LogoACN

logo ucentral

               

Uber, la sombra del servicio especial

 

La llegada de la plataforma Uber al país ha generado rechazo de muchos sectores que prestan servicio de transporte. Algunas de las empresas involucradas son las dedicadas al servicio especial de transporte, gremio que se ha visto envuelto en un incómodo problema, debido a la constante asociación con los vehículos de Uber.

Por: Sergio Maldonado y Tatiana Castiblanco

Boletín ACN

 

Para José Leonardo Baquero, Coordinador de transporte de la empresa de servicio especialA&G Tours, la asociación que se le hace a los automóviles que prestan el servicio especial de transporte con los vehículos que trabajan con la plataforma de Uber, “los señores del servicio público de taxi individual (amarillos) relacionan que todo tipo de carro de servicio especial está prestando el servicio de Uber, lo cual no es cierto. Hay carros de empresas que están dedicadas únicamente al servicio con el cual se tiene un contrato, ya sea una empresa, un hotel o para entes privados. Hemos tenido inconvenientes porque los amarillos creen que estamos prestando un servicio individual, que es totalmente diferente para lo que fueron creados los carros de servicio especial”.

Como medida de distinción, la empresaA&G Tours, tomó la decisión de colocar el respectivo logo de la empresa a la cual prestan el servicio de transporte especial, en puertas o vidrio panorámico, con el fin de evitar confusiones y posibles ataques de otros servicios.

Más de 73.000 vehículos de transporte especial se han matriculado para trabajar en Bogotá y sus alrededores. Esta propagación de automóviles de “placa blanca” (como suelen llamarse) ha traído consigo una serie de normas para los conductores, debido a la reglamentación que los rige para poder prestar el servicio de transporte regularmente. Ante las crecientes necesidades de transporte que se presentan a nivel empresarial en la ciudad, estos vehículos, de placa blanca, son los encargados de suplir las necesidades de transporte de las compañías que los requieren. El sector hotelero, por ejemplo, es uno de los que más demanda el servicio especial. También, las empresas de ingeniería, firmas de abogados, instituciones públicas, entre otras, que prefieren trabajar con estos vehículos.

Hernando Medina, quien actualmente es contratista y posee vehículo propio de placa blanca, presta servicio de transporte para ejecutivos de la empresa de energía de Bogotá (Servicio Empresarial). Afirma que también fue taxista, y explica que comprende en muchos aspectos la posición de los taxistas frente a la llegada de Uber al país. Es consciente de los altos valores que se deben pagar para manejar un taxi en comparación con los que pagan los del servicio especial, pero aclara también que no está de acuerdo con la forma en que estos proceden contra todos los carros blancos, ya que no todos son Uber. Afirma que uno de los grandes problemas es la falta de reglamentación para todo este tipo de servicios.

Boletín ACN

 

Para Iván Sabogal, usuario de muchos de los servicios de transporte que existen en Bogotá, es claro que no todos los vehículos blancos, de placa blanca, son Uber. Conoce la existencia del servicio especial de transporte, y sabe que muchas veces las personas tienden a confundir por su aparente similitud los automóviles del servicio especial con los de Uber. Sin embargo, manifiesta que a primera vista no podría diferenciar entre el uno y el otro. También señala que ha descontinuado el uso del taxi, debido a que ahora prefiere solicitar un servicio de Uber. Afirma que en muchos aspectos es mejor, debido a la calidad, la comodidad, la formalidad de los conductores, el aseo del vehículo, la facilidad de pago, entre otras.

La plataforma Uber consiste básicamente en una aplicación móvil que funciona de manera digital. En esta plataforma, el usuario desde su celular puede solicitar un servicio de transporte terrestre; es decir, un servicio que es similar al de los taxis, pero que es prestado por vehículos blancos, de placa blanca, o también por automóviles particulares.

 

Uber llegó al país hace aproximadamente dos años y desde que comenzó a funcionar ha generado un gran debate, que principalmente tiene que ver con la legalidad de éste servicio para trabajar regularmente en las carreteras de Colombia. Actualmente, esta plataforma está presente en más de50 países, en algunos la aplicación aún no está legalmente constituida, y en otros está definitivamente prohibida.

José Castellanos, conductor de Uber, nos dice que los públicos para cada servicio de transporte son diferentes, y argumenta que al menos en Bogotá, la posibilidad de transporte es demasiado alta. Para él no existe ninguna necesidad de rivalizar los diferentes tipos de servicio de transporte. Considera mucho mejor el hecho de unirse para prestar siempre un mejor servicio, en el que los más beneficiados sean siempre los usuarios.

En Colombia, dada su inesperada llegada, la aplicación es utilizada por muchos ciudadanos, y el único requisito para quienes desean trabajar con esta app es tener un vehículo con espacio para pasajeros. Los propietarios de automóviles particulares (placa amarilla) y los de servicio público o especial (placa blanca), pueden descargar la aplicación, y seguir lospasos de registro.

De acuerdo a la reglamentación colombiana, los servicios de transporte público deben cumplir con algunos requisitos para poder trabajar legalmente. Un taxista, por ejemplo, debe pagar cupo o tarjeta de taxista, seguro contractual, rodamiento, entre otras cosas; mientras que para un conductor de Uber, la inscripción no tiene ningún costo, y es mucho más sencilla.