logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

UNA MAÑANA CON MUCHO SABOR

acn amanecercronica

Un nuevo día para Dandy Fernando, un joven de 20 años, piel morena, 1,80m de estatura, procedente de Camarones, un corregimiento de Riohacha, lleva viviendo aproximadamente 6 años en la capital de Colombia, vino en búsqueda de un sueño, ese sueño con el que nacen muchos pero logran realizar pocos. Ya casi son las 08:00 Am en la ciudad de Bogotá, específicamente en la localidad de chapinero, Dandy comienza su jornada laboral, tiene que estar en la calle 200 a las 09:30 Am para presentarse en su equipo de fútbol.

Él vive en la calle 71 con carrera 24, a casi una hora de su lugar de entrenamiento. “Mami”, una morena enorme de aproximadamente 1,75m de estatura, con una sonrisa hermosa, que siempre está de oreja a oreja, es la encargada de colaborarles con la alimentación y el cuidado en la casa hogar; le sirve el desayuno a Dandy, de fondo se escucha una gran champeta, se ven pasar varios jóvenes del baño a los cuartos, no caminan normal, sino al ritmo de la música; al parecer a Dandy le dan su plato preferido, huevos pericos, sus gestos denotan una gran satisfacción a la hora de ingerirlos, posteriormente después de haber desayunado, sale de su residencia, se despide de “mami, y comienza su ida hacia el Transmilenio, caminando hacia la estación de la calle 72, se detiene por un momento para saludar a don Luis, administrador de un supermercado, dialogan por unos minutos, don Luis le recuerda el saldo pendiente que tienen del mercado que le fio la semana pasada, Dandy le ofrece disculpas por la demora en el pago y le explica que en el club se le han retrasado con la quincena, don Luis con un gesto de comprensión le da unas palmadas en el hombro insinuándole que no se preocupara y que más bien le apurara para que no llegara tarde al entreno.

Llegando a la estación, se encuentra con una fila muy larga de personas, y empieza a notarse en su rostro el tormento que al parecer vive día a día en este servicio de transporte, después de unos minutos logra entrar, y afortunadamente llega el articulado que necesita coger para dirigirse hacia el norte de la ciudad, al entrar en dicho bus se encuentra con un paisano, el “panita”, un morocho con una gran contextura física, y unas trenzas en su cabellera que lo hacen reconocible muy rápido, se saludan muy particularmente, unas personas a su alrededor tienen gestos reprochables, puede haber sido por la bulla que Dandy y el “panita” generaron, otras empezaron a ver su ropa, los miraban de una forma muy despectiva, Dandy alcanzo a darse cuenta de la forma en la que los estaban viendo y le dice a su amigo “mirá panita estos como nos están viendo, se creen de mejor familia” y el “panita” solo le dice “ dejalos, por eso es que este país está como está”. Ellos deciden hacer oídos sordos y seguir su conversación, no dejaron que esa situación acabara con la alegría de encontrarse, al parecer eran grandes amigos de su pueblo, durante todo el trayecto, no pararon de bromear entre ellos,  hasta llegar al portal de norte, allí se bajaron para tomar una nueva ruta, el alimentador “2-2 Jardines” el cual los dejaría cerca a las canchas, ya eran las 8:40 Am y nada que llegaba el bus, la preocupación en ellos ya se empezó a notar, dejaron de hablar para solo estar pendientes de la llegada del articulado, esperando en la fila sucede algo inesperado, el “panita” le pregunta a Dandy que si traía la camiseta blanca, puesto que ese día había partido amistoso, Dandy inmediatamente reacciona con un gesto de nerviosismo, él sabía que sin el uniforme adecuado no podría entrenar ese día, el panita al ver los gestos de Dandy suelta la carcajada y le dice “He panita relajate que es chimbiando, ya ibas a llorar ve” y Dandy le responde “Sea serio mi sangre, con eso no se juega, vos sabés que ando mal en el equipo y te ponés a chimbiar con eso, casi me infarto”, sueltan la risa ambos.

 Llega el bus, se suben y logran tomar una silla cada uno, llegados a la cuarta parada de la ruta alimentadora se bajan, ya solo faltaban 10 minutos para que fueran las 09:00 Am, y todavía tenían que coger otra ruta, la que les facilita el club para poder entrar hasta las canchas, esperando la última ruta del día, empiezan a llegar todos los amigos del club, la música y la recocha comienza, por más que estén en la calle, los bailes entre ellos son una forma de animar el día. Además, es muy particular ver un encuentro de estas personas, normalmente cuando un individuo del centro del país, un bogotano, se encuentra con un amigo por las calles de la ciudad, el saludo en la mayoría de ocasiones es muy casual, pero en el caso de estas personas con descendencia Afro, la diferencia es abismal, es como si no se hubieran visto hace años, y lo chistoso es que se ven día a día; para algunas personas esta algarabía o bullaranga que hacen al saludarse puede llegar a ser incomodo pero en nuestro caso se volvió contagioso, porque no solo se aprecia esto en sus saludos, durante todo el trayecto que estuve con ellos, la alegría es un factor que siempre está presente, por más situaciones desafortunadas que atraviesen en un día, siempre sale a relucir una sonrisa en ellos. Con esto nos podemos dar cuenta de que en Bogotá todavía denigran y segregan al otro por un color de piel o por una cultura diferente a la de ellos, la otredad quedó en el piso.

Finalmente llegó el bus, y hasta ahí se pudo acompañarlos ya que por reglas de la institución deportiva, no dejan subir personas que no sean jugadores del club.

Realizado por Leandro Rojas Castillo

CULTURA

ACTUALIDAD

UNA MAÑANA CON MUCHO SABOR

acn amanecercronica

Un nuevo día para Dandy Fernando, un joven de 20 años, piel morena, 1,80m de estatura, procedente de Camarones, un corregimiento de Riohacha, lleva viviendo aproximadamente 6 años en la capital de Colombia, vino en búsqueda de un sueño, ese sueño con el que nacen muchos pero logran realizar pocos. Ya casi son las 08:00 Am en la ciudad de Bogotá, específicamente en la localidad de chapinero, Dandy comienza su jornada laboral, tiene que estar en la calle 200 a las 09:30 Am para presentarse en su equipo de fútbol.

Él vive en la calle 71 con carrera 24, a casi una hora de su lugar de entrenamiento. “Mami”, una morena enorme de aproximadamente 1,75m de estatura, con una sonrisa hermosa, que siempre está de oreja a oreja, es la encargada de colaborarles con la alimentación y el cuidado en la casa hogar; le sirve el desayuno a Dandy, de fondo se escucha una gran champeta, se ven pasar varios jóvenes del baño a los cuartos, no caminan normal, sino al ritmo de la música; al parecer a Dandy le dan su plato preferido, huevos pericos, sus gestos denotan una gran satisfacción a la hora de ingerirlos, posteriormente después de haber desayunado, sale de su residencia, se despide de “mami, y comienza su ida hacia el Transmilenio, caminando hacia la estación de la calle 72, se detiene por un momento para saludar a don Luis, administrador de un supermercado, dialogan por unos minutos, don Luis le recuerda el saldo pendiente que tienen del mercado que le fio la semana pasada, Dandy le ofrece disculpas por la demora en el pago y le explica que en el club se le han retrasado con la quincena, don Luis con un gesto de comprensión le da unas palmadas en el hombro insinuándole que no se preocupara y que más bien le apurara para que no llegara tarde al entreno.

Llegando a la estación, se encuentra con una fila muy larga de personas, y empieza a notarse en su rostro el tormento que al parecer vive día a día en este servicio de transporte, después de unos minutos logra entrar, y afortunadamente llega el articulado que necesita coger para dirigirse hacia el norte de la ciudad, al entrar en dicho bus se encuentra con un paisano, el “panita”, un morocho con una gran contextura física, y unas trenzas en su cabellera que lo hacen reconocible muy rápido, se saludan muy particularmente, unas personas a su alrededor tienen gestos reprochables, puede haber sido por la bulla que Dandy y el “panita” generaron, otras empezaron a ver su ropa, los miraban de una forma muy despectiva, Dandy alcanzo a darse cuenta de la forma en la que los estaban viendo y le dice a su amigo “mirá panita estos como nos están viendo, se creen de mejor familia” y el “panita” solo le dice “ dejalos, por eso es que este país está como está”. Ellos deciden hacer oídos sordos y seguir su conversación, no dejaron que esa situación acabara con la alegría de encontrarse, al parecer eran grandes amigos de su pueblo, durante todo el trayecto, no pararon de bromear entre ellos,  hasta llegar al portal de norte, allí se bajaron para tomar una nueva ruta, el alimentador “2-2 Jardines” el cual los dejaría cerca a las canchas, ya eran las 8:40 Am y nada que llegaba el bus, la preocupación en ellos ya se empezó a notar, dejaron de hablar para solo estar pendientes de la llegada del articulado, esperando en la fila sucede algo inesperado, el “panita” le pregunta a Dandy que si traía la camiseta blanca, puesto que ese día había partido amistoso, Dandy inmediatamente reacciona con un gesto de nerviosismo, él sabía que sin el uniforme adecuado no podría entrenar ese día, el panita al ver los gestos de Dandy suelta la carcajada y le dice “He panita relajate que es chimbiando, ya ibas a llorar ve” y Dandy le responde “Sea serio mi sangre, con eso no se juega, vos sabés que ando mal en el equipo y te ponés a chimbiar con eso, casi me infarto”, sueltan la risa ambos.

 Llega el bus, se suben y logran tomar una silla cada uno, llegados a la cuarta parada de la ruta alimentadora se bajan, ya solo faltaban 10 minutos para que fueran las 09:00 Am, y todavía tenían que coger otra ruta, la que les facilita el club para poder entrar hasta las canchas, esperando la última ruta del día, empiezan a llegar todos los amigos del club, la música y la recocha comienza, por más que estén en la calle, los bailes entre ellos son una forma de animar el día. Además, es muy particular ver un encuentro de estas personas, normalmente cuando un individuo del centro del país, un bogotano, se encuentra con un amigo por las calles de la ciudad, el saludo en la mayoría de ocasiones es muy casual, pero en el caso de estas personas con descendencia Afro, la diferencia es abismal, es como si no se hubieran visto hace años, y lo chistoso es que se ven día a día; para algunas personas esta algarabía o bullaranga que hacen al saludarse puede llegar a ser incomodo pero en nuestro caso se volvió contagioso, porque no solo se aprecia esto en sus saludos, durante todo el trayecto que estuve con ellos, la alegría es un factor que siempre está presente, por más situaciones desafortunadas que atraviesen en un día, siempre sale a relucir una sonrisa en ellos. Con esto nos podemos dar cuenta de que en Bogotá todavía denigran y segregan al otro por un color de piel o por una cultura diferente a la de ellos, la otredad quedó en el piso.

Finalmente llegó el bus, y hasta ahí se pudo acompañarlos ya que por reglas de la institución deportiva, no dejan subir personas que no sean jugadores del club.

Realizado por Leandro Rojas Castillo

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia