logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

EL MIEDO NUNCA TERMINA

Por: Laura Rodríguez

 

En Colombia, tres de cada cuatro mujeres sufren de acoso callejero.

 

En un artículo publicado en ethic, encontramos que:

 

Según denuncia la ONU, la violencia machista es una causa de muerte e incapacidad tan grave como el cáncer en mujeres en edad reproductiva y provoca peores condiciones de salud que los accidentes de tráfico y la malaria combinados.

 

Además, el acoso callejero se presenta como un tipo de violencia que, según la organización Stop Street Harassment, aparece en forma de «comentarios, gestos y acciones no deseadas, realizadas por la fuerza a una persona desconocida en un lugar público y sin su consentimiento».

Elmiedonuncatermina1

En un reportaje de City tv, compartido por El Tiempo el día 22 de enero de 2018, el 64% de las mujeres en Bogotá ha manifestado ser víctima de acoso callejero. Por otro lado, un promedio de 6 mujeres al día ha denunciado que son víctimas de este tipo de conductas en el  transporte público.

 

En lo referente al acoso, el estado colombiano ha implementado algunas medidas para mitigar este tipo de problemática, como la promulgación de la Ley 1257 de 2008, en su artículo 29, por el cual se tipifica al acoso sexual como delito autónomo dentro del Código Penal.

 

En donde se incurre en una pena de 1 a 3 años de prisión por cometer algún tipo de conducta donde se “persiga, hostigue o asedie física o verbalmente con fines sexuales no consentidos”.

 

Sin embargo, teniendo en cuenta las cifras que se mencionaron anteriormente, es válido cuestionar la efectividad de dichas estrategias y hacerse la pregunta, ¿este miedo termina en algún momento? 

 

Más allá de las cifras se encuentran las historias de todas las mujeres y niñas que sienten o han sentido inseguridad en su hogar o en las calles. Es precisamente en el espacio público donde más normalizada y extendida está la violencia, sobre todo aquella que se presenta en forma de acoso. 

 

En el grupo de 9 mujeres que colaboran  en este proyecto, encontramos que la mayoría afirmaban que, las secuelas que quedan para aquellas mujeres que han experimentado este tipo de situación, son en muchos casos permanentes y difíciles de borrar. 

 

La mujer entrevistada, que fue víctima de violación, afirma que dichas secuelas son muy diversas, pues al entrar a un grupo de apoyo, se encontró con que estas, van desde el miedo hasta la depresión, e incluso puede llegar a consecuencias mortales. 

 

La historia de esta mujer no es muy diferente a la de muchas otras, que al inicio deciden callar, tienen miedo, sienten vergüenza, etc. Sin embargo, ella logró confrontar todas las adversidades y salir adelante, luchar para que más mujeres de su entorno dejaran de callar. 

 

Lo anterior ha sido una de las banderas que ha inspirado a las mujeres, para exigir los derechos y libertades que tiene cada una, siendo exentas de intimidación e irrespeto hacia su persona e integridad.

 

Es por esto que muchas de las mujeres han querido denunciar públicamente los casos de acoso por los que han pasado; sin embargo, en muchas de ellas existe el miedo a ser juzgadas o atacadas por esto.elmiedonuncatermina2

 

Por lo cual esta mujer, fue líder en crear un cuestionario para que las mujeres pudieran contar sus experiencias y liberarse, esto de forma anónima, para después ser publicado en foros y grupos de apoyo en redes sociales, y que de esta forma más mujeres se animaran a contar lo que por tanto tiempo han guardado. 

 

“Contar estas historias no es nada fácil, y menos cuando es algo que te avergüenza, no quieres que la gente te mire raro, o que te tilden de una cosa o la otra” Afirma la mujer. 

 

Carolina Gutiérrez psicóloga comentaba que, muchas de estas mujeres recurren a un psicólogo para hablar de lo ocurrido, pero que en muchos casos no lo hacen por voluntad propia, sino porque sus padres las llevan, la ley en un proceso penal también lo exige, etc. 

 

Es por esto que muchas entran en un ciclo de depresión aún mayor, pues en algunos casos la decisión de hablar no está en ellas y aunque nadie puede obligarlas, “si mis papás me dicen que tengo que ir, debo hacerlo” argumenta una de las chicas. 

 

“Existen también, cientos de chicas que han sido acosadas violadas o que tienen un trauma por alguna agresión, y que no han decidido contarlo, que llevan ese recuerdo que las persigue guardado en su mente, pero aún no están listas y eso está bien” afirma Carolina. 

 

El encontrar espacios anónimos que ayudan a desahogarse y liberarse de esa tensión que pueden causar dichas situaciones, es algo que puede ayudar a esas mujeres que no han logrado hablar públicamente, que no quieren contar su historia, ni denunciar, pero que si quieren liberarse de esta carga. 

elmiedonuncatermina3

 

La mujer que lideró este proyecto de compartir anónimamente las historias y sentimientos, actualmente creó también una red por medio de tik tok, que promueve la realización de un trend donde expresan su apoyo y solidaridad hacia las mujeres víctimas de maltrato y acoso.

 

Los invito a ver a continuación la recopilación de algunos de los videos que han creado.

 

Con lo anterior, se pretende mostrar que es una realidad cruel que viven muchas mujeres de nuestro país y del mundo, pues estas violencias nos silencian, reducen nuestra capacidad de participar en la vida pública de manera plena, de acceder a servicios, de disfrutar y ejercer plenamente nuestros derechos.

 

Debemos estar más comprometidos con la seguridad física y emocional de las niñas y mujeres del país.

 

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

EL MIEDO NUNCA TERMINA

Por: Laura Rodríguez

 

En Colombia, tres de cada cuatro mujeres sufren de acoso callejero.

 

En un artículo publicado en ethic, encontramos que:

 

Según denuncia la ONU, la violencia machista es una causa de muerte e incapacidad tan grave como el cáncer en mujeres en edad reproductiva y provoca peores condiciones de salud que los accidentes de tráfico y la malaria combinados.

 

Además, el acoso callejero se presenta como un tipo de violencia que, según la organización Stop Street Harassment, aparece en forma de «comentarios, gestos y acciones no deseadas, realizadas por la fuerza a una persona desconocida en un lugar público y sin su consentimiento».

Elmiedonuncatermina1

En un reportaje de City tv, compartido por El Tiempo el día 22 de enero de 2018, el 64% de las mujeres en Bogotá ha manifestado ser víctima de acoso callejero. Por otro lado, un promedio de 6 mujeres al día ha denunciado que son víctimas de este tipo de conductas en el  transporte público.

 

En lo referente al acoso, el estado colombiano ha implementado algunas medidas para mitigar este tipo de problemática, como la promulgación de la Ley 1257 de 2008, en su artículo 29, por el cual se tipifica al acoso sexual como delito autónomo dentro del Código Penal.

 

En donde se incurre en una pena de 1 a 3 años de prisión por cometer algún tipo de conducta donde se “persiga, hostigue o asedie física o verbalmente con fines sexuales no consentidos”.

 

Sin embargo, teniendo en cuenta las cifras que se mencionaron anteriormente, es válido cuestionar la efectividad de dichas estrategias y hacerse la pregunta, ¿este miedo termina en algún momento? 

 

Más allá de las cifras se encuentran las historias de todas las mujeres y niñas que sienten o han sentido inseguridad en su hogar o en las calles. Es precisamente en el espacio público donde más normalizada y extendida está la violencia, sobre todo aquella que se presenta en forma de acoso. 

 

En el grupo de 9 mujeres que colaboran  en este proyecto, encontramos que la mayoría afirmaban que, las secuelas que quedan para aquellas mujeres que han experimentado este tipo de situación, son en muchos casos permanentes y difíciles de borrar. 

 

La mujer entrevistada, que fue víctima de violación, afirma que dichas secuelas son muy diversas, pues al entrar a un grupo de apoyo, se encontró con que estas, van desde el miedo hasta la depresión, e incluso puede llegar a consecuencias mortales. 

 

La historia de esta mujer no es muy diferente a la de muchas otras, que al inicio deciden callar, tienen miedo, sienten vergüenza, etc. Sin embargo, ella logró confrontar todas las adversidades y salir adelante, luchar para que más mujeres de su entorno dejaran de callar. 

 

Lo anterior ha sido una de las banderas que ha inspirado a las mujeres, para exigir los derechos y libertades que tiene cada una, siendo exentas de intimidación e irrespeto hacia su persona e integridad.

 

Es por esto que muchas de las mujeres han querido denunciar públicamente los casos de acoso por los que han pasado; sin embargo, en muchas de ellas existe el miedo a ser juzgadas o atacadas por esto.elmiedonuncatermina2

 

Por lo cual esta mujer, fue líder en crear un cuestionario para que las mujeres pudieran contar sus experiencias y liberarse, esto de forma anónima, para después ser publicado en foros y grupos de apoyo en redes sociales, y que de esta forma más mujeres se animaran a contar lo que por tanto tiempo han guardado. 

 

“Contar estas historias no es nada fácil, y menos cuando es algo que te avergüenza, no quieres que la gente te mire raro, o que te tilden de una cosa o la otra” Afirma la mujer. 

 

Carolina Gutiérrez psicóloga comentaba que, muchas de estas mujeres recurren a un psicólogo para hablar de lo ocurrido, pero que en muchos casos no lo hacen por voluntad propia, sino porque sus padres las llevan, la ley en un proceso penal también lo exige, etc. 

 

Es por esto que muchas entran en un ciclo de depresión aún mayor, pues en algunos casos la decisión de hablar no está en ellas y aunque nadie puede obligarlas, “si mis papás me dicen que tengo que ir, debo hacerlo” argumenta una de las chicas. 

 

“Existen también, cientos de chicas que han sido acosadas violadas o que tienen un trauma por alguna agresión, y que no han decidido contarlo, que llevan ese recuerdo que las persigue guardado en su mente, pero aún no están listas y eso está bien” afirma Carolina. 

 

El encontrar espacios anónimos que ayudan a desahogarse y liberarse de esa tensión que pueden causar dichas situaciones, es algo que puede ayudar a esas mujeres que no han logrado hablar públicamente, que no quieren contar su historia, ni denunciar, pero que si quieren liberarse de esta carga. 

elmiedonuncatermina3

 

La mujer que lideró este proyecto de compartir anónimamente las historias y sentimientos, actualmente creó también una red por medio de tik tok, que promueve la realización de un trend donde expresan su apoyo y solidaridad hacia las mujeres víctimas de maltrato y acoso.

 

Los invito a ver a continuación la recopilación de algunos de los videos que han creado.

 

Con lo anterior, se pretende mostrar que es una realidad cruel que viven muchas mujeres de nuestro país y del mundo, pues estas violencias nos silencian, reducen nuestra capacidad de participar en la vida pública de manera plena, de acceder a servicios, de disfrutar y ejercer plenamente nuestros derechos.

 

Debemos estar más comprometidos con la seguridad física y emocional de las niñas y mujeres del país.

 

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia