LogoACN

logo ucentral

Arte, ciencia y tecnología

Qué hacer en caso de un abuso sexual: perspectiva médica

Boletín ACN

 

Por: Alison Natalia Carranza

Periodista Arte, Ciencia y Tecnología

 

Mi reloj marca las 9:30 de la mañana del jueves primero de agosto de 2016, me encuentro frente al CAMI de Trinidad en el Barrio El Galán. Observo unos cuantos carros y camionetas parqueadas en frente del recinto y me pregunto dónde estará la ambulancia. Me acerco a la puerta y un vigilante quita un “seguro” hecho con papel y cinta, me pregunta mi nombre y tras volver a cerrar sin mediar palabra enra a urgencias, después de esperar unos minutos vuelve y me deja entrar.

La sala se encuentra casi llena, me siento al lado de una niña de aproximadamente siete años llena de sangre y con su nariz completamente rota, prefiero desviar la mirada y me fijo en el televisor que sintoniza el canal rcn. Luego de unos minutos me doy cuenta de que soy la única sana en medio de unas quince personas convalecientes, después de esperar una media hora y algo intranquila el celador me indica con la mano que puedo seguir.

En el segundo consultorio veo al doctor Penagos ordenando unos papeles, me recibe estirándome la mano y contándome el caso de la pequeña de la nariz rota mientras cierra la puerta, me dice que me siente, que deberá ser rápida la entrevista porque tiene muchos pacientes, empieza a mirar las preguntas y sin mediar palabra me pide que inicie la grabación y él mismo pregunta y responde sin casi dejarme mediar palabra.  

Daniel Penagos, es médico general de urgencias en el CAMI (Centro de Atención Médica Inmediata)  de Trinidad desde hace siete años, y en esta oportunidad hablará sobre la agresión sexual y lo que debe hacer una mujer en caso de que sufra este tipo de violencia.

Alison (A): ¿Una vez que la mujer ha sido víctima de una agresión sexual ¿Qué es lo primero que debe hacer?

Daniel Penagos (D.P): Tomar conciencia de consultar al servicio de urgencias, poner en conocimiento de los hechos a la policía y realizar la respectiva denuncia.

A: ¿Cuándo una mujer abusada ingresa al hospital ¿Qué procedimiento se sigue?

D.P: Inicialmente ella se registra con vigilancia y espera el llamado al Triage (Clasificación del paciente) por los médicos o la jefe de enfermería, una vez ingresa al consultorio de clasificación expone lo sucedido, inmediatamente pasa a facturación, abren la historia clínica y los encargados de la valoración inicial avisan a los médicos que están en la consulta para que le den prioridad e inicien el procedimiento.

De acuerdo a la clasificación del Triage, si es clasificación uno se atiende de forma inmediata, porque está en peligro la vida de la paciente o clasificación dos ha de esperar máximo media hora, estas son las dos clasificaciones en caso de abuso sexual.

Se realiza un trabajo multidisciplinario en el que se rellenan una fichas de notificación epidemiológica para notificar al Instituto Nacional de Salud que lleva las estadísticas de las mujeres abusadas en el país, se comunica a la trabajadora social que hace sus anotaciones y sus respectivos seguimientos, acude servicio de sicología, nosotros como médicos y la policía nacional para poder realizar la respectiva denuncia, se trata de un trabajo en grupo especializado.

A: A partir de su experiencia ¿Por qué cree usted que las mujeres no denuncian el abuso sexual?

D.P: Se trata de una cuestión cultural, las mujeres consideran que si realizan el denuncio se pueden enterar sus familiares o conocidos y en el caso del servicio de urgencias desde que entra se crea un rumor de pasillo, por el miedo a ser juzgadas prefieren no denunciar. Una de cada veinte mujeres abusadas pone el denuncio, es más fácil que consulten el servicio de urgencias, pero no denuncian, para no tener que seguir todo el proceso legal contra el victimario.

Cuando una mujer ingresa a urgencias víctima de un abuso sexual, de forma inmediata se deben hacer las respectivas notificaciones y direccionarlas a Medicina Legal para seguir con todo el proceso, pero es decisión de ellas denunciar.

A: -¿Cuáles son los exámenes que se le realizan a la víctima?

D.P: Inicialmente se hace una valoración médica por alguno de los médicos del servicio de urgencias, en los centros de salud de primer nivel como este, las valoramos los médicos generales o cuando la mujer acude a una entidad de segundo o tercer nivel esas valoraciones las hace un médico general de urgencias y las remite con el ginecólogo, el protocolo es el mismo en todas las entidades.

Los exámenes dependen de la valoración inicial, si además del abuso padeció alguna lesión que compromete la vida de la víctima, de forma inmediata pasa a zona de reanimación.

Existen unos exámenes estandarizados por el Ministerio de Protección Social: Hemograma, una serología; para determinar la presencia de sífilis, un frotis vaginal, rectal y oreo faríngeo; para observar las secreciones, prueba de embarazo, muestra de orina, prueba rápida de VIH; sale de forma inmediata y laboratorios para determinar la presencia de hepatitis B.

En todas las entidades médicas de urgencias hay un quit, una caja donde están todos los insumos necesarios para tomar las muestras de la persona que ha sido víctima de abuso sexual.

Cuando los hechos ocurrieron el mismo día y la paciente se encuentra con las prendas que portaba durante el abuso, el protocolo es mucho más complejo. Se toman muestras de todos los fluidos corporales y de cada hallazgo que se encuentre en el cuerpo y del cual uno pueda sospechar: sangre o fluidos tanto de la víctima como del victimario. Todo se guarda en unos recipientes con un sello y debidamente embalados para enviarlos al laboratorio de Medicina Legal o al laboratorio clínico de la institución donde se encuentra internada. El análisis de las prendas es el único que requiere de mayor tiempo, los resultados de los otros exámenes se tardan entre una y dos horas.

Cuando la mujer acude al servicio de urgencias días después de la agresión, las muestras anteriores no sirven, es importante resaltar que los fluidos permanecen en el cuerpo por un lapso de 72 horas. Se realiza el frotis vaginal, rectal, oreo faríngeo y las muestras de sangre y orina de rutina.

Una vez hechos los exámenes se hace una profilaxis (tratamiento preventivo mediante dosis única de un medicamento) para embarazo, gonorrea “gonococia”, penicilina para sífilis y en ocasiones tratamiento antirretroviral  para VIH, si se requiere es remitida al infectólogo que se encarga del tratamiento de acuerdo a los protocolos establecidos.

A: -Cuando una mujer es abusada ¿cuáles son los protocolos de seguimiento de los hospitales y clínicas que inician con ellas el proceso en relación con los exámenes requeridos?

D.P: Dependiendo del estado clínico se decide si se puede dar de alta después de hacer todo la valoración inicial o si requiere hospitalización y demás procedimientos. Algunas mujeres son hospitalizadas por alguna patología: perforación de la cavidad vaginal, desgarro anal, herida con arma corto punzante o de fuego, deshidratación, intoxicación, hipotermia… Casi siempre se asocia el abuso sexual a algún otro tipo de violencia y por eso se tienen que quedar en observación u hospitalizadas.

A: -¿Los hospitales de la ciudad cuentan con los recursos necesarios para atender a una mujer abusada?

D.P: Sí, claro, todas las entidades privadas y públicas deben contar en los servicios de urgencias con todos los recursos para atender a cualquier víctima de abuso sexual. Hay que tener claro que no todos los hospitales cuentan con servicio de ginecología, en estos casos se hace el manejo inicial y se contra remite a otra institución donde terminen de hacer todo el procedimiento. En todas las entidades están en la obligación de realizar el manejo inicial y todas las salas de urgencias del país deben tener el quit especial.

A: -¿En qué estado acceden las mujeres abusadas al hospital?

D.P: Es muy variable: unas mujeres las traen las ambulancias, a otras familiares o conocidos, también personas que las encuentran en sitios lejanos o pueden llegar por sus propios medios. El estado clínico también es diverso: hay unas mujeres que acceden en perfectas condiciones físicas; se realiza la valoración y no hay riesgos, otras ingresan en estado crítico; éstas requieren de observación, hospitalización y tratamientos mucho más avanzados para garantizar su vida.

Hay casos de mujeres que afirman haber padecido una violación, pero al examinar cada parte del cuerpo se evidencia que están íntegros. Es imposible que después de padecer abuso sexual la cavidad vaginal, anal o incluso la boca estén intactas; siempre hay laceraciones, desgarros, eritemas (enrojecimiento alrededor de la zona genital), equimosis (morados).

Hemos presenciado muchos casos de mujeres que acusan a su pareja o a alguna persona cercana de haberlas violado, lo hacen con el fin de buscar venganza, porque les han sido infieles o simplemente por perjudicar a esa persona. En eso casos, aunque se sigue todo el protocolo, los exámenes salen normales y Medicina Legal dictamina que no hubo ningún tipo de abuso sexual, porque no hay ningún signo paraclínico que lo demuestre.

En otros casos, las mujeres pueden tener relaciones sexuales y después de terminar el acto acudir a las entidades médicas asegurando ser víctima de abuso sexual, ahí es muy complicado, si se va a encontrar evidencia, no de violencia, pero si de una penetración. Esa situación es muy compleja porque se encuentra la versión de la mujer y la del presunto victimario que mantuvo relaciones sexuales con ella aparentemente con consentimiento mutuo, ahí tiene todas las de perder el hombre.

A: -¿Cuánto tiempo dura el seguimiento médico a una mujer abusada sexualmente?

D.P: Depende del estado clínico en que llegue la mujer, en el servicio de urgencias puede durar un par de horas, mientras se da el egreso, pero ella continúa en el seguimiento de manera ambulatoria. Algunas pueden durar mucho tiempo ingresadas y otras pueden morir en el acto u horas después abandonadas o en el hospital.

La valoración médica en el consultorio si la paciente viene estable se puede demorar entre una y dos horas: toma de todas las muestras, exámenes, embalaje de pruebas y llenar la documentación pertinente. Otras dos horas aproximadamente mientras salen todos los resultados inmediatos de laboratorio y el tratamiento de profilaxis es inmediato.

Muchas pueden estar años en el seguimiento y tratamiento especializado porque quedan con algún trastorno mental secundario al abuso sexual o alguna enfermedad de transmisión sexual.