logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Lejos de casa

franjatato

Por: Debbie Velasco

Crónica Lejos de casa 1

Crónica Lejos de casaTodo comenzó aquel día que tomé la decisión de emprender una nueva aventura. Mi esposo, después de sus largos relatos sobre sus viajes al exterior, me convenció de seguir buscando mi camino, una experiencia que seguramente cambiaría mi vida por completo.

Lo que me llevó a tomar la decisión de viajar fue para tener un crecimiento profesional y laboral, entre mis planes está aplicar para una maestría y para ello debo fortalecer mi nivel de inglés. Además, algo que me motivó desde el primer momento fue que sentía la necesidad de unas vacaciones, salir de mi zona de confort.

Así que tomé la decisión, aprender un segundo idioma lejos de casa, era lo que tanto quería para mi crecimiento personal. Empecé la búsqueda del país que mejor se acomodara a mis necesidades, les digo que no fue nada fácil, fue un proceso que me llevó dos años.

Durante el primer año me enfoque en buscar países que fueran de mi interés, analizando todos sus pros y contras: costos, calidad de vida, oportunidades de trabajo y demás cosas que no debía pasar por alto al momento de elegirlo como mi nuevo hogar.

Entre muchas opciones como Estados Unidos, Inglaterra y Australia; el lugar elegido fue Irlanda del Norte. Esta nación era la que reunía todas las características de la nueva aventura que quería emprender; así que, durante el segundo año, me enfoque en toda la documentación del proceso.

Una de las cosas más difíciles fue la obtención de la visa, después de un largo proceso para escoger el país, este era el lugar con el que soñaba y me asustaba la incertidumbre de saber que este sueño se podría ver truncado por un papel. Pero este viaje estaba hecho para mí, puedo decir que con la ayuda de Dios todo se fue dando por el camino.

Uno de los momentos más tristes, antes de partir, fue la despedida que me hicieron en casa, saber que iba a dejar a mi madre, a mi esposo, a mi abuela y demás familiares, era una idea a la que aún no lograba acostumbrarme, pero tenía muy claro que para obtener grandes frutos hay que hacer grandes sacrificios.

Se llegó el gran día, allí estaban esos seres que tanto quiero en el aeropuerto dándome el último “hasta pronto”. Puedo decir que en ese momento fue cuando sentí que lo más duro era dejarlos a ellos, no dejaba de pensar en cómo iba a ser una navidad, un cumpleaños, un día de la madre lejos de casa. Fue un encontrón de sentimientos que aún no logro describir, Pero limpie mis lágrimas y emprendí al vuelo que me llevaría a mi nuevo destino.  

Crónica Lejos de casa 2Fueron diez horas de vuelo muy duras, llenas de sentimientos y cansancio, pero también de unas ganas impresionantes de comerme el mundo. Hasta que por fin anunciaron el aterrizaje en el aeropuerto internacional de Belfast; al momento de bajarme del avión me temblaban las piernas, sentía un vacío en el pecho. A pesar de que todo estaba milimétricamente planeado no sabía que reacción iba a tener a la nueva vida que me esperaba.

Los primeros tres meses fueron muy difíciles; por un lado, el papeleo no terminaba. Al llegar me tocó renovar la visa, solicitar una cuenta bancaria para el pago de impuestos y pedir un número de identificación. Por el otro, la adaptación es lo más complicado, me sentía completamente sola en un lugar en el que no dominaba el idioma, en el que no conocía a nadie ni nada, no me sabía movilizar y que mi fuerza y apoyo estaba a kilómetros de distancia.

Pero inicie con toda la energía a cumplir ese sueño que tanto me había propuesto. En cuanto al aprendizaje de una nueva lengua, sin duda alguna es más fácil, en Colombia uno va a clase y aprende la parte gramatical, que es fundamental, pero en un país donde esta es la lengua nativa, uno debe ponerlo en práctica en todo momento como método de supervivencia y eso hace que el proceso sea mucho más rápido y eficaz.

Poco a poco me fui acostumbrando, todo es cuestión de rutina y disposición. Es una cultura en la que la gente es muy respetuosa y acogedora y con cada momento compartido con compañeros y amigos hicieron que me empezara a sentir como en casa.

Una de las experiencias que más disfrute fue vivir el mundial de fútbol en un país diferente, con personas de otros países. Durante mi estadía, viví en una residencia estudiantil, durante esta época nos reunimos con muchachos de diferentes lugares del mundo para ver los partidos y disfrutar de variedad de culturas y costumbres.

Solo puedo decirle que la experiencia fue muy gratificante, me sentí feliz y no me arrepiento de nada. Uno viaja con la única idea de aprender un nuevo idioma, pero implica muchas cosas más; una nueva cultura, comidas, experiencias, personas y, sobre todo, una nueva reformulación personal; aprendí a valorar mi casa, mi trabajo, y sobre todo a mi familia. En definitiva, uno no es la misma persona que sale a la que vuelve.

Con lo que me quedo de este viaje es: hasta qué punto uno es capaz de hacer las cosas que se propone. 

 

 

 

 

CULTURA

ACTUALIDAD

Lejos de casa

franjatato

Por: Debbie Velasco

Crónica Lejos de casa 1

Crónica Lejos de casaTodo comenzó aquel día que tomé la decisión de emprender una nueva aventura. Mi esposo, después de sus largos relatos sobre sus viajes al exterior, me convenció de seguir buscando mi camino, una experiencia que seguramente cambiaría mi vida por completo.

Lo que me llevó a tomar la decisión de viajar fue para tener un crecimiento profesional y laboral, entre mis planes está aplicar para una maestría y para ello debo fortalecer mi nivel de inglés. Además, algo que me motivó desde el primer momento fue que sentía la necesidad de unas vacaciones, salir de mi zona de confort.

Así que tomé la decisión, aprender un segundo idioma lejos de casa, era lo que tanto quería para mi crecimiento personal. Empecé la búsqueda del país que mejor se acomodara a mis necesidades, les digo que no fue nada fácil, fue un proceso que me llevó dos años.

Durante el primer año me enfoque en buscar países que fueran de mi interés, analizando todos sus pros y contras: costos, calidad de vida, oportunidades de trabajo y demás cosas que no debía pasar por alto al momento de elegirlo como mi nuevo hogar.

Entre muchas opciones como Estados Unidos, Inglaterra y Australia; el lugar elegido fue Irlanda del Norte. Esta nación era la que reunía todas las características de la nueva aventura que quería emprender; así que, durante el segundo año, me enfoque en toda la documentación del proceso.

Una de las cosas más difíciles fue la obtención de la visa, después de un largo proceso para escoger el país, este era el lugar con el que soñaba y me asustaba la incertidumbre de saber que este sueño se podría ver truncado por un papel. Pero este viaje estaba hecho para mí, puedo decir que con la ayuda de Dios todo se fue dando por el camino.

Uno de los momentos más tristes, antes de partir, fue la despedida que me hicieron en casa, saber que iba a dejar a mi madre, a mi esposo, a mi abuela y demás familiares, era una idea a la que aún no lograba acostumbrarme, pero tenía muy claro que para obtener grandes frutos hay que hacer grandes sacrificios.

Se llegó el gran día, allí estaban esos seres que tanto quiero en el aeropuerto dándome el último “hasta pronto”. Puedo decir que en ese momento fue cuando sentí que lo más duro era dejarlos a ellos, no dejaba de pensar en cómo iba a ser una navidad, un cumpleaños, un día de la madre lejos de casa. Fue un encontrón de sentimientos que aún no logro describir, Pero limpie mis lágrimas y emprendí al vuelo que me llevaría a mi nuevo destino.  

Crónica Lejos de casa 2Fueron diez horas de vuelo muy duras, llenas de sentimientos y cansancio, pero también de unas ganas impresionantes de comerme el mundo. Hasta que por fin anunciaron el aterrizaje en el aeropuerto internacional de Belfast; al momento de bajarme del avión me temblaban las piernas, sentía un vacío en el pecho. A pesar de que todo estaba milimétricamente planeado no sabía que reacción iba a tener a la nueva vida que me esperaba.

Los primeros tres meses fueron muy difíciles; por un lado, el papeleo no terminaba. Al llegar me tocó renovar la visa, solicitar una cuenta bancaria para el pago de impuestos y pedir un número de identificación. Por el otro, la adaptación es lo más complicado, me sentía completamente sola en un lugar en el que no dominaba el idioma, en el que no conocía a nadie ni nada, no me sabía movilizar y que mi fuerza y apoyo estaba a kilómetros de distancia.

Pero inicie con toda la energía a cumplir ese sueño que tanto me había propuesto. En cuanto al aprendizaje de una nueva lengua, sin duda alguna es más fácil, en Colombia uno va a clase y aprende la parte gramatical, que es fundamental, pero en un país donde esta es la lengua nativa, uno debe ponerlo en práctica en todo momento como método de supervivencia y eso hace que el proceso sea mucho más rápido y eficaz.

Poco a poco me fui acostumbrando, todo es cuestión de rutina y disposición. Es una cultura en la que la gente es muy respetuosa y acogedora y con cada momento compartido con compañeros y amigos hicieron que me empezara a sentir como en casa.

Una de las experiencias que más disfrute fue vivir el mundial de fútbol en un país diferente, con personas de otros países. Durante mi estadía, viví en una residencia estudiantil, durante esta época nos reunimos con muchachos de diferentes lugares del mundo para ver los partidos y disfrutar de variedad de culturas y costumbres.

Solo puedo decirle que la experiencia fue muy gratificante, me sentí feliz y no me arrepiento de nada. Uno viaja con la única idea de aprender un nuevo idioma, pero implica muchas cosas más; una nueva cultura, comidas, experiencias, personas y, sobre todo, una nueva reformulación personal; aprendí a valorar mi casa, mi trabajo, y sobre todo a mi familia. En definitiva, uno no es la misma persona que sale a la que vuelve.

Con lo que me quedo de este viaje es: hasta qué punto uno es capaz de hacer las cosas que se propone. 

 

 

 

 

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia