logo ucentral

festivaldecine acn

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Queer punk: la cara transgresiva de la escena

Lo raro, o lo que simplemente se sale de los parámetros fijados por la sociedad como “normal”, siempre será motivo de escándalo; y más en temas relacionados con la sexualidad. Dentro del punk esto no es una excepción. Aunque su postura es crítica y libertaria, aún prevalecen ideas sexistas. Por esto, surge la tendencia queer; rompiendo con el imaginario común de lo que significa ser hombre o mujer.

Por Carolina Arbeláez y Camilo Duarte

ACN

El queer nace a finales de los 70’s como respuesta al inconformismo con la normatividad. Considerando el género como una construcción y no como algo natural. Este término hace referencia a lo raro y extravagante. Pero trayéndolo a nuestro idioma, su mejor definición sería marica; como forma de apropiarse del insulto arrojado a quienes forman parte de las disidencias sexuales. Pero no siempre va ligado a la orientación sexual, pues muchos de sus integrantes adoptan una postura únicamente desde la estética, reivindicando su apoyo hacia esas minorías marginadas.

Dentro de los grupos punk más destacados en la escena queer, tanto por su estética como por su crítica a los cánones sexuales y de género dominantes, se encuentran los New York Dolls, quienes presentaban sus shows llenos de maquillaje y vestidos de mujer. Además, algunos miembros de bandas como Buzzcocks y The Dicks nunca ocultaron su ambigüedad sexual. También es valioso enfatizar el trascendental papel dentro de la escena, de bandas como Limp Wrist y Los Crudos, quienes a través de su estridente sonido y agresivas letras, dejaban en claro su postura anti heteronormativa. En Colombia, bandas como Amor y Rabia, Renkore, Devenir, tal vez son las más destacadas dentro de la escena Core por sus letras cargadas de rabia y rechazo hacia la homofobia y a los estereotipos de género.

La escena punk en Colombia, específicamente en Bogotá, está conformada en su mayoría por hombres; y aunque en los últimos años las mujeres han tomado la iniciativa de generar sus propios espacios como forma de resistencia, su participación no es reconocida o destacada. Es pertinente enfatizar, que aunque recientemente se han creado bandas cuyo mensaje es la crítica a los actos y posturas sexistas dentro del movimiento, aún es motivo de burla dar espacio a lo diferente; esto, gracias a lo aprendido en la cultura heteropatriarcal a la que estamos regidos.    

Soledad Felipe es una activista de la ciudad, y considera que hablar del queer punk como colectivo, no es posible; pues piensa que este nace desde la individualidad del sujeto y su forma de accionar desde el “hazlo tú mismo” ya sea a través de fanzines, música, arte, y demás manifestaciones que permitan dejar un mensaje. Para ella, estas corrientes van estrechamente ligadas en su ideología, pues ambas nacen del cuestionamiento de la normalidad; el punk surge como forma de manifestación y resistencia de la clase trabajadora. Y el queer, también nace como desafío del patrón y desde una posición rechazada. Ambos pretenden ser políticamente incorrectos, cuestionar la realidad y lo enseñado; pudiendo así articular con otras personas de pensamientos afines.

Mientras Soledad plantea su postura activista desde la individualidad, otras consideran que para que el activismo pueda generar un cambio, es indispensable el trabajo colectivo. Como es el caso de Ahmoxis y David Suaza activistas de la Colectiva Libertaria Las Severas Flores quienes refieren que es necesario una lucha colectiva, encontrarse en diversos espacios y reconocer esa “anormalidad” impuesta por la sociedad heteronormativa, como algo positivo para transformar y construir nuevas formas y posibilidades de relacionamiento dentro de la sociedad, sin oprimir a otras y a ellas mismas.

Aunque para muchas personas lo queer podría pertenecer perfectamente al movimiento LGBT, sus posturas e ideologías son distintas. El LGBTI siempre ha mantenido un estandarte de lo políticamente correcto y su lugar es privilegiado; adoptan e intentan imponer determinadas posturas a quienes no se consideran heterosexuales, pero sin salir de los dogmas establecidos por la sociedad, replicando ideas correctas para esta de cómo ser buen ciudadano, ateniéndose al orden y a la heteronormatividad. Mientras tanto, el queer siempre está ubicado al margen de lo socialmente aceptado, su postura siempre está cuestionando lo que suele ser considerado natural; desde esta posición, hace visible al sujeto que es invisibilizado por lo lgbt.

 

ACTUALIDAD

Queer punk: la cara transgresiva de la escena

Lo raro, o lo que simplemente se sale de los parámetros fijados por la sociedad como “normal”, siempre será motivo de escándalo; y más en temas relacionados con la sexualidad. Dentro del punk esto no es una excepción. Aunque su postura es crítica y libertaria, aún prevalecen ideas sexistas. Por esto, surge la tendencia queer; rompiendo con el imaginario común de lo que significa ser hombre o mujer.

Por Carolina Arbeláez y Camilo Duarte

ACN

El queer nace a finales de los 70’s como respuesta al inconformismo con la normatividad. Considerando el género como una construcción y no como algo natural. Este término hace referencia a lo raro y extravagante. Pero trayéndolo a nuestro idioma, su mejor definición sería marica; como forma de apropiarse del insulto arrojado a quienes forman parte de las disidencias sexuales. Pero no siempre va ligado a la orientación sexual, pues muchos de sus integrantes adoptan una postura únicamente desde la estética, reivindicando su apoyo hacia esas minorías marginadas.

Dentro de los grupos punk más destacados en la escena queer, tanto por su estética como por su crítica a los cánones sexuales y de género dominantes, se encuentran los New York Dolls, quienes presentaban sus shows llenos de maquillaje y vestidos de mujer. Además, algunos miembros de bandas como Buzzcocks y The Dicks nunca ocultaron su ambigüedad sexual. También es valioso enfatizar el trascendental papel dentro de la escena, de bandas como Limp Wrist y Los Crudos, quienes a través de su estridente sonido y agresivas letras, dejaban en claro su postura anti heteronormativa. En Colombia, bandas como Amor y Rabia, Renkore, Devenir, tal vez son las más destacadas dentro de la escena Core por sus letras cargadas de rabia y rechazo hacia la homofobia y a los estereotipos de género.

La escena punk en Colombia, específicamente en Bogotá, está conformada en su mayoría por hombres; y aunque en los últimos años las mujeres han tomado la iniciativa de generar sus propios espacios como forma de resistencia, su participación no es reconocida o destacada. Es pertinente enfatizar, que aunque recientemente se han creado bandas cuyo mensaje es la crítica a los actos y posturas sexistas dentro del movimiento, aún es motivo de burla dar espacio a lo diferente; esto, gracias a lo aprendido en la cultura heteropatriarcal a la que estamos regidos.    

Soledad Felipe es una activista de la ciudad, y considera que hablar del queer punk como colectivo, no es posible; pues piensa que este nace desde la individualidad del sujeto y su forma de accionar desde el “hazlo tú mismo” ya sea a través de fanzines, música, arte, y demás manifestaciones que permitan dejar un mensaje. Para ella, estas corrientes van estrechamente ligadas en su ideología, pues ambas nacen del cuestionamiento de la normalidad; el punk surge como forma de manifestación y resistencia de la clase trabajadora. Y el queer, también nace como desafío del patrón y desde una posición rechazada. Ambos pretenden ser políticamente incorrectos, cuestionar la realidad y lo enseñado; pudiendo así articular con otras personas de pensamientos afines.

Mientras Soledad plantea su postura activista desde la individualidad, otras consideran que para que el activismo pueda generar un cambio, es indispensable el trabajo colectivo. Como es el caso de Ahmoxis y David Suaza activistas de la Colectiva Libertaria Las Severas Flores quienes refieren que es necesario una lucha colectiva, encontrarse en diversos espacios y reconocer esa “anormalidad” impuesta por la sociedad heteronormativa, como algo positivo para transformar y construir nuevas formas y posibilidades de relacionamiento dentro de la sociedad, sin oprimir a otras y a ellas mismas.

Aunque para muchas personas lo queer podría pertenecer perfectamente al movimiento LGBT, sus posturas e ideologías son distintas. El LGBTI siempre ha mantenido un estandarte de lo políticamente correcto y su lugar es privilegiado; adoptan e intentan imponer determinadas posturas a quienes no se consideran heterosexuales, pero sin salir de los dogmas establecidos por la sociedad, replicando ideas correctas para esta de cómo ser buen ciudadano, ateniéndose al orden y a la heteronormatividad. Mientras tanto, el queer siempre está ubicado al margen de lo socialmente aceptado, su postura siempre está cuestionando lo que suele ser considerado natural; desde esta posición, hace visible al sujeto que es invisibilizado por lo lgbt.

 

ESPECIALES

BOLETIN ACN                                     

portadaBoletines

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia