto. Finalmente, luego de un año y siete meses de su diagnóstico, Julia encontró algunos archivos en internet sobre una conocida planta que al parecer poseía propiedades medicinales. Sin saber qué hacer, habló con su esposo, acordando discutir el tema con el especialista.

Al volver con el doctor, no sabían cómo mencionar el tema sin parecer unos lunáticos irresponsables, pero estaban desesperados por encontrar una solución para su hijo, así que finalmente preguntaron: “Doctor, una consultica, estuvimos buscando en internet y nos apareció algo muy curioso, ¿ha escuchado sobre la marihuana medicinal?”

Desde hace siglos, la planta de la marihuana ha sido utilizada por diferentes tribus indígenas para controlar muchas de sus enfermedades y malestares físicos; hace algún tiempo, se ha convertido en una técnica bastante utilizada en pacientes con epilepsia, cáncer, artritis y hasta problemas psicológicos como el insomnio, anorexia o bulimia.

ACN

El doctor sonrió y asintió animado con la cabeza. Al parecer, el especialista ya había trabajado con este tipo de sustancias para tratar a pacientes con problemas graves en el extranjero, pero no podía aconsejar esta alternativa aquí en Colombia por circunstancias profesionales.

“El señor nos brindó bastante información sobre el tema y nos dio varias números para contactar a diversos expertos, también nos dijo que él podía realizar el seguimiento del niño” dijo Julia en un tono alegre y vivaz, recordando aquel momento mágico que cambió sus vidas.

La marihuana medicinal en niños es recomendada en casos de epilepsia. Para cada persona la cantidad suministrada es exacta y existen diversos productos que ayudan a mejorar la salud. Entre ellos se pueden encontrar pomadas, infusiones de té, filtros para inhalar, aceites cannabicos, entre otros. En el caso particular de infantes, se recomiendan aceites suministrados por dosis diarias de gotas.

ACN

Julia, seria y con la mirada fija, contaba cómo fue su experiencia en aquella época, cuando aún era ilegal este tipo de medicamento.

Al principio sentían un temor enorme por ser capturados in fraganti por la policía, pues se imaginaban comprando “yerba” a algún dealer en una zona poco segura de la capital, pero la realidad fue otra. Uno de los ocho contactos con quienes se comunicaron era un hombre de unos treinta y tantos graduado de la Universidad Nacional en Química con un posgrado en el exterior en Botánica y Medicina Alternativa. Allí, encontraron la respuesta a sus oraciones.

Sólo hasta el 2015 se creó el Decreto 2467 en el cual se reglamenta el cultivo de plantas de cannabis, la autorización de la posesión de semillas para siembra, control de áreas de cultivo, así como procesos de producción y fabricación, de exportación, importación y uso de estas y sus derivados destinados a fines estrictamente médicos y científicos. 

Ya han pasado dos años desde que Simón ha sido tratado con medicinas a base de cannabis, sus convulsiones que iban de 10 a 20 por semana, se redujeron a un par por mes; Julia admite que antes de que todo esto pasara, tenía estigmatizada esta planta, considerándola como algo estúpido y maligno, pero hoy, con un gesto de dicha en su rostro, dice estar agradecida con Dios, pues sólo Él podría haber creado algo natural para mejorar la vida de su pequeño ángel.

Por Camilo Duarte

ESPECIALES

BOLETIN ACN                                     

boletin52

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia