logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

De vuelta a la nueva “normalidad”

Por: Lorena Rojas Guzmán.

De vuelta a la nueva normalidad2

El pasado sábado 12 de septiembre del año en curso, en compañía de mi familia decidimos unirnos a la reapertura de los restaurantes capitalinos, ya que, debido a la pandemia, todos se habían visto obligados a cerrar sus instalaciones, situación que nos llevó a percibir el mundo de una manera distinta o al menos así sucedió conmigo. 

Eran las doce del medio día cuando decidimos ir a almorzar cerca del Chorro de Quevedo, calle que recordaba llena de arte, transeúntes, extranjeros y,  sobre todo un sonido particular: El bullicio de cientos de personas que a diario decidían reunirse en este espacio, algarabía que siempre me pareció característica de este lugar histórico. 

(Si quiere apreciar el bullicio del que se habla en el párrafo anterior, escuche el paisaje sonoro del Chorro de Quevedo, grabado el 22 de agosto del 2019 anexado a continuación). 

Cuadras antes de llegar a nuestro destino empecé a evidenciar algunos cambios, las calles ya no estaban repletas de vendedores y tampoco podían distinguirse los grafitis que caracterizan a este lugar, pues ahora se encontraban detrás de algunas cuantas carpas que son utilizadas para que pequeños grupos de personas se reúnan a comer.

Sin embargo, el flujo de transeúntes se mantuvo a lo largo de la jornada, situación que me tomó por sorpresa, pues no me imaginé encontrar grandes grupos de personas esperando para poder vincularse, al igual que nosotros, en esta nueva normalidad que está llena de protocolos y normas las cuales no estábamos preparados para asumir.  

Después de caminar por lo que se conoce como la “Calle del embudo”, finalmente llegamos a la plazoleta del Chorro de Quevedo, allí nos recibió una mujer de La Alcaldía, quien luego de brindarnos algunas recomendacione para poder acceder a las carpas y almorzar, nos contó un poco de su experiencia con esta nueva “normalidad”: 

De vuelta a la nueva normalidad1

“Este es un paso importante para que se reactive todo el comercio, pero hay personas que no entienden que es un tema de cuidado por uno mismo y por los demás. Pero, aun así, me encanta poder ver cómo la gente apoya a estos sectores tan importantes para nuestra economía”, afirmó Laura, quien trabaja con la Alcaldía de Bogotá. 

Pasados unos cuantos minutos, bajo el inclemente sol capitalino y el olor a comida, nos dirigimos a una carpa para por fin almorzar. Ya en la mesa, el mesero, Cristian, se acerca a contarnos cómo debemos realizar el pedido y cuales son las medidas que debemos tener en cuenta para las dos horas que podemos, por reglamento, pasar en ese lugar.

Al finalizar el almuerzo, Cristian, quien nos atendió en la plazoleta de comidas del Chorro, nos agradeció por apoyar a este sector que se vio tan afectado por la pandemia, la felicidad con la que se dirigió a nosotros nos hizo darnos cuenta que participar en la reactivación de la economía es algo a lo que todos debemos apostarle. 

De camino a casa, una mujer se nos acercó ofreciéndonos unas manillas que ella misma fabrica: “Yo se que ahora mismo la situación está muy complicada para todos, pero ustedes no saben lo feliz que me siento de poder salir de nuevo a trabajar, porque yo en la casa no me hayo” nos dijo con una sonrisa que no le cabía en el rostro. 

Dicha situación anterior, me devolvió en el tiempo, cuando podía transitarse sin restricción alguna y desenvolverse sin preocupación en este punto de la capital, repleto de personas como la mujer de las manillas, que a diario trabajan en la informalidad. O de otros tantos como Cristian o Laura, que se sienten afortunados de poder estar en este entorno. 

De vuelta a la nueva normalidad3

Finalmente, luego de terminar el recorrido, es preciso decir que, la activación de la economía colombiana es un tema que debería acogernos a todos, si bien, Bogotá ha sido una ciudad caótica y llena de afán, no podemos esperar que pare durante más de seis meses, porque traería consecuencias quizá más grandes que las actuales. 

Sin embargo, pese al último reporte del Ministerio de Salud, en el cual se cuentan con 95.787 casos activos de COVID19, es momento de volver a la “normalidad”, cumpliendo todas las medidas de bioseguridad y comprendiendo que este virus tardará años en irse y que nuestra vida cotidiana no puede verse estancada por más tiempo

Para conocer más sobre todo lo relacionado con el Chorro de Quevedo, haga clic en los siguientes enlaces: 

Empezando de cero

Los espacios de la capital colombiana: De públicos a privados

El peso en la sociedad de la nueva normalidad

El chorro de Quevedo se resiste a la privatización

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

De vuelta a la nueva “normalidad”

Por: Lorena Rojas Guzmán.

De vuelta a la nueva normalidad2

El pasado sábado 12 de septiembre del año en curso, en compañía de mi familia decidimos unirnos a la reapertura de los restaurantes capitalinos, ya que, debido a la pandemia, todos se habían visto obligados a cerrar sus instalaciones, situación que nos llevó a percibir el mundo de una manera distinta o al menos así sucedió conmigo. 

Eran las doce del medio día cuando decidimos ir a almorzar cerca del Chorro de Quevedo, calle que recordaba llena de arte, transeúntes, extranjeros y,  sobre todo un sonido particular: El bullicio de cientos de personas que a diario decidían reunirse en este espacio, algarabía que siempre me pareció característica de este lugar histórico. 

(Si quiere apreciar el bullicio del que se habla en el párrafo anterior, escuche el paisaje sonoro del Chorro de Quevedo, grabado el 22 de agosto del 2019 anexado a continuación). 

Cuadras antes de llegar a nuestro destino empecé a evidenciar algunos cambios, las calles ya no estaban repletas de vendedores y tampoco podían distinguirse los grafitis que caracterizan a este lugar, pues ahora se encontraban detrás de algunas cuantas carpas que son utilizadas para que pequeños grupos de personas se reúnan a comer.

Sin embargo, el flujo de transeúntes se mantuvo a lo largo de la jornada, situación que me tomó por sorpresa, pues no me imaginé encontrar grandes grupos de personas esperando para poder vincularse, al igual que nosotros, en esta nueva normalidad que está llena de protocolos y normas las cuales no estábamos preparados para asumir.  

Después de caminar por lo que se conoce como la “Calle del embudo”, finalmente llegamos a la plazoleta del Chorro de Quevedo, allí nos recibió una mujer de La Alcaldía, quien luego de brindarnos algunas recomendacione para poder acceder a las carpas y almorzar, nos contó un poco de su experiencia con esta nueva “normalidad”: 

De vuelta a la nueva normalidad1

“Este es un paso importante para que se reactive todo el comercio, pero hay personas que no entienden que es un tema de cuidado por uno mismo y por los demás. Pero, aun así, me encanta poder ver cómo la gente apoya a estos sectores tan importantes para nuestra economía”, afirmó Laura, quien trabaja con la Alcaldía de Bogotá. 

Pasados unos cuantos minutos, bajo el inclemente sol capitalino y el olor a comida, nos dirigimos a una carpa para por fin almorzar. Ya en la mesa, el mesero, Cristian, se acerca a contarnos cómo debemos realizar el pedido y cuales son las medidas que debemos tener en cuenta para las dos horas que podemos, por reglamento, pasar en ese lugar.

Al finalizar el almuerzo, Cristian, quien nos atendió en la plazoleta de comidas del Chorro, nos agradeció por apoyar a este sector que se vio tan afectado por la pandemia, la felicidad con la que se dirigió a nosotros nos hizo darnos cuenta que participar en la reactivación de la economía es algo a lo que todos debemos apostarle. 

De camino a casa, una mujer se nos acercó ofreciéndonos unas manillas que ella misma fabrica: “Yo se que ahora mismo la situación está muy complicada para todos, pero ustedes no saben lo feliz que me siento de poder salir de nuevo a trabajar, porque yo en la casa no me hayo” nos dijo con una sonrisa que no le cabía en el rostro. 

Dicha situación anterior, me devolvió en el tiempo, cuando podía transitarse sin restricción alguna y desenvolverse sin preocupación en este punto de la capital, repleto de personas como la mujer de las manillas, que a diario trabajan en la informalidad. O de otros tantos como Cristian o Laura, que se sienten afortunados de poder estar en este entorno. 

De vuelta a la nueva normalidad3

Finalmente, luego de terminar el recorrido, es preciso decir que, la activación de la economía colombiana es un tema que debería acogernos a todos, si bien, Bogotá ha sido una ciudad caótica y llena de afán, no podemos esperar que pare durante más de seis meses, porque traería consecuencias quizá más grandes que las actuales. 

Sin embargo, pese al último reporte del Ministerio de Salud, en el cual se cuentan con 95.787 casos activos de COVID19, es momento de volver a la “normalidad”, cumpliendo todas las medidas de bioseguridad y comprendiendo que este virus tardará años en irse y que nuestra vida cotidiana no puede verse estancada por más tiempo

Para conocer más sobre todo lo relacionado con el Chorro de Quevedo, haga clic en los siguientes enlaces: 

Empezando de cero

Los espacios de la capital colombiana: De públicos a privados

El peso en la sociedad de la nueva normalidad

El chorro de Quevedo se resiste a la privatización

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia