logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Participación comunitaria en la emisora Suba Al Aire

Por: Yeimy Paola González Velásquez

Participación comunitaria en la emisora Suba Al Aire 1En primera instancia, es importante resaltar que las emisoras comunitarias, tienen como característica fundamental la participación de la comunidad, tanto en la propiedad del medio, como en la programación, administración, operación, financiamiento y evaluación. El objetivo de esta entrevista es indagar cómo, desde la emisora Suba Al Aire, se genera inclusión y participación en la comunidad.

El entrevistado es Miguel Chiappe, una de las personas más reconocidas de la emisora, por que cumple la función de organizar el trabajo con practicantes y universitarios, que se acercan a la emisora para investigar. En Suba Al Aire, él hace producción radiofónica para el noticiero Ondas de la mañana y está a cargo de la producción de contenido, en torno a derechos humanos.

Yeimy González: ¿Cómo se organizan y delegan los papeles en la emisora para cada proyecto radiofónico?

Miguel Chiappe: Nosotros, ya hemos desarrollado unas capacidades. Según las fortalezas, con cada uno de los programas de radio, nos repartimos aspectos para abordar. 

En la emisora, siempre hay un equipo base. En este momento, está Eder Cuadrado como director, William Moreno, alias Walas, como programador y control master, yo también me encuentro cumpliendo ese rol. Los fines de semana, se encuentra un compañero que se llama Giovanni Segura. Entre los 4, durante el año 2019 y lo que llevamos del 2020, nos hemos repartido las funciones y los apoyos. 

Antes de la pandemia, me encargaba de hacer una inducción a los nuevo programadores en un proceso de formación y William Moreno, se encarga de la parte técnica, en la gran mayoría de los programas. Regularmente, contamos con el apoyo de Andrés Moreno, quien se encarga de procesos de formación con infancia y personas en situación de discapacidad, ya que ese es como el feeling de él. 

Y.G.: ¿Cómo es la comunicación entre ustedes, los programadores y las áreas de trabajo?

M.C.: Como corporación, tenemos identificado que uno de nuestros públicos prioritarios son los mismos programadores, con ellos tenemos que fortalecer permanentemente los lazos de confianza y dar las herramientas para que pueda haber una actualización en torno a lo técnico, que es uno de los retos que hemos emprendido desde el año 2018.

El nivel de discusión de algunos programadores, es muy disparejo, en el sentido de que hay algunos que quieren una información puntual sobre lo técnico y otros que ya eso lo tienen super manejable, entonces, quieren enfatizar en otros aspectos. La comunicación con los programadores es más que todo virtual, la llamada telefónica y algunos grupos de Whatsapp particulares.

Antes, teníamos sesiones presenciales cada 3 meses y grupos en Facebook y Whatsapp, pero generaron un conflicto fuertísimo, que desató discusiones internas y el abandono del proceso de muchas personas, que se cansaron. Nos encontramos con muchas diferencias, por lo que mucha gente desertó. 

Discusiones que muchas veces se daban en la medida de lo presupuestado. Como sabrás, el presupuesto de la emisora es mínimo, entonces, lo que se pide es una humilde colaboración de 50.000 pesos mensuales, a cada uno de los equipos programadores. Hubo gente que no vio eso como válido o necesario y generó discordia, por lo que terminaron abandonando el proceso.

Afortunadamente, se han limado muchísimas asperezas y se ha podido seguir trabajando, mucha gente no siguió haciendo radio, pero el proceso sigue.

Y.G.: ¿Cómo se da la comunicación entre la emisora y la comunidad?

M.C.: La maestra Sandra Oses de la Universidad Central y el profesor Carlos Valderrama, nos han dado herramientas y nos han invitado a generar procesos de análisis de la audiencia. Nuestros público es la comunidad en general, hemos identificado a lo largo de nuestra experiencia: que cada uno de los espacios, tiene una audiencia particular. 

El programa de metal, por ejemplo, tiene una audiencia consolidada, que se ha construido desde hace unos 10 años, no por ser metalero la gente va ha escuchar el programa. Walas en ese caso, tiene que desarrollar estrategias de comunicación,  fundamentalmente por lo virtual, ya que es nuestra gran herramienta.

De tal manera, podremos tener una retroalimentación y enriquecer los programas, para poder ofrecerle a ese público lo que está buscando y saber cómo brindar una información extra, para que puedan cumplirse los objetivos del programa. 

Con la audiencia, optamos por implementar en algunos casos, encuestas vía Whatsapp, Twitter o Facebook, gracias a esa comunicación permanente con el público, mediante diversas estrategias, se logra identificar cuales son los temas relevantes, como también otros que sencillamente no son tan taquilleros, por así decirlo. 

Y.G.: ¿Qué estrategias utilizan para aumentar y mantener la participación de sus audiencias?Participación comunitaria en la emisora Suba Al Aire 2

M.C.: Antes de la pandemia, cada programador tenía una estrategia montada. Leer la audiencia nos permite a nosotros poder saber qué temas son relevantes, qué temas no lo son y cómo construir con ellos el posicionamiento de otros temas. Cada programa tiene su estrategia. 

Por ejemplo, el programa de Mentes rebeldes, lleva emitiéndose 8 meses, en él se trabaja con los jóvenes del colegio Gerardo Paredes y el público es la gente del colegio, los chicos se reúnen y hacen su programa. Aunque, al programa no le han creado sus propias cuentas, el profesor sube el contenido a sus cuentas personales. 

Con sus retroalimentaciones y un seguimiento muy juicioso, tiene unas cifras  interesantes de las audiencias, frente a un entorno como la emisora comunitaria, pues nada es comparable con Semana en vivo o Vicky Dávila, son cifras que no pretendemos alcanzar, porque no es nuestro reto, es otro proceso. 

Cada uno de los programas de radio desarrolla su propia estrategia, según su público y sus niveles de conocimiento. Como emisora, hemos logrado posicionar las redes sociales, tales como Facebook, Twitter e Instagram, en lo que hemos avanzado de este semestre, han crecido interesantemente. Hemos tenido una efectiva respuesta del público.

Y.G.: ¿ Cómo se evidencia que la información que transmiten llega a los oyentes de manera asertiva para que trascienda el mensaje?

M.C.: Hay programas que lo han podido analizar juiciosamente. En el de metal, la gente respondió juiciosamente a los festivales, en el sitio web la gente comparte y retwittea, las bandas buscan el programa, creo que eso es asertivo. Hay anécdotas... 

Una vez, un baterista legendario distrital, llegó a la emisora una noche y estaban rifando unos CD`s, llego alguien a timbrar desesperadamente, era un adolescente, que se fue de Compartir a la emisora, a las 8 de la noche, porque él quería conocer al baterista, que era su ídolo, entró el muchacho emocionado a cabina y le hizo una entrevista, en fin.

Asertivo, también es que en el programa de los chicos, cada vez querían ir más, cuando empezamos el programa eran 6 chicos, luego 8, terminó el año con 10 y actualmente hay 12 - 14 chicos que llegan, algunos no quieren hablar, pero quieren acompañar, es su espacio de escape a sus realidades, eso es interesante.

En programas como Onda exclusiva y Lluvia de girasoles, se aborda el tema de la discapacidad, por lo que es un programa que se ha posicionado entre las instituciones y los líderes del territorio que trabajan el tema.

Saben que, ojo, hoy van a hablar en el programa del tema de ayudas técnicas y yo que sé que tengo a mi vecina necesitando unas muletas: “Mire mija llámese al programa, porque mire que allá fijo le dicen qué es lo que hay que hacer”, entonces, reconocen el programa, porque está posicionado.

Y.G.: ¿La imparcialidad ha sido o podría llegar a ser un limitante en la opinión del oyente?

M.C.: No creo. Por ejemplo, hubo un muchacho que en redes sociales publicaba muchas cosas, en contra de la forma de comenzar a implementar acciones frente al tema de la movilidad en bicicleta en Bogotá.

Yo sabía del muchacho, porque participaba en un grupo de población migrante venezolana, yo le dije “interesante su visión ¿usted lo hace como ciudadano o como periodista?” y él me respondió que lo hacía como ciudadano, entonces yo lo invite a la emisora a participar. 

Yo creo que esa es la lógica de nosotros, en todos los aspectos. Por ejemplo, cuando me pillaba que alguien en los encuentros de la congregación de la ciudadanía, en espacios de participación de discapacidad, decía “es que se están robando la plata, es que no llegan sillas, es que eso es solamente para los amigos del edil”. 

En varias ocasiones, yo le decía a la gente “escuche el programa y que nos acompaña, planteen esa visión de mundo y esa queja, obviamente, con argumentos y pruebas”, en esa medida hacíamos seguimiento. Siempre hemos buscado que se visibilice la opinión, pero con pruebas.

Eso es muy delicado. Muchas veces estamos en vivo y la gente llama a decir cualquier barbaridad, uno respeta la opinión, pero no puede estar de acuerdo con lo que  se está diciendo y mucho menos si no hay pruebas, sino solamente se está partiendo de supuestos.

Y.G.: ¿Qué información logran transmitir a la comunidad que genere interacción con la misma?

M.C.: Hay temas que son relevantes para la comunidad, hay que leer a la comunidad permanentemente.  

Para identificar qué temas le interesa a la ciudadanía, hay que estar al tanto, estar caminando el territorio, hablando con los líderes, con las lideresas, en fin. Lo que sí hacemos nosotros es darle un viraje muchas veces, por ejemplo, si a mi la gente me dice "es que hay problemas de venezolanos, robando en el barrio" yo no voy a publicar eso.

Nosotros como emisora, lo que procuramos hacer es no fomentar la xenofobia, entonces no vamos a publicar que son venezolanos los que están robando, lo que hacemos es que vamos a las fuentes. Así la comunidad, interactúa con sí misma, de una manera positiva. 

Es decir,  vamos al CAI y preguntamos ¿Cuántos arrestaron esta semana? Arrestamos a 16 ¿Cuántos de esos eran población migrante? Y nos vamos a dar cuenta de que es un índice menor, lo que hacemos es un cruce de fuentes muy importante y también proponemos una versión distinta de esta noticia. 

Y.G.: ¿Hay una correcta difusión de la línea social del proyecto de la emisora frente a la comunidad?

M.C.: Yo creería, que la gente interpreta y los otros colegas nos leen, como una emisora que es influyente, que es respetuosa con el manejo del lenguaje, nuestro público, sabe que cosas encuentra en nosotros y que cosas no. Pero de igual manera hay un sesgo a otro nivel social, al estar tan abiertos y procurar un ejercicio de fortalecimiento a la democracia.  

Por ejemplo, muy pocos líderes influenciadores políticos del Centro Democrático nos acompañaron en cabina, porque, automáticamente nos sesgan, dicen "allá no voy porque me van es a atacar", nosotros no somos de atacar, obviamente si armamos la reflexión, interpretaría yo que no hay argumentos de discusión por parte de ellos, entonces no quieren dar la discusión. 

Por ejemplo, hay una edil que es del Centro Democrático, me dio una entrevista hace 8 días, pero llevo casi un año pidiéndole siempre entrevista, le escribo y le digo "mira vamos a tratar este tema, me interesaría poder tener su visión" nos deja en visto o no nos da cara... escasamente nos dio una reflexión. 

Participación comunitaria en la emisora Suba Al Aire 3Y.G.: ¿Cómo se incorpora en el proyecto comunicativo de la emisora los requerimientos de la comunidad? 

M.C.: Leer el público, los temas que se posicionan en la emisora, son la respuesta a las manifestaciones de la gente. El tema medio ambiental, nos ha tocado juiciosamente estudiarlo, porque es un tema que le duele a la gente, el consejo local de planeación siempre dice ojo con ese tema. 

El tema de memoria y víctimas, a mí me tocó estudiarlo, fue un enriquecimiento, porque, estaba haciendo mi tesis de pregrado sobre ello, el proceso mismo me obligó a formarme. Terminé haciendo un diplomado en la Universidad Nacional, sobre atención psicosocial a víctimas, porque, apareció el tema de víctimas en la localidad, ya que recepciona mucha población de desplazamiento interno.

El tema de violencia contra la mujer, me ha tocado estudiarlo, porque, es un tema que la gente nos manifiesta, la gente nos plantea el tema y nos obliga a estudiarlo para trabajarlo con rigor periodístico juicioso y responsable. 

Andrés Moreno, mi compañero que hace el programa localizate, él tuvo que ponerse juiciosamente a estudiar cómo atender la población en condiciones de discapacidad, porque, llegó una fundación que quería hacer radio, ellos tienen derecho a posicionar su pensamiento y gracias a ello, hoy en día, hay dos programas de radio que abordan el tema de discapacidad. 

Se ve reflejado en varios aspectos, se posiciona el tema, se aborda con rigurosidad y personalmente, afirmo que nos enriquecemos y nos ponemos juiciosos a estudiar para abordarlo con respeto y la investigación que se requiera. No somos como el periodista que quiere abordar de todo, hablando de fútbol, de taekwondo, de belleza, no somos iguales a ellos.

Y.G.: ¿Cómo la emisora fortalece las relaciones con la sociedad civil y las instituciones del estado?

M.C.: Nosotros como emisora, nos reconocemos como un puente de comunicación, en un espacio de debate permanente, en un encuentro ciudadano desde F.M. o la internet, en donde se posicionan diferentes visiones de mundo y se construye opinión pública con el ciudadano.

Por ejemplo, en Suba pusieron un colegio en Cafam, la comunidad estaba en oposición, la alcaldía mayor de Bogotá dijo eso se hace y se hace y punto, pero logramos generar unos espacios de reflexión interesantes, donde la alcaldía mayor, pudo tener noción de porqué la gente se estaba quejando.

La ciudadanía, logró comprender que no era una imposición perseverativa, no iban a poner bloques de concreto dentro del parque, sino que se iban a conservar las zonas comunes, como las canchas. Así se han generado muchos espacios, en ese sentido, es para lo que sirve la emisora. 

En conclusión, la emisora Suba Al Aire se ha desarrollado y ha evolucionado desde y para la comunidad, creando diversas estrategias comunicativas, que le permiten a la audiencia gestionar procesos participativos. Es de resaltar, el proceso de inclusión que fomentan en todas las áreas ciudadanas, promoviendo el respeto y la igualdad, al tener una visión social tan abierta y solidaria.

Si desea saber si el proceso legal y fiscal de la emisora ha afectado la estructura social de la misma, lo invito a escuchar el siguiente audio:

Si quiere conocer más acerca de emisoras comunitarias, lo invito a leer mi crónica, mi artículo de opinión, mi reportaje y mi infografía.

CULTURA

ACTUALIDAD

Participación comunitaria en la emisora Suba Al Aire

Por: Yeimy Paola González Velásquez

Participación comunitaria en la emisora Suba Al Aire 1En primera instancia, es importante resaltar que las emisoras comunitarias, tienen como característica fundamental la participación de la comunidad, tanto en la propiedad del medio, como en la programación, administración, operación, financiamiento y evaluación. El objetivo de esta entrevista es indagar cómo, desde la emisora Suba Al Aire, se genera inclusión y participación en la comunidad.

El entrevistado es Miguel Chiappe, una de las personas más reconocidas de la emisora, por que cumple la función de organizar el trabajo con practicantes y universitarios, que se acercan a la emisora para investigar. En Suba Al Aire, él hace producción radiofónica para el noticiero Ondas de la mañana y está a cargo de la producción de contenido, en torno a derechos humanos.

Yeimy González: ¿Cómo se organizan y delegan los papeles en la emisora para cada proyecto radiofónico?

Miguel Chiappe: Nosotros, ya hemos desarrollado unas capacidades. Según las fortalezas, con cada uno de los programas de radio, nos repartimos aspectos para abordar. 

En la emisora, siempre hay un equipo base. En este momento, está Eder Cuadrado como director, William Moreno, alias Walas, como programador y control master, yo también me encuentro cumpliendo ese rol. Los fines de semana, se encuentra un compañero que se llama Giovanni Segura. Entre los 4, durante el año 2019 y lo que llevamos del 2020, nos hemos repartido las funciones y los apoyos. 

Antes de la pandemia, me encargaba de hacer una inducción a los nuevo programadores en un proceso de formación y William Moreno, se encarga de la parte técnica, en la gran mayoría de los programas. Regularmente, contamos con el apoyo de Andrés Moreno, quien se encarga de procesos de formación con infancia y personas en situación de discapacidad, ya que ese es como el feeling de él. 

Y.G.: ¿Cómo es la comunicación entre ustedes, los programadores y las áreas de trabajo?

M.C.: Como corporación, tenemos identificado que uno de nuestros públicos prioritarios son los mismos programadores, con ellos tenemos que fortalecer permanentemente los lazos de confianza y dar las herramientas para que pueda haber una actualización en torno a lo técnico, que es uno de los retos que hemos emprendido desde el año 2018.

El nivel de discusión de algunos programadores, es muy disparejo, en el sentido de que hay algunos que quieren una información puntual sobre lo técnico y otros que ya eso lo tienen super manejable, entonces, quieren enfatizar en otros aspectos. La comunicación con los programadores es más que todo virtual, la llamada telefónica y algunos grupos de Whatsapp particulares.

Antes, teníamos sesiones presenciales cada 3 meses y grupos en Facebook y Whatsapp, pero generaron un conflicto fuertísimo, que desató discusiones internas y el abandono del proceso de muchas personas, que se cansaron. Nos encontramos con muchas diferencias, por lo que mucha gente desertó. 

Discusiones que muchas veces se daban en la medida de lo presupuestado. Como sabrás, el presupuesto de la emisora es mínimo, entonces, lo que se pide es una humilde colaboración de 50.000 pesos mensuales, a cada uno de los equipos programadores. Hubo gente que no vio eso como válido o necesario y generó discordia, por lo que terminaron abandonando el proceso.

Afortunadamente, se han limado muchísimas asperezas y se ha podido seguir trabajando, mucha gente no siguió haciendo radio, pero el proceso sigue.

Y.G.: ¿Cómo se da la comunicación entre la emisora y la comunidad?

M.C.: La maestra Sandra Oses de la Universidad Central y el profesor Carlos Valderrama, nos han dado herramientas y nos han invitado a generar procesos de análisis de la audiencia. Nuestros público es la comunidad en general, hemos identificado a lo largo de nuestra experiencia: que cada uno de los espacios, tiene una audiencia particular. 

El programa de metal, por ejemplo, tiene una audiencia consolidada, que se ha construido desde hace unos 10 años, no por ser metalero la gente va ha escuchar el programa. Walas en ese caso, tiene que desarrollar estrategias de comunicación,  fundamentalmente por lo virtual, ya que es nuestra gran herramienta.

De tal manera, podremos tener una retroalimentación y enriquecer los programas, para poder ofrecerle a ese público lo que está buscando y saber cómo brindar una información extra, para que puedan cumplirse los objetivos del programa. 

Con la audiencia, optamos por implementar en algunos casos, encuestas vía Whatsapp, Twitter o Facebook, gracias a esa comunicación permanente con el público, mediante diversas estrategias, se logra identificar cuales son los temas relevantes, como también otros que sencillamente no son tan taquilleros, por así decirlo. 

Y.G.: ¿Qué estrategias utilizan para aumentar y mantener la participación de sus audiencias?Participación comunitaria en la emisora Suba Al Aire 2

M.C.: Antes de la pandemia, cada programador tenía una estrategia montada. Leer la audiencia nos permite a nosotros poder saber qué temas son relevantes, qué temas no lo son y cómo construir con ellos el posicionamiento de otros temas. Cada programa tiene su estrategia. 

Por ejemplo, el programa de Mentes rebeldes, lleva emitiéndose 8 meses, en él se trabaja con los jóvenes del colegio Gerardo Paredes y el público es la gente del colegio, los chicos se reúnen y hacen su programa. Aunque, al programa no le han creado sus propias cuentas, el profesor sube el contenido a sus cuentas personales. 

Con sus retroalimentaciones y un seguimiento muy juicioso, tiene unas cifras  interesantes de las audiencias, frente a un entorno como la emisora comunitaria, pues nada es comparable con Semana en vivo o Vicky Dávila, son cifras que no pretendemos alcanzar, porque no es nuestro reto, es otro proceso. 

Cada uno de los programas de radio desarrolla su propia estrategia, según su público y sus niveles de conocimiento. Como emisora, hemos logrado posicionar las redes sociales, tales como Facebook, Twitter e Instagram, en lo que hemos avanzado de este semestre, han crecido interesantemente. Hemos tenido una efectiva respuesta del público.

Y.G.: ¿ Cómo se evidencia que la información que transmiten llega a los oyentes de manera asertiva para que trascienda el mensaje?

M.C.: Hay programas que lo han podido analizar juiciosamente. En el de metal, la gente respondió juiciosamente a los festivales, en el sitio web la gente comparte y retwittea, las bandas buscan el programa, creo que eso es asertivo. Hay anécdotas... 

Una vez, un baterista legendario distrital, llegó a la emisora una noche y estaban rifando unos CD`s, llego alguien a timbrar desesperadamente, era un adolescente, que se fue de Compartir a la emisora, a las 8 de la noche, porque él quería conocer al baterista, que era su ídolo, entró el muchacho emocionado a cabina y le hizo una entrevista, en fin.

Asertivo, también es que en el programa de los chicos, cada vez querían ir más, cuando empezamos el programa eran 6 chicos, luego 8, terminó el año con 10 y actualmente hay 12 - 14 chicos que llegan, algunos no quieren hablar, pero quieren acompañar, es su espacio de escape a sus realidades, eso es interesante.

En programas como Onda exclusiva y Lluvia de girasoles, se aborda el tema de la discapacidad, por lo que es un programa que se ha posicionado entre las instituciones y los líderes del territorio que trabajan el tema.

Saben que, ojo, hoy van a hablar en el programa del tema de ayudas técnicas y yo que sé que tengo a mi vecina necesitando unas muletas: “Mire mija llámese al programa, porque mire que allá fijo le dicen qué es lo que hay que hacer”, entonces, reconocen el programa, porque está posicionado.

Y.G.: ¿La imparcialidad ha sido o podría llegar a ser un limitante en la opinión del oyente?

M.C.: No creo. Por ejemplo, hubo un muchacho que en redes sociales publicaba muchas cosas, en contra de la forma de comenzar a implementar acciones frente al tema de la movilidad en bicicleta en Bogotá.

Yo sabía del muchacho, porque participaba en un grupo de población migrante venezolana, yo le dije “interesante su visión ¿usted lo hace como ciudadano o como periodista?” y él me respondió que lo hacía como ciudadano, entonces yo lo invite a la emisora a participar. 

Yo creo que esa es la lógica de nosotros, en todos los aspectos. Por ejemplo, cuando me pillaba que alguien en los encuentros de la congregación de la ciudadanía, en espacios de participación de discapacidad, decía “es que se están robando la plata, es que no llegan sillas, es que eso es solamente para los amigos del edil”. 

En varias ocasiones, yo le decía a la gente “escuche el programa y que nos acompaña, planteen esa visión de mundo y esa queja, obviamente, con argumentos y pruebas”, en esa medida hacíamos seguimiento. Siempre hemos buscado que se visibilice la opinión, pero con pruebas.

Eso es muy delicado. Muchas veces estamos en vivo y la gente llama a decir cualquier barbaridad, uno respeta la opinión, pero no puede estar de acuerdo con lo que  se está diciendo y mucho menos si no hay pruebas, sino solamente se está partiendo de supuestos.

Y.G.: ¿Qué información logran transmitir a la comunidad que genere interacción con la misma?

M.C.: Hay temas que son relevantes para la comunidad, hay que leer a la comunidad permanentemente.  

Para identificar qué temas le interesa a la ciudadanía, hay que estar al tanto, estar caminando el territorio, hablando con los líderes, con las lideresas, en fin. Lo que sí hacemos nosotros es darle un viraje muchas veces, por ejemplo, si a mi la gente me dice "es que hay problemas de venezolanos, robando en el barrio" yo no voy a publicar eso.

Nosotros como emisora, lo que procuramos hacer es no fomentar la xenofobia, entonces no vamos a publicar que son venezolanos los que están robando, lo que hacemos es que vamos a las fuentes. Así la comunidad, interactúa con sí misma, de una manera positiva. 

Es decir,  vamos al CAI y preguntamos ¿Cuántos arrestaron esta semana? Arrestamos a 16 ¿Cuántos de esos eran población migrante? Y nos vamos a dar cuenta de que es un índice menor, lo que hacemos es un cruce de fuentes muy importante y también proponemos una versión distinta de esta noticia. 

Y.G.: ¿Hay una correcta difusión de la línea social del proyecto de la emisora frente a la comunidad?

M.C.: Yo creería, que la gente interpreta y los otros colegas nos leen, como una emisora que es influyente, que es respetuosa con el manejo del lenguaje, nuestro público, sabe que cosas encuentra en nosotros y que cosas no. Pero de igual manera hay un sesgo a otro nivel social, al estar tan abiertos y procurar un ejercicio de fortalecimiento a la democracia.  

Por ejemplo, muy pocos líderes influenciadores políticos del Centro Democrático nos acompañaron en cabina, porque, automáticamente nos sesgan, dicen "allá no voy porque me van es a atacar", nosotros no somos de atacar, obviamente si armamos la reflexión, interpretaría yo que no hay argumentos de discusión por parte de ellos, entonces no quieren dar la discusión. 

Por ejemplo, hay una edil que es del Centro Democrático, me dio una entrevista hace 8 días, pero llevo casi un año pidiéndole siempre entrevista, le escribo y le digo "mira vamos a tratar este tema, me interesaría poder tener su visión" nos deja en visto o no nos da cara... escasamente nos dio una reflexión. 

Participación comunitaria en la emisora Suba Al Aire 3Y.G.: ¿Cómo se incorpora en el proyecto comunicativo de la emisora los requerimientos de la comunidad? 

M.C.: Leer el público, los temas que se posicionan en la emisora, son la respuesta a las manifestaciones de la gente. El tema medio ambiental, nos ha tocado juiciosamente estudiarlo, porque es un tema que le duele a la gente, el consejo local de planeación siempre dice ojo con ese tema. 

El tema de memoria y víctimas, a mí me tocó estudiarlo, fue un enriquecimiento, porque, estaba haciendo mi tesis de pregrado sobre ello, el proceso mismo me obligó a formarme. Terminé haciendo un diplomado en la Universidad Nacional, sobre atención psicosocial a víctimas, porque, apareció el tema de víctimas en la localidad, ya que recepciona mucha población de desplazamiento interno.

El tema de violencia contra la mujer, me ha tocado estudiarlo, porque, es un tema que la gente nos manifiesta, la gente nos plantea el tema y nos obliga a estudiarlo para trabajarlo con rigor periodístico juicioso y responsable. 

Andrés Moreno, mi compañero que hace el programa localizate, él tuvo que ponerse juiciosamente a estudiar cómo atender la población en condiciones de discapacidad, porque, llegó una fundación que quería hacer radio, ellos tienen derecho a posicionar su pensamiento y gracias a ello, hoy en día, hay dos programas de radio que abordan el tema de discapacidad. 

Se ve reflejado en varios aspectos, se posiciona el tema, se aborda con rigurosidad y personalmente, afirmo que nos enriquecemos y nos ponemos juiciosos a estudiar para abordarlo con respeto y la investigación que se requiera. No somos como el periodista que quiere abordar de todo, hablando de fútbol, de taekwondo, de belleza, no somos iguales a ellos.

Y.G.: ¿Cómo la emisora fortalece las relaciones con la sociedad civil y las instituciones del estado?

M.C.: Nosotros como emisora, nos reconocemos como un puente de comunicación, en un espacio de debate permanente, en un encuentro ciudadano desde F.M. o la internet, en donde se posicionan diferentes visiones de mundo y se construye opinión pública con el ciudadano.

Por ejemplo, en Suba pusieron un colegio en Cafam, la comunidad estaba en oposición, la alcaldía mayor de Bogotá dijo eso se hace y se hace y punto, pero logramos generar unos espacios de reflexión interesantes, donde la alcaldía mayor, pudo tener noción de porqué la gente se estaba quejando.

La ciudadanía, logró comprender que no era una imposición perseverativa, no iban a poner bloques de concreto dentro del parque, sino que se iban a conservar las zonas comunes, como las canchas. Así se han generado muchos espacios, en ese sentido, es para lo que sirve la emisora. 

En conclusión, la emisora Suba Al Aire se ha desarrollado y ha evolucionado desde y para la comunidad, creando diversas estrategias comunicativas, que le permiten a la audiencia gestionar procesos participativos. Es de resaltar, el proceso de inclusión que fomentan en todas las áreas ciudadanas, promoviendo el respeto y la igualdad, al tener una visión social tan abierta y solidaria.

Si desea saber si el proceso legal y fiscal de la emisora ha afectado la estructura social de la misma, lo invito a escuchar el siguiente audio:

Si quiere conocer más acerca de emisoras comunitarias, lo invito a leer mi crónica, mi artículo de opinión, mi reportaje y mi infografía.

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia