logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

El Deporte Blanco, una Lección para vivir

Por: Nicolás Combíta

Lejanos y gratos records evocan, en Paula Galeano, sus raquetas colgadas en el closet de su minimalista morada a 8.030 kilómetros de su natal Bogotá, donde un día conoció, entrenó y soñó en las arcas del deporte blanco.

Hoy, desde su apartamento en Madrid España, decidió contarme cómo labró y abandonó su sueño en las canchas de polvo de ladrillo y césped, de la cosmopolita y hoy lejana Bogotá. 

Empezó a jugar tenis a sus seis años, luego de la jornada escolar, en el Club de Comercio de la ciudad, el deporte cautivó tanto su endeble infancia que inmediatamente empezó a trazar en su cabeza miles de sueños e ilusiones con sus dos manos en el grip de la raqueta, sus padres la apoyaron de inmediato y después de 2 años de alternar el colegio y el campo de juego decidió retirarse del colegio y empezar sus entrenamientos profesionales. 

tenis 1

Pasó de las aulas, a estar ocho horas continúas entrenando y tres horas con tutores que hacían las veces de colegio, soñaba en ese entonces con ser tan grande como su ídolo de infancia Pete Sampras.

En medio de largas jornadas de entrenamiento se dio cuenta que ya no era tan feliz como los otros niños, se había aislado de su divertida infancia, de sus amigos del colegio y de sus juegos infantiles, por primera vez, a sus ocho años, se sintió frustrada y decidió retomar su vida escolar alternada con el deporte, Paula está convencida que fue la mejor decisión de su vida aún cuando puso su felicidad por encima de sus sueños, encontró entonces que obsesionarse de manera exhaustiva por alguna meta no siempre es la mejor decisión y fue esa la primera lección que dejó el deporte blanco en su vida.

"Cuando uno no está en el mejor momento de su vida ve las amistades que uno tiene. Han sido gran apoyo” Roberth Farah.

Sus padres respetaron su decisión y la inscribieron en la liga de tenis de Cundinamarca para que continuara con su sueño, ahora alternaba la cancha y las aulas y dice con certeza que nunca pasó un día de su vida sin soñar con su participación en un Roland Garros o un Winbledon. 

Los años escolares se acabaron y entre el apogeo de su infancia y el inicio de su juventud tomó un camino un poco lejano del terreno de juego, decidió ingresar a estudiar administración de empresas en la Universidad Javeriana. En un principio triste porque estaba convencida que su papel en las canchas había pasado a ser demasiado secundario.

tenis 3

Paula Galeano nunca imaginó que el deporte blanco estaba tan ligado a su vida que volvió en forma de torneos Inter facultades e interuniversitarios, así que alterno toda su carrera universitaria con los torneos institucionales, distritales y otros tantos que organizaba el club El Bosque, estos últimos fueron los que más llenan los escaparates de su casa de trofeos y medallas. 

Después de tan gratas experiencias en el terreno de juego, llegó el momento de cerrar el segundo ciclo más importante de su vida y fue graduarse de la universidad, el futuro de Paula y el deporte blanco era ahora más incierto que nunca.

Se fue a vivir a Madrid y sus raquetas pasaron a ser no solo un flashback de sus sueños de infancia sino también el recuerdo de sus grandes lecciones de vida, y es que Paula tenía un problema muy grande con la Derrota, tenía tanta sed de triunfo que se negaba a perder con honor, cada vez que abre el closet para vestirse ve sus raquetas y recuerda el día en que a sus 10 años perdió el tercer set que definiría un campeonato de los que solía participar y decidió lanzar su raqueta, con tan mala suerte que el viento y el destino la llevaron a la cabeza de su contrincante, este hecho marcó en ella la lección más grande de su vida porque aprendió que no todo puede ser como lo deseamos.

Los trazos del destino la llevaron a dejar los terrenos de juego de manera casi permanente, la profesión que decidió ejercer le cambió el grip de la raqueta por muchos informes que redactar. A pesar de esto, siempre que su agenda le deja un espacio, desempolva las raquetas y sale a jugar con amigos en algún club de Madrid, para ella es como volver a tener su corazón infante, volver a ver con los ojos de la pequeña y soñadora Paula, sentir los aplausos de su padre y el llanto de su madre cuando sufría alguna lesión.

 

tenis 22Recuperado de: Pixabay 2020

Admira con su corazón a Rafael Nadal, para Paula él es un ejemplo de perseverancia porque se ha mantenido en el terreno de juego pese a todos los problemas físicos y de salud que ha tenido que afrontar. Nunca olvida el día que lo conoció en persona en el partido amistoso que jugó contra Djokovic el 21 de marzo de 2011 en el coliseo El Campín.

Paula nunca olvidará la gran lección que ha dejado el tenis para su vida en general, le enseñó a perder en la vida, a soltarse de sus caprichos, a entender que no siempre las cosas salen a pedir de boca y sobre todo a tomar decisiones sabias, con calma, meditación y cabeza fría. 

Finalmente enterró su sueño de ser como Pete Sampras o Rafael Nadal, pero encuentra hoy en el deporte blanco un elixir de tranquilidad y paz, es su herramienta para sentir a los suyos más cerca y para volver a revivir su niño interior.

" title="INFOGRAFIA">Entevista

tambien puede ver mas en; ACN

DEPORTES

ACTUALIDAD

El Deporte Blanco, una Lección para vivir

Por: Nicolás Combíta

Lejanos y gratos records evocan, en Paula Galeano, sus raquetas colgadas en el closet de su minimalista morada a 8.030 kilómetros de su natal Bogotá, donde un día conoció, entrenó y soñó en las arcas del deporte blanco.

Hoy, desde su apartamento en Madrid España, decidió contarme cómo labró y abandonó su sueño en las canchas de polvo de ladrillo y césped, de la cosmopolita y hoy lejana Bogotá. 

Empezó a jugar tenis a sus seis años, luego de la jornada escolar, en el Club de Comercio de la ciudad, el deporte cautivó tanto su endeble infancia que inmediatamente empezó a trazar en su cabeza miles de sueños e ilusiones con sus dos manos en el grip de la raqueta, sus padres la apoyaron de inmediato y después de 2 años de alternar el colegio y el campo de juego decidió retirarse del colegio y empezar sus entrenamientos profesionales. 

tenis 1

Pasó de las aulas, a estar ocho horas continúas entrenando y tres horas con tutores que hacían las veces de colegio, soñaba en ese entonces con ser tan grande como su ídolo de infancia Pete Sampras.

En medio de largas jornadas de entrenamiento se dio cuenta que ya no era tan feliz como los otros niños, se había aislado de su divertida infancia, de sus amigos del colegio y de sus juegos infantiles, por primera vez, a sus ocho años, se sintió frustrada y decidió retomar su vida escolar alternada con el deporte, Paula está convencida que fue la mejor decisión de su vida aún cuando puso su felicidad por encima de sus sueños, encontró entonces que obsesionarse de manera exhaustiva por alguna meta no siempre es la mejor decisión y fue esa la primera lección que dejó el deporte blanco en su vida.

"Cuando uno no está en el mejor momento de su vida ve las amistades que uno tiene. Han sido gran apoyo” Roberth Farah.

Sus padres respetaron su decisión y la inscribieron en la liga de tenis de Cundinamarca para que continuara con su sueño, ahora alternaba la cancha y las aulas y dice con certeza que nunca pasó un día de su vida sin soñar con su participación en un Roland Garros o un Winbledon. 

Los años escolares se acabaron y entre el apogeo de su infancia y el inicio de su juventud tomó un camino un poco lejano del terreno de juego, decidió ingresar a estudiar administración de empresas en la Universidad Javeriana. En un principio triste porque estaba convencida que su papel en las canchas había pasado a ser demasiado secundario.

tenis 3

Paula Galeano nunca imaginó que el deporte blanco estaba tan ligado a su vida que volvió en forma de torneos Inter facultades e interuniversitarios, así que alterno toda su carrera universitaria con los torneos institucionales, distritales y otros tantos que organizaba el club El Bosque, estos últimos fueron los que más llenan los escaparates de su casa de trofeos y medallas. 

Después de tan gratas experiencias en el terreno de juego, llegó el momento de cerrar el segundo ciclo más importante de su vida y fue graduarse de la universidad, el futuro de Paula y el deporte blanco era ahora más incierto que nunca.

Se fue a vivir a Madrid y sus raquetas pasaron a ser no solo un flashback de sus sueños de infancia sino también el recuerdo de sus grandes lecciones de vida, y es que Paula tenía un problema muy grande con la Derrota, tenía tanta sed de triunfo que se negaba a perder con honor, cada vez que abre el closet para vestirse ve sus raquetas y recuerda el día en que a sus 10 años perdió el tercer set que definiría un campeonato de los que solía participar y decidió lanzar su raqueta, con tan mala suerte que el viento y el destino la llevaron a la cabeza de su contrincante, este hecho marcó en ella la lección más grande de su vida porque aprendió que no todo puede ser como lo deseamos.

Los trazos del destino la llevaron a dejar los terrenos de juego de manera casi permanente, la profesión que decidió ejercer le cambió el grip de la raqueta por muchos informes que redactar. A pesar de esto, siempre que su agenda le deja un espacio, desempolva las raquetas y sale a jugar con amigos en algún club de Madrid, para ella es como volver a tener su corazón infante, volver a ver con los ojos de la pequeña y soñadora Paula, sentir los aplausos de su padre y el llanto de su madre cuando sufría alguna lesión.

 

tenis 22Recuperado de: Pixabay 2020

Admira con su corazón a Rafael Nadal, para Paula él es un ejemplo de perseverancia porque se ha mantenido en el terreno de juego pese a todos los problemas físicos y de salud que ha tenido que afrontar. Nunca olvida el día que lo conoció en persona en el partido amistoso que jugó contra Djokovic el 21 de marzo de 2011 en el coliseo El Campín.

Paula nunca olvidará la gran lección que ha dejado el tenis para su vida en general, le enseñó a perder en la vida, a soltarse de sus caprichos, a entender que no siempre las cosas salen a pedir de boca y sobre todo a tomar decisiones sabias, con calma, meditación y cabeza fría. 

Finalmente enterró su sueño de ser como Pete Sampras o Rafael Nadal, pero encuentra hoy en el deporte blanco un elixir de tranquilidad y paz, es su herramienta para sentir a los suyos más cerca y para volver a revivir su niño interior.

" title="INFOGRAFIA">Entevista

tambien puede ver mas en; ACN

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia