LogoACN

logo ucentral

               

PRECIOS, TRANSPORTE Y COSECHAS

Boletín ACN

El paro de transportadores que terminó hace un mes, trajo consigo ciertos problemas respecto a la cantidad de alimentos que ingresa y salen diariamente de las diferentes ciudades del país, lo que llevó a que los precios de algunos productos subieran y, hasta que uno que otro alimento no se consiguiera en las pequeñas tiendas.

Pero esto no quiere decir, como señalaron algunos medios, que durante el tiempo del paro existiera desabastecimiento en lugares como la Central de Abastos. Si bien es verdad que la cantidad de ingresos de productos se disminuyó significativamente, jamás se vio una bodega sin un solo grano de arroz, o sin una sola papa.

Pero… ¿fue realmente el paro de transportadores el problema de fondo?

El paro hizo que algunos alimentos, sobretodo los que son de regiones alejadas, tuvieran un aumento hasta del 300% en sus precios, pero fue por las dificultades que representaba llevar un producto de un punto a otro. Los tiempos, los daños en los camiones, el contratar camiones independientes, generaban un valor extra al producto, que después se vio reflejado en el aumento de precio que hacen pequeños tenderos y megamercados para obtener ganancia de las ventas.        

Pedro Triviño, Coordinador de precios de Corabastos, nos explicó que aparte del paro, estaba presente el fenómeno de El Niño y por esto no había abundancia de productos. La diferencia es que, como todo se dio al tiempo, las personas decidieron culpar del alza de los precios en los alimentos al problema de transporte.

Boletín ACN

El negocio de los alimentos se mueve por oferta y demanda, es decir que si es época de cosecha débil, como sucede todos los años durante los primeros 6 meses, los alimentos suben de precio. Lo meses de julio, agosto, septiembre y octubre suelen ser muy buenos, pues muchos productos, por cuestiones climatológicas, están en su punto cumbre de producción y por ello durante estos meses los precios suelen bajar. Productos como la naranja, el arroz y la papa presentaron una disminución de más del 50%. 

Se podría asegurar, como lo hizo el Ministro de agricultura, Aurelio Iragorri, que los precios en algunos alimentos bajaron, pero se debe tener en cuenta otros factores que no permiten que todos lo hagan.

En los productos importados el precio depende del dólar; los problemas internos en cada región pueden afectar en el envío de productos o pueden llevar de una forma desigual los productos a zonas que tienen una mayor demanda, como en el actual caso de la panela, que en el centro del país ha aumentado su precio, pues la mayoría de la producción se está enviando para Cúcuta, ya que la reapertura de las fronteras ha favorecido al comercio en este lugar del país.

Por último, Pedro Triviño hace una recomendación destinada a la evaluación y seguimiento de los precios en las tiendas de barrio o supermercados que son los que tienen una relación directa con los consumidores, pues en muchos casos por la competitividad o el desconocimiento de las personas se puede jugar con los precios y cobrar más de lo que realmente debe estar valiendo un producto, sobretodo en esta época en la que la oferta se dispara y por lo tanto los precios deberían  mantenerse bajos hasta finales de año.    

Por Elisabeth Amado L.