LogoACN

logo ucentral

               

Nomofobia: un llamado a su celular.

Es un enemigo silencioso, viaja en nuestros bolsillos, contiene toda nuestra información, y conoce a todos nuestros contactos, se ha vuelto mucho más inteligente que nosotros. Es omnipresente y multiusos, nos acompaña a todos lados y sirve para mil cosas. Es cámara, despertador, agenda, calendario, linterna, todo eso, y mucho más. No estamos hablando de ningún dios, ni de ninguna retorcida religión de garaje. Estamos hablando de usted y de nosotros, de millones de personas cuyas vidas caben por completo en un teléfono celular.

Por P.Ramos, L.Salgado, A.Torres S.Duarte

¿No puede salir de casa sin su celular? ¿Cuando se descarga se siente desesperado? ¿Si no lo siente en su bolsillo o maletín, sufre? Si usted padece esta clase de síntomas, de forma descontrolada, se puede considerar como una persona que padece nomofobia.

Esta particular condición no es considerada aún como una enfermedad, pero sí como un hábito social que puede traer consecuencias negativas para la salud y bienestar, y que ha tomado fuerza en los últimos años a raíz del auge de las nuevas tecnologías de la información. Este trastorno afecta aproximadamente al 75% de las personas que tienen celular. Recientes investigaciones en España determinan que el término nomofobia significa “no-mobile-phonephobia”, y se traduciría como temor descontrolado por no tener celular o por no poder acceder a la conectividad que ofrece el teléfono. Esto se da por causa de una excesiva dependencia tecnológica. Los científicos precisan que se trata de un estado de ansiedad, inquietud o desasosiego que ocurre cuando no tenemos disponible el celular, cuando se queda en casa, sin batería, sin señal o cuando se queda sin saldo.

Este comportamiento es poco conocido en nuestro país, y su término en inglés fue acuñado por la compañía de seguridad en Internet SecurEnvoy en el año 2011. Según una encuesta aplicada por la firma, los jóvenes entre los 18 y 24 años son los más propensos a padecerla; en segundo lugar se encuentran las personas entre los 25 y 34 años.

El ser humano por naturaleza ha tenido la necesidad de comunicarse con los demás, pero la llegada del celular ha permitido comunicarse de formas distintas y entablar otro tipo de relaciones que trascienden y van más allá de la rigurosidad del tiempo y del espacio. El poder consultar e interactuar con varias personas al mismo tiempo desde el lugar en donde se encuentre ha sido un desarrollo y un hito en la sociedad, que supone nuevas lógicas de interacción que pueden parecer necesarias y hasta vitales, pero que en realidad podría ser perjudicial cuando se depende únicamente de este medio para interactuar con los demás. Por lo tanto, la discusión trasciende en torno a sus utilidades, ventajas y desventajas.

Internet aparece con el fin de hacer la vida más fácil, para acortar distancias y para disfrutar de innumerables beneficios. Por su parte, el celular le ha facilitado la vida a muchos; tenerlo a la mano por comodidad, seguridad y diversión es casi el común denominador entre los seres humanos en el mundo, pero la obsesión por tenerlo y usarlo en todo momento, puede llevar a muchos a la desesperación y a padecer altos niveles de ansiedad.

 

 

Boletín ACN