logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Retornando a lo antiguo

Ximena Limas y Yudy Vargas

Economía circular

Mucho de nuestro pensamiento es fácil de descifrar. Durante décadas, hemos sido educados no solo para actuar, sino para pensar de cierto modo. Tenemos implantadas en nuestras mentes ideas que creemos naturales debido a la fuerza con la que han actuado, actúan y es posible, actuarán en el futuro. Lo nuevo es lo ciertamente valioso, todo es fugaz y se daña fácil, y el único que importa, soy yo.

El capitalismo es un modo de vida, tan implantado en nosotros, que el hecho de intentar deshacerse de él se puede comparar con quitar un órgano fundamental.

Es habitual que, al conocer el lado oscuro del sistema, queramos desligarnos de él. Sin embargo, segundos después de haberlo pensado, a todos nos surge la misma pregunta: ¿cómo desligarnos si prácticamente todo lo que nos rodea está afectado por él?

YudyXimena1Hoy y aquí, queremos darle visibilidad a un nuevo panorama. Está más que claro que todo lo que nos rodea está atravesado de una u otra forma por el capitalismo.

Reiteramos, es tan eficiente que logra inmiscuirse hasta en lo más mínimo. Pero es justo allí el punto de partida. No podemos esperar cambios inmediatos en un sistema global, debemos empezar por acciones pequeñas, que con el tiempo crecen, mejoran y llegan a tener gran alcance.

¿Qué proponemos? Nuestra propuesta, en términos gráficos se ve así:

Hoy decimos sí a actividades que promueven la economía circular. Estrategia que propone reducir la entrada de materiales nuevos y la producción de desechos, y en su lugar, aprovechar al máximo grado todos los recursos con los que se cuenta, y ponerlos a circular en un tipo de bucle.

Algunos ejemplos de países que lo han implementado son Alemania y Japón bajo la premisa de las tres R. Cómo usted sabrá, este modelo ha intentado implementarse en gran cantidad de países, Colombia incluido, pero sin tener mucho éxito.

En Europa, empresas se unen a este modelo de economía para disminuir la cantidad de plástico, por ejemplo. Pero aquí, usted bien sabe que todo se tarda mucho en llegar, y cuando llega, se ejecuta mal.

Pero para que no se quede de brazos cruzados y repitiéndose que en este contexto usted no podría aplicar este tipo de economía, a continuación, tres ámbitos en los que puede tomar acción.

En cada uno de ellos, actividades y cambios que puede implementar en su vida diaria, que no suponen poner grandes sumas de dinero, es más, de hecho, le hace ahorrar.

Lo Tecnológico

La basura electrónica tiene una vida útil entre 2 a 3 años así se venda con mucho más tiempo estimado de caducidad, adicionalmente no son reparables. Cuidar cada producto ayudaría a que esa vida útil se extendiera: invierta en buenos productos y en su reparación.

Muchos de los objetos eléctricos que tenemos en casa se pueden reparar, sin embargo, es más caro repararlo que comprar uno nuevo; la ética que se tiene sobre los productos que obtenemos es siempre querer algo más nuevo. Nuestra propuesta es retornar a ese hábito de buscar la reparación, re fabricar el producto que se tiene porque sigue siendo funciona.

YudyXimena2

Es probable que conozca a alguien que insiste en arreglar sus cosas por más antiguas que sean, porque “son viejas, pero funcionan”. Tienen en gran parte la razón, como se dijo hace poco, y como usted debe saber, a medida que el tiempo pasa, los productos son hechos para que duren cada vez menos, pues con ello, usted invertirá una considerable cantidad de dinero comprando electrodomésticos, computadores o celulares cada 1 o 2 años. Éste conocido suyo que, en un ejemplo hipotético, insiste en arreglar cuantas veces sea necesario su lavadora, con la que lleva más de 15 años, toma una buena decisión.

¿Sabía que las lavadoras actuales traen incorporada una tarjeta electrónica, que en caso de dañarse no puede ser reparada? La lavadora que compra usted hoy puede ser estética y funcional, pero también es temporal.

Cinco años después de comprarla, la tarjeta se daña y usted se ve en la obligación de botarla a la basura, e ir nuevamente por otra a un almacén de cadena. Cinco años después, se repite la historia. Ahora, piense en cuántas personas están en la misma situación que usted, ¿se alcanza a hacer una idea de cuánta basura generan?

Su conocido que aún tiene la lavadora vieja podría pagar una buena reparación, cuyo precio no iguala lo que usted pagó por una nueva, y tendrá el electrodoméstico durante otros 15 años más. Pero además de ello, hay otra cosa que usted podría estar haciendo mal: en un momento de desesperación y vencimiento, usted decide botar su lavadora a la basura, sin pensar que las piezas podrían servir de repuesto a alguien más.

Es claro que no lo pensó, porque casi de inmediato ya estaba buscando otra lavadora con muchos más nombres de funciones que no conoce y botones que no va a oprimir jamás.

Lo invitamos a que guarde los vejestorios que tiene en casa, si es que todavía sirven, y vea en ellos su funcionalidad, no su apariencia. Pero, si es que no se aguanta las ganas de comprar una nueva, sabiendo que la vieja aún sirve, le damos otra opción: intente negociarla con alguna de las personas que con sus carritos pasan gritando que alquilan lavadoras, tal vez usted no lo dimensiona,

tampoco nosotras, pero intente hacerse una vaga idea de a cuántas familias beneficiaría con este simple acto.

YudyXimena3

YudyXimena4En vez de botar un aparato funcional y resistente, intente pensar un poco en los demás. Y por pensar a los demás es que también lo invitamos a que no le ponga un precio por las nubes a su lavadora, no sea ambicioso, después de todo usted la iba a botar. Y mejor aún, si es que usted conoce a alguien que no tenga una y la necesite, regálasela, para usted será algo sin gracia, para ellos será una bendición.

Si es que usted tiene la costumbre de heredar celulares, sígalo haciendo. Si su computador tiene facilidad de arreglarse, inténtelo; y si se siente lo suficientemente motivado incluso se pone sobre la mesa la idea de armar su propio computador. Bien dicen que “desde que funcione, no hay problema”.

Son actos pequeños, pero que pueden tener gran efecto en los demás, y que hasta le hacen ahorrar dinero. Más barato no se puede. Lo invitamos a que dé el primer paso y deje de preocuparse por cómo se ven sus cosas y cómo es visto por los demás.

Si es que cada persona se decide por alguna de estas opciones, o ideas nuevas, lograremos darle visibilidad, lo cual podría motivar a empresas a considerarlas y adoptarlas a su entorno. Es cuestión de empezar.

Lo Alimenticio

Ahora bien, la cantidad diaria de desechos alimenticios es enorme, muchos provenientes de restaurantes, hoteles, oficinas o fábricas de alimentos. Los protocolos no permiten fallos en la presentación del producto: en las fábricas, si el producto, su empaque o etiqueta no es igual que los miles que se hacen por día es fácilmente desechado, dichos fallos suelen ocurrir durante la elaboración del producto, o en su transporte a las distribuidoras respectivas,

YudyXimena5¿qué pasa con todo eso?

Hoy en día se han implementado mecanismos que permiten no desperdiciar los productos que se encuentran en buen estado, uno de ellos es venderlos en precios más bajos dentro de las empresas distribuidoras de los productos, una feria con productos que tienen una etiqueta corrida, o el glaseado al revés, pequeños detalles que si salen al mercado global dejan en el piso el nombre de la marca.

YudyXimena6Estamos sistematizados para criticar a la competencia, y por ello se invierte en un control de calidad específico -proceso que las máquinas aún no pueden hacer, lo hacen miles de personas-.

Las sobras de unos se convierten en la comida de otros, la comida de los restaurantes y hoteles dan un apoyo a muchos habitantes de calle, claro, si ellos lo permiten, pues son movimientos de acción social los que acuden a estos edificios para cargar con ellos comida para los que no siempre tienen.

Muchas veces son creados de un momento a otro, sin ninguna marca, simplemente teniendo la intención de ayudar, éstos actos obedecen a la economía circular, y ponen en práctica la idea nada es desperdiciado, pero ¿QUÉ MÁS PODEMOS HACER PARA AYUDAR?

Para ayudar al otro

Es frecuente que salga a almorzar con su familia o amigos, y le sobre algo de comida. Usted ya se siente lo suficientemente lleno y sabe que no quiere llevarse las sobras a casa porque no se las comerá (capricho dado por el capitalismo: lo que se come los domingos de almuerzo, no se come de cena).

Sin embargo, el dilema que se genera es: usted sabe que al dejarlo en el plato e irse, esa comida se vuelve automáticamente basura, - ¿se hace una idea de cuántas bolsas de basura se llenan con comida en buen estado? -, pero si se lo lleva, se quedará al fondo de la nevera hasta que empiece a generar mal olor o se vuelva tieso. A continuación, nuestra propuesta.

YudyXimena7

En primer lugar, intente pedir lo necesario, lo que sabe que tendrá la capacidad de comer, e incite a sus compañeros a hacer lo mismo. En segundo, si le sobra aun habiendo pedido lo justo, pida lo que le sobra para llevar, y ya que tiene certeza de que no se lo comerá después, en su regreso a casa intente buscar a una persona que lo necesite (quienes realmente necesitan no solo aceptan dinero), y si es que le causa desconfianza acercarse a alguna persona, acérquese a una esquina, al lado de un poste, y deje la caja abierta, seguramente algún animal callejero le sacará provecho.

Solidarícese no solo con las personas, sino también con los animales, piense en cuántos días llevarán rebuscando en las basuras sin encontrar nada provechoso, ellos no tienen nadie que los cuide.

Sin embargo, lo que no solo le sugerimos, sino que también le pedimos, es que, si adopta este tipo de prácticas con los animales, ya sea con sobras de un restaurante o que le hayan quedado en casa, solo lo haga con comidas frescas, pues a los animales les sienta bien la comida de sal siempre y cuando sea reciente.

YudyXimena8No les dé sobrados que estén vinagres, más allá de ayudar, empeora la situación.

Para ayudar al medio ambiente (y de paso cuide su bolsillo)

Para este caso, tenemos dos propuestas.

¿Alrededor de cuántos botilitos habrá comprado en su vida, y cuántos ha perdido? Tal vez no sean muchos, pero ¿cuántas botellas de agua, jugos y gaseosa habrá tenido en sus manos y habrá desechado? Allí el número claramente aumenta. Aquí una idea que podría serle de utilidad: use algunas botellas como botilitos, después de todo hay de todos los tamaños y formas.

Usted podría estar cerca de comprar otro botilito más, porque el que tiene no le cabe en el bolso que usa cuando lleva pocas cosas; el ejercicio es fácil, al menos dos veces por semana usted se compra algo de beber: haga un ejercicio de selección, podría tomar la botella de agua que cuesta 600 pesos y convertirla en el envase pequeño que estaba buscando.

De su preferencia si quiere quitarle la etiqueta, ponerle una cinta, personalizarla para que no se le pierda, el punto aquí es, que está ahorrando el dinero de la compra del botilito -más plástico- y le da una nueva oportunidad a una botella que generalmente iría a la basura.

Cuando vea su envase sucio u opaco por el uso, podría cambiarlo por otro de los muchos que compra a la semana, o si es de los que considera que el plástico no es higiénico, le recomendamos buscar alguno que sea de vidrio, como aquellos que nos venden con jugos:

YudyXimena9

Y hablando de vidrio…

YudyXimena10¿recuerda el mito de las botellas de gaseosa de vidrios de 1.5 litros que podrían volver a ser llenadas al llevarlas a la tienda vacías?

Esta técnica es de ayuda al medio ambiente y además a su bolsillo, ¿se ha preguntado alguna vez por qué dejó de usarse? Francisco Ceruti, nos explica que en el ámbito colombiano “el uso del formato retornable en nuestro país está fuertemente asociado a los segmentos económicos más bajos”, muchas de las personas que se encuentran en socioeconómicos bajos, afirman que prefieren utilizar esta técnica debido a que ahorran mucho, lo que también explica que haya sido vista en su mayoría en las tiendas de barrio: “a los ojos del consumidor la botella retornable no es un producto relacionado con la sostenibilidad del planeta sino con la del bolsillo (Ceruti, 2018).

Gracias a que asociamos dicha práctica con ser de bajo nivel socioeconómico, dejamos de ver que las botellas plásticas que compramos tienen una huella de carbono 268% mayor y generan 1478% más cantidad de residuos que la botella retornable de plástico.

yudyXimena11

Si realmente se siente interesado en apropiarse de técnicas que no sean de la economía lineal, lo invitamos a que intente volver a esta práctica. Marcas como Coca Cola han vuelto a poner en el mercado las botellas retornables, úselas.

Si tiene una tienda de barrio que quede cerca a su casa, intente hablar con los dueños y ver la posibilidad de usar estas botellas de nuevo, así sea en menor cantidad. ¿por qué nos gusta tanto comprar lo que más contamina, y nos perjudicará a largo plazo? Si usted tampoco lo entiende, deje de hacerlo, y

Ahora bien, es normal aburrirnos de la comida en casa -aun sin estar en confinamiento-, por lo que acudimos a los domicilios; en muchos de los casos nos entregan la comida en envoltorios de icopor, que usted lleva a casa y bota a la basura apenas termina.

Aquí, nuestra tercera propuesta, ¿por qué no acudir a nuestros propios recipientes de plástico? Si es usted de los que cuando pasa el carrito de mazamorra, lleva su olla para que se la llenen, sabe de lo que hablamos.

Si va a comprar un pollo en el asadero que queda cerca a su casa, no le cuesta mucho llevar un recipiente en donde quepa todo, al fin y al cabo le van a dar el número de presas; cuando vaya por un café, intente usar un recipiente para que no se gaste uno de los miles de empaques de cartón que allí usan, puede llevar el mismo termo en el que lleva café a la oficina; procure no comprar agua en envase, y si lo hace, use esa misma botella para llevar agua por lo menos 5 veces antes de tirarla (como le señalamos un par de párrafos atrás).

Con pequeños actos como estos, sería de gran ayuda para el medio ambiente, y adicionalmente, ¿sabe cuánto dinero ahorraría con esto? Inténtelo y se va a sorprender.

yudyXimena12Lo textil

¿Es usted de los que se antoja frecuentemente de ropa, así tenga el closet  lleno?

Si usted es de aquellos que compra cada fin de semana en un centro comercial,

por revista y por internet, pero quiere unirse a iniciativas de economía circular, para usted algunas propuestas. En primer lugar, algunos datos que tal vez desconozca:

Nuestras propuestas, aunque son varias, se encaminan hacia una sola alternativa: LA ROPA DE SEGUNDA.

yudyXimena13Seguramente usted haya oído de ella, pero como muchos, ni siquiera la haya visto como una opción real. La ropa de segunda está llena de prejuicios: es ropa de pobres (que no tienen el dinero suficiente para comprarse algo nuevo), es ropa vieja y seguramente dañada e incluso, es ropa de muertos. Pero, ¿y si en vez de pensar en todo lo anterior, empieza a considerar todos los beneficios que le traería?

Sabemos que las tiendas de segunda podrían tener problemas: algunas de ellas no tienen ropa atractiva, y otras tienen los precios de sus prendas demasiado altos, incluso más que las nuevas. Ambas cosas alejan a los posibles clientes de manera casi permanente. Lo invitamos a darle una segunda oportunidad a estas tiendas. Actualmente, el mercado de la ropa de segunda está teniendo un amplio crecimiento por medio de las redes sociales. Puede encontrarlas fácilmente buscando en sitios como Instagram. A continuación, le explicaremos brevemente su funcionamiento:

Para evitar ser confusos y generar desconfianza, las tiendas de ropa intentan ser lo más claras posibles:

yudyXimena14Establecen reglas claras de compra, que reiteran frecuentemente debido a que su número de seguidores aumenta de modo permanente:

En cada publicación de la prenda, son también dichas las medidas y especificaciones (en qué estado está, si tiene algún defecto en específico), además del precio:

Ahora bien, el proceso de compra también es fácil: tal como se indica, es cuestión de comentar o enviar un DM para saber más detalles de la prenda, los modos de pago, y decidir si comprarlo o no. Si usted dice que sí, la otra persona se comunicará con el transportador y le confirmará qué día le llega su pedido (generalmente las prendas se tardan de uno a dos días para llegar a su domicilio).

Una vez llegue el día, usted recibirá un paquete así:

YudyXimena15Esto en cuanto a la compra, pero ¿qué sucede cuando es usted es quien tiene una prenda de la que quiere deshacerse? Como primera opción, le aconsejamos pensar si tiene algún familiar al que pueda quedarle, es frecuente que personas envíen la ropa que ya nos les queda o nos le gusta a la parte de su familia que vive en el campo, pues allí se acepta fácilmente la ropa que ya fue usada, y en caso de no servir, puede ser donada con más facilidad.

Pero si usted no tiene la posibilidad de hacer esto, tiene otras dos opciones: a) podría buscar una fundación en la cual pueda donarla o b) contactar con alguna tienda de ropa de segunda y negociarla a un precio razonable, con ello, lograría hacerse un dinero extra.

yudyximena16Si la prenda no se encuentra en condiciones para ser regalada o donada, intente encontrar qué hacer con ella, ya no es una prenda de ropa, ahora podría ser un retazo, un trapo para sacudir o encerar. En vez de desechar la ropa a la primera, intente ver el potencial en ella hasta el último momento.

Si por algún motivo, usted va a comprar a una tienda de ropa nueva, lo invitamos a tener este cuadro en cuenta, cuyas bases son uno construido por los autores J.K Gibson - Graham, Jenny Cameron y Stephen Healy en el año 2017:

yudyximena17Finalmente, si la práctica de compra en tiendas de segunda mano puede volverse una tendencia a gran escala, nos gustaría hacer una última propuesta: las estampillas hechas por tiendas interesadas en esta nueva práctica deberían traer consigo un pequeño mensaje de concientización, para que más allá de saber en qué lugar fue hecha y cómo debe cuidar la prenda, el comprador tenga una idea de qué hacer si en algún momento quiere deshacerse de su prenda.

A continuación, un modelo idea de lo que proponemos:

En cada uno de los ámbitos (tecnológico, alimenticio y textil), podrá notar que empleamos técnicas ya conocidas, y consideradas como antiguas, pues si conoce de ellas, será porque las usaba cuando era muy pequeño o porque sus padres le contaban sobre ellas.

Ahora bien, éstas técnicas “antiguas” empezaron a desaparecer casi que por completo, no porque no fueran útiles, sino por los discursos que empezaron a circular por entonces.

Comprar ropa de segunda mano se volvió sinónimo de no tener suficiente dinero para comprarse algo nuevo, y tener que conformarse con algo que ya utilizó alguien más; las botellas de vidrio fueron cambiadas por plástico, bajo un ideal parecido: quien usa vidrio es de estrato bajo, y finalmente con la tecnología, no solo pasa algo similar con la ropa, al pensar que tener un computador antiguo o conformado de varias piezas solo puede significar que no tenemos dinero para otro, sino que paralelo a ello, las empresas se esfuerzan en sacar al mercado productos de mala calidad y ni siquiera lo niegan, eso, y que en menos de un año pueden diseñar y vender modelos que son en esencia iguales a los que ya tenemos.

En cada uno de los ámbitos (tecnológico, alimenticio y textil), podrá notar que empleamos técnicas ya conocidas, y consideradas como antiguas, pues si conoce de ellas, será porque las usaba cuando era muy pequeño o porque sus padres le contaban sobre ellas.

Ahora bien, éstas técnicas “antiguas” empezaron a desaparecer casi que por completo, no porque no fueran útiles, sino por los discursos que empezaron a circular por entonces.

Comprar ropa de segunda mano se volvió sinónimo de no tener suficiente dinero para comprarse algo nuevo, y tener que conformarse con algo que ya utilizó alguien más; las botellas de vidrio fueron cambiadas por plástico, bajo un ideal parecido: quien usa vidrio es de estrato bajo, y finalmente con la tecnología, no solo pasa algo similar con la ropa, al pensar que tener un computador antiguo o conformado de varias piezas solo puede significar que no tenemos dinero para otro, sino que paralelo a ello, las empresas se esfuerzan en sacar al mercado productos de mala calidad y ni siquiera lo niegan, eso, y que en menos de un año pueden diseñar y vender modelos que son en esencia iguales a los que ya tenemos.

Pero no nos gusta fijarnos en eso, y en su lugar, miramos la marca de ropa con las que se viste una persona, nos fijamos en el modelo de celular que tiene, y mientras eso, desechamos una cantidad de plástico que ni siquiera podríamos dimensionar.

Todo, por seguir unas lógicas implantadas en nuestra mente, que dictaminan que la ilusión de lo nuevo y lo lujoso es lo correcto, pero una vez en nuestras manos, se vuelve aburrido.

Es probable que todos tengamos un familiar tachado como “chapado a la antigua” por:

  • arreglar sus cosas por más viejas que estén, mientras el resto de su familia le insiste por comprar algo bueno;
  • un amigo al que toda caja o frasco le sirve para empacar cosas o hacer algo nuevo, al que podrían llamarle “acumulador”;
  • y una tía, mamá o abuela que todo lo puede coser, y que insiste que la ropa siempre está buena, al menos lo suficiente para pasar al siguiente sobrino, hijo o nieto.

Personajes que por lo general son juzgados hasta por nosotros mismos, son quiénes realmente han entendido el concepto economía circular sin siquiera saber que podría existir o de qué se trata.

Todos ellos son la prueba, de que usted no necesita saber una gran cantidad de cosas teóricas, o vivir en un contexto “hiperdesarrollado” para aplicar un modelo como el que aquí le proponemos. Lo que necesita es iniciativa, ganas de gastar menos, y ver el potencial que hay en cada una de las cosas que usted tiene.

“La basura de unos es el tesoro de otros” es un refrán bien conocido, y que se aplica frecuentemente. Sin embargo, la idea loca que aquí le proponemos es que, en primer lugar, usted sea quien ve en su basura su tesoro.

No se desencarte, asuma su posición y ayude a forjar el cambio, porque, aunque para usted no sea creíble, con estos pequeños actos, se puede llegar a cambiar un modo de vida que creíamos fijo.

BIBLIOGRAFÍA

Tomado de:

Gibson-Graham, J. K. et al. (2017). Retomemos la economía. Una guía ética para transformar nuestras comunidades. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana. Capítulo titulado: Retomemos el mercado, encontrándonos con otros. Pág. 119.

https://medium.com/logipak/por-qu%C3%A9-dejamos-de-usar-la-botella- retornable-bb6385d652e0

PERFILES DE INSTAGRAM @enjambre_ropausada @cora.opalo

CULTURA

ACTUALIDAD

Retornando a lo antiguo

Ximena Limas y Yudy Vargas

Economía circular

Mucho de nuestro pensamiento es fácil de descifrar. Durante décadas, hemos sido educados no solo para actuar, sino para pensar de cierto modo. Tenemos implantadas en nuestras mentes ideas que creemos naturales debido a la fuerza con la que han actuado, actúan y es posible, actuarán en el futuro. Lo nuevo es lo ciertamente valioso, todo es fugaz y se daña fácil, y el único que importa, soy yo.

El capitalismo es un modo de vida, tan implantado en nosotros, que el hecho de intentar deshacerse de él se puede comparar con quitar un órgano fundamental.

Es habitual que, al conocer el lado oscuro del sistema, queramos desligarnos de él. Sin embargo, segundos después de haberlo pensado, a todos nos surge la misma pregunta: ¿cómo desligarnos si prácticamente todo lo que nos rodea está afectado por él?

YudyXimena1Hoy y aquí, queremos darle visibilidad a un nuevo panorama. Está más que claro que todo lo que nos rodea está atravesado de una u otra forma por el capitalismo.

Reiteramos, es tan eficiente que logra inmiscuirse hasta en lo más mínimo. Pero es justo allí el punto de partida. No podemos esperar cambios inmediatos en un sistema global, debemos empezar por acciones pequeñas, que con el tiempo crecen, mejoran y llegan a tener gran alcance.

¿Qué proponemos? Nuestra propuesta, en términos gráficos se ve así:

Hoy decimos sí a actividades que promueven la economía circular. Estrategia que propone reducir la entrada de materiales nuevos y la producción de desechos, y en su lugar, aprovechar al máximo grado todos los recursos con los que se cuenta, y ponerlos a circular en un tipo de bucle.

Algunos ejemplos de países que lo han implementado son Alemania y Japón bajo la premisa de las tres R. Cómo usted sabrá, este modelo ha intentado implementarse en gran cantidad de países, Colombia incluido, pero sin tener mucho éxito.

En Europa, empresas se unen a este modelo de economía para disminuir la cantidad de plástico, por ejemplo. Pero aquí, usted bien sabe que todo se tarda mucho en llegar, y cuando llega, se ejecuta mal.

Pero para que no se quede de brazos cruzados y repitiéndose que en este contexto usted no podría aplicar este tipo de economía, a continuación, tres ámbitos en los que puede tomar acción.

En cada uno de ellos, actividades y cambios que puede implementar en su vida diaria, que no suponen poner grandes sumas de dinero, es más, de hecho, le hace ahorrar.

Lo Tecnológico

La basura electrónica tiene una vida útil entre 2 a 3 años así se venda con mucho más tiempo estimado de caducidad, adicionalmente no son reparables. Cuidar cada producto ayudaría a que esa vida útil se extendiera: invierta en buenos productos y en su reparación.

Muchos de los objetos eléctricos que tenemos en casa se pueden reparar, sin embargo, es más caro repararlo que comprar uno nuevo; la ética que se tiene sobre los productos que obtenemos es siempre querer algo más nuevo. Nuestra propuesta es retornar a ese hábito de buscar la reparación, re fabricar el producto que se tiene porque sigue siendo funciona.

YudyXimena2

Es probable que conozca a alguien que insiste en arreglar sus cosas por más antiguas que sean, porque “son viejas, pero funcionan”. Tienen en gran parte la razón, como se dijo hace poco, y como usted debe saber, a medida que el tiempo pasa, los productos son hechos para que duren cada vez menos, pues con ello, usted invertirá una considerable cantidad de dinero comprando electrodomésticos, computadores o celulares cada 1 o 2 años. Éste conocido suyo que, en un ejemplo hipotético, insiste en arreglar cuantas veces sea necesario su lavadora, con la que lleva más de 15 años, toma una buena decisión.

¿Sabía que las lavadoras actuales traen incorporada una tarjeta electrónica, que en caso de dañarse no puede ser reparada? La lavadora que compra usted hoy puede ser estética y funcional, pero también es temporal.

Cinco años después de comprarla, la tarjeta se daña y usted se ve en la obligación de botarla a la basura, e ir nuevamente por otra a un almacén de cadena. Cinco años después, se repite la historia. Ahora, piense en cuántas personas están en la misma situación que usted, ¿se alcanza a hacer una idea de cuánta basura generan?

Su conocido que aún tiene la lavadora vieja podría pagar una buena reparación, cuyo precio no iguala lo que usted pagó por una nueva, y tendrá el electrodoméstico durante otros 15 años más. Pero además de ello, hay otra cosa que usted podría estar haciendo mal: en un momento de desesperación y vencimiento, usted decide botar su lavadora a la basura, sin pensar que las piezas podrían servir de repuesto a alguien más.

Es claro que no lo pensó, porque casi de inmediato ya estaba buscando otra lavadora con muchos más nombres de funciones que no conoce y botones que no va a oprimir jamás.

Lo invitamos a que guarde los vejestorios que tiene en casa, si es que todavía sirven, y vea en ellos su funcionalidad, no su apariencia. Pero, si es que no se aguanta las ganas de comprar una nueva, sabiendo que la vieja aún sirve, le damos otra opción: intente negociarla con alguna de las personas que con sus carritos pasan gritando que alquilan lavadoras, tal vez usted no lo dimensiona,

tampoco nosotras, pero intente hacerse una vaga idea de a cuántas familias beneficiaría con este simple acto.

YudyXimena3

YudyXimena4En vez de botar un aparato funcional y resistente, intente pensar un poco en los demás. Y por pensar a los demás es que también lo invitamos a que no le ponga un precio por las nubes a su lavadora, no sea ambicioso, después de todo usted la iba a botar. Y mejor aún, si es que usted conoce a alguien que no tenga una y la necesite, regálasela, para usted será algo sin gracia, para ellos será una bendición.

Si es que usted tiene la costumbre de heredar celulares, sígalo haciendo. Si su computador tiene facilidad de arreglarse, inténtelo; y si se siente lo suficientemente motivado incluso se pone sobre la mesa la idea de armar su propio computador. Bien dicen que “desde que funcione, no hay problema”.

Son actos pequeños, pero que pueden tener gran efecto en los demás, y que hasta le hacen ahorrar dinero. Más barato no se puede. Lo invitamos a que dé el primer paso y deje de preocuparse por cómo se ven sus cosas y cómo es visto por los demás.

Si es que cada persona se decide por alguna de estas opciones, o ideas nuevas, lograremos darle visibilidad, lo cual podría motivar a empresas a considerarlas y adoptarlas a su entorno. Es cuestión de empezar.

Lo Alimenticio

Ahora bien, la cantidad diaria de desechos alimenticios es enorme, muchos provenientes de restaurantes, hoteles, oficinas o fábricas de alimentos. Los protocolos no permiten fallos en la presentación del producto: en las fábricas, si el producto, su empaque o etiqueta no es igual que los miles que se hacen por día es fácilmente desechado, dichos fallos suelen ocurrir durante la elaboración del producto, o en su transporte a las distribuidoras respectivas,

YudyXimena5¿qué pasa con todo eso?

Hoy en día se han implementado mecanismos que permiten no desperdiciar los productos que se encuentran en buen estado, uno de ellos es venderlos en precios más bajos dentro de las empresas distribuidoras de los productos, una feria con productos que tienen una etiqueta corrida, o el glaseado al revés, pequeños detalles que si salen al mercado global dejan en el piso el nombre de la marca.

YudyXimena6Estamos sistematizados para criticar a la competencia, y por ello se invierte en un control de calidad específico -proceso que las máquinas aún no pueden hacer, lo hacen miles de personas-.

Las sobras de unos se convierten en la comida de otros, la comida de los restaurantes y hoteles dan un apoyo a muchos habitantes de calle, claro, si ellos lo permiten, pues son movimientos de acción social los que acuden a estos edificios para cargar con ellos comida para los que no siempre tienen.

Muchas veces son creados de un momento a otro, sin ninguna marca, simplemente teniendo la intención de ayudar, éstos actos obedecen a la economía circular, y ponen en práctica la idea nada es desperdiciado, pero ¿QUÉ MÁS PODEMOS HACER PARA AYUDAR?

Para ayudar al otro

Es frecuente que salga a almorzar con su familia o amigos, y le sobre algo de comida. Usted ya se siente lo suficientemente lleno y sabe que no quiere llevarse las sobras a casa porque no se las comerá (capricho dado por el capitalismo: lo que se come los domingos de almuerzo, no se come de cena).

Sin embargo, el dilema que se genera es: usted sabe que al dejarlo en el plato e irse, esa comida se vuelve automáticamente basura, - ¿se hace una idea de cuántas bolsas de basura se llenan con comida en buen estado? -, pero si se lo lleva, se quedará al fondo de la nevera hasta que empiece a generar mal olor o se vuelva tieso. A continuación, nuestra propuesta.

YudyXimena7

En primer lugar, intente pedir lo necesario, lo que sabe que tendrá la capacidad de comer, e incite a sus compañeros a hacer lo mismo. En segundo, si le sobra aun habiendo pedido lo justo, pida lo que le sobra para llevar, y ya que tiene certeza de que no se lo comerá después, en su regreso a casa intente buscar a una persona que lo necesite (quienes realmente necesitan no solo aceptan dinero), y si es que le causa desconfianza acercarse a alguna persona, acérquese a una esquina, al lado de un poste, y deje la caja abierta, seguramente algún animal callejero le sacará provecho.

Solidarícese no solo con las personas, sino también con los animales, piense en cuántos días llevarán rebuscando en las basuras sin encontrar nada provechoso, ellos no tienen nadie que los cuide.

Sin embargo, lo que no solo le sugerimos, sino que también le pedimos, es que, si adopta este tipo de prácticas con los animales, ya sea con sobras de un restaurante o que le hayan quedado en casa, solo lo haga con comidas frescas, pues a los animales les sienta bien la comida de sal siempre y cuando sea reciente.

YudyXimena8No les dé sobrados que estén vinagres, más allá de ayudar, empeora la situación.

Para ayudar al medio ambiente (y de paso cuide su bolsillo)

Para este caso, tenemos dos propuestas.

¿Alrededor de cuántos botilitos habrá comprado en su vida, y cuántos ha perdido? Tal vez no sean muchos, pero ¿cuántas botellas de agua, jugos y gaseosa habrá tenido en sus manos y habrá desechado? Allí el número claramente aumenta. Aquí una idea que podría serle de utilidad: use algunas botellas como botilitos, después de todo hay de todos los tamaños y formas.

Usted podría estar cerca de comprar otro botilito más, porque el que tiene no le cabe en el bolso que usa cuando lleva pocas cosas; el ejercicio es fácil, al menos dos veces por semana usted se compra algo de beber: haga un ejercicio de selección, podría tomar la botella de agua que cuesta 600 pesos y convertirla en el envase pequeño que estaba buscando.

De su preferencia si quiere quitarle la etiqueta, ponerle una cinta, personalizarla para que no se le pierda, el punto aquí es, que está ahorrando el dinero de la compra del botilito -más plástico- y le da una nueva oportunidad a una botella que generalmente iría a la basura.

Cuando vea su envase sucio u opaco por el uso, podría cambiarlo por otro de los muchos que compra a la semana, o si es de los que considera que el plástico no es higiénico, le recomendamos buscar alguno que sea de vidrio, como aquellos que nos venden con jugos:

YudyXimena9

Y hablando de vidrio…

YudyXimena10¿recuerda el mito de las botellas de gaseosa de vidrios de 1.5 litros que podrían volver a ser llenadas al llevarlas a la tienda vacías?

Esta técnica es de ayuda al medio ambiente y además a su bolsillo, ¿se ha preguntado alguna vez por qué dejó de usarse? Francisco Ceruti, nos explica que en el ámbito colombiano “el uso del formato retornable en nuestro país está fuertemente asociado a los segmentos económicos más bajos”, muchas de las personas que se encuentran en socioeconómicos bajos, afirman que prefieren utilizar esta técnica debido a que ahorran mucho, lo que también explica que haya sido vista en su mayoría en las tiendas de barrio: “a los ojos del consumidor la botella retornable no es un producto relacionado con la sostenibilidad del planeta sino con la del bolsillo (Ceruti, 2018).

Gracias a que asociamos dicha práctica con ser de bajo nivel socioeconómico, dejamos de ver que las botellas plásticas que compramos tienen una huella de carbono 268% mayor y generan 1478% más cantidad de residuos que la botella retornable de plástico.

yudyXimena11

Si realmente se siente interesado en apropiarse de técnicas que no sean de la economía lineal, lo invitamos a que intente volver a esta práctica. Marcas como Coca Cola han vuelto a poner en el mercado las botellas retornables, úselas.

Si tiene una tienda de barrio que quede cerca a su casa, intente hablar con los dueños y ver la posibilidad de usar estas botellas de nuevo, así sea en menor cantidad. ¿por qué nos gusta tanto comprar lo que más contamina, y nos perjudicará a largo plazo? Si usted tampoco lo entiende, deje de hacerlo, y

Ahora bien, es normal aburrirnos de la comida en casa -aun sin estar en confinamiento-, por lo que acudimos a los domicilios; en muchos de los casos nos entregan la comida en envoltorios de icopor, que usted lleva a casa y bota a la basura apenas termina.

Aquí, nuestra tercera propuesta, ¿por qué no acudir a nuestros propios recipientes de plástico? Si es usted de los que cuando pasa el carrito de mazamorra, lleva su olla para que se la llenen, sabe de lo que hablamos.

Si va a comprar un pollo en el asadero que queda cerca a su casa, no le cuesta mucho llevar un recipiente en donde quepa todo, al fin y al cabo le van a dar el número de presas; cuando vaya por un café, intente usar un recipiente para que no se gaste uno de los miles de empaques de cartón que allí usan, puede llevar el mismo termo en el que lleva café a la oficina; procure no comprar agua en envase, y si lo hace, use esa misma botella para llevar agua por lo menos 5 veces antes de tirarla (como le señalamos un par de párrafos atrás).

Con pequeños actos como estos, sería de gran ayuda para el medio ambiente, y adicionalmente, ¿sabe cuánto dinero ahorraría con esto? Inténtelo y se va a sorprender.

yudyXimena12Lo textil

¿Es usted de los que se antoja frecuentemente de ropa, así tenga el closet  lleno?

Si usted es de aquellos que compra cada fin de semana en un centro comercial,

por revista y por internet, pero quiere unirse a iniciativas de economía circular, para usted algunas propuestas. En primer lugar, algunos datos que tal vez desconozca:

Nuestras propuestas, aunque son varias, se encaminan hacia una sola alternativa: LA ROPA DE SEGUNDA.

yudyXimena13Seguramente usted haya oído de ella, pero como muchos, ni siquiera la haya visto como una opción real. La ropa de segunda está llena de prejuicios: es ropa de pobres (que no tienen el dinero suficiente para comprarse algo nuevo), es ropa vieja y seguramente dañada e incluso, es ropa de muertos. Pero, ¿y si en vez de pensar en todo lo anterior, empieza a considerar todos los beneficios que le traería?

Sabemos que las tiendas de segunda podrían tener problemas: algunas de ellas no tienen ropa atractiva, y otras tienen los precios de sus prendas demasiado altos, incluso más que las nuevas. Ambas cosas alejan a los posibles clientes de manera casi permanente. Lo invitamos a darle una segunda oportunidad a estas tiendas. Actualmente, el mercado de la ropa de segunda está teniendo un amplio crecimiento por medio de las redes sociales. Puede encontrarlas fácilmente buscando en sitios como Instagram. A continuación, le explicaremos brevemente su funcionamiento:

Para evitar ser confusos y generar desconfianza, las tiendas de ropa intentan ser lo más claras posibles:

yudyXimena14Establecen reglas claras de compra, que reiteran frecuentemente debido a que su número de seguidores aumenta de modo permanente:

En cada publicación de la prenda, son también dichas las medidas y especificaciones (en qué estado está, si tiene algún defecto en específico), además del precio:

Ahora bien, el proceso de compra también es fácil: tal como se indica, es cuestión de comentar o enviar un DM para saber más detalles de la prenda, los modos de pago, y decidir si comprarlo o no. Si usted dice que sí, la otra persona se comunicará con el transportador y le confirmará qué día le llega su pedido (generalmente las prendas se tardan de uno a dos días para llegar a su domicilio).

Una vez llegue el día, usted recibirá un paquete así:

YudyXimena15Esto en cuanto a la compra, pero ¿qué sucede cuando es usted es quien tiene una prenda de la que quiere deshacerse? Como primera opción, le aconsejamos pensar si tiene algún familiar al que pueda quedarle, es frecuente que personas envíen la ropa que ya nos les queda o nos le gusta a la parte de su familia que vive en el campo, pues allí se acepta fácilmente la ropa que ya fue usada, y en caso de no servir, puede ser donada con más facilidad.

Pero si usted no tiene la posibilidad de hacer esto, tiene otras dos opciones: a) podría buscar una fundación en la cual pueda donarla o b) contactar con alguna tienda de ropa de segunda y negociarla a un precio razonable, con ello, lograría hacerse un dinero extra.

yudyximena16Si la prenda no se encuentra en condiciones para ser regalada o donada, intente encontrar qué hacer con ella, ya no es una prenda de ropa, ahora podría ser un retazo, un trapo para sacudir o encerar. En vez de desechar la ropa a la primera, intente ver el potencial en ella hasta el último momento.

Si por algún motivo, usted va a comprar a una tienda de ropa nueva, lo invitamos a tener este cuadro en cuenta, cuyas bases son uno construido por los autores J.K Gibson - Graham, Jenny Cameron y Stephen Healy en el año 2017:

yudyximena17Finalmente, si la práctica de compra en tiendas de segunda mano puede volverse una tendencia a gran escala, nos gustaría hacer una última propuesta: las estampillas hechas por tiendas interesadas en esta nueva práctica deberían traer consigo un pequeño mensaje de concientización, para que más allá de saber en qué lugar fue hecha y cómo debe cuidar la prenda, el comprador tenga una idea de qué hacer si en algún momento quiere deshacerse de su prenda.

A continuación, un modelo idea de lo que proponemos:

En cada uno de los ámbitos (tecnológico, alimenticio y textil), podrá notar que empleamos técnicas ya conocidas, y consideradas como antiguas, pues si conoce de ellas, será porque las usaba cuando era muy pequeño o porque sus padres le contaban sobre ellas.

Ahora bien, éstas técnicas “antiguas” empezaron a desaparecer casi que por completo, no porque no fueran útiles, sino por los discursos que empezaron a circular por entonces.

Comprar ropa de segunda mano se volvió sinónimo de no tener suficiente dinero para comprarse algo nuevo, y tener que conformarse con algo que ya utilizó alguien más; las botellas de vidrio fueron cambiadas por plástico, bajo un ideal parecido: quien usa vidrio es de estrato bajo, y finalmente con la tecnología, no solo pasa algo similar con la ropa, al pensar que tener un computador antiguo o conformado de varias piezas solo puede significar que no tenemos dinero para otro, sino que paralelo a ello, las empresas se esfuerzan en sacar al mercado productos de mala calidad y ni siquiera lo niegan, eso, y que en menos de un año pueden diseñar y vender modelos que son en esencia iguales a los que ya tenemos.

En cada uno de los ámbitos (tecnológico, alimenticio y textil), podrá notar que empleamos técnicas ya conocidas, y consideradas como antiguas, pues si conoce de ellas, será porque las usaba cuando era muy pequeño o porque sus padres le contaban sobre ellas.

Ahora bien, éstas técnicas “antiguas” empezaron a desaparecer casi que por completo, no porque no fueran útiles, sino por los discursos que empezaron a circular por entonces.

Comprar ropa de segunda mano se volvió sinónimo de no tener suficiente dinero para comprarse algo nuevo, y tener que conformarse con algo que ya utilizó alguien más; las botellas de vidrio fueron cambiadas por plástico, bajo un ideal parecido: quien usa vidrio es de estrato bajo, y finalmente con la tecnología, no solo pasa algo similar con la ropa, al pensar que tener un computador antiguo o conformado de varias piezas solo puede significar que no tenemos dinero para otro, sino que paralelo a ello, las empresas se esfuerzan en sacar al mercado productos de mala calidad y ni siquiera lo niegan, eso, y que en menos de un año pueden diseñar y vender modelos que son en esencia iguales a los que ya tenemos.

Pero no nos gusta fijarnos en eso, y en su lugar, miramos la marca de ropa con las que se viste una persona, nos fijamos en el modelo de celular que tiene, y mientras eso, desechamos una cantidad de plástico que ni siquiera podríamos dimensionar.

Todo, por seguir unas lógicas implantadas en nuestra mente, que dictaminan que la ilusión de lo nuevo y lo lujoso es lo correcto, pero una vez en nuestras manos, se vuelve aburrido.

Es probable que todos tengamos un familiar tachado como “chapado a la antigua” por:

  • arreglar sus cosas por más viejas que estén, mientras el resto de su familia le insiste por comprar algo bueno;
  • un amigo al que toda caja o frasco le sirve para empacar cosas o hacer algo nuevo, al que podrían llamarle “acumulador”;
  • y una tía, mamá o abuela que todo lo puede coser, y que insiste que la ropa siempre está buena, al menos lo suficiente para pasar al siguiente sobrino, hijo o nieto.

Personajes que por lo general son juzgados hasta por nosotros mismos, son quiénes realmente han entendido el concepto economía circular sin siquiera saber que podría existir o de qué se trata.

Todos ellos son la prueba, de que usted no necesita saber una gran cantidad de cosas teóricas, o vivir en un contexto “hiperdesarrollado” para aplicar un modelo como el que aquí le proponemos. Lo que necesita es iniciativa, ganas de gastar menos, y ver el potencial que hay en cada una de las cosas que usted tiene.

“La basura de unos es el tesoro de otros” es un refrán bien conocido, y que se aplica frecuentemente. Sin embargo, la idea loca que aquí le proponemos es que, en primer lugar, usted sea quien ve en su basura su tesoro.

No se desencarte, asuma su posición y ayude a forjar el cambio, porque, aunque para usted no sea creíble, con estos pequeños actos, se puede llegar a cambiar un modo de vida que creíamos fijo.

BIBLIOGRAFÍA

Tomado de:

Gibson-Graham, J. K. et al. (2017). Retomemos la economía. Una guía ética para transformar nuestras comunidades. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana. Capítulo titulado: Retomemos el mercado, encontrándonos con otros. Pág. 119.

https://medium.com/logipak/por-qu%C3%A9-dejamos-de-usar-la-botella- retornable-bb6385d652e0

PERFILES DE INSTAGRAM @enjambre_ropausada @cora.opalo

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia