LogoACN

logo ucentral

Domingo, 16 Diciembre 2018

Domingo, 16 Diciembre 2018

               

UN MES SIN ACUERDO

Boletín ACN

Octubre sin lugar a dudas pasará a la historia como un mes en el que la realidad superó la fantasía y hasta los sueños más locos de Gustavo Bolívar se quedaron cortos. En Aula y asfalto te traemos un análisis de este mes de incertudimbres y preguntas sin respuestas.

-2 de octubre: Es el día de las elecciones y a raíz de las encuestas y la información de los medios de comunicación se tiene la sensación de que el SÍ va a arrasar. Desde muy temprano van a las urnas partidarios detractores y no alineados. Se presentan fuertes lluvias en todo el país y el huracán Mathew mengua el característico poder electoral de la costa Atlántica. Tras dar por terminados los sufragios, se empiezan a dar los primeros boletines en donde el Sí gana tímidamente hasta que a partir del boletín 8 ocurre lo que nadie esperaba: el No pasa a su contrincante y no vuelve a bajar, finalmente el resultado es de 50,21% para el No y 49,78% para el SÍ.

El evento de celebración que se tenía preparado en el Hotel Tequendama se cancela, mientras entre lágrimas los asistentes abandonan el lugar. Los partidarios del NO celebran su victoria en la sede del Centro Democrático.

El Presidente hace una alocución en dónde hace un llamado a la unión de todas las fuerzas, anuncia que se mantiene el cese bilateral y ratifica su mandato, mientras jóvenes fuera de la Casa de Nariño entre gritos y cantos piden que el acuerdo permanezca. Las FARC manifiestan su voluntad de paz y reiteran su deseo de dar el paso a la vida civil.

En el mundo se habla de Brexit 2.0.

 

-3 de octubre: Se convoca una asamblea ciudadana por la paz. Más de 500 personas se reúnen en el Parkway en la noche para dar ideas para apoyar el Acuerdo y plantear próximas manifestaciones, el ambiente es de tristeza e incertidumbre. Nace el movimiento Paz a la calle.

El Jefe Negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, pone su cargo a disposición del Presidente, este no acepta la renuncia.

 

-5 de octubre: El Presidente Santos y el líder del Centro Democrático Álvaro Uribe se reúnen en la Casa de Nariño, el expresidente va acompañado de toda su comitiva. No se logran grandes acuerdos pero se da el encuentro que habían intentado sin éxito Mockus, Mujica y hasta Koffi Annan.

En la noche una marcha multitudinaria inunda Bogotá, los estudiantes no se rinden, con velas y banderas blancas en silencio llenan la Plaza de Bolívar. La consigna es el deseo de paz, no aferrarse al SÍ o al NO. Más de 30.000 personas dan ilusión a un país consumido en zozobra.

En la Plaza de Bolívar se instaura un campamento por la paz, varias decenas de ciudadanos, entre ellos víctimas y extranjeros, deciden quedarse en la insigne plaza en vigilia a exigir paz.

Juan Carlos Velez, jefe de la campaña del No, pone a todo el país a hablar tras desvelar los secretos de su triunfo, acepta las mentiras de la estrategia política de su partido.

Boletín ACN

 

-7 de octubre: Nobel de paz para Colombia. Cinco palabras que aún algunos no terminamos de creer. La misma persona que como Ministro de Defensa dio los más duros golpes a las FARC recibe el más alto reconocimiento a una iniciativa de reconciliación en el mundo. La comunidad internacional le da un espaldarazo al proceso y a quienes votaron Sí, Santos tiene la obligación de no abandonar el Acuerdo.

 

-11 de octubre: La artista Doris Salceso cubre con tela blanca la Plaza de Bolívar para conmemorar a las víctimas y exigir la implementación del Acuerdo de paz.

 

-12 de octubre: Una vez más las calles de Bogotá se llenan de manifestaciones, la “marcha de flores” convoca a indígenas de todo el país que escoltados por miles de jóvenes claman por un acuerdo de paz.

 

Boletín ACN-14 de octubre: El importante diario estadounidense The New York Times publica que el obstáculo para la paz en Colombia es Álvaro Uribe, la población se divide entre indignación y apoyo al editorial. Paloma Valencia responde enfadada, mientras Oscar Iván Zuluaga expresa que el artículo es facilista.

 

-19 de octubre: Francisco Santos genera malestar en la bancada del Centro Democrático al decirle a medios que hay personas en su partido que quieren tirar el Acuerdo por el traste… Nada que no se supiera.

 

-20 de octubre: La Gran Marcha Pacífica reúne a la ciudadanía, en esta ocasión en la Plaza de Bolívar se hace la instalación de una Mesa que representa que el verdadero acuerdo se va a dar con el pueblo como protagonista, no en un pacto de élites entre el gobierno, el uribismo y los movimientos religiosos. Sin lugar a dudas las marchas empiezan a perder fuerza, algunos de los grupos sociales se distancian y pierden unidad.

 

-21 de octubre: Jóvenes se reúnen a besarse por la paz, no defienden al SÍ o al NO, buscan manifestaciones de amor en épocas de convulsión social.

 

-28 de octubre: Grupos de cristianos se reúnen con los negociadores de La Habana y dan su propuesta para superar problema de “ideología de género”, piden cambiar el enfoque de género por enfoque de familia.

 

-29 de octubre: A la marcha convocada por los votantes del NO, encabezada por María Fernanda Cabal y Alejandro Ordoñez no asisten más de 1000 personas. Sufren del mismo mal que diezmo a la costa el 2 de octubre: mucha lluvia, poca convicción.

El equipo negociador del Gobierno parte a La Habana a estudiar las más de 400 propuestas del No recibidas.

Tras un mes tan álgido, entre tantas derrotas se ve al fondo un ganador, el principal líder del No ha conseguido que se dilate el proceso, que la ciudadanía preocupada pierda el interés y deje de ejercer una fuerte presión social. El resultado no dejó tan oscuro el panorama como algunos partidarios del SÍ lo predijeron, ni tan brillante como partidarios de NO han intentado mostrar.

En Colombia, como ya quedó probado con la abstención del Plebiscito, la gente no cree en la política, ni se siente representada por esta. Un pacto de políticos sin importar cuál sea su línea ideológica sólo llamaría a más inestabilidad. O no. Seguimos esperando qué pasará, pero ¿cuánto tiempo?

Por Daniela Ospina Dávila