logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Crónica de un pasado que no se olvida

Por: Leidy Escobar 

CRôNICA DE UN PASADO QUE NO SE OLVIDA 3

El COPEY-CESAR AÑO 1997

El Copey, más conocido como la única Villa del Cesar debido al número de fundadores procedentes de distintos lugares de Colombia, se encuentra a 105 km de la capital del departamento de Valledupar. El pueblo cuenta con 31,651 habitantes y su gentilicio es Copeyano(a).

Era un sábado en la noche, Ofelia se disponía a dormir aprovechando que estaba la noche fresca, buscó la pijama más cómoda y de repente sintió que le estallaban los oídos, ella se asusta y sale corriendo a mirar el cuarto donde dormían sus ocho nietos.

La señora Ofelia contaba:

“Yo me encontraba en el cuarto, ese día festejaban el cumpleaños de la mejor amiga de mi hijo, yo estaba con mis nietos, era media noche, no recuerdo la hora, cuando de repente se sienten explosivos, todos mis nietos dormían, uno de ellos se despertó al escuchar el estruendo y me acompañó toda la madrugada a punta de tinto rezando el padre nuestro

La angustia de una madre al tener a su hijo fuera de casa mientras esto sucedía era indescriptible, aunque su hijo la llamaba en todo momento para calmarla. 

CRôNICA DE UN PASADO QUE NO SE OLVIDA2“A mí se me bajo hasta el azúcar, yo del susto empecé a tomar agua y tomar agua para tratar de calmarme, se sentía plomo en ciertas partes del pueblo pero donde más había ruido era en la estación de policía, yo en mi mente pensaba que ya de tantos artefactos, la estación de policía estaba hecha miga”.

Los habitantes del municipio que se encontraban en las calles salieron corriendo hacia sus casas por las diferentes calles del pueblo, otros, en cambio, salieron de sus casas a mirar que pasaba. Era tanto el tropel que se escuchaban gritos “llegó la guerrilla, llegó llegó”.

Un nieto de la señora ofelia, contó sobre el suceso, lo siguiente:

“Fui el único de mis hermanos que se despertó, sentía unos hombres que pasaban por la calle caminando, agitados, pero no escuchaba más nada, no hablaban, nunca supe si eran personas tratando de esconderse o guerrilleros”. 

El domingo a las 8 am la gente del pueblo se levantaba a tomarse el tinto y a echar chisme en las puertas de sus casas, mientras otros barrían la terraza, los vecinos comentaban “Yo no los vi pero se dice que a algunos se les explotaban las bombas en las manos, y había cantidad de muertos regados en el piso”.

El ELN quería acabar con la policía ya que querían apoderarse del pueblo sin ninguna causa. Todos los problemas que ocurrían en la zona, debían estar a conocimiento de la guerrilla y no de los policías ni el alcalde, ya que este último no tenía voz ni voto.CRôNICA DE UN PASADO QUE NO SE OLVIDA1

Los del ELN mantenían limpia la zona y por ese lado El Copey se mantenía sin rateros, pero llegaron a tal punto, donde los guerrilleros arremetían contra gente del pueblo, matando a dueños de fincas para apoderarse de todo “habían más muertos por la guerrilla que por enfermedades” comentó Ofelia.

A las personas que desaparecían las llevaban a los cerros y los hacían hablar, cuando decían la verdad los mataban y los dejaban tirados por cualquier lado en el monte, con un letrero en el pecho relatando el porqué de su muerte y las siglas del ELN

Estos grupos delictivos siguen con la violencia de nuestro país, la historia se repite cada día, muchos sucesos quedan en el olvido y muchas familias a la espera de justicia.

A continuación, escuche el testimonio de Ofelia relatando lo ocurrido esa noche.

.be

Si quieres conocer más de este tema haz click aquí.

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

Crónica de un pasado que no se olvida

Por: Leidy Escobar 

CRôNICA DE UN PASADO QUE NO SE OLVIDA 3

El COPEY-CESAR AÑO 1997

El Copey, más conocido como la única Villa del Cesar debido al número de fundadores procedentes de distintos lugares de Colombia, se encuentra a 105 km de la capital del departamento de Valledupar. El pueblo cuenta con 31,651 habitantes y su gentilicio es Copeyano(a).

Era un sábado en la noche, Ofelia se disponía a dormir aprovechando que estaba la noche fresca, buscó la pijama más cómoda y de repente sintió que le estallaban los oídos, ella se asusta y sale corriendo a mirar el cuarto donde dormían sus ocho nietos.

La señora Ofelia contaba:

“Yo me encontraba en el cuarto, ese día festejaban el cumpleaños de la mejor amiga de mi hijo, yo estaba con mis nietos, era media noche, no recuerdo la hora, cuando de repente se sienten explosivos, todos mis nietos dormían, uno de ellos se despertó al escuchar el estruendo y me acompañó toda la madrugada a punta de tinto rezando el padre nuestro

La angustia de una madre al tener a su hijo fuera de casa mientras esto sucedía era indescriptible, aunque su hijo la llamaba en todo momento para calmarla. 

CRôNICA DE UN PASADO QUE NO SE OLVIDA2“A mí se me bajo hasta el azúcar, yo del susto empecé a tomar agua y tomar agua para tratar de calmarme, se sentía plomo en ciertas partes del pueblo pero donde más había ruido era en la estación de policía, yo en mi mente pensaba que ya de tantos artefactos, la estación de policía estaba hecha miga”.

Los habitantes del municipio que se encontraban en las calles salieron corriendo hacia sus casas por las diferentes calles del pueblo, otros, en cambio, salieron de sus casas a mirar que pasaba. Era tanto el tropel que se escuchaban gritos “llegó la guerrilla, llegó llegó”.

Un nieto de la señora ofelia, contó sobre el suceso, lo siguiente:

“Fui el único de mis hermanos que se despertó, sentía unos hombres que pasaban por la calle caminando, agitados, pero no escuchaba más nada, no hablaban, nunca supe si eran personas tratando de esconderse o guerrilleros”. 

El domingo a las 8 am la gente del pueblo se levantaba a tomarse el tinto y a echar chisme en las puertas de sus casas, mientras otros barrían la terraza, los vecinos comentaban “Yo no los vi pero se dice que a algunos se les explotaban las bombas en las manos, y había cantidad de muertos regados en el piso”.

El ELN quería acabar con la policía ya que querían apoderarse del pueblo sin ninguna causa. Todos los problemas que ocurrían en la zona, debían estar a conocimiento de la guerrilla y no de los policías ni el alcalde, ya que este último no tenía voz ni voto.CRôNICA DE UN PASADO QUE NO SE OLVIDA1

Los del ELN mantenían limpia la zona y por ese lado El Copey se mantenía sin rateros, pero llegaron a tal punto, donde los guerrilleros arremetían contra gente del pueblo, matando a dueños de fincas para apoderarse de todo “habían más muertos por la guerrilla que por enfermedades” comentó Ofelia.

A las personas que desaparecían las llevaban a los cerros y los hacían hablar, cuando decían la verdad los mataban y los dejaban tirados por cualquier lado en el monte, con un letrero en el pecho relatando el porqué de su muerte y las siglas del ELN

Estos grupos delictivos siguen con la violencia de nuestro país, la historia se repite cada día, muchos sucesos quedan en el olvido y muchas familias a la espera de justicia.

A continuación, escuche el testimonio de Ofelia relatando lo ocurrido esa noche.

.be

Si quieres conocer más de este tema haz click aquí.

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia