LogoACN

logo ucentral

               

Marieke Vervoort, la campeona de la vida

Boletín ACN

¿Qué tan fácil puede llegar a ser la vida de esos deportistas que vemos a diario en la televisión, en la prensa, en fotografías, esos que con una gran sonrisa nos hacen entender y nos muestran  una vida llena de felicidad, de triunfos, una vida en donde la misma palabra competir se vuelve un sinónimo para describirlos a ellos mismos?

Marieke Vervoort es una atleta paralímpica que a sus 37 años ha logrado llevar su vida salpicada por las victorias y el dolor. Nació el 10 de mayo de 1979 en Diest, Bélgica, su vida en su totalidad ha sido dedicada al deporte. Desde pequeña empezó practicando baloncesto, golf, esgrima e incluso el triatlón, deporte individual que reúne tres disciplinas, natación, ciclismo y carrera en pie.

Pero no todo es tan perfecto como se ve, su condición le imposibilita llevar una vida plena. Marieke padece una enfermedad degenerativa desde hace varios años, una enfermedad que compromete su piernas y deteriora sus sistemas sometiéndola a un dolor insoportable que en muchas ocasiones termina en continuos desmayos.

En los primeros días en el hospital aprendió a ver la vida de una forma distinta y encontró en el deporte la única salida a su dolor, sus miedos, su sufrimiento y su tristeza. En el 2008 la enfermedad empezó a avanzar dejándola postrada en una silla de ruedas, lo que causó que dejara a un lado el triatlón y diera un nuevo paso en el deporte, pasó que la llevó al atletismo logrando varias victorias y medallas.

La deportista belga ha conseguido grandes triunfos a lo largo de su carrera, en los Juegos Paralímpicos de Londres obtuvo tres medallas paralímpicas: un oro en los 100 metros lisos y dos plata en los 200 y 400 metros lisos. En 2015 obtuvo el primer puesto en el mundial Doha, proclamándose campeona del mundo y rompiendo records en los 400, 800, 1.500 y 5.000 metros.

Los dolores aún siguen aumentando y resulta cada vez más difícil combatir la enfermedad, lo que ha hecho que poco a poco se sienta más deteriorada físicamente. Su actual y próxima meta son los juegos Paralímpicos de Río 2016, competencia que disputará del 7 al 18 de septiembre, para las cuales se ha preparado física y psicológicamente. Para ella Rio se convierte a la vez en su último deseo, fuera de retirarse deportivamente piensa ponerle fin a su vida por medio de la eutanasia, procedimiento que en su país desde el 2002 es legal para enfermedades físicas o psíquicas las cuales no tengan cura.

Marieke Vervoort le ha contado a Aula y asfalto que el dolor y el sufrimiento que está pasando es insoportable, lo que ha causado que se sienta segura en tomar esta decisión: Marieke quiere morir. Sus limitaciones cada vez son mayores con noches en donde solo logra dormir 10 minutos seguidos y con dolores y cansancios que en muchas ocasiones le generan desmayos. Su fecha de deceso está pactada para el 2017.

Boletín ACN 

Las dificultades que tiene no solo radica en la competencia sino en intentar día a día sobrevivir bajo esta dura enfermedad, por esta razón siente que acabar con su vida por medio de la eutanasia es la decisión más acertada. Ya tiene el consentimiento de tres médicos, siendo este uno de los requisitos necesarios y primordiales para la aceptación de esta determinación y los papeles que según ella ya se encuentran completamente listos.

Para ella los Juegos Paralímpicos de Río 2016 serán la marcación de un antes y un después en su vida, quiere que la recuerden como la mujer que estuvo dispuesta a luchar por todo, esa mujer que por muchos años luchó por vencer su enfermedad a base de carácter paciencia y fuerza de voluntad.

Asegura que no quiere que la lloren ni mucho menos sueña con un funeral en medio de tristes momentos, simplemente pide un deseo. “Quiero que todos tengan una copa de champán en la mano y un pensamiento feliz para mí” señala Marieke.

Sin duda es una deportista que quedará en la historia y dejará una huella enorme en el deporte, no solo por las medallas que ha obtenido o las que puede obtener, sino por la historia de vida llena de valentía y perseverancia que ella misma ha escrito.

Por Vivianne Tovar y Natalia Cardona

Boletín ACN