LogoACN

logo ucentral

Domingo, 16 Diciembre 2018

Domingo, 16 Diciembre 2018

               

“UNA MINA ME QUITÓ UNA PIERNA PERO NO LAS GANAS DE LUCHAR”

ACN

Samuel Bocanegra cree que la discapacidad no existe, a pesar de haber perdido su pierna izquierda en una misión del ejército hace 15 años, hoy compite en triatlón alrededor del mundo y lleva un mensaje superación. Este exsargento recuerda con nostalgia y cariño las Fuerzas Armadas mientras entrena todos los días.

Soy triatleta, nado, monto bicicleta, corro, hago alpinismo, entreno entre 4 y 6 horas diarias. Tengo un propósito de vida muy grande conmigo y con el país”.

Bocanegra llegó hace poco de Estados Unidos de competir en ‘Iron Man’, la cual es considerada la prueba más dura de triatlón, esta consta de 3,86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie, “ocupé el primer puesto, es una competencia muy bonita y apasionante”.

En el año 2001 estaba haciendo operaciones militares con una brigada especial del ejército en Putumayo cuando entró en un campo minado y pisó una mina: “eso destruyó mi pierna que quedó en mil pedazos, por condiciones climáticas y de logística no me pudieron evacuar de una vez, cuando por fin me lograron traer a Bogotá me reconstruyeron la pierna. Al despertar podía mover los dedos de mis pies pero cuatro días después los médicos vinieron y me dijeron que no era posible continuar con mi recuperación y que debían amputar mi pierna porque la mina que pise tenía materia fecal”.

Ese día se derrumbó su vida al terminar su carrera militar, lo cual ha sido lo más duro,  “lo más difícil fue ver cómo me sacaban del ejército queriendo quedarme, si tuviera la oportunidad de regresar lo haría porque amo a mi país y a mis fuerzas militares”.

Su afecto por el ejército no disminuyó a pesar de lo adverso de su salida, Bocanegra tras la lesión ingresó a trabajar en la rectoría de la Universidad Militar, hasta que un día llamó a pedir sus vacaciones y le dijeron que desde hacía dos meses no hacía parte de la nómina. Ese día terminó su relación laboral con las fuerzas militares.

Después vinieron años muy duros en los que tuvo que volver a nacer y aprender a hacer hasta las actividades más sencillas y cotidianas, fue un proceso largo y complicado hasta que en el año 2004 volvió a vivir al conocer las carreras de calle y empezar a competir en cuanto deporte se le cruza al frente. “Siempre que compito llevo un mensaje de que los buenos somos más y que jamás podemos rendirnos”.

Al inicio del proceso, contaba con una secretaria que lo apoyaba en las inscripciones a los eventos, también ha recibido ayuda de la Fundación United For Colombia. Actualmente  prepara a deportistas sin discapacidad para participar en futuros ‘Iron Man’, “los entreno mañana, tarde y noche, y sólo se descansa un día a la semana”.

Samuel Bocanegra relata que siempre fue un deportista empírico pero que decidió volverse un profesional del deporte cuando estaba recuperándose de una cirugía de cara que le hicieron para corregir un trauma de la explosión y vio un anuncio de la Media Maratón de Bogotá y decidió inscribirse, a pesar de que aún no podía trotar, ese reto lo impulsó a entrenarse todos los días para lograr participar.

Mi consigna es siempre de fe, esperanza y vida, si yo sin una pierna lo puedo hacer, ¿por qué el resto de la gente no?”

 

Por: Daniela Ospina Dávila