logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Sueños sin fronteras

Erika Sánchez

El acceso a la educación superior en el país es limitado, ya que, según palabras de Julián de Zubiría, magíster en Desarrollo intelectual y Educación de la Universidad Católica, solo el 10% de los jóvenes de estrato uno llegan a la universidad.

El factor económico es una causa fundamental, por la cual no pueden acceder a instituciones de educación superior, ya que las personas que pertenecen a estos estratos sociales, no cuentan con esta capacidad para poder costear matrículas tan elevadas como las que tienen las universidades privadas.

Con respecto a lo anterior, los remito a una imagen de una marcha, por la desigualdad en la educación superior.

Sueños sin fronteras 3

Sin embargo, las universidades de carácter público, tampoco cubren las necesidades totales de los jóvenes que esperan salir de su colegio a estudiar, ya que manejan pocos cupos de acceso y estos son pocos, con base en una prueba estandarizada como el ICFES o pruebas específicas de la universidad.

Debido a esto, se crean entidades no gubernamentales, sin ánimo de lucro, para complementar estas carencias que no puede llenar el estado; entre ellas está la Fundación Monseñor Emilio de Brigard que en su trayectoria de 42 años, tiene como finalidad brindar oportunidades de estudio a más de 50 becarios.

Acerca de esto, la directora de la Fundación Isabel Tafur, comentó que algo fundamental para esta organización, es brindar más y mejores oportunidades a jóvenes, para que puedan tener acceso a la educación superior, así cambiar su estilo de vida.

En torno a esto, no solo la Fundación Monseñor Emilio de Brigard ha aportado a la sociedad brindando becas de estudio, sino que además tienen alianzas con otras organizaciones como la Fundación Construimos, Fundación Bolívar Davivienda entre otras, que tienen el mismo propósito y es velar porque más jóvenes se eduquen.

En palabras de la directora Isabel, tanto la fundación como otras organizaciones que trabajan en pos del acceso a la educación, cubren una falencia que le corresponde al estado, es por esto que existen estas organizaciones, ya que en cierto modo, tratan de suplir una necesidad que debería ser responsabilidad del estado.

A causa de esto, el artículo 67 de la constitución, el cual afirma que la educación pública es un derecho, pasa a segundo plano, cuando no se le hace una inversión a fondo, esto dejando a miles de jóvenes sin una oportunidad de expandir sus conocimientos y prepararse de manera profesional o tecnológica.

Es por esto que cuando algún joven, logra beneficiarse  por una fundación como la de Monseñor Emilio, cambia la manera por la cual visualiza su futuro.

Acá podrán ver una imagen de la fundación en el proceso simbólico de otorgamiento de becas.

Sueños sin fronteras 1

Un ejemplo de lo planteado anteriormente es el caso de Isabel Martínez, una becaria de la fundación que actualmente estudia psicología en la Universidad Konrad Lorenz, una de las tantas universidades que tienen vínculos con la fundación.

Isabel como algunos de los becarios de la fundación es de estrato 2, vive en la localidad de Ciudad Bolívar, estudió la mayor parte de su bachillerato en un colegio público y se destacó por sus buenas notas y alto rendimiento en su periodo académico.

Como tantos jóvenes de este estrato, no contaba con la capacidad adquisitiva de pagar una universidad privada al graduarse del colegio; pero, siempre soñaba con alcanzar sus estudios universitarios en la rama de la psicología, la verdad veía muy lejano cumplir ese sueño, puesto que como no podía costear una universidad, le tocaba presentarse a una universidad pública.

En la que la mayoría de casos similares al suyo, se presentaban. Esto con la posibilidad de ser rechazada, porque la cantidad de oferta de cupos son muy escasos, en comparación a la demanda.

Ella vio como una oportunidad enorme el programa becas la Gruya, que ofrece la Fundación Emilio, puesto que, brindaban la beca en una de las mejores universidades del país en psicología.

Después de los trámites y ser beneficiada por la fundación sus sueños se hicieron realidad, actualmente cursa segundo semestre, le ha tocado esforzarse por mantener los promedios, pero sabe que su dedicación, logrará que en cuatro años se le entregue  ese diploma que tanto anhela obtener.

Así como Isabel, hay 50 becarios que actualmente son parte del programa de becas que ofrece la fundación, la cual se enfoca en ayudar a solventar la necesidad de disminuir esa brecha entre un estrato social bajo y una corta educación.

Con base en lo anterior, en la parte posterior a este enunciado, dejo una imagen del grado de Leidy Fuentes, una becaria más que cumplió su sueño.

Sueños sin fronteras 2

La directora de la Fundación Isabel Tafur, comenta que, en la mayoría de los casos de los becarios, estos son en su árbol familiar, los primeros que pisan una institución de educación superior, de manera tal que, gracias a la fundación pueden ser los primeros en sus familias en ser profesionales.

Si le interesa  conocer una reflexión que realizó la directora, en torno al tema puede visualizarla en el video que se encuentra a continuación.

Con todo y lo anterior queda más que claro que estas organizaciones sin ánimo de lucro, son de gran ayuda, ya que promueven una Colombia más educada.

Si le gusto este reportaje, lo invito a que se remita al artículo Educación pública, no para todo público, que tiene una tematica similar,esto dando click acá o si desea conocer otros texos sobre el tema, puede dirigirse al los siguientes links

Entrevista: Nos reinventamos

Noticia: En busca de un cambio

Para que se relacione con la recopilación de los textos con respecto a la educación puede ingresar a la infografía integradora  dando click aqui.

 

 

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

Sueños sin fronteras

Erika Sánchez

El acceso a la educación superior en el país es limitado, ya que, según palabras de Julián de Zubiría, magíster en Desarrollo intelectual y Educación de la Universidad Católica, solo el 10% de los jóvenes de estrato uno llegan a la universidad.

El factor económico es una causa fundamental, por la cual no pueden acceder a instituciones de educación superior, ya que las personas que pertenecen a estos estratos sociales, no cuentan con esta capacidad para poder costear matrículas tan elevadas como las que tienen las universidades privadas.

Con respecto a lo anterior, los remito a una imagen de una marcha, por la desigualdad en la educación superior.

Sueños sin fronteras 3

Sin embargo, las universidades de carácter público, tampoco cubren las necesidades totales de los jóvenes que esperan salir de su colegio a estudiar, ya que manejan pocos cupos de acceso y estos son pocos, con base en una prueba estandarizada como el ICFES o pruebas específicas de la universidad.

Debido a esto, se crean entidades no gubernamentales, sin ánimo de lucro, para complementar estas carencias que no puede llenar el estado; entre ellas está la Fundación Monseñor Emilio de Brigard que en su trayectoria de 42 años, tiene como finalidad brindar oportunidades de estudio a más de 50 becarios.

Acerca de esto, la directora de la Fundación Isabel Tafur, comentó que algo fundamental para esta organización, es brindar más y mejores oportunidades a jóvenes, para que puedan tener acceso a la educación superior, así cambiar su estilo de vida.

En torno a esto, no solo la Fundación Monseñor Emilio de Brigard ha aportado a la sociedad brindando becas de estudio, sino que además tienen alianzas con otras organizaciones como la Fundación Construimos, Fundación Bolívar Davivienda entre otras, que tienen el mismo propósito y es velar porque más jóvenes se eduquen.

En palabras de la directora Isabel, tanto la fundación como otras organizaciones que trabajan en pos del acceso a la educación, cubren una falencia que le corresponde al estado, es por esto que existen estas organizaciones, ya que en cierto modo, tratan de suplir una necesidad que debería ser responsabilidad del estado.

A causa de esto, el artículo 67 de la constitución, el cual afirma que la educación pública es un derecho, pasa a segundo plano, cuando no se le hace una inversión a fondo, esto dejando a miles de jóvenes sin una oportunidad de expandir sus conocimientos y prepararse de manera profesional o tecnológica.

Es por esto que cuando algún joven, logra beneficiarse  por una fundación como la de Monseñor Emilio, cambia la manera por la cual visualiza su futuro.

Acá podrán ver una imagen de la fundación en el proceso simbólico de otorgamiento de becas.

Sueños sin fronteras 1

Un ejemplo de lo planteado anteriormente es el caso de Isabel Martínez, una becaria de la fundación que actualmente estudia psicología en la Universidad Konrad Lorenz, una de las tantas universidades que tienen vínculos con la fundación.

Isabel como algunos de los becarios de la fundación es de estrato 2, vive en la localidad de Ciudad Bolívar, estudió la mayor parte de su bachillerato en un colegio público y se destacó por sus buenas notas y alto rendimiento en su periodo académico.

Como tantos jóvenes de este estrato, no contaba con la capacidad adquisitiva de pagar una universidad privada al graduarse del colegio; pero, siempre soñaba con alcanzar sus estudios universitarios en la rama de la psicología, la verdad veía muy lejano cumplir ese sueño, puesto que como no podía costear una universidad, le tocaba presentarse a una universidad pública.

En la que la mayoría de casos similares al suyo, se presentaban. Esto con la posibilidad de ser rechazada, porque la cantidad de oferta de cupos son muy escasos, en comparación a la demanda.

Ella vio como una oportunidad enorme el programa becas la Gruya, que ofrece la Fundación Emilio, puesto que, brindaban la beca en una de las mejores universidades del país en psicología.

Después de los trámites y ser beneficiada por la fundación sus sueños se hicieron realidad, actualmente cursa segundo semestre, le ha tocado esforzarse por mantener los promedios, pero sabe que su dedicación, logrará que en cuatro años se le entregue  ese diploma que tanto anhela obtener.

Así como Isabel, hay 50 becarios que actualmente son parte del programa de becas que ofrece la fundación, la cual se enfoca en ayudar a solventar la necesidad de disminuir esa brecha entre un estrato social bajo y una corta educación.

Con base en lo anterior, en la parte posterior a este enunciado, dejo una imagen del grado de Leidy Fuentes, una becaria más que cumplió su sueño.

Sueños sin fronteras 2

La directora de la Fundación Isabel Tafur, comenta que, en la mayoría de los casos de los becarios, estos son en su árbol familiar, los primeros que pisan una institución de educación superior, de manera tal que, gracias a la fundación pueden ser los primeros en sus familias en ser profesionales.

Si le interesa  conocer una reflexión que realizó la directora, en torno al tema puede visualizarla en el video que se encuentra a continuación.

Con todo y lo anterior queda más que claro que estas organizaciones sin ánimo de lucro, son de gran ayuda, ya que promueven una Colombia más educada.

Si le gusto este reportaje, lo invito a que se remita al artículo Educación pública, no para todo público, que tiene una tematica similar,esto dando click acá o si desea conocer otros texos sobre el tema, puede dirigirse al los siguientes links

Entrevista: Nos reinventamos

Noticia: En busca de un cambio

Para que se relacione con la recopilación de los textos con respecto a la educación puede ingresar a la infografía integradora  dando click aqui.

 

 

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia